Índice Anterior Siguiente

Bibliotecas virtuales adaptables: un desafío de la sociedad de la información

Dra. C. Bárbara Susana Sánchez Vignau1 y MsC. Manuela Marina Vargas Villafuerte2

Resumen

El desarrollo de las tecnologías de información es un indicativo de la evolución de los sistemas de información; en especial, la aparición y uso de Internet han revolucionado el quehacer, a partir de los modelos tradicionales vigentes hasta el momento. Las bibliotecas virtuales son un recurso de información necesario para el acceso y manejo de información digitalizada y los últimos años son testigos de los esfuerzos que han hechos muchas organizaciones para potenciar su desarrollo. Sin embargo, es preciso mejorar la integración de los usuarios con estos sistemas. Se propone un nuevo modelo teórico para el diseño de bibliotecas virtuales adaptables.

Palabras clave: Bibliotecas virtuales, teleformación, modelos de adaptación, bibliotecas virtuales adaptables.

Abstract

The development of information technologies is an indicative of the evolution of the information systems. The origin of the use of Internet, based on the traditional models still in force, has developed this task. Virtual libraries are a necessary information resource for the access and management of digitalized information, and the last few years witnessed the efforts made by several organizations to promote their development. Nevertheless, an improvement of the user/system integration is needed. A new theoretical design, adaptable to virtual libraries model, is proposed.

Key words: Virtual libraries, teleformation, models of adaptation, adaptable virtual libraries.

Copyright: © ECIMED. Contribución de acceso abierto, distribuida bajo los términos de la Licencia Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Compartir Igual 2.0, que permite consultar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente y utilizar los resultados del trabajo en la práctica, así como todos sus derivados, sin propósitos comerciales y con licencia idéntica, siempre que se cite adecuadamente el autor o los autores y su fuente original.

Cita (Vancouver): Sánchez Vignau BS, Vargas Villafuerte MM. Bibliotecas virtuales adaptables: un desafío de la sociedad de la información. Acimed 2006;14(4). Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol14_4_06/aci10406.htm Consultado: día/mes/año.

No es posible tratar el tema de la evolución de las bibliotecas, sin mencionar el impacto que ha tenido la aparición de las bibliotecas virtuales en las organizaciones de información. Ellas son una respuesta lógica al desarrollo de las tecnologías de la información y el establecimiento de los ambientes Web.

Las bibliotecas virtuales son un paradigma del acceso a la información, una vez, que por medio de ellas, el usuario puede obtener en forma ágil un sinnúmero de información que va desde un artículo hasta una referencia bibliográfica. Existen diversos ejemplos de bibliotecas virtuales que incluyen recursos y herramientas cada vez más novedosos, y que permite una mejor comunicación entre el usuario y el sistema que las genera.

Se trata de trasladar la biblioteca tradicional a una dimensión más abierta sobre nuevas plataformas de trabajo y comunicación con respeto a las rutinas históricamente establecidas.

La ventaja que ofrece una biblioteca virtual radica en que todos los usuarios tienen iguales posibilidades de acceso a los recursos de la biblioteca, con independencia de las coordenadas espaciales y temporales del usuario, porque es un servicio permanente al que se puede acceder desde cualquier parte y a cualquier hora. Así, se crea una comunidad virtual que puede acceder a todos los servicios conocidos de la biblioteca presencial y que además, puede disponer de una serie de servicios adicionales propios de la biblioteca digital.

Sin embargo, en ocasiones, el número de visitas que ellas reciben no compensan los esfuerzos por desarrollar una biblioteca virtual y en ello influyen varias causas. Algunas se relacionan con el propio diseño de la biblioteca, otras con la carencia de herramientas diferenciadas para la búsqueda y recuperación de la información y otras, con la falta de habilidades de los usuarios para el acceso y el uso de la información en ambientes digitales y de una cultura de trabajo en colaboración en las redes telemáticas. En cualquiera de los casos, el usuario es el principal afectado y muchas veces debe enfrentarse a nuevos recursos sin preparación previa o ayuda que facilite su navegación con sentido lógico.

