Índice Anterior Siguiente

Presentaciones

La metodología de la investigación en la formación del profesional de Bibliotecología y Ciencia de la Información*

Sandra Fernández Hernández1 y MSc. Zoia Rivera2


Resumen

Se realiza una aproximación a la introducción y desarrollo de la metodología de la investigación en la formación del profesional en Bibliotecología y Ciencia de la Información en Cuba. Se describe la evolución de los contenidos de los planes de estudio de la asignatura. Finalmente, se explora el estado de opinión de los estudiantes sobre esta asignatura en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Palabras clave: Metodología de la investigación, Bibliotecología, Ciencia de la Información, formación profesional.


Abstract

An approximation is carried out, to the introduction and development of the research methodology in the formation of the library science and information science professional in Cuba. The evolution of the contents of the study plans of the subject is described. Finally, the state of opinion of the students of this subject is explored, in the Faculty of Communication of the University of Havana.

Key word: Research methodology, library science, information science, vocational training.


Copyright: © ECIMED. Contribución de acceso abierto, distribuida bajo los términos de la Licencia Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Compartir Igual 2.0, que permite consultar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente y utilizar los resultados del trabajo en la práctica, así como todos sus derivados, sin propósitos comerciales y con licencia idéntica, siempre que se cite adecuadamente el autor o los autores y su fuente original.

Cita (Vancouver): Fernández Hernández S, Rivera Z. La metodología de la investigación en la formación del profesional de Bibliotecología y Ciencia de la Información. Acimed 2007;16(1). Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol16_1_07/aci10707.htm [Consultado: día/mes/año].


En un mundo cambiante y complejo, donde la información resulta imprescindible para la supervivencia y el desarrollo de la sociedad, es sumamente importante la formación de profesionales de la información. Así lo demuestra el surgimiento y evolución de escuelas especializadas pertenecientes a centros universitarios en diferentes países.

El comienzo de la enseñanza bibliotecológica, a nivel universitario, en los Estados Unidos -uno de los países más representativos del fenómeno- se sitúa a finales de los años ‘30 y principios de los ‘40 del siglo xx. Su objetivo principal era que los estudiantes adquirieran un grupo de conocimientos prácticos sobre el funcionamiento y los procesos técnicos que se realizaban en una biblioteca, debido a que dicha enseñanza, en sus inicios, presentó un carácter instrumental, condicionado por las visiones positivistas predominantes en este período. Este enfoque perduró en los planes de estudio a lo largo de toda la primera mitad del siglo xx; promovió la creación de habilidades en el trabajo bibliotecario; así como la formación de cualidades como el juicio, la flexibilidad, la psicología, el tacto y la imaginación con el propósito de mejorar el desarrollo de los servicios. En este período, se evidenció un crecimiento del interés hacia la profesión, un ejemplo de ello lo constituyó el establecimiento de la Graduate Library School de Chicago, institución académica que durante años fue la única en otorgar el Doctorado de Bibliotecología.

En el año 1962, el impulso originado por los cambios en el enfoque propició el surgimiento de la Ciencia de la Información en el marco de las conferencias del Instituto de Tecnología de Georgia, sobre la formación de profesionales en la especialidad.

Una de las definiciones más completas de este nuevo campo de saber la ofrece López Yepes en el trabajo titulado La Documentación como disciplina: teoría e historia:

“…la ciencia que investiga las propiedades y el comportamiento de la información, las fuerzas que gobiernan su flujo, y los medios para procesarla para una obtener una accesibilidad y usabilidad perfectas. Los procesos incluyen el origen, la diseminación, la recolección, la organización, el almacenamiento, la recuperación, la interpretación y el uso de la información. El campo se deriva de o esta relacionado con las matemáticas, la lógica, la lingüística, la psicología, la tecnología computacional, la investigación de operaciones, las artes gráficas, las comunicaciones, la ciencia bibliotecológica, la gerencia y otros campos”.1

En la definición, quedaron plasmados los principales campos de acción que demandaban una presencia y una reorganización en los planes de estudio; así como la vinculación de la Bibliotecología y la Ciencia de la Información (Informática, según su denominación en la extinta Unión Soviética).

Otro de los elementos novedosos fue el reconocimiento en dichos planes de estudio de la necesidad de una familiarización con los procesos de automatización, los avances tecnológicos en el ámbito informacional y la introducción de métodos de investigación.

Diversos son los criterios con respecto a la introducción de métodos de investigación en los programas de estudio de Bibliotecología. Los países donde más trabajos se han realizado sobre el tema son: Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y España.

