Indice Anterior Siguiente
Revista Cubana Aliment Nutr 1995;9(1)

Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos

Asociación de la ingestión de aminoácidos esenciales y la neuropatía epidémica en la Isla de la Juventud, Cuba

Carmen Porrata Maury,1 Mario Abreu Peñate,2 Manuel Hernández Triana,3 John Gay Rodríguez,4 Gertrudis Hevia Perdomo5 y Humberto Márquez Rodríguez6

RESUMEN

La neuropatía epidémica que surgió en Cuba a finales de 1991 tiene manifestaciones clínicas similares a otras polineuropatías de origen nutricional. Con el objetivo de identificar una posible asociación entre la neuropatía epidémica y la ingestión de aminoácidos esenciales en la dieta se utilizaron los datos de un estudio de casos y controles sobre la epidemia, realizado en la Isla de la Juventud en junio de 1993, donde se evaluó la ingestión de alimentos por una encuesta semicuantitativa de frecuencia de consumo mediante entrevista individual directa. En los casos se halló una ingestión marcadamente inferior de aminoácidos esenciales que en los controles. La ingestión inferior al 70 % de la cantidad recomendada para los aminoácidos presentó altos valores de odds ratios. El análisis integral de estos resultados permite concluir que una dieta deficiente en aminoácidos esenciales está fuertemente asociada con la neuropatía epidémica y guarda una relación causal con ella.

Palabras clave: AMINOACIDOS ESENCIALES/deficiencia; NEURITIS/epidemiología.

INTRODUCCION

Desde finales de 1991 comenzó a presentarse en Cuba una epidemia de neuropatía que alcanzó cifras superiores a los 45 000 casos en 1993. La vinculación causal de deficiencias nutricionales con el origen de esta enfermedad ha sido reiteradamente abordada en la bibliografía1-6 (Rosling H. Summary of ecological studies in Pinar del Río province that support a toxico-nutritional etiology of epidemic neuropathy in Cuba. Ramírez Márquez A. Neuropatía epidémica ocurrida en Cuba. Síntesis de los principales aspectos y manejo de la epidemia. Taller Internacional sobre la Neuropatía Epidémica ocurrida en Cuba. La Habana, Cuba 12-15 julio 1994.) A la deficiencia de vitaminas, fundamentalmente las del complejo B, se le ha adjudicado un papel determinante en la génesis de neuropatías,7,8. Sin embargo, el suministro adecuado de aminoácidos esenciales, precursores de la síntesis de mielina9 y de neurotransmisores,10 entre otras importantes funciones, resulta también de determinante importancia para el normal funcionamiento de la célula nerviosa.

El objetivo de este trabajo es conocer si existía una asociación causal entre la neuropatía epidémica (NE) y la ingestión de aminoácidos esenciales.

MATERIAL Y METODO

El estudio dietético de enfermos de NE se realizó en la Isla de la Juventud en junio de 1993. Se incluyeron 34 pacientes con neuropatía clínicamente diagnosticada y 65 individuos supuestamente sanos que sirvieron como controles.

Los datos de la ingestión de alimentos se tomaron mediante una encuesta semicuantitativa de frecuencia de consumo por entrevista individual directa.11,12

Los detalles del diseño de esta investigación se encuentran contenidos en la publicación de este estudio.13

El contenido de aminoácidos esenciales de la dieta se estimó mediante el sistema de programas Proteínas.14 Para la estimación de los porcentajes de adecuación de la ingestión de aminoácidos se utilizó el patrón de necesidades propuesto por la FAO/OMS/UNU, 1985, para los niños de 2 a 5 años de edad.15

Las reevaluaciones recientes de las necesidades de aminoácidos esenciales del ser humano, mediante estudios con isótopos, sugieren que éstas han sido considerablemente subestimadas en niños pequeños y adultos.16,17 Por tanto, y a pesar de que la proporción total de aminoácidos que se debe suministrar en forma de aminoácidos esenciales disminuye con la edad, se decidió utilizar el patrón de necesidades de aminoácidos correspondiente a la recomendación para los niños de 2 años de edad.

Para las variables estudiadas se computó la distribución percentilar y se compararon las medianas entre casos y controles mediante la prueba de Kruskal-Wallis. El punto de corte para la ingestión de aminoácidos fue el 70 % de la cantidad diaria recomendada. Con estos criterios de riesgo se dicotomizaron las variables y para evaluar la fuerza de asociación entre los factores de riesgo estudiados y la NE se calcularon, mediante análisis para cada variable por separado, los odds ratios (OR) con sus intervalos de confianza (IC) al 95 %.18

RESULTADOS

En los casos se halló una ingestión marcadamente inferior de aminoácidos esenciales que en los controles, con alta significación estadística en todas las variables (tabla 1).