Algunos diseños de bibliotecas consideran necesaria la inclusión de ayudas para el usuario, pero estas resultan muy heterogéneas y en algunos casos muy simples. Los usuarios de los tiempos actuales precisan utilizar información para garantizar su actividad profesional y diaria, por ello, su uso debe poder realizarse de forma fácil y simple. Esta realidad implica revisar los diseños empleados para las bibliotecas virtuales y trabajar por desarrollar un modelo que se integre y adapte mucho mejor a las exigencias de los usuarios.

Como parte de una investigación que se desarrolla entre la Universidad de la Habana y el Centro de Tecnología Industrial de la Universidad de Córdoba, en España, se comprobó luego de la revisión de varios modelos de bibliotecas virtuales, que presentan ( Sánchez Vignau BS, De Castro Lozano C. Bibliotecas Virtuales Inteligentes Adaptativas (BVIA). Observaciones no publicadas):

  1. Una ausencia de normalización de los contenidos que ofrecen.
  2. Sistemas de ayuda muy convencionales y que responden fundamentalmente a los gestores de la biblioteca.
  3. Pocos elementos de interacción con el usuario y que caso de existir comunicación, es muy lineal y se soporta generalmente sobre el correo electrónico.
  4. Limitaciones en la recuperación de información al momento de relacionar los diferentes recursos y contenidos.
  5. Trabajan en función de quien las generó, sirven al usuario, pero no se adaptan a su situación real.

A criterio de la colega Vargas Villafuerte, lograr un modelo de biblioteca virtual que permita al usuario mejores niveles de recuperación de información estará en dependencia en cuan adaptativa e inteligente se comporte en cada proceso de búsqueda que se decida realizar (Vargas Villafuerte M. Modelo teórico para el desarrollo de bibliotecas virtuales inteligentes adaptativas. [Tesis para optar por el grado de Máster en Ciencias de la Información]. La Habana: Universidad de La Habana. Facultad de Comunicación, 2005. p.2). Esto se traduce en una mayor integración del usuario al sistema.

Entonces, se necesita localizar e identificar ¿cuáles herramientas informáticas pueden emplearse en el diseño de las bibliotecas virtuales que sean capaces de permitir la integración con el usuario, sin perder su identidad? A partir de algunas experiencias sobre el tema, puede afirmarse que, en paralelo con el avance de las bibliotecas virtuales, otras ramas de la ciencia con implicaciones directas en la satisfacción del usuario, también han avanzado.

Un ejemplo es el campo de la educación, donde del uso de las nuevas tecnologías de información y comunicación emergen para apoyar formas de aprendizaje y enseñanza no presenciales, sustentadas en el uso de herramientas de teleformación y que garantizan procesos educativos masivos. Los nuevos modelos de aprendizaje se imponen cada día con más fuerza, sobre todo, a partir de las exigencias por elevar los niveles de cultura y educación integral de gran parte de la población.

Se trata de aplicar las ventajas y facilidades de estas herramientas con el propósito de que los usuarios alcancen una mayor integración con el sistema, así como los estudiantes se integran e identifican con las aplicaciones de aprendizaje electrónico. Con ello, se simula la biblioteca tradicional en un ambiente virtual, sin paredes y con un usuario integrado del mismo modo que en una biblioteca tradicional.

La teleformación, antesala a la biblioteca adaptable

La teleformación es un espacio importante en la educación a distancia, que enfatiza el uso de los medios más modernos de las tecnologías de la información y las comunicaciones y facilita el flujo de la información y el aprendizaje sin límites de tiempo ni espacio. Estas tecnologías minimizan los obstáculos geográficos, económicos, familiares y de trabajo de los estudiantes y por ello, tornan el proceso educativo más eficiente.