La primera vez que se abordó la importancia netamente práctica de incluir métodos de investigación en Biblioteconomía fue en 1931, cuando Williamson publicó en Library Quarterly, un artículo donde se cuestionó la ausencia de trabajos de investigación para solucionar los problemas del servicio bibliotecario.

En este trabajo, su autor expresaba: “… en la formación del bibliotecario, es fundamental el empleo de los métodos científicos necesarios para atacar y resolver los problemas, así como el cultivo del espíritu y de la actitud científica. Tan pronto como se reconozca esto, la ciencia bibliotecaria será una realidad. Por lo tanto, no es la ausencia de temas para investigar, sino de entrenamiento y de una actitud científica entre los bibliotecarios el problema de nuestra ciencia, es la necesidad de saber descomponer en elementos los grandes problemas”.2

Marco (1994) ubicó la primera referencia sobre la enseñanza de la metodología científica como parte central del curriculum bibliotecario en el año 1953. Entre los requisitos elaborados por el Comité de Acreditación de la American Library Association (ALA), en 1972, esta materia formaba parte de cuatro grandes áreas de conocimientos que debían enseñarse, y se presentaba de la siguiente forma: “Investigación, como medio de estudio de todo lo relativo a la Biblioteconomía y Ciencia de la Información. Identificación de problemas; técnicas de investigación; diseño, recopilación y tratamiento de datos. Comunicación de los resultados de la investigación”.3

A pesar de lo establecido por la ALA, la realidad se mostraba diferente. Schur (1972) realizó un análisis de las materias que se consideraban importantes en los programas de Ciencias de la Información en 45 escuelas norteamericanas y detectó que sólo en 5 (11 %) se enseñaban métodos de investigación. La situación en las escuelas del continente euroasiático era peor, ninguna institución lo incluía en sus planes de estudio.

A finales de los años '80, las actividades relacionadas con la investigación adquirieron una mayor atención en la comunidad bibliotecaria, porque en los países donde la enseñanza de la Biblioteconomía y la Documentación tenía un carácter académico, la investigación y la publicación de sus resultados se convirtieron en factores determinantes para la evaluación curricular de los especialistas.4

Large, encargado por la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios (IFLA) y la UNESCO de confeccionar un programa modular de estudios de información, propuso un detallado plan de estudios compuesto por dos tipos de módulos: los módulos de base y los módulos opcionales, donde, entre los básicos, se encontraba uno dedicado a los métodos de investigación.

En 1987, Stephenson realizó un estudio en las escuelas norteamericanas, cuyos resultados señalaban que al menos un curso de métodos de investigación era obligatorio para el 69 % de los centros y optativo para un 31 %; sólo tres centros no ofrecían ningún curso de esta naturaleza.

Con respecto a la importancia de fomentar la enseñanza en métodos de investigación en los programas de Ciencias de la Información, Vakkari planteó que, con el dominio del método científico, los profesionales tendrían las herramientas para responder a los cambios originados por las presiones del ambiente.

Para Busha y Harter, “… aprender a dominar teóricamente las reglas básicas de la investigación y sus implicaciones prácticas crea la mejor base para el crecimiento continuo de una profesión. Entre los beneficios adicionales que pueden esperarse se encuentran el mejoramiento de las prácticas en las operaciones de la biblioteca local, una mayor capacidad para evaluar las investigaciones publicadas sobre Bibliotecología; así como un conocimiento del proceso de investigación en el que están comprometidos muchos usuarios de bibliotecas especializadas y universitarias”.4

A principios de los años '90, en el ámbito de las Ciencias de la Información -prácticamente en su totalidad- existía un criterio generalizado sobre la función decisiva de la investigación en la formación profesional, un estado de opinión respaldado por diferentes instituciones rectoras de la especialidad, como la ALA y el Institute Information Scientists (IIS).

En Cuba, no existen antecedentes de evaluación que posibiliten medir la introducción y desarrollo de la Metodología de la investigación en los planes de estudio de la carrera Bibliotecología y Ciencia de la Información. Por ello, en la presente contribución, se pretende realizar una aproximación a la siguiente interrogante: ¿Qué lugar ocupa la Metodología de la investigación en la formación del profesional en Bibliotecología y Ciencia de la Información en Cuba?

Para responder a esta interrogante, nos propusimos revelar la evolución de la Metodología de la investigación en los planes de estudio de Bibliotecología y Ciencia de la Información en Cuba; así como determinar el estado de opinión de los estudiantes en torno a la asignatura en la carrera en la Universidad de La Habana.


