Indice Anterior Siguiente
Revista Cubana Aliment Nutr 1996;10(1)
Instituto de Gastroenterología

Evaluación antropométrica nutricional de enfermos celiacos

Adelaida Rodríguez Miranda,1 Elena Sampere Díaz2 y Troadio González Pérez3

 

  1. Especialista de I Grado en Nutrición. Investigadora Agregada. Instituto de Gastroenterología.
  2. Licenciada en Bioquímica. Investigadora Agregada. Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos.
  3. Doctor en Ciencias Médicas. Especialista de II Grado en Fisiología Humana. Investigador Titular. Profesor Titular. Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos.

RESUMEN

El objetivo de este trabajo fue conocer el estado nutricional de un grupo de individuos a los cuales se les diagnosticó una enfermedad celiaca en edades pediátricas y se les orientó el más estricto cumplimiento de un conjunto de consejos alimentarios. Se estudiaron los valores de peso para talla, peso para edad, talla para edad, índice de masa corporal y porcentaje de grasa corporal total en 23 pacientes tratados en el Instituto de Gastroenterología. En los adolescentes ninguno de los valores individuales de peso para talla, peso para edad, talla para edad e índice de masa corporal estuvo por debajo del punto crítico, mientras los valores de porcentaje de grasa corporal total fueron iguales o superiores al punto crítico en la mayoría de los sujetos. Por el contrario, en la mayor parte de los adultos el peso para talla fue deficitario. Según el índice de masa corporal y el porcentaje de grasa, los 2 adultos varones tenían bajo peso; 5 de las 8 mujeres adultas tenían bajo peso según el índice de masa corporal y 2 según el porcentaje de grasa corporal total. Los resultados satisfactorios en los adolescentes llevan a la conclusión de que la dietoterapia favoreció el estado nutricional de ese grupo.

Palabras clave: ENFERMEDAD CELIACA/diagnóstico; ENFERMEDAD CELIACA/dietoterapia; ESTADO NUTRICIONAL; ANTROPOMETRIA.

INTRODUCCION

La enfermedad celiaca (EC) es causa de diarrea crónica y desnutrición, y se caracteriza por malabsorción, trastornos del crecimiento y lesiones específicas, pero no patognomónicas, de la mucosa del intestino delgado (ID). Las manifestaciones clínicas y las alteraciones del tejido de este órgano mejoran tras eliminar por completo el gluten contenido en el trigo y otros cereales de la dieta.

La desaceleración del crecimiento se observa en niños cuando no siguen la dieta y se mantienen las diarreas,1 y muchos la atribuyen a la malabsorción.2,3 Hay estudios que demuestran una respuesta insuficiente de la hormona de crecimiento en pruebas sensibilizadas4,5 y bajos niveles de somatomedina en estos enfermos.6 La baja estatura por sí sola debe hacer pensar en EC asintomá tica.3,4,6,7

El tratamiento se basa en la eliminación del gluten contenido en el trigo, cebada, centeno y avena. Tal dieta, simple en teoría, es difícil en la práctica debido a la falta de colaboración del paciente, y lo más importante, a la variedad de alimentos que pueden contener gluten en forma "enmascarada", como helados, caramelos, choco late y otros.

Otra causa del fracaso de la dieta es que el paciente ve suprimido para siempre productos de consumo habitual, tales como: pan, galletas, croquetas elaboradas con harina de trigo, pastas alimenticias, embutidos, productos como sopas en polvo, dulces de harina, productos de pastelería, bizcochos, barquillos, flanes, natillas, helados, y cualquier producto industrial como el chocolate si el fabricante no especifica que no contiene gluten, alimentos malteados y bebidas preparadas con cereales (maltas y cervezas).

El cumplimiento de la dieta por el paciente celiaco durante toda la vida requiere una adecuada información de la enfermedad al paciente y sus familia res desde la infancia, con énfasis en la repercusión de ésta sobre el estado nutricional.

El objetivo de este trabajo fue conocer el estado nutricional de un grupo de individuos a los cuales se les diagnosticó una EC en edades pediátricas, y se les orientó el más estricto cumplimiento posible de un conjunto de consejos alimentarios.