Marqués, apunta que las bases de esta hipotética renovación de la pedagogía y de los contenidos educativos descansan en las posibilidades que ofrecen estos nuevos medios, como son:1

  1. Capacidad de almacenar, tratar y recombinar enormes volúmenes de información con rapidez y fiabilidad.
  2. Nuevos canales de comunicación, sincrónicos y asincrónicos, que permiten la comunicación inmediata y la difusión de la información a cualquier persona o institución en el mundo.
  3. La automatización de las tareas de gestión y procesamiento de datos, homogeneización de los códigos de interacción, etcétera.
  4. El incremento exponencial de las posibilidades de interacción entre los distintos actores sociales.

Para Talavera: “el concepto de teleformación se refiere a una tipología de educación a distancia que toma auge con la irrupción de Internet en nuestras vidas, al aumentar las posibilidades de acceso a la formación en la medida en que la red nos permite llegar a más personas, y -sobre todo- ofrecer ambientes de aprendizaje más complejos y elaborados”.2

En esencia, teleformación no es más que el suministro de programas de educación y sistemas de aprendizaje mediante el empleo de medios electrónicos o lo que es lo mismo, un aprendizaje basado en la tecnología. Esta se considera como una nueva manera de formación basada en el trabajo cooperativo grupal, en la interacción constante entre profesor-alumno y alumno-alumno de forma remota, con independencia de la situación geográfica del profesor, el alumno y la información.

Este modelo de formación propone que los educadores deben convertirse en facilitadores y coordinadores, porque ellos no poseen exclusivamente el conocimiento, sino que este se puede adquirir también a partir de otras fuentes, otros profesores y otros estudiantes. Por su parte, los estudiantes se vuelven más activos y más responsables en su autoformación, porque de ellos depende la comunicación con sus compañeros y con sus facilitadores para compartir y construir conocimientos en diferentes lugares y tiempos, como vía para complementar sus experiencias con la información almacenada en las bibliotecas virtuales.

En la literatura especializada, existen diferentes referentes en torno al desarrollo de aplicaciones tecnológicas para los procesos de teleformación. Desde el propio desarrollo de plataformas hasta las tutorías proactivas, pasando por el desarrollo de gestores de contenidos, hipermedias adaptables y agentes inteligentes.

Todas estas aplicaciones/herramientas clasifican en el área de la gestión del conocimiento, en tanto su función fundamental se enmarca en proporcionar a sus usuarios mayores niveles de conocimiento. Toca entonces demostrar las ventajas de su empleo en los escenarios de las bibliotecas, como espacios líderes en la gestión de información y el conocimiento.

Debido a la estrecha vinculación que existe, entre las bibliotecas y el proceso de enseñanza aprendizaje, cabe considerar que la biblioteca virtual requiere de la teleformación para mejorar sus diseños, a la vez, que la teleformación precisa de la biblioteca virtual para mejorar sus productos educativos.

De hecho, en el universo de la teleformación, la biblioteca virtual puede resultar un componente e integrarse a la plataforma informática sobre la que se soportan los diferentes cursos. Pueden retomarse experiencias de navegación, formas de organizar contenidos, niveles de ayuda y de personalización de la información, así como desarrollar adaptaciones según el modelo de usuario.

La biblioteca virtual por su parte, aporta a la teleformación, la información que se requiere para complementar el proceso de aprendizaje y está llamada a constituir la retaguardia de información en el proceso, pero, en un eslabón más alto, donde se permite el trabajo cooperativo en red.