Métodos

Con el objetivo de conocer el estado de opinión de los estudiantes de Bibliotecología y Ciencia de la Información sobre la importancia de la asignatura Metodología de la investigación en su formación profesional y determinar las principales dificultades que presentan para aplicar lo aprendido en el período de clases, se realizó una encuesta integrada por una combinación de preguntas abiertas y cerradas, cuyas interrogantes esenciales fueron:

En consideración a que hasta hace poco tiempo la carrera se estudiaba sólo en la Universidad de La Habana y que el presente estudio es sólo una aproximación al tema, la encuesta se aplicó a los estudiantes de tercero y cuarto año de la especialidad en este centro académico.

La población entonces quedó conformada por los estudiantes de tercero y cuarto año de la carrera, del curso 2006-2007, que estudian en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

La muestra seleccionada fue de 25 estudiantes, 11 de tercer año y 14 de cuarto; no se pudo contar con la participación de estudiantes del quinto año por encontrarse en la fase final de su trabajo de diploma.

De los 25 estudiantes encuestados, 21 pertenecen al sexo femenino y sólo 4 al masculino.


Evolución de la Metodología de la investigación en los planes de estudio de Bibliotecología y Ciencia de la Información en Cuba

Aunque los estudios de Bibliotecología a nivel técnico se remontan a los cursos impartidos en el Lyceum Lawn Tennis Club y pasan por las Esuelas de Verano de la Universidad de La Habana y otros módulos de adiestramiento, no es hasta el año 1950 que se institucionalizan los estudios a nivel superior. El primer plan de estudios de la carrera, vigente hasta el 1963, tuvo como objetivos ampliar el perfil profesional y profundizar en los elementos teóricos y prácticos de la profesión.

A partir del año 1963, se aprobó un nuevo plan de estudios, pero hasta 1971, la especialidad tuvo un enfoque plenamente bibliotecario. A partir de ese momento, se amplió el perfil de la carrera para abarcar las ramas de Información Científico-Técnica, Bibliotecología y Archivología. Con el objetivo de formar profesionales en dichas ramas, abrió sus puertas la Escuela de Información Científico-Técnica subordinada a la Facultad de Humanidades de la Universidad de La Habana, ello originó el perfeccionamiento del plan anterior durante los años 1974 y 1975.

Una Comisión de Planes y Programas de la Facultad de Humanidades hacia 1976 elaboró el Plan A, que entró en vigor en el curso 1977-1978. Este tenía varios puntos débiles originados por la poca precisión de los objetivos, la insuficiente relación entre las disciplinas y la aplicación de los conocimientos teóricos.

Es por esto que, en el período 1980-1982, se confeccionó el Plan B, destinado al Curso regular diurno (CRD), dirigido al desarrollo de la actividad científica estudiantil, al defender el trabajo individual y la incorporación a la vida laboral.

Junto al plan de estudios, las entidades de información de los organismos de la Administración Central del Estado y la Comisión de Especialistas en Planes y Programas de la especialidad en la Universidad de La Habana, redactaron una serie de cualidades que debían caracterizar a un buen profesional; el conjunto de estas cualidades se conoció como El modelo del especialista. Con respecto a la investigación, se planteaba: “Realizar trabajos de investigación-desarrollo orientados a la solución de problemas básicos de los sistemas de información documentaria.”

Otro de los elementos que permitió apreciar la influencia del estado de opinión a escala mundial y el desarrollo computacional en la enseñanza bibliotecológica en Cuba fue la reelaboración en cuanto a objetivos y procedimientos de la asignatura para la formación en métodos de investigación. Con el nombre de Técnicas de investigación en información científico-técnica, 40 horas de conferencia y 32 de prácticas, tenía como principal propósito familiarizar a los estudiantes con la materia.

“Atención especial tiene para la especialidad de Información Científico-Técnica, la formación científico-ideológica de los estudiantes. Deben tener una sólida base científica, para estar en capacidad de desarrollar la labor social indisolublemente vinculada a los problemas concretos que tienen que enfrentar en los campos de la ciencia, la técnica y la cultura”.5

Con posterioridad, Cuza Téllez realizó una Propuesta de Plan C que debía analizar la Comisión de Especialistas en Planes y Programas de la Universidad de La Habana. En ella, propuso la creación de colectivos y la integración de las asignaturas y materias afines.

