Índice Anterior Siguiente
Formato PDF

Presentaciones

Las estrategias informacionales en la transferencia de información*

Dra. C. Alice Ferry de Moraes1

Resumen

Se propone el uso de estrategias de información como una herramienta para facilitar el proceso de transferencia de la información, con el objetivo de promover salud por medio del ejercicio de los individuos. Como las estrategias no existen, formalmente, en el cuadro teórico de las ciencias de la información, fue necesario realizar una investigación conceptual e interdisciplinaria que proporcionase el basamento para justificar su existencia y acción. El análisis sirvió para detectar las estrategias existentes en el discurso de las imágenes en los videos, construido a partir de cierta información en salud. Se creó entonces, una tipología de estrategias, con base en sus formas de actuación y en conceptos de las áreas de la comunicación, la lingüística, la cognición, la sociología, la antropología y la educación. Las estrategias son útiles, no sólo en la transferencia de la información en salud, sino también en otros aspectos de la vida, así como en la producción y recuperación de la información, por medio del registro en bases de datos, de sus niveles de lectura, interés y audiencia, sobre formato Marc.

Palabras clave: Estrategias de información, transferencia de información, Ciencia de la Información.

Abstract

This paper proposes the use of informational strategies as a tool to facilitate information transfer processes aimed at promoting health by means of the exercise of the individuals. Since these strategies do not formally exist in the theoretical picture of Information Science, it was necessary to do a conceptual and interdisciplinary research to provide the grounds to justify their existence and action. The analysis served to detect the strategies existing in the speech of the video images constructed on the basis of certain health information. A typology of strategies was created based on their ways of acting and on concepts of the Communication areas, Linguistics, Cognition, Sociology, Anthropology and Education. It was concluded that the strategies are useful, not only for the health information transfer, but also for the information production and retrieval through the registry on databases of its reading, interest and audience levels on Marc Format.

Key words: Informational strategies, information transfer, Information Science.

Copyright: © ECIMED. Contribución de acceso abierto, distribuida bajo los términos de la Licencia Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Compartir Igual 2.0, que permite consultar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente y utilizar los resultados del trabajo en la práctica, así como todos sus derivados, sin propósitos comerciales y con licencia idéntica, siempre que se cite adecuadamente el autor o los autores y su fuente original.

Cita (Vancouver): Ferry de Moraes A . Las estrategias informacionales en la transferencia de información. Acimed 2006;14(2). Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol14_2_06/aci11206.htm Consultado: día/mes/año.

En el sector de la salud, son frecuentes las intervenciones dirigidas a comunidades donde existen o es necesario prevenir distintas enfermedades. Estas acciones se organizan a partir de la información epidemiológica existente sobre la comunidad objeto de la acción. Una vez realizadas las intervenciones, se recolectan nuevos datos epidemiológicos y se toman las decisiones más convenientes para próximas acciones. En cada intervención, se genera información en salud de diversas clases. Una de ellas es aquella que se busca alcance al individuo, con el propósito de que reflexione y experimente un cambio un cambio en su comportamiento con relación a su salud y a su vida. Este tipo de información no se propone que los individuos adquieran un comportamiento automático, sino que analicen la información recibida y reconsideren sus ideas, actitudes y conductas. Para logar esto, es imprescindible que la información llegue con claridad y sencillez al individuo, adaptada a sus experiencias y realidades. Esta adaptación es parte de un tipo de intervención en la comunidad, es una intervención con información en salud.

La Bibliotecología , tradicionalmente, se ocupa de la organización y control de la información, con vistas a su recuperación. Las Ciencias de la Información estudian el uso, las cualidades y las transformaciones provocadas por la información. Al analizar ciertos de proyectos de intervención social en salud es posible percibir que la información, a pesar de ser correcta desde el punto de vista del contenido, se presenta en forma equivocada con relación a los exigencias para una transferencia. Existe una falla en la forma de desarrollar su intención cuando se dirige a sus receptores. Sin embargo, algunos proyectos, -en el caso de esta contribución, los vídeos-, consiguen el éxito en la transferencia de la información, mediante el diseño de estrategias que facilitan su asimilación.