Padula plantea que los cursos a distancia, aun los soportados en redes telemáticas, no pueden abarcar todos los contenidos con la bibliografía propia y por esta razón, es necesario enviar al alumno a los servicios de bibliotecas que, a su vez, deben adaptarse a las características y particularidades de la metodología pedagógica no presencial.3

Y señala además, que la biblioteca siempre es necesaria para la formación de las actitudes relacionadas con el manejo de las fuentes bibliográficas y documentales, la investigación y otras habilidades convergentes. También afirma, que la didáctica reclama la participación de bibliografía opcional, complementaria, general, contextual o de referencia, porque surge como ineludible la necesidad de dotar a los proyectos de educación a distancia con servicios de biblioteca.3  

Entre los servicios que deben brindar los sistemas de teleformación y a los que los estudiantes podrían acceder en cualquier momento y lugar, sobre la base de Internet, se encuentra la biblioteca virtual, su objeto es que el alumno profundice e investigue en aquellos contenidos que necesita o interesan. Cuando el alumno entre a la biblioteca virtual, debe poder reconocer diferentes opciones para la obtención de información, a partir del acceso a trabajos relacionados, enlaces a distintos recursos de interés existentes en la red, la posibilidad de utilizar documentos en formato electrónico, buscadores, utilidades informáticas de dominio público, materiales complementarios relacionados con la temática del curso y que pueden descargarse en cualquier momento.

La introducción de las bibliotecas virtuales en el sector educativo viene enmarcada por una situación de cambios:

  1. Cambios de los usuarios en formación.
  2. Cambios en los entornos o escenarios de aprendizaje.
  3. Cambios en los modelos y concepciones.

Las circunstancias tecnológicas, culturales y sociales en las que se desenvuelve la actual sociedad exigen cambios en todos los elementos del proceso didáctico e incluso en los nuevos objetivos para la educación.

Las posibilidades que ofrecen las redes en la formación lleva al surgimiento de nuevos usuarios-alumnos, caracterizados por una nueva relación con el saber y nuevas prácticas de aprendizaje, adaptables a situaciones cambiantes, por ello, la biblioteca virtual debe volverse adaptable..

Lograr individuos flexibles para adaptarse a situaciones de continuo cambio, responder a los desafíos que la evolución de la tecnología, la cultura y la sociedad plantean, depende de la puesta en marcha de acciones educativas relacionadas con el uso, selección, utilización y organización de la información de forma que el alumno se forme como un ciudadano de la sociedad de la información para un nuevo modo de conocer.

La utilización de las bibliotecas virtuales en este ámbito supone cambios en todos los elementos del proceso educativo: organización, alumno, currículo, profesor. La función de este último cambiará de transmisor del conocimiento a guía, a facilitador en la búsqueda del saber. Cada vez más, los alumnos tendrán acceso a la misma información, a los mismos recursos que el profesor.

Tecnologías para la biblioteca adaptable

Como se ha podido determinar, la teleformación resulta el referente más directo para que el usuario se integre con las bibliotecas virtuales, y por ello, la importancia de revisar algunas de las herramientas disponibles para estos fines:

•  Los sistemas tutoriales inteligentes.

Son sistemas capaces de enseñar a un estudiante un determinado asunto a partir de la evaluación frecuente del alumno. González, considera que un sistema tutorial inteligente es capaz de guiar al alumno a lo largo de un dominio particular del conocimiento, y resolver durante el proceso tareas como: la elaboración de una estrategia de tutoría, la generación de ejercicios a la medida de las necesidades del alumno, la solución pedagógica de estos ejercicios, así como la explicación de la solución.4

Estas tareas se organizan en distintos módulos, los componentes claves de estos sistemas son: un modelo del alumno, un modelo pedagógico, un modelo didáctico y una interfaz con la que interactúa el usuario.

Palacios, Arenas y Pérez afirman que los sistemas tutoriales inteligentes deben presentar tres características que denotan inteligencia, ellos deben:5

Los sistemas tutoriales inteligentes proporcionan a los estudiantes una instrucción individualizada, basada en el análisis de los procesos seguidos por el usuario y en técnicas de inteligencia artificial.

