Indice Anterior Siguiente
Revista Cubana Aliment Nutr 1996;10(1)
Hospital Pediátrico Docente de Centro Habana

Evaluación del estado nutricional en un grupo de niños asmáticos

Gladys Abreu Suárez,1 José A. González Valdés,2 Maggie Torriente Valle,3 Aurelia Pérez Brunet4 y Leonardo Vega Cisneros5
 
  1. Especialista de II Grado en Pediatría. Profesora Asistente de Pediatría. Facultad Cira García. Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.
  2. Especialista de II Grado en Pediatría y Administración de Salud. Profesor Titular de Pediatría. Facultad Cira García. Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.
  3. Especialista de I Grado en Pediatría.
  4. Especialista de I Grado en Pediatría. Profesora Asistente de Pediatría. Facultad Cira García. Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.
  5. Especialista de II Grado en Fisiología. Instructor de Fisiología. Facultad Julio Trigo. Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.

RESUMEN

Con el objetivo de evaluar la repercusión del asma bronquial sobre el estado nutricional, se efectuó un estudio transversal en 180 niños asmáticos de uno y otro sexos, entre 7 y 15 años de edad, atendidos en la consulta externa del Hospital Pediátrico Docente de Centro Habana, en los que predominaban los grados moderado y severo de asma. Se midieron el peso, la talla y el grosor de los pliegues tricipital y subescapular. Según el peso para talla, se detectó malnutrición por defecto en el 6 % de los niños de uno y otro sexos, y la obesidad fue más frecuente en los varones; sin embargo, el grosor de los pliegues fue mayor en las niñas. La clasificación de los pacientes según los canales de percentiles de peso para talla y de pliegue tricipital, mostró una relación significativa. Nuestros resultados no demostraron afectación nutricional en los niños asmáticos estudiados.

Palabras clave: ASMA/clasificación; ESTADO NUTRICIONAL; IGE/análisis.

INTRODUCCION

El asma, enfermedad crónica muy frecuente en la infancia,1 tiene una alta prevalencia en nuestro medio; se invocan en ella varios factores que influyen negativamente sobre el crecimiento y desarrollo: hipoxia hística, aumento del trabajo respiratorio y acidosis, infecciones activas, factores nutricionales, factores emocionales, así como aquéllos asociados al tratamiento esteroideo.2-4

Se ha informado que la mayoría de los asmáticos moderados y severos se ubican por debajo del percentil 50 de las tablas de referencia de peso para edad y talla para edad.5 En algunos individuos se presenta bajo peso corporal asociado a retardo de la talla.3

El objetivo de este estudio fue evaluar la repercusión del asma bronquial sobre el estado nutricional de un grupo de niños asmáticos asistentes a nuestra consulta.

MATERIAL Y METODO

Se evaluaron en un corte transversal 180 niños asmáticos, 96 varones y 84 hembras, entre 7 y 15 años de edad, atendidos en la consulta externa del Hospital Pediátrico Docente de Centro Habana. Se les clasificó de acuerdo con la severidad del asma, tiempo de evolución de la enfermedad y determinación de inmunoglobulina E sérica (IgE) total según UMELISA IgE.6

En el estudio se realizó espirometría "MICROSPIRO HI 298 Chest Co" y se consideraron como normales los valores por encima del 80 % para capacidad vital forzada (FVC), volumen espiratorio forzado en un segundo (FEV1), tasa máxima -media de flujo (FEV1 %) y superiores al 75 % para MMFR, de acuerdo con los predichos según el sexo, la edad y la talla. Se tomó el peso en kilogramos y el grosor de los pliegues tricipital y subescapular en milímetros según el Programa Biológico Internacional. Se consideraron desnutridos los niños ubicados por debajo del percentil 3 (canal 1) del peso para la talla o de los pliegues grasos; delgados, los ubica dos entre los percentiles 3 y 10 (canal 2), sobrepeso, los ubicados entre los percentiles 90 y 97 (canal 7); obesos, aquéllos por encima del percentil 97 (canal 8) y normopesos, los restantes niños.7-9

A cada variable se le calcularon las medias y desviaciones estándar. Se utilizó prueba de comparación de medias y prueba de chi-cuadrado.

RESULTADOS

La muestra incluyó fundamental mente pacientes con un marcado grado de severidad del asma. En el 15 % de los niños se encontró un asma modera da y en el 57,1 % un asma severa.

En el 82 % de los niños se refirió un tiempo de evolución de 5 años o más.

Se hallaron resultados patológicos en las pruebas respiratorias del 40 % de los niños y predominaron los trastornos ventilatorios obstructivos. La concentración de IgE sérica total se encontró elevada en el 75 % de los pacientes.