En Bibliotecología, existe una norma que establece la adecuación de la información para el lector, es decir, el bibliotecario debe entregar el libro o el documento (información) apropiado a la capacidad de discernimiento del usuario. Pero, con el cúmulo de información que se disemina en diversos soportes, muchas veces, sin el contacto directo con el usuario, es necesario el uso de una estrategia que provea los elementos identificadores de la información para su registro en los sistemas de información, y así facilitar su recuperación.

En las ciencias de la información, la visión cognoscitiva recomienda que el usuario valore la información que recibe. Todavía, en el momento del acceso a la información, pueden surgir barreras que imposibiliten la comprensión plena de la información por el usuario. Consideramos, sin embargo, que las estrategias disminuyen los obstáculos para la percepción de la información y como se trata de información en salud, la importancia de esa asimilación aumenta, porque ella contribuye a la mejoría de las condiciones de vida y al ejercicio de la ciudadanía por parte de sus usuarios.

La información

La información en salud contribuye a la prevención de enfermedades y la promoción de la salud, en la medida, en que proporciona un cambio en el comportamiento de los individuos. Esta información entonces, altera la estructura cognitiva de los individuos y desencadena acciones que pueden ser, entre otras, el cambio de su comportamiento.

La información, así conceptuada, es utilizada por los teóricos de la visión cognoscitiva de las ciencias de la información. Brookes afirma que la información es parte de todas las actividades humanas, y es difícil separar sus efectos objetivos y subjetivos. La información no es solo lingüística.1 El lenguaje, incluido el de las imágenes, se emplea sólo en parte de la totalidad de las informaciones potencialmente accesibles en nuestro medio ambiente actual. Las informaciones objetivas que nos conciernen se transforman en subjetivas para cada uno de nosotros.

“La información depende de una observación sensorial, pero el dato sensible, así percibido, tiene que interpretarse subjetivamente por una estructura de conocimiento para transformarse en información. [...] La absorción de la información por la estructura del conocimiento puede no ser una simple adición, sino que puede significar algún ajuste en la estructura, una especie de cambio en las relaciones existentes entre los conceptos existentes…”.1

Como elementos para facilitar el proceso de transferencia de la información, Belkin apunta, en la relación del usuario/receptor con el discurso, su forma, idioma, estructura lógica, narrativa y vocabulario. Resalta, sin embargo, que la capacidad persuasiva de la fuente puede llevar a respuestas diferenciadas por parte del usuario/receptor.2

La intención del emisor de la información, según Wersig, debe ser perfeccionar la comunicación para transferir la información de la mejor y más simple forma posible. Pero, el ideal es conocer las necesidades de información de aquellos que recibirán la información.3

Al hablar sobre el entrenamiento de los usuarios, Wersig señala la existencia de barreras para la circulación de la información que son, para nosotros, las antítesis de las estrategias . Él cita, por ejemplo: la barrera terminológica, la barrera de capacidad de lectura o de nivel de entendimiento, la barrera del tiempo, etcétera.4

Roberts afirma que la información se adquiere en el medio ambiente, pero no siempre en forma estructurada. Los individuos poseen sus propias experiencias, una estructura de información y una serie de actitudes asociadas con ellas. Los cambios de actitudes pueden asociarse a la adquisición de nueva información. La información novedosa se evalúa, acepta o rechaza, se relaciona, se manipula y, posiblemente, ejerce una influencia según la manera en que se presente.5

Capurro establece que es preciso resaltar la condición contextual de la información, es decir, su dimensión histórica, cultural, económica, política, que son esenciales para su comprensión. Esa visión concede a la información una dimensión pragmática, relacionada con la hermenéutica y la heurística.6

Los videos en salud, utilizados en acciones para intervenir en determinado grupo social con la intención de generar un conocimiento sobre ciertas enfermedades propias de dicho grupo, necesitan transmitir una información que se acepte.