La hipermedia es la tecnología que permite estructurar la información de una manera no-secuencial, por medio de nodos interconectados por enlaces. Considera el diseño de la información y el diseño de la navegación. Un buen diseño de la información, desde el punto de vista de su organización y usabilidad, será aquel que ayude al usuario a encontrar la información que busca de la forma más fácil, rápida y cómoda posible.

La hipermedia no sólo convierte al usuario en un receptor de mensajes elaborados, sino que posibilita que exista un intercambio de información entre el usuario y el mensaje emitido. En este sentido, puede elaborar mensajes y lo más importante, decidir qué secuencia de información debe seguirse, a qué ritmo, así como qué cantidad y con cual profundidad ofrecer la información. Todo ello dentro de los límites previamente fijados por el diseñador del programa.

Resultan una categoría superior en el tema de sistemas hipermedia. Es una tentativa de aumentar la eficacia educativa de los sistemas tutoriales inteligentes y los sistemas hipermedia, porque permiten un equilibrio entre la enseñanza totalmente guiada de los sistemas tutoriales inteligentes y la búsqueda libre en los sistemas hipermedia. La hipermedia adaptable permite la acción de un tutor que envía al alumno material que debe estudiar, conforme al dominio y al modelo del estudiante, a la vez que posibilita al alumno consultar el material según su voluntad.

Brusilovsky y Pesin proponen dos formas de adaptabilidad en los sistemas hipermedia adaptables:6

Una revisión bibliográfica en torno a la adaptabilidad revela además el uso de la clasificación y el ocultamiento de los links en la orientación directa hacia un tema específico, así como la adaptación con arreglo a mapas. Así, cada usuario, según el modelo al que pertenezca, recibirá textos diferentes como parte de una misma página. El usuario sólo ve lo que le corresponde según su clasificación por el sistema.

Girardi define un sistema adaptable como aquel que basado en el conocimiento, altera automáticamente aspectos de funcionalidad e interacción para lograr acomodar las preferencias y requerimientos de sus usuarios. Como ejemplos de comportamiento adaptable, cita la presentación de formularios y menús con arreglo a las tareas a realizar, la presentación de información relevante según la tarea o usuario que la demande o la oferta de ayuda según el contexto de trabajo.7  

La necesidad de sistemas adaptables es una consecuencia de la heterogeneidad de la población de usuarios. El crecimiento exponencial de Internet tiene, al mismo tiempo, un gran efecto sobre el número y la variedad de usuarios que pueden acceder a la información por medio del Web. Esta heterogeneidad de usuarios influye en el diseño de cualquier sistema interactivo y por lo tanto en las interfaces. 

Las interfaces en los sistemas adaptables se apoyan en modelos de usuarios, sus claves de diferenciación son:

Los modelos de usuarios para sistemas adaptables son de uso frecuente en sistemas de asesoría, consultoría o ayuda –donde se interpretan las demandas y se adecuan las respuestas; sistemas de filtrado de información –donde se estima qué necesita conocer el usuario, se adapta la presentación de resultados según el nivel de conocimientos, se adecua la interacción y se propone en determinado caso sólo las opciones correctas; así como en sistemas inteligentes de enseñanza –donde se seleccionan objetivos docentes específicos según las necesidades expresadas o estimadas del usuario.

Un modelo de usuario no es más que una estructura que contiene representaciones de las características propias de los usuarios: cultura general, preferencias, intereses, habilidades, entre otras, que interactúan con el sistema. Si se considera esta información, el sistema puede adaptarse a las necesidades del usuario. Para el diseño de modelos de usuarios, se pueden representar modelos de usuarios individuales o grupos de usuarios con características afines.

Arquitectura de los sistemas adaptables

Los sistemas adaptables consideran según el Consorzio Ricerca Nazionale Tecnologia Oggetti, los siguientes elementos:7

Según Arroyo, un agente inteligente es un “programa autónomo, adaptable, capaz de aprender de las experiencias y de adaptarse a nuevas situaciones”. 8 Es una aplicación de software que, a partir de su propio conocimiento, realiza un conjunto de operaciones dirigidas a satisfacer las necesidades de un usuario o de otro programa, bien por iniciativa propia o porque alguno de estos lo requiere.