De acuerdo con los OR del análisis de cada variable aislada, la NE tuvo una asociación con una ingestión de aminoácidos esenciales inferior al 70 % de las recomendaciones (tabla 2). La ingestión de todos los aminoácidos se encontraba muy afectada. La lisina fue el aminoácido más deficiente. El 82 % de los individuos afectados de la enfermedad ingerían menos del 70 % de la cantidad diaria recomendada de lisina.

DISCUSION

En la dieta de los enfermos de NE del estudio de la Isla de la Juventud se encontró una ingestión marcadamente inferior de energía, proteínas totales y de origen animal, grasas y los micronutrien tes estudiados. En este estudio la ingestión de proteínas fue identificada como la más crítica de todos los nutrientes. El valor de OR fue de 71,17 (IC de 15,93 a 363,85).15

Sólo 4 aminoácidos esenciales limitan probablemente la calidad proteínica de las dietas mixtas humanas: lisina, aminoácidos que contienen azufre (metionina más cistina), treonina y triptófano. En este trabajo todos ellos tuvieron una gran afectación en su ingestión.

La carencia de aminoácidos esenciales y la baja ingestión de energía incrementan el catabolismo de proteínas hísticas y favorecen la pérdida de peso corporal. Además se afectan, entre otras, las reacciones de metilación que provocan la síntesis de mielina, la destoxificación del cianuro19 y la ingestión del aminoácido triptófano y de piridoxina compromete la síntesis de niacina.20,21 Todas estas afectaciones favorecen la aparición de neuropatías de origen nutricional.

En el estudio de la Isla de la Juventud el valor de la mediana del número de cigarrillos por día fue de 20 en los casos y 3 en los controles (p<0,001). Al considerar aisladamente el hábito de fumar, éste resultó un factor asociado positivo y significativamente con la enfermedad; esta asociación aumentó con el número de cigarrillos. La mediana del consumo de alcohol fue 8,5 veces superior en los casos que en los controles (p<0,001).13

El principal metabolito del cianuro, en gran concentración en el humo del tabaco, es el compuesto no tóxico tiocianato. La conjugación del azufre con el cianuro se encuentra regulada por la enzima rodanasa y la mercaptopirúvico azufre transferasa. Los fumadores suelen tener mayores niveles de tiocianatos en los líquidos corporales que los no fumadores. En los fumadores que enferman de ambliopatía tabáquica se sugiere una capacidad disminuida para la destoxifica ción del cianuro a tiocianatos con formación de otros productos que pueden interferir con la mielinización y el recambio de la mielina, por lo cual se ha encontrado en ellos valores inferiores de tiocianatos que en los fumadores que no enferman.22,23

Foulds y Pettigrew (1976) presentaron evidencias de un defecto en el metabolismo del azufre que afecta la destoxificación del cianuro en pacientes con ambliopía tabáquica. Ellos tuvieron niveles más bajos de glutatión reducido en eritrocitos que sujetos normales, los cuales regresaron a la normalidad cuando recibieron tratamiento con suplemento dietético con el aminoácido esencial cistina o azufre inorgánico por vía parenteral, a pesar de que continuaron fumando. La mejoría de la visión se acompañó de un aumento de los niveles plasmáticos y urinarios de tiocianatos. Adicionalmente la terapéutica con hidroxicobalamina, aun en ausencia de una deficiencia demostrada de vitamina B12, puede resultar en una mejoría de la visión y en un regreso a la normalidad de los indicadores del metabolismo del azufre. Se postula que niveles bajos de vitamina B12 pueden ocasionar una deficiencia de los donadores de azufre, necesarios para la conversión del cianuro en tiocianatos, gracias a la función de la metilcobalamina en la transmetilación de la homocisteína a metionina.24 A pesar de que el contenido de vitamina B12 de la dieta de los individuos afectados de NE no pudo evaluarse, existen resultados que evidencian que estos enfermos tienen niveles séricos bajos de esta vitamina.8

La cistina inactiva los radicales libres y así protege y preserva las células. Es conocido que varios antioxidantes que contienen azufre pueden prolongar la vida y proteger contra sustancias tóxicas, como las contenidas en el humo del cigarro y el alcohol. La cistina es un precursor del glutatión, un tripéptido con una potente acción protectora contra sustancias dañinas, considerado el mayor antioxidante del cuerpo.25 La metionina es otro de los aminoácidos esenciales azufrados que participa en los procesos de destoxificación en el organismo, cuya ingestión también fue muy baja en los pacientes de este estudio. Hay trabajos que sugieren de forma indirecta que la metionina es destruida por un excesivo consumo de alcohol.26

El mayor consumo de alcohol encontrado en los casos representa un riesgo de manifestaciones colaterales indeseables, pues el efecto neto de la ingestión crónica de éste es una reducción de las concentraciones hísticas de ATP, mayor pérdida de peso y la aparición de deficiencias de micronutrientes, ya sea por la limitación de la ingestión de alimentos o por la interferencia con la absorción, el depósito, el metabolismo y la excreción de múltiples nutrientes como ácido fólico, tiamina, niacina, vitamina B6, vitamina A