“Los productores de información están limitados por las competencias contextuales y cognitivas de los habitantes de realidades diferentes; necesitan, por eso, adoptar estrategias de distribución, que posibiliten la aceptación de su producto”.7

Se observa, por lo tanto, que el valor de la información está localizado en una realidad específica y se potencia en la transferencia. Ese valor es relativo y específico para cada individuo, en dependencia de sus preferencias por una información en detrimento de otra y de su competencia cognitiva para comprender la información y establecer posibles comparaciones.

El uso de diferentes tipos de estrategias de información, puede proveer valor agregado a la información.

El valor de la información, según González de Gómez, es el fruto de una selección individual y social, que puede incluir factores de carácter emocional, cultural, práctico y gnoseológico.8 Este autor, además, considera el “interés” como el principio para una vinculación y una diferenciación de la información. Las estrategias de información pueden colaborar en la construcción de ese “interés”.9

En el caso de la salud, las acciones de intervención social son éticas, porque pretenden salvar vidas o mejorar sus condiciones. Las intervenciones con información, según determinadas estrategias también son éticas por adecuar la información al individuo y a su grupo y, así como por promover la inclusión social.

Las estrategias de información

Aunque existen innumerables posibilidades para el uso de estrategias de información en las ciencias de la información, no se ha encontrado formalmente un concepto para ellas. Sin embargo, es posible conceptuarlas como medios que facilitan o agilizan el proceso de transferencia de información entre los individuos, cualquiera que sea el soporte, con una intención y un público explícito.

Cada acervo contiene la información organizada para sus usuarios. Por ejemplo, la Biblioteca de Manguinhos de la Fundação Oswaldo Cruz (Fiocruz), posee más de 70 videos sobre SIDA. Los abordajes, lenguajes, contenidos e intenciones de esos videos son diversos. Existen videos creados para las prostitutas, otros para jóvenes, mujeres embarazadas, técnicos de laboratorios, etcétera. Por lo tanto, en el momento en que un usuario solicita un video sobre SIDA, ¿cual de ellos debe entregársele? Los títulos de los videos no siempre expresan adecuadamente su contenido.

La información existe, pero ella debe adecuarse a cada usuario en un momento determinado. Dicho esto, se perciben entonces dos estadios en el análisis de la información: el primero, que exige la observación de la información existente, que debe almacenarse, y de la cual se debe extraer, elementos que identifiquen la intención de su existencia y a quien ella se dirige. En ese proceso, el análisis del discurso facilita esta identificación. El segundo estadio se refiere a la construcción de sistemas de información en los que la información debe identificarse en detalles, para facilitar su reconocimiento y acceso en los sitios Web, portales, archivos, videos u otra cualquier ubicación. En las dos situaciones, las estrategias de información son de gran utilidad.

Los productores de videos necesitán de las estrategias de información para transferir adecuadamente la información a sus destinatarios. Sin embargo, en la literatura analizada, no se ha encontrado una clasificación o tipología establecida para la categorización de esta clase de estrategias.

Para desarrollar una tipología de estrategias de información es necesario utilizar los conceptos existentes en otras áreas del conocimiento. Estos conceptos implican las dimensiones relacionadas, tanto con la producción como con su diseminación.

Los discursos se utilizan para el establecimiento de los diversos tipos de comunicación en diversas situaciones sociales, sean ellos orales, escritos o con imágenes en movimiento. Ellos actúan en el comportamiento humano y reciben influencias del contexto. Conocer algunos elementos discursivos favorece la construcción de estrategias para una transferencia de información por medio de los videos, que son discursos hechos conformados con imágenes.

El análisis del discurso sirve como instrumento de trabajo para “interpretar” los videos en salud.