Son fragmentos de software que manifiestan comportamientos con características humanas que facilitan el aprendizaje. Estas pueden expresarse por medio del despliegue de un texto, de gráficos, iconos, voz, animación, multimedia o realidad virtual. 9

En el sector de la educación, los agentes inteligentes se han aplicado en los sistemas de tutores inteligentes, explicados anteriormente, así como en los llamados compañeros de aprendizaje:

En esencia, el uso de agentes inteligentes en la educación estimula el aprendizaje en los estudiantes.

Hacia un modelo de biblioteca virtual adaptable

Los resultados expuestos indican que el uso de las herramientas enunciadas resultan una oportunidad para alcanzar una biblioteca virtual adaptable. Se trata de extrapolar los conceptos y hacerlos coincidir en los escenarios de las bibliotecas.

Cada herramienta estudiada aporta a la biblioteca virtual, la posibilidad de:

La biblioteca virtual adaptable, puede definirse como un sistema adaptable de gestión de bibliotecas virtuales, creación de contenidos y presentación de la información por medio de interfaces multimodales y que tiene un núcleo informático base, en este caso INDESAHC (Integrated Development System for Adaptive Hypermedia Courses). Integra módulos o subsistemas referidos a la gestión de las colecciones, gestión de la información, gestión de conocimiento, gestión de aprendizaje y trabajo cooperativo.

Una propuesta de este tipo, que enfatiza en la selectividad de sus usuarios y sus perfiles, no puede extenderse a cualquier proyecto de biblioteca virtual. Sus propias características la insertan en escenarios especializados o temáticos, y es el propio escenario de la teleformación un espacio ideal para estos fines.

Los elementos básicos que caracterizan la biblioteca virtual adaptable son:

El elemento distintivo del modelo de biblioteca propuesto es la adaptabilidad, entonces su funcionamiento ha de basarse en el reconocimiento de cada usuario del mismo modo que cada curso, en un programa, reconoce al estudiante inscrito. El perfil de cada usuario deberá reconocerse por el “agente inteligente” que administra la biblioteca.

El universo de usuarios que atenderá la biblioteca virtual adaptable se compone de aquellos vinculados directamente al tema central que aborde la biblioteca y establecidos en forma diferenciada por el sistema. El acceso se ofrece mediante sistemas remotos con mecanismos de búsqueda y recuperación de información de manera eficiente y segura. También podrán acceder otras categorías, por ejemplo invitados y administradores del sistema.

En la biblioteca virtual adaptable, el usuario:

Consideraciones finales

Actualmente, el diseño de las bibliotecas virtuales carece de elementos de adaptación necesarios para facilitar una mayor integración del usuario con el sistema. El resultado de los diseños responde más a su creador que al usuario que las accede. Los resultados en la teleformación son una vía expedita para alcanzar el desarrollo de bibliotecas virtuales adaptables, en tanto se extrapolan filosofías y herramientas de trabajo para lograr la adaptación del usuario al sistema.

Una biblioteca virtual adaptable dispondrá de servicios para satisfacer las necesidades informativas de sus usuarios plenamente identificados y, a su vez, éstos tendrán la facilidad de aportar información novedosa que contribuya al desarrollo de las colecciones. Ellas constituyen una respuesta a los desafíos que impone la sociedad de la información del siglo XXI.