MATERIAL Y METODO

Se citaron al Instituto de Gastroenterología los casos diagnosticados de EC en edades tempranas de la vida y acudieron 23 pacientes (7 varones y 16 hembras), entre 12 y 23 años de edad. Se conformaron 2 grupos: uno de 12 a 19 años (adolescentes) y otro de 20 a 23 años (adultos).

Se midió el peso, la estatura, y los pliegues cutáneos de las regiones del bíceps y el tríceps en el brazo derecho. Se evaluó el peso para talla, peso para edad, talla para edad de los adolescentes y el peso para talla de los adultos con respecto a las tablas de referencia para la población cubana.8-10 Se calculó el índice de masa corporal (IMC)11,12 y el porcentaje de grasa corporal.13 La composición corporal se estimó por las ecuaciones de predicción de Durnin y Womersley14 y Johnston.15 Se distribuyeron los valores de peso para talla, peso para edad y talla para edad, según los canales percentilares de las tablas de referencia.8-10

RESULTADOS

En el grupo de las adolescentes se observa una tendencia al sobrepeso según el criterio de Bray en relación con el porcentaje de grasa corporal total12 (tabla 1). En los adolescentes varones se observa, a diferencia de las hembras, valores de bajo porcentaje de grasa (tabla 2).
TABLA 1. Algunas características físicas de adolescentes celiacos del sexo femenino (n = 8)
 
Desviación
 
Variable
Media típica
Mediana
Recorrido
Peso (kg)
47,2
7,7
48,2
31,3-56,5
Estatura (cm)
155,5
7,2
157,5
146,0-163,0
Pliegue bíceps (mm)
6,3
1,8
6,7
3,8-9,2
Pliegue tríceps (mm)
14,1
4,2
14,2
8,2-19,8
IMC (kg/m2)
19,4
2,3
19,7
14,7-22,0
% de grasa
25,7
3,6
26,9
19,4-29,2
TABLA 2. Algunas características físicas de adolescentes celiacos del sexo masculino (n = 5)
 Variable
Media
Desviación típica
Mediana
Recorrido
Peso (kg)
58,8
14,0
63,5
34,0-69,0
Estatura (cm)
168,0
13,2
172,0
145,0-179,0
Pliegue bíceps (mm)
4,2
0,9
4,0
3,4-5,8
Pliegue trícep (mm)
8,5
3,3
7,6
5,2-14,2
IMC (kg/m2)
20,4
2,6
21,0
16,2-23,3
% de grasa
15,9
4,0
14,2
12,0-20,3
La distribución de los valores de peso para talla en los adolescentes de uno y otro sexos muestra que este indicador de desnutrición aguda no está afectado, pues el mayor número de individuos se halla entre los percentiles 50 y 75 (tabla 3).

TABLA 3. Distribución de los valores de peso para talla, peso para edad y talla para edad de adolescentes celiacos, según los percentiles de referencia para la población cubana

Percentiles de referencia
Peso para talla
Peso para edad
Talla para edad
<10
1
0
1
10<25
1
0
0
25<50
2
3
2
50<75
7
4
5
75<90
2
5
3
³90
0
1
2
Total
13
13
13
En la distribución de los valores de peso para edad de los adolescentes no hay ningún individuo por debajo del percentil 25; por el contrario, se aprecia una tendencia hacia valores altos, más marcada en los varones.

Con respecto a los valores de talla para edad de los adolescentes, no hay evidencia de desnutrición crónica; en los varones hay un desplazamiento hacia tallas superiores a la mediana de la población de referencia.9

Todos los adolescentes tienen valores de IMC iguales o superiores al punto crítico inferior correspondiente.

Con respecto al porcentaje de masa corporal, 7 de las 8 muchachas están por encima del punto crítico inferior y de éstas, 6 tienen sobrepeso; 3 de los 5 varones tienen peso bajo y 2 sobrepeso.

En cuanto a los adultos, el recorrido de los valores de estatura de las mujeres celiacas es aceptable con respecto a las tablas de referencia16 (tabla 4); los 2 hombres tienden a ser altos (tabla 5).