“Interpretar, para el analista del discurso, no es atribuir sentidos. Es comprender, es decir, explicitar el modo como un objeto simbólico produce sentidos, y ello resulta en saber que el sentido siempre puede ser otro”.10

Como se emplean, las estrategias facilitan la producción de sentido, un proceso legitimado por las ciencias de la información y por la comunicación. Es importante, por lo tanto, resaltar que la identificación de las estrategias por el análisis del discurso es el resultado de una acción objetiva.

“La interpretación de cualquier tipología [...] no debe hacerse de manera automática. Los resultados de la aplicación de una tipología deben referirse al contexto socio-histórico del texto que fue objeto del análisis, pero esos resultados no son evidentes por sí solos”.11

Los sistemas de información necesitan identificar las estrategias que se emplean para la comunicación productor-receptor en los diferentes medios disponibles, pero en particular en los proyectos audiovisuales, en los videos, con vistas a lograr un mejor procesamiento y posterior diseminación de esta clase de información entre sus usuarios; las estrategias empleadas en la elaboración de este tipo de materiales debe considerarse un dato para su descripción bibliográfica. Esto posibilitará que el bibliotecario conozca el público al que está dirigido el material, su intención, su discurso y otras características útiles para determinar su posible relevancia ante receptores, cada uno con sus necesidades particulares.

Clasificación de las estrategias de información

Las estrategias, sobre las cuales hablamos, no son las conocidas estrategias de búsqueda, ni tampoco las estrategias de información, como algunos gobiernos denominan las adoptadas para estructurar la sociedad de la información o del conocimiento. Esas estrategias corresponden a un nivel macro.

Las estrategias, a las cuales nos referimos, se ubican en un nivel micro. Ellas pueden observarse en el momento de la selección de la información basada en imágenes disponible, así como en la producción de videos en salud, y pueden ser igualmente útiles en hipertextos que en sitios Web.

Ellas pueden ser de diversos tipos. Entre ellos, se destacan:

Se construyen a partir de conceptos y modelos teóricos de la comunicación y actúan en el momento de la transferencia de la información del emisor al receptor de la información.

Entre las estrategias de este tipo, sobresale una por su frecuencia de uso en la producción de videos en salud, y es la de persuasión. Ella se presenta particularmente en los videos utilizados en intervención social, con vistas a cambiar el comportamiento de los espectadores.

Se elaboran a partir de conceptos y modelos teóricos extraídos de la comunicación y la lingüística y se emplean en la edición de los diversos tipos de discursos, sobre la base de la suposición de que la imagen tiene status de lenguaje.

Dos conceptos claves en ellas son la intencionalidad y la coherencia. La intencionalidad tiene un peso expresivo en la producción del video, porque ella comprende desde la intención de establecer contacto con el espectador hasta la de compartir opiniones o la de provocar determinado comportamiento o acción por parte del receptor. La coherencia posibilita que el espectador capte el sentido del contenido del video. El mundo presentado en el video simula el mundo real. El productor recrea el mundo según sus objetivos, intereses y visión de mundo.12

Para su creación y uso, se observan conceptos y modelos obtenidos principalmente del campo de la cognición y actúan en la percepción de la información por el individuo.

Existe una acción concreta, generada por el organismo del individuo y existen otras acciones producidas por diferentes motivos como las impulsadas por el interés.

La percepción, según la teoría cognitiva con base en el constructivismo, es una elaboración realizada, a partir de determinados esquemas mentales, con datos obtenidos por los órganos de los sentidos. Ella también se basa en el saber, en los sentimientos y en la fe del individuo que, por demás, pertenece a una clase social, época y cultura. Hay casos, por lo tanto, en que la imagen rompe barreras para tornarse “trans-histórica”, intercultural y atemporal, para hacerse perceptible por un gran número de espectadores.

Se construyen a partir de conceptos y modelos extraídos de la sociología, la antropología y actúan para contextualizar la información.

La estrategia que actúa en la información por medio del campo sociocultural parte del conocimiento de la realidad de la vida cotidiana del espectador del video en salud, de sus necesidades, comportamiento, interacción e expectativa social para auxiliar la transferencia de la información.