Al analizar el posible plan de estudios planteó que la investigación es vital en el proceso de aprendizaje. Es por esto que sugirió la inclusión de la asignatura Técnicas de investigación en los sistemas de información documentaria como parte de la disciplina Aspectos socio-psicológicos de la actividad documentaria (ASPID) ubicada en el Colectivo No. 5, titulado Sistemas de información bibliográfica.

La asignatura se impartiría en el primer semestre del segundo año y estaría enfocada hacia la aplicación de métodos y técnicas en investigación para apoyar el desarrollo de los sistemas de información documentaria en Cuba.

Debido a la evolución de la Ciencia de la Información y la Informática, las concepciones y técnicas bibliotecarias se renovaron, de ahí la necesidad de crear un nuevo plan de estudios acorde a las necesidades ambientales. Es por ello que en el período 1987-1990, se elaboró el Plan C para el curso regular diurno, en el que se consolidó la relación entre las prácticas laborales, la docencia y la actividad investigativa. Comenzó a aplicarse en el curso 1990-1991.

En este plan, se distinguían cinco disciplinas, que agrupaban las asignaturas de la especialidad según sus temáticas, en este orden aparecían: Fundamentos de la Bibliotecología y la Ciencia de la Información, Procesamiento de la información, Servicios de información, Economía y dirección; así como Técnicas y tecnologías de la información; y a la asignatura Metodología de la investigación en Bibliotecología y Ciencia de la Información, le correspondió encontrarse en la primera disciplina.

Como temáticas principales, esta asignatura presentaba las investigaciones y su ciclo en la Bibliotecología y Ciencia de la Información (BCI), el segmento teórico en las investigaciones, la etapa empírica de las investigaciones, la investigación y sus conclusiones; así como la elaboración de proyectos de investigación.

Se puede observar la diversidad y amplitud de los temas tratados en la materia, que abarca aspectos históricos, teóricos y prácticos de la investigación en la especialidad. Se dedicaba además, una parte a la preparación para la realización de proyectos de investigación donde se proveía a los estudiantes de las herramientas necesarias para efectuar sus trabajos de diploma e investigaciones en correspondencia con sus intereses profesionales.

El surgimiento de las Nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICS), y su introducción en Cuba a mediados de los años '90 originaron la necesidad de renovar el programa de estudios. En 1998, culminó el proceso de constitución del Plan C “Perfeccionado”, que profundizó en los conocimientos tecnológicos y de gestión. A partir de ese momento, a la carrera de nivel superior, en Cuba, se le denominó Bibliotecología y Ciencia de la Información.

En este plan, la asignatura Metodología de la investigación continuó formando parte de la disciplina Fundamentos de Bibliotecología y Ciencia de la Información. Se imparte en el primer semestre del tercer año de la licenciatura, tiene 64 horas clases y como evaluación más importante presenta un trabajo final donde se integran los contenidos recibidos en el semestre de clases.

Durante el estudio de la asignatura, se abordan diferentes asuntos, entre los que se encuentran el Paradigma de investigación, incluido el Paradigma cualitativo y cuantitativo; el Diseño cuantitativo de la investigación, los Instrumentos para la recopilación de la información, la Presentación de un informe, los Estudios cualitativos: características, métodos y técnicas de investigación y las etapas de diseño de la investigación.

En el próximo curso (2007-2008), se comenzará a aplicar el Plan D, resultado de un arduo proceso de análisis y valoración de la carrera hasta estos momentos, y de las tendencias mundiales en el ámbito de las Ciencias de la Información.


Estado de opinión en torno a la asignatura

A continuación, se exponen los resultados de la encuesta aplicada, según interrogantes.

  1. ¿Qué importancia tienen para usted las clases sobre Metodología de la investigación en Bibliotecología y Ciencia de la Información?

El 100 % de los encuestados consideró que las clases sobre Metodología de la investigación en BCI son muy importantes para realizar correctamente las investigaciones y proyectos en el marco académico y en el futuro ámbito laboral.

Los estudiantes plantearon que estas clases brindan los métodos y herramientas necesarias para realizar una investigación, ofrecen los elementos necesarios para resolver con claridad un problema científico, permiten organizar la información de forma precisa y son fundamentales para la confección de la tesis de grado.

Sus planteamientos muestran el nivel de conciencia alcanzado por los estudiantes de la especialidad sobre la importancia vital de la asignatura para la realización de investigaciones, y la necesidad de estas últimas en el espacio académico y profesional.

  1. ¿Cree usted que la asignatura debe tener más ejercicios de consolidación?