TABLA 4. Algunas características físicas de las mujeres celiacas (n = 8)
 Variable
Media
Desviación típica
Mediana
Recorrido
Peso (kg)
46,9
6,0
45,4
36,0-55,4
Estatura (cm)
157,6
7,5
156,5
149,0-173,0
Pliegue bíceps (mm)
5,4
1,8
5,2
3,6-9,2
Pliegue tríceps (mm)
13,0
2,7
12,8
8,8-16,4
IMC (kg/m2)
18,8
1,4
18,7
16,2-21,2
% de grasa
22,7
3,4
22,7
17,3-27,6
TABLA 5. Algunas características físicas de los 2 hombres celiacos
Variable
Individuo I
Individuo II
Peso (kg)
54,5
56,8
Estatura (cm)
174,0
183,0
Pliegue bíceps (mm)
2,8
5,8
Pliegue tríceps (mm)
3,2
4,8
IMC (kg/m2)
17,0
18,0
% de grasa
9,3
11,2
La evaluación del peso para talla de los adultos revela que los 2 hombres tienen un peso "bajo crítico", es decir, grados III o IV de las tablas de referencia.10 Solo una de las 8 mujeres tiene un peso aceptable; 4, peso "bajo" (grados I o II); y 3, peso "bajo crítico" (grado III o IV).

Referente al IMC y el porcentaje de grasa de los adultos, los 2 varones tienen peso bajo. Cinco de las 8 mujeres tienen peso bajo según el IMC y 2 según el porcentaje de grasa corporal.

DISCUSION

Los enfermos celiacos son incapaces de digerir una de las fracciones del gluten presente en algunos cereales: la gliadina1,17 y como consecuencia de ello, a nivel de la pared del ID resultan activados mecanismos inmunológicos que producen un daño más o menos intenso de la mucosa intestinal.18 Se plantea que esto está condicionado genéticamente.19

En individuos susceptibles a padecer de EC, ésta no se desarrolla si se evita la puesta en contacto con la gliadina. Esto sólo es posible si se cumple rigurosamente un conjunto de consejos dietéticos que permitan satisfacer las necesidades energético-nutricionales y al mismo tiempo no ingerir la sustancia prohibida.

En un estudio de 43 niños celiacos que no seguían correctamente la dietoterapia se encontraron valores atípicos de peso para edad, talla para edad y peso para talla.2 En otro estudio de 16 adolescentes entre 12 y 18 años de edad, se halló que se encontraban por debajo de la normalidad según esos indicado res, y los investigadores llegaron a la conclusión que los resultados se debían a un diagnóstico tardío, a un bajo nivel socioeconómico y al inadecuado cumplimiento de la dieta.20 De lo anterior podemos inferir que nuestros adolescentes cumplieron los consejos dietéticos dados.

El hecho de que no ocurra así en todos los enfermos si se tienen en cuenta los resultados del porcentaje de grasa corporal total, puede deberse a que este último indicador es más sensible y potente que los primeros.

Si se toman como referencia los valores de peso para talla, se encuentra que casi todos los pacientes adultos tienen bajo peso corporal y, más aún, la mitad de ellos está en un nivel crítico.

Pudiera pensarse que en los adultos celiacos, por el mayor tiempo de evolución de la enfermedad, el organismo fue afectado con mayor intensidad que en los adolescentes. Sin embargo, al comparar la talla de los adultos de nuestro grupo con las tablas de la población cubana,16 todos estuvieron en el interva lo normal, lo que indica que estos enfermos no manifiestan un estado de desnutrición crónica por no estar comprometida la talla, y hace pensar en una desnutrición aguda por una disminución de la ingesta de alimentos en un período reciente.

Los cuidados familiares son importantes para lograr un buen estado de nutrición, sobre todo si se trata de individuos jóvenes. En Cuba suele prestarse atención alimentaria preferente hacia los adolescentes en relación con los adultos que integran un mismo núcleo familiar. Tal vez esto, de alguna manera, haya influido también en las diferencias halladas en algunas variables entre el grupo de adolescentes y el de adultos.