Las medias de peso para cada edad y sexo se presentan en las tablas 1 y 2. En la tabla 3 se distribuyen los niños según los canales de referencia de peso para talla. La mayoría de los individuos estudiados están situados entre los percentiles 10 y 90, considerados como los límites aceptables; en los varones se observa mayor tendencia a la obesidad, o sea, a valores superiores al percentil 97.

TABLA 1. Medias de peso según la edad, sexo femenino
Edad
Medias
(años)
No.
(kg)
DE
7
9
27,40
4,27
8
7
26,30
6,06
9
7
29,97
4,70
10
6
32,86
9,70
11
10
35,40
9,60
12
17
41,60
9,36
13
15
46,10
11,30
14
6
53,00
8,40
15
7
51,30
12,15
TABLA 2. Medias de peso según la edad, sexo masculino
 
Edad
Medias
(años)
No.
(kg)
DE
7
5
23,30
9,90
8
16
29,05
5,15
9
10
26,86
4,43
10
13
33,07
4,70
11
13
34,80
8,23
12
15
42,50
9,90
13
8
41,30
6,90
14
12
40,10
6,30
15
4
46,80
10,80
TABLA 3. Distribución de los niños según los canales de peso para talla de acuerdo con el sexo
 
 
SEXO
 
 
Femenino
Masculino
Total
P/T
n=84
n=96
n=180
percentiles
%
%
%
<3
5,9
6,2
6,1
3<10
3,5
9,3
6,6
10<25
11,9
8,3
10,0
25<50
22,7
23,9
23,3
50<75
23,8
19,7
21,6
75<90
15,4
14,5
15,0
90<97
13,0
7,2
10,0
³97
3,5
10,4
7,3
Total
100,0
100,0
100,0
La media general para el pliegue tricipital fue de 12,85 ± 6,77 mm, muy cercana al valor de 13 mm, que según Gurney (citado por Jordán), es el punto crítico de la obesidad.10 Para cada edad, las niñas tienen valores mayores de pliegue tricipital que los niños, tal como se refiere por otros autores.7,11,12 En nuestro estudio los valores de las medias de pliegue tricipital de las niñas aumen tan gradualmente de acuerdo con la edad, pero no se halla así en los varones (tablas 4 y 5).
TABLA 4. Medias de pliegue tricipital según la edad, sexo femenino
 
Edad
Medias
(años)
No.
(mm)
DE
7
9
12,90
5,47
8
7
12,45
5,01
9
7
13,42
6,54
10
6
14,23
6,16
11
10
15,90
10,20
12
17
15,20
8,01
13
15
16,70
7,10
14
6
18,20
9,90
15
7
19,90
4,90
TABLA 5. Distribución de las medias de pliegue tricipital según la edad, sexo masculino
 
Edad
Medias
(años)
No.
(mm)
DE
7
5
8,20
3,82
8
16
12,49
4,90
9
10
8,18
2,13
10
13
11,60
5,80
11
13
11,89
8,45
12
15
10,60
3,60
13
8
13,70
5,10
14
12
8,48
2,20
15
4
6,75
3,98
La clasificación de los pacientes según los canales percentilares de peso para talla y de pliegue tricipital reveló una relación significativa para las niñas y los niños (p < 0,001) (tablas 6 y 7).
TABLA 6. Distribución de frecuencia de las niñas según los canales de peso para talla y los canales de pliegue tricipital
 
Peso para talla
Pliegue tricipital
Total
1
2
3
4
5
6
7
8
No.
1
0
0
1
1
2
0
0
1
5
2
0
0
1
2
0
0
0
0
3
3
1
1
0
1
0
3
1
3
10
4
2
0
0
0
3
8
2
4
19
5
0
0
0
3
5
5
4
3
20
6
0
0
0
0
2
2
5
4
13
7
0
0
0
1
0
2
1
7
11
8
0
0
0
0
0
0
0
3
3
Total
3
1
2
8
12
20
13
25
84
TABLA 7. Distribución de frecuencia de los niños según los canales de peso para talla y los canales de pliegue tricipital
 
Peso para talla
Pliegue tricipital
Total
1
2
3
4
5
6
7
8
No.
1
1
0
0
0
2
3
0
0
6
2
0
0
1
1
2
3
1
1
9
3
2
0
0
1
0
3
2
0
8
4
1
0
0
2
8
8
3
1
23
5
0
0
0
2
6
7
3
2
19
6
0
1
0
1
3
2
5
1
14
7
0
0
0
0
1
1
3
2
7
8
0
0
0
0
0
0
2
8
10
Total
4
1
1
7
22
27
19
15
96
El pliegue subescapular también mostró tendencia a ser mayor en las niñas pero no se halló relación con los canales de peso para talla.