Referencias bibliográficas

  1. Marqués P. Sistemas de teleformación: características, elementos, ventajas. 1999. Disponible en: http://dewey.uab.es/pmarques/telefor.htm [Consultado: 10 de mayo del 2005].
  2. Ulizarna García JL. Teleformación y tutoría telemática en el ámbito de la educación universitaria. Disponible en: http://www.unicolmayor.edu.co/archivos/viceacademica/INNOED/2003/Conferencias%20Magistrales/CM-II.pdf [Consultado: 4 de mayo del 2005].
  3. Padula Perkins J. Bibliografía y bibliotecas en la educación a distancia. Disponible en: http://www.lasbibliotecas.net/rincon/especializados/Bibliografia_y_bibliotecasAdistancia.doc [Consultado: 3 de mayo del 2005].
  4. González CS. Sistemas inteligentes en la educación: Una revisión de las líneas de investigación actuales. Revista Electrónica de Investigación y Evaluación Educativa 2004; 10(1). Disponible en: http://www.uv.es/RELIEVE/v10n1/RELIEVEv10n1_1.htm [Consultado: 8 de mayo del 2005].
  5. Palacios Fernández L, Arenas Gutiérrez R, Pérez Llanes G. Sistemas hipermedia adaptativos: una aproximación al tema. 2002. Disponible en: http://www.cecam.sld.cu/pages/rcim/revista_5/articulos_htm/hipermedia.htm [Consultado: 5 de mayo del 2005].
  6. Brusilovsky P, Pesin L. Visual Annotation of Links in Adaptive Hypermedia. 1995. Disponible en: http://www.acm.org/sigchi/chi95/Electronic/documnts/shortppr/plb_bdy.htm [Consultado: 10 de mayo del 2004].
  7. Girardi R. Interfaces de usuario inteligentes: Sistemas adaptativos. Interacción humano-computador y diseño de interfaces. 1999. Disponible en: http://www.crnti.edu.uy/05trabajos/interface/InterfacesdeUsuarioInteligentes.doc [Consultado: 7 de mayo del 2005].
  8. Arroyo Viadero M. Agentes inteligentes y sistemas de información. 2003. Disponible en: http://personales.upv.es/ccarrasc/doc/2002-2003/AgySistemasdeInformac/SRPTrabajo2.htm [Consultado: 9 de mayo del 2005].
  9. Villarreal G. Agentes inteligentes en educación. 2002. Disponible en: http://edutec.rediris.es/Revelec2/revelec16/villarreal.pdf [Consultado: 9 de mayo del 2005].

Recibido: 12 de octubre del 2006. Aprobado: 18 de octubre del 2006.
Dr.C. Bárbara Susana Sánchez Vignau. Dirección de Información Científico-Técnica. Universidad de La Habana. Calle San Lázaro y L. Ciudad de La Habana, Cuba. CP 10400. Correo electrónico: susan@dict.uh.cu

1Doctora en Ciencias de la Información. Directora de la Dirección de Información Científico Técnica de la Universidad de La Habana. Universidad de La Habana.
2Máster en Ciencia de la Información y Bibliotecología. Centro de Referencia para la Educación de Avanzada (CREA).

Ficha de procesamiento

Términos sugeridos para la indización

Según DeCS1

AUTOMATIZACIÓN DE BIBLIOTECAS; EDUCACION A DISTANCIA.
LIBRARY AUTOMATION; EDUCATION, DISTANCE.

Según DeCI2

BIBLIOTECA DIGITAL; EDUCACIÓN A DISTANCIA; TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN; TECNOLOGÍA EDUCATIVA.
DIGITAL LIBRARY; DISTANCE EDUCATION; INFORMATION TECHNOLOGY; EDUCATIONAL TECHNOLOGY.

1BIREME. Descriptores en Ciencias de la Salud (DeCS). Sao Paulo: BIREME, 2004.

Disponible en: http://decs.bvs.br/E/homepagee.htm

2Díaz del Campo S. Propuesta de términos para la indización en Ciencias de la Información. Descriptores en Ciencias de la Información (DeCI). Disponible en: http://cis.sld.cu/E/tesauro.pdf

Índice Anterior Siguiente