Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Aliment Nutr 1997;11(2):137-138

Registro sanitario de alimentos, cosméticos, artículos de aseo y uso personal

¿En qué se fundamenta su creación?

Los alimentos -al igual que los cosméticos- representan un capítulo decisivo y problemático del comercio internacional, y su calidad depende directamente de las prácticas comerciales generales, la legislación y las prácticas de control sanitario vigentes en cada país.

Es cada vez mayor en el mundo la preocupación por la inocuidad, la contaminación del medio, la adulteración, las prácticas comerciales deshonestas en relación con la calidad, cantidad de presentación del producto, las pérdidas y, en general, la mejora de la calidad de la alimentación y el estado de nutrición de la población. Por ello el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) estableció en el Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos (INHA) desde 1993, el Registro Sanitario de Alimentos, Aditivos, Cosméticos, Artículos de aseo y uso doméstico -en lo adelante Registro Sanitario-, para de conjunto con la Inspección Sanitaria Estatal (ISE) efectuar el control higiénico-sanitario o control higiénico-nutricional de estos productos en el territorio nacional.

La existencia del Registro Sanitario se justifica en Cuba por las siguientes razones:

Permite el conocimiento inicial de un producto a su entrada por vez primera o al ser producido por vez primera para su comercialización en el territorio nacional, mediante evaluación por un grupo de personas calificadas -Comité de Expertos-, pertenecientes al Centro de Referencia Nacional -INHA-, que a su vez es Centro Colaborador de la OMS y cuenta con laboratorios acreditados y reconocidos internacionalmente.

?Qué es el Registro Sanitario y qué objetivos persigue?

Para aprobar y consolidar un producto como apto para el consumo humano, se requiere la comprobación de las características físicas, químicas, biológicas, toxicológicas, etcétera, así como la ejecución de análisis de laboratorio, la correspondencia con las normas sanitarias vigentes y la presentación de certificados sanitarios de las autoridades competentes. Todo este proceso se denomina Registro.

El Registro Sanitario del MINSAP es independiente del Registro Veterinario y del Registro Fitosanitario establecidos por el Ministerio de la Agricultura (MINAG), y tiene como objetivo la protección de la salud del consumidor.

Los productos alimenticios naturales, elaborados y sus materias primas y los aditivos alimentarios, son sometidos al Registro Sanitario para su aprobación antes de ser introducidos o comercializados en el país.

El Registro Sanitario se aplica tanto a los productos elaborados nacionalmente como a los importados.

Los objetivos del Registro Sanitario son:

¿Qué requisitos se exigen?

Para someter un producto al Registro Sanitario, se exige la presentación de una muestra comercial y una ficha técnica, la cual tiene como aspectos comunes, los siguientes: Los aspectos específicos varían de acuerdo con el tipo de producto:
- En caso de alimentos de producción nacional y aditivos alimentarios, se exige una breve descripción del proceso tecnológico. El solicitante está en obligación de comunicar durante el período de vigencia (3 años) del Certificado Sanitario, las actualizaciones, cambios o instrucciones efectuadas en cualquiera de los aspectos incluidos en el Registro Sanitario.

¿Cómo se vincula el Registro Sanitario con los acuerdos de organismos internacionales?

El Acta final de la Ronda Uruguay contiene un Acuerdo para establecer la Organización Mundial del Comercio (OMC), que entró en vigor el primero de enero de 1995. A su vez el Acuerdo para el establecimiento de la OMC incorpora una serie de decisiones, declaraciones ministeriales, las reglas del Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT) y todos los Acuerdos de la Ronda Uruguay, incluyendo el de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (SFC).

Las normas, códigos de prácticas y directrices del Codex Alimentarius concernientes a los aditivos alimentarios y contaminantes de los alimentos, los residuos de plaguicidas, los residuos de medicamentos veterinarios y las medidas relativas a la higiene de los alimentos -adoptados en las normas cubanas y en el Procedimiento del Registro Sanitario de alimentos, aditivos y materiales en contacto con alimentos-, han sido reconocidas por la OMC y tienen una importancia determinante para la evaluación de las medidas nacionales adoptadas en virtud del Acuerdo SFC.

El cumplimiento del Acuerdo SFC y el componente sobre alimentos del Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio -Acuerdo OTC o también conocido como Código de Normas-, significa para nuestro país un esfuerzo por fortalecer sus sistemas de normalización de alimentos y de aseguramiento de la calidad de éstas, sobre todo si se considera que el comercio regional e internacional de los alimentos, forma parte de la estrategia para el desarrollo social y económico de la mayor parte de los países de la región.

En Cuba, el esfuerzo conjugado del Ministerio de la Agricultura y sus Institutos de Medicina Veterinaria y de Sanidad Vegetal, el Ministerio de Salud Pública -INHA-, el Ministerio del Comercio Exterior y la Oficina Nacional de Normalización en su condición de Punto de Contacto Nacional de Codex Alimentarius, entre otros organismos y entidades del país, encaminan sus esfuerzos por cumplir con las obligaciones derivadas de este Acuerdo, que por supuesto significa también lograr una mayor y más efectiva participación en los trabajos de la Comisión del Codex Alimentarius.

Ma. Victoria Luna Martínez
Investigadora Auxiliar.
Jefa del Departamento de Registro, Control y Calidad Sanitaria de Alimentos.
Vicedirectora de Alimentos. Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos.

Indice Anterior Siguiente