Nunca se insistirá lo suficiente en que lo más importante para un enfermo celiaco es el cumplimiento de los consejos dietéticos, que de no seguirse, determinarán daños en la mucosa y disminuirá el potencial digestivo de absorción a tal grado que comprometa el estado de nutrición del individuo, lo que ocasiona, a largo plazo, un deterioro de la talla en la niñez y la adolescencia; en materia de crecimiento físico, el tiempo perdido no se recupera.

Los resultados satisfactorios obtenidos en los adolescentes llevan a la conclusión de que la dietoterapia favoreció el estado nutricional de ese grupo.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Lebenthal E. Gastroenterología y nutrición en Pediatría. Barcelona: Salvat, 1985:975-88.
  2. Radzikowski A, Kulus M, Krauze A, et al. Growth, bone age and nutritional status in neglected coeliac disease. Mater Med Pol 1991;23:146-50.
  3. Bonamico M, Scire G, Mariani P, et al. Short stature as the primary manifestation of monosymptoma tic celiac disease. J Pediatr Gastroenterol Nutr 1992;14:12-6.
  4. Cacciari E, Salardi S, Lazzari R, et al. Short stature and celiac disease: a relationship to consider even in patients with no gastrointestinal tract symptoms. J Pediatr 1983;103:708-11.
  5. Hernández M, Argente J, Navarro A, et al, Growth in malnutrition related to gastrointestinal disease: coeliac disease. Horm Res 1992;38:79-81.
  6. Stenhammar L, Fällström SP, Jansson G, et al. Coeliac disease in children of short stature without gastrointestinal symptoms. Eur J Pediatr 1986;145:185-6.
  7. Corera M, Villate A, Igea J, et al. Celiac disease and short stature in children. An Esp Pediatr 1992;37:304-6.
  8. Esquivel M, Rubí A. Curvas nacionales de peso para la talla: su uso clínico y epidemiológico. Rev Cubana Aliment Nutr 1989;3:132-42.
  9. Jordán JR. Desarrollo humano en Cuba. La Habana: Editorial Científico Técnica, 1979:282.
  10. Berdasco A, Romero JM. Valores críticos de peso para la talla en la población cubana adulta. Rev Cubana Med 1991;30:26.
  11. Rolland-Cachera MF, Deheeger M, Guilloud-Baille M, et al. Tracking the development of adiposity from one month of age to adulthood. Ann Hum Biol 1987;14:219-29.
  12. Bray GA. Clasificación y valoración de las obesidades. Clin Med Norteam 1989;73:191-219.
  13. Bray GA, Davidson MB, Drenick EJ. Obesity: a serious symptom. Ann Intern Med 1972;77:797-805.
  14. Durinn JVGA, Womersley J. Body fat from total body density and its estimation from skinfold thickness measurements on 481 men and women aged from 16 to 62 years. Br J Nutr 1974;32:77-97.
  15. Johnston FE, Paolone AN, Taylor HL, Schell LM. The relationship of body fat weight determined densitometrically to relative weight and triceps skinfold in american youths, 12-17 years of age. Am J Phys Anthropol 1982;57:1-6.
  16. Berdasco A, Romero JM. Analysis and interpretation of Cuban adult anthropometry variables. Rome: FAO, 1992:1-120.
  17. Rojas E. Dietética. Principios y aplicaciones. CEA. 1985: 173.
  18. Murr C, Ellemunter H, Oberhuber G, et al. Gliadin IgA antibodies in diagnosis of celiac disease in childhood. Wien Klin Wochenschr 1992;104:418-22.
  19. Kagnoff MF. Celiac disease. A gastrointestinal disease with environmental, genetic and immunologic components. Gastroenterol Clin North Am 1992;21:405-25.
  20. Chávez E, Ceresa S, Guevarra G, et al. Celiac disease in adolescents. Rev Chil Pediatr 1991;62:238-41.
Recibido: 16 de mayo de 1995. Aprobado: 27 de junio de 1995.

Dra. Adelaida Rodríguez Miranda. Instituto de Gastroenterología. Calle 25 e I, municipio Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana 10400, Cuba.

Indice Anterior Siguiente