DISCUSION

En Australia, Martin encontró en pacientes asmáticos de 14 años de edad, medias de peso corporal inferiores en aquéllos con formas moderadas y severas de la enfermedad, esteroideode pendientes.13 Las niñas de nuestro estudio tienen medias de peso semejantes a las del grupo control de niñas sanas australianas, pero en nuestros varones las medias de peso son inferiores; no obstante, hay que tener en cuenta que son poblaciones diferentes y que no hemos considerado la estatura y el grado de madurez sexual que han alcanzado esos niños, elementos relacionados con el peso corporal.11,13

En niños asmáticos de Ciudad de La Habana se ha informado baja frecuencia de desnutrición y sólo en un estudio se destaca la obesidad en el 14,0 % de ellos (Sordo ME, Batista R. Algunos aspectos del desarrollo físico en niños asmáticos. Trabajo para optar por el título de Especialista de Higiene Escolar. La Habana, 1983).

En la literatura extranjera, Grumach informó un solo niño asmático por debajo del percentil 3 de peso para edad, aunque encontró diferencias en cuanto a la severidad de la enfermedad, pues el 78 % de los asmáticos graves y el 55 % de los moderados estaban situados en un percentil igual o inferior al 50.5 En nuestro estudio sólo el 36,5 % de las niñas y el 47 % de los varones con asma severa se situaron en un percentil igual o inferior al 50.

La correlación significativa entre los valores percentilares de peso para talla y los de pliegue tricipital ha sido informada también en adolescentes europoides entre 12 y 16 años de edad, aparentemente sanos, en Ciudad de La Habana. (Díaz Alvarez M. Desarrollo físico y sexual y aspectos psicosexuales en adolescentes varones. Trabajo para optar por el título de Especialista en Pediatría. La Habana, 1983.)

En conclusión, los niños asmáticos de nuestro estudio no mostraron afectación del estado nutricional.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Berhman R, Kiegman R. Nelson textbook of Pediatrics. 14ed. Philadelphia: W.B.Saunders, 1994: 587- -96.
  2. Phelan PD. Respiratory illness in children. 3ed. London: Blackwell Scientific, 1990:108-67.
  3. Ferguson AC, Murray AB, Wa Jun T. Short stature and delayed skeletal maturation in children with allergic disease. J Allergy Clin Immunol 1982;69(5):461-6.
  4. Hauspie R, Susanne C, Alexander F. Maturational delay and temporal growth retardation in asthmatic boys. J Allergy Clin Immunol 1977;59(3):200-6.
  5. Grumach AA, Carneiro Sampaiao MMS, Lima JL, Regis M, Marcondes E. Curva de crecimiento en niños asmáticos. Allergol Immunopathol 1985;13(3):221-8.
  6. Rodríguez de la Vega A, Fernández Yero E, Lagomasino J, Julien Zamora M. Determinación de inmunoglobulina E (IgE) en pacientes asmáticos. Rev Cubana Med 1984:23:535-40.
  7. Esquivel M, Rubí A. Algunas consideraciones acerca de los valores de las áreas del músculo y grasa del brazo en niños cubanos. Rev Cubana Aliment Nutr 1990;4(2):241-51.
  8. Esquivel M, Berdasco A, Gutiérrez JA, Jiménez JA, Mesa D, Posada E, et al. Valores de pliegues grasos en niños y adolescentes cubanos. I Pliegue tricipital. Rev Cubana Pediatr 1994;66(3):135-42.
  9. . Valores de peso para la talla en niños y adolescentes de 0 a 19 años, Cuba, 1982. Rev Cubana Pediatr 1989;61(6):833-48.
  10. Jordán J. Desarrollo humano en Cuba. La Habana: Editorial Científico Técnica, 1979:101-205.
  11. Alonso R. Somatotipo y desarrollo sexual. Rev Cubana Pediatr 1989;61(3):334-40.
  12. Alonso R, Aguilar E, Razón R. Estudio longitudinal de las características somáticas en escolares asmáticos. Rev Cubana Pediatr 1989;61(4):525-42.
  13. Martin AF, Landau LI, Phelan P. The effect on growth of childhood asthma. Acta Paediatr Scand 1981;70:683-8.
Recibido: 2 de mayo de 1995. Aprobado: 5 de junio de 1995.

Dra. Gladys Abreu Suárez. Hospital Pediátrico Docente de Centro Habana. Benjumeda y Morales, municipio Cerro, Ciudad de La Habana, Cuba.

Indice Anterior Siguiente