Índice Anterior
ACIMED 2003;11(5):

El bibliotecario del siglo XXI*

Oscar Saavedra Fernández1

La sociedad de la información

Así, el mundo digital se divide cada vez más en: info-ricos e info-pobres. Se vive un nuevo Renacimiento, donde luchan:

- Los sistemas centrales vs los sistemas distribuidos.
- Los sistemas cerrados vs los sistemas abiertos.
- La democracia política vs la democracia económica (Economía Creativa).

La información electrónica

En el 2003, se calcula la existencia de 30 millones de sitios web. Con el advenimiento del WWW, se expandió significativamente el uso de Internet, aparecieron canales de información, juegos y una infinidad de servicios.

Los productores también se multiplicaron y hoy comprenden a casi cualquier persona u organización que disponga de un contenido con valor en formato electrónico, pero, en América Latina sólo el 3 % de la población está conectada a Internet.
Así tenemos que:

- Actualmente son 10 millones; en los próximos 3 años crecerá a 35 millones.
- El 15 % de la población es info-rica, pertenece a la clase alta.
- El 68 % del software es pirata.

Sin embargo; muy por el contrario, en Estados Unidos, el 41 % de la población está conectada a Internet y en la Unión Europea, el 19 %.

El bibliotecario existe desde la Edad Antigua como respuesta a una necesidad social; sin su concurso, la humanidad seguiría frotando dos piedras; a pesar de las predicciones continuará cumpliendo con su cometido, pero deberá mantenerse a la vanguardia de su quehacer, habrá de fortalecer y enriquecer su formación profesional, para lo cual requerirá de una revalorización de su imagen social para incrustarse definitivamente en la estructura social (Sociedad del Conocimiento).

La UNESCO publicó en 1996 "La UNESCO y la sociedad de información para todos" con la misión de impulsar la cooperación internacional en el terreno de la comunicación.

La información y la informática son componentes esenciales para la reducción de la desigualdad imperante entre los países desarrollados y aquellos en vías de desarrollo.

Se sabe que la "sociedad de la información para todos", debe ser, al mismo tiempo, una sociedad global y local, formada por individuos y grupos sociales que toman parte en el todo informativo.

El reto es entonces que esta riqueza, que forma la infodiversidad, se conserve y se respete, y que todos seamos parte de ella como entes sociales activos que toman, reciben y dan, mediante la información y el conocimiento, de su ser y su tener.

Los profesionales de todas las disciplinas afines a la información y la comunicación, y en especial nosotros los profesionales de la bibliotecología, debemos asumir la responsabilidad por la construcción, desarrollo y evolución de esta nueva sociedad en nuestros propios ámbitos de acción; de manera que podamos apoyar la docencia (que forma recursos humanos calificados), la investigación (que genera nuevos conocimientos) y la difusión (que vincula a la sociedad).

La biblioteca académica entonces debe satisfacer las necesidades de información de su comunidad y apoyar el cumplimiento de sus objetivos, pues ella constituye la "materia prima y los servicios" que nutren las funciones sustantivas de docencia, investigación y difusión de la cultura.

Las bibliotecas académicas disponen de:

- Infraestructura física.
- Recursos documentales.
- Recursos financieros.
- Recursos humanos.

Objetivos sociales del bibliotecario contemporáneo

Alfabetización Informativa "Information Literacy"
Es un término que apareció alrededor de 1990, muy utilizado en la literatura profesional. Así tenemos que American Libraries Association establece que para ser info-alfabetizada una persona debe: "…Ser capaz de reconocer cuándo requiere información y tener la habilidad de localizarla, evaluarla y usarla en forma eficiente."

Ahora bien, más allá de las habilidades básicas (lecto-escritura, abstracción matemática), los usuarios de la información requieren complejas habilidades analíticas.

Las nuevas tecnologías de información han puesto un volumen sin precedentes de información a nuestro alcance y es muy difícil mantenerse alerta sobre la información disponible, cuándo usarla y dónde encontrarla.

Para alcanzar la alfabetización informativa, más que nuevos planes y programas de estudio, se precisa de una reestructuración del proceso de aprendizaje que involucre activamente a los usuarios potenciales y reales en el proceso de: detección, localización, evaluación, organización y aprovechamiento eficiente de la información oportuna y relevante.

Los info-alfabetizados podrán:

En este contexto, cumplirán una función cada vez más trascendente como agentes de cambio, pero, para ello deberán ser primero info-alfabetizados. habrán de dominar el idioma inglés y formarse sólidamente y mantenerse en continuo estudio y actualización.

Funciones profesionales del bibliotecario del siglo XXI

Cualidades del bibliotecario de éxito

El conferencista culminó su disertación haciendo referencia a una carta en la que se abordaba el papel del bibliotecario en el entorno social.

Recibido: 5 de julio del 2003. Aprobado: 29 de julio del 2003
Lic. Oscar Saavedra Fernández. EBSCO México, INC. S.A. DE C.V. Ensenada 91. Col. Hipódromo Condesa, Del. Chauhtemoc 06170 México, D.F. México. Correo electrónico: osaavedra@ebsco.com

* Presentación realizada en la Conferencia Cuadragésimo Aniversario del IDICT y Congreso de la Sociedad Cubana de Ciencias de la Información.

1 Gerente General de EBSCO México. INC.S.A.DE C.V.

Índice Anterior