Para 19 estudiantes (76 %), la asignatura debería contar con más ejercicios de consolidación. Solo 6 (24 %) estudiantes opinaron que los ejercicios existentes hasta el momento eran suficientes.

  1. ¿Cuáles considera que podrían ser esos ejercicios?

De los 19 estudiantes que respondieron afirmativamente la segunda interrogante, el 63,2 % (12) afirmaron que deben realizarse clases prácticas o ejercicios que abarquen todo el contenido con la supervisión del profesor; 4 (21,1 %) propusieron la realización de más trabajos evaluativos; así como el desarrollo de investigaciones pequeñas para aplicar los contenidos y el diseño de diferentes proyectos de investigación.

Algunos de los participantes plantearon como un posible ejercicio a incorporar en la asignatura, la confección de encuestas. También, se refirió la necesidad de que los profesores de otras asignaturas facilitaran la aplicación de los conocimientos y habilidades adquiridos en esta asignatura en sus respectivas disciplinas, a partir de la orientación de investigaciones concretas en organizaciones de información.

Sólo un encuestado no propuso ningún tipo de ejercicio.

  1. ¿Cómo valora su desempeño en las actividades de ejercitación de la asignatura?

El 40 % (10 estudiantes) calificó de bueno el desempeño propio a lo largo de la asignatura, mientras que el 52 % (13) lo evaluó de regular y el 8 % (2) de mal.

De los 10 estudiantes que evaluaron de bueno su desempeño, 5 plantearon que su calificación se debe a los buenos resultados obtenidos a lo largo de la asignatura y en el trabajo final; 3 consideraron como justificación de su opinión la calidad de las clases recibidas, y todo lo aprendido en el semestre de clases. El 20 % (2) no expuso razones que explicaran su calificación.

El grupo de estudiantes que calificó de regular su desarrollo en la asignatura expresó que la falta de ejercitación de todos los contenidos, el escaso estudio individual, el enfoque principalmente teórico de las conferencias, el poco tiempo de clases en relación con su importancia y la presentación de dificultades al aplicar los contenidos constituyen las principales cuestiones que influyeron en su decisión.

Un estudiante no expresó el por qué de su evaluación.

Las justificaciones expuestas por los encuestados que calificaron de mal su transcurso por la asignatura fueron la ausencia a clases, el horario de los turnos, y por tanto, la carencia de una base sólida para ponerla en práctica.

  1. ¿En qué actividad(es) ha empleado los conocimientos adquiridos en la asignatura Metodología de la investigación?

Las actividades donde los encuestados han empleado más los conocimientos adquiridos en la asignatura de Metodología de la investigación se muestran a continuación:

Actividades

No.

Proyecto de tesis

5

Trabajos de curso

25

Elaboración de informes

22

Trabajos para el forum

10

Al observar las cifras, puede apreciarse la significación de las clases de Metodología de la investigación en el desarrollo y formación de los futuros profesionales de la información. Un elemento sobre el que se debe trabajar más es la participación de los estudiantes en la Jornada Científica (Forum) de la Facultad, espacio para la exposición y discusión de los estudios e investigaciones realizadas por sus estudiantes, sólo 10 de los encuestados han presentado algún trabajo en dicha jornada.

No se enunció ninguna actividad adicional a las propuestas en la encuesta.

  1. ¿Cuáles son las dificultades que ha debido enfrentar al poner en práctica los conocimientos adquiridos en la materia?

A continuación se muestra una tabla donde se exponen las dificultades que han debido enfrentar los estudiantes para aplicar los conocimientos obtenidos en la asignatura.

Dificultades

No.

Definir una hipótesis

5

Elaborar la pregunta de investigación

3

Formular objetivos generales

3

Plantear objetivos específicos

2

Operacionalizar las variables

2

Identificar el tipo de investigación

1

Justificar un proyecto

1

Aplicar métodos de análisis de información

1

Organizar los elementos metodológicos

1

Las principales razones expuestas para justificar las dificultades fueron la falta de ejercitación y la poca bibliografía disponible sobre la materia.

El 8 % no hizo ninguna acotación al respecto.

  1. ¿Qué contenidos cree usted que deben tratarse con mayor profundidad en la asignatura?

Como era de esperar, varias de las dificultades señaladas anteriormente constituyen propuestas de contenidos a profundizar en la asignatura.

Contenidos

No.