En las intervenciones en el área de la salud, puede ocurrir resistencia al contenido del video por la no aceptación de lo que se comunica, debido a la diversidad de valores culturales del receptor o por la descontextualización del contenido. La resistencia es parte del proceso político y cultural.

La construcción de significados , relacionada a la cultura y al contexto social, se utiliza en la formación de los discursos y narrativas, que, en tiempos anteriores, tenían expresión pictográfica y oral, después manuscrita e impresa. Hoy, junto a otras expresiones, la construcción de significados de los discursos y narrativas utiliza la imagen transmitida, entre otras formas, por video.

Se establecen a partir del lugar de comunicación de quien transfiere la información. Ellas se constituyen por medio del propio discurso, de la imagen, del contexto social dentro de un tiempo y un espacio histórico. Ellas actúan en la imposición o legitimación de la información.

El discurso científico, presente en los videos en salud, es visto como competente y como una forma de poder.

“El discurso competente es una ciencia… un instrumento de dominación en el mundo contemporáneo. El discurso competente se instala y se conserva. Cualquiera no puede decir cualquier cosa a cualquier otro, en cualquier ocasión y en cualquier lugar”.13

Una relación de poder es inmediatamente establecida en el momento en que alguien -institución, gobierno, investigador, etcétera- resuelve producir un video (discurso competente) para aquellos que necesitan (presumiblemente los que no conocen) de la información en el transmitida.

Se elaboran a partir de conceptos y modelos obtenidos de la educación, actúan en la formación de los individuos por medio de la información, para la vida individual y en sociedad, colaboran en la renovación social y humana, están fuertemente ligadas a la comunicación. La información proporciona a los individuos un sentido crítico, desenvuelve capacidades para resolver problemas. Aprender significa saber cómo actuar.

Todo proyecto de intervención social del área de la salud intenta reducir los índices de morbilidad y mortalidad por diversas enfermedades en las áreas urbanas y rurales, impedir que se transformen en epidemias, mejorar la calidad de vida y educar al individuo y su grupo.

Pero no siempre esto ocurre, porque es necesario que la población posea un nivel educacional suficiente para asimilar la información que, a la vez, debe transmitirse en forma adecuada a esa población.

Los videos con fines pedagógicos se producen en grandes cantidades. Sin embargo, son escasos los criterios sobre su evaluación en cuanto a producción y recepción. Dondis realiza una analogía con el texto verbal y observa que pocas personas son capaces de percibir errores en los textos conformados por imágenes del mismo modo en que pueden observarlos en los textos verbales.14

Las ideas de Paulo Freire están muy presentes en la educación en salud. A partir de un problema de la comunidad, se deben determinar las necesidades y prioridades de sus miembros y emplear métodos activos para la enseñanza.15

Las estrategias técnicas se construyen a partir de los recursos de los equipos de video. Ellas actúan en la transferencia de la información, en la construcción del discurso mediante imágenes y en la cognición.

Por ejemplo, las cámaras de video poseen diversos recursos técnicos relacionados al foco, a la iluminación, al sonido, etcétera. Uno de los elementos de captura de la atención del espectador, por ejemplo, es el punto luminoso de la escena. Los planos de filmación son empleados con una intención definida. Los ángulos de la cámara, en relación al objeto filmado, influencian la reacción del espectador.16,17

Los colores, existentes en escenarios naturales y artificiales, las vestimentas, las telas de fondo, son elementos que colaboran en el acondicionamiento de las escenas a los deseos del productor del video, y transmiten emoción, realismo, contexto y temporalidad al receptor. En algunos casos, las imágenes en blanco y negro sirven para diferenciar tiempos de acción de un video en colores.

Imágenes estáticas, como: fotografías, grabados, ilustraciones, gráficos, tablas, dibujos pueden incluirse en las imágenes en movimiento. La aparente incoherencia de esta acción exige de una técnica específica, utilizar estos elementos como representaciones y contrapuntos del movimiento del discurso conformado por imágenes.

Registro bibliográfico de las estrategias de información

El proceso de transferencia de la información es muy importante y las ciencias de la información, tradicionalmente, han abordado este tema, pero no de una manera pragmática.

El interés y la necesidad son elementos que viabilizan el proceso de información. Una información, si no se desea o se muestra adecuadamente, difícilmente conseguirá llamar la atención de alguien.

Es indiscutible la validez del uso de las estrategias de información en la producción y selección de videos en salud, así como de la necesidad de un sistema para su clasificación. Ellas pueden ser de gran valor para la producción de videos y, en las videotecas, pueden servir para la selección de videos a prestar según sus usuarios.

La identificación de las estrategias utilizadas en los distintos videos posibilita su uso un dato adicional importante al momento de registrar las características de los videos en las bases de datos y con ello, se facilitará la organización, identificación y diseminación de información pertinente a los usuarios. El formato Marc prevé el uso del campo 521 para notas de usuario, y tiene el subcampo 0 para indicar el nivel de lectura/comprensión, el subcampo 1 para indicación de la edad, el subcampo 2 para el nivel de interés, el subcampo 3 para las características de las audiencias especiales y el subcampo 4 para el nivel de motivación/interés. Con esa información, la atención a los usuarios en las videotecas puede privilegiarse sustancialmente.

Consideraciones finales

Ahora bien, el lenguaje de las imágenes en los videos es un instrumento del discurso de gran uso y penetración en nuestra sociedad. Esta claro que hablar en lenguaje, sea mediante imágenes o no es hablar de estructuras sociales y, por consecuencia, de la comunicación, de transferencia de información.

El uso del vídeo, una tecnología de información y comunicación, cubre vacíos, tanto en el orden material –es una tecnología barata- como en el orden de la comprensión –se vincula con la popular televisión. El video es un instrumento útil para facilitar la percepción, el control y el desarrollo de las intervenciones sociales. Esta tecnología todavía presenta posibilidades de mejoras técnicas a partir del cambio del soporte (CD-ROM y DVD).

En el momento de la producción o la selección de un video en salud, la preocupación por la transferencia de la información no debe abarcar sólo el proceso cognitivo, sino también, los aspectos éticos, políticos y sociales, con vistas a disminuir el abismo que existe entre una parte de la sociedad que conoce y otra que no conoce o conoce poco. En otras palabras: debe existir una preocupación por amenizar el poder conferido por el saber, que es un instrumento de dominación y de promoción de la jerarquía social, que causa discriminaciones y que promueve injusticias sociales.

El análisis del discurso sirve para explicar las maneras como son dichas las cosas, sin interpretar, semánticamente, los contenidos. Pero también, éste contribuye a la construcción de diferentes tipos de los videos en salud y a la identificación de las estrategias de información empleadas.

La información es un elemento clave en el éxito o el fracaso de una intervención en salud. La estrategia es un factor crítico para el éxito o el fracaso de una intervención con información en salud. Ellas son determinantes, porque, sin comunicación, es imposible la intervención.