Formulación de la hipótesis

8

Investigaciones cualitativas

6

Redacción de la pregunta de investigación

5

Formulación de objetivos específicos

5

Identificación de variables

4

Definición del problema de investigación

4

Determinación de objetivo general

4

Operacionalización de las variables

4

Elaboración del marco teórico

3

Elaboración de la tesis de graduación

1

Otro resultado de la pregunta 7 fue una serie de sugerencias, entre ellas, incrementar las actividades de consolidación y las posibilidades de aplicación de los conocimientos adquiridos en diferentes medios, así como impartir la asignatura en dos semestres de clases para poder profundizar en los contenidos de mayor dificultad.

El 16 % de la muestra (4 estudiantes) no propuso ningún contenido.


Conclusiones

En Cuba, la asignatura Metodología de la investigación formó parte por primera vez de los planes de estudio de Bibliotecología y Ciencia de la Información en 1976. Desde ese momento a la actualidad, ha evolucionado en sus concepciones, temáticas a desarrollar, y hasta en su forma de denominarse.

La encuesta aplicada mostró las principales dificultades que presentan los estudiantes para aplicar lo aprendido en la asignatura, los contenidos que, en su consideración, deben profundizarse durante la asignatura y las actividades en que se han empleado.

A partir del análisis de la encuesta, se determinó que la Metodología de la investigación en Bibliotecología y Ciencia de la Información es una asignatura base para realizar cualquier tipo de investigación con rigor científico, porque brinda los métodos, técnicas y conocimientos que posibilitan su desarrollo. Es, por tanto, una materia muy útil en el marco académico y en el espacio profesional, donde la investigación se ha convertido en uno de los elementos más significativos.


Referencias bibliográficas

  1. Guzmán Gómez M. El fenómeno de la interdisciplinariedad en la Ciencia de la Información : contexto de aparición y posturas centrales. Acimed 2005;13(3). Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol13_3_05/aci04305.htm [Consultado: 9 de marzo del 2007].
  2. Williamson CC. The place of research in library service. Library Quarterly 1931;1:1-17.
  3. Delgado López-Cózar E. ¿Por qué enseñar métodos de investigación en las facultades de Biblioteconomía y Documentación. Disponible en: http://www.um.es/fccd/anales/ad04/a03metinv.pdf [Consultado: 9 de marzo del 2007].
  4. Busha CH. Métodos de investigación en Bibliotecología: Técnicas e interpretación. México DF: Universidad Nacional Autónoma de México; 1990.
  5. Cuza Téllez de Girón MC. Análisis del perfeccionamiento del plan de estudios del Curso Regular Diurno y avances del perfeccionamiento del Curso Regular para Trabajadores de la especialidad de Información Científico-Técnica y Bibliotecología de la Universidad de La Habana. Actualidades de la Información Científico-Técnica 1986;1(126):11-26.

Recibido: 8 de mayo del 2007. Aprobado: 21 de mayo del 2007.
MsC. Zoia Rivera. Departamento de Bibliotecología y Ciencia de la Información. Facultad de Comunicación. Universidad de La Habana. Calle G No.506 entre 21 y 23. El Vedado. Plaza de la Revolución. Ciudad de La Habana. Cuba. CP 10400. Correo electrónico: zoia@infomed.sld.cu

* Versión de la ponencia presentada en el Forum Estudiantil de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, realizado en la sede de la institución el día 18 de abril del 2007.
1
Estudiante de Tercer Año de la Carrera de Bibliotecología y Ciencia de la Información.
2 Máster en Comunicación. Profesora Auxiliar. Bibliotecología y Ciencia de la Información. Facultad de Comunicación. Universidad de La Habana.

Ficha de procesamiento

Términos sugeridos para la indización


Según DeCS1

INVESTIGACIÓN/métodos; EDUCACIÓN PROFESIONAL; BIBLIOTECOLOGÍA.
RESEARCH/METHODS; EDUCATION, PROFESSIONALS; LIBRARY SCIENCE.

Según DeCI2

INVESTIGACIÓN/métodos; EDUCACIÓN; BIBLIOTECOLOGÍA; CIENCIAS DE LA INFORMACIÓN.
RESEARCH/METHODS; EDUCATION; LIBRARY SCIENCE; INFORMATION SCIENCE.

1 BIREME. Descriptores en Ciencias de la Salud (DeCS). Sao Paulo: BIREME, 2004. Disponible en: http://decs.bvs.br/E/homepagee.htm
2 Díaz del Campo S. Propuesta de términos para la indización en Ciencias de la Información. Descriptores en Ciencias de la Información (DeCI). Disponible en: http://cis.sld.cu/E/tesauro.pdf

Índice Anterior Siguiente