Referencias bibliográficas

  1. Brookes BC. The foundation of Information Science. Part 1 – Philosophical aspects. J Inf Sc 1980;(2):125-33.
  2. Belkin NJ. Progress in Documentation. Information concepts for Information Science. J Doc 1978;34(1):55-85.
  3. Wersig G. Communication theory and user analysis. The communication theory frame of reference. E n: Congreso Internacional de Documentación; Buenos Aires, Argentina. Buenos Aires: Federación Internacional de Documentación, 1970.
  4. Wersig G. Information consciousness and information propaganda. En: FID/ET Technical Meeting. Common features of training of information specialists. Frankfurt : Deutsche Gesellschaft für Dokumentation, 1977. p. 46-52. (FID/ET Occasional Paper 3).
  5. Roberts N. Social consideration towards a definition of Information Science. J Doc 1976; 32(4): 249-57.
  6. Capurro R. Foundations of Information Science. Review and perspectives. En: Vakkari P, Cronin B (ed.). Conceptions of Library and Information Science. Historical, empirical and theoretical perspectives. London: Taylor Graham, 1992. p. 82-98.
  7. Barreto AA. A questão da informação. São Paulo em Perspec 1994;8(4):3-8.
  8. González de Gómez MN. O caráter seletivo das ações de informação. Informare 1999;5(2):7-30.
  9. González de Gómez MN. Dos estudos sociais da informação aos estudos do social desde o ponto de vista da informação. En: Aquino MA (comp.). O campo da Ciência da Informação. Gênese, conexões e especificidades. João Pessoa: UFPB, 2002. p. 25-47.
  10. Orlandi EP. Interpretação. Autoria, leitura e efeitos do trabalho simbólico. Petrópolis: Vozes, 1996.
  11. Orlandi EP. A linguagem e seu funcionamento. As formas do discurso. São Paulo: Brasiliense, 1983.
  12. Koch IV, Travaglia LC. A coerência textual. São Paulo: Contexto, 1999.
  13. Chaui M. Cultura e democracia . O discurso competente e outras falas. São Paulo: Moderna, 1982.
  14. Dondis D. A sintaxe da linguagem visual. São Paulo: Martins Fontes, 1997.
  15. Freire P. Education for critical consciousness. New York: Continium Press, 1983.
  16. Niemeyer Filho A. Ver e ouvir. Brasília: UNB, 1997.
  17. Machado A. A arte do vídeo. São Paulo: Brasiliense, 1997.

Recibido: 1 de marzo del 2006. Aprobado: 13 de marzo del 2006.
Dr. C. Alice Ferry de Moraes. Departamento de Estudos em Ciência e Tecnologia. Centro de Informação Científica e Tecnológica. Fundação Oswaldo Cruz. Av. Brasil 4365 Manguinhos 21045-900-Rio de Janeiro RJ, Brasil. Correo electrónico: ferry@cict.fiocruz.br

*Versión en español orientada a las ciencias de la salud de la ponencia titulada “ O uso de estratégias informacionais ”, presentada en idioma portugués por la autora al XXI Congreso Brasileño de Biblioteconomía, Documentación y Ciencia de la Información , celebrado en el Centro de Convenciones de Curitiba, Paraná, Brasil, entre los días 17 y 22 de julio del 2005. URL: http://www.crb7.org.br/cursoseventos/congressocbbd/arquivos/docs/AO067.doc Asimismo, se presentó en el VI Encuentro Nacional de Investigación y Posgrado en Ciencias de la Información , realizado en Florianópolis, SC, Brasil entre los días 28 y 30 de noviembre del 2005.

1Doctora en las Ciencias de la Información. Departamento de Estudos em Ciência e Tecnologia. Centro de Informação Científica e Tecnológica. Fundação Oswaldo Cruz.

Ficha de procesamiento

Términos sugeridos para la indización

Según DeCS1

COMUNICACIÓN; BARRERAS DE COMUNICACIÓN; PROCESAMIENTO AUTOMATIZADO DE LA INFORMACIÓN.

COMMUNICATION; COMMUNICATION BARRIERS; AUTOMATIC DATA PROCESSING.

Según DeCI2

COMUNICACIÓN; BARRERAS DE COMUNICACIÓN; PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN.

COMMUNICATION; COMMUNICATION BARRIERS; INFORMATION PROCESSING.

1BIREME. Descriptores en Ciencias de la Salud (DeCS). Sao Paulo: BIREME, 2004.

Disponible en: http://decs.bvs.br/E/homepagee.htm

2Díaz del Campo S. Propuesta de términos para la indización en Ciencias de la Información. Descriptores en Ciencias de la Información (DeCI). Disponible en: http://cis.sld.cu/E/tesauro.pdf

Índice Anterior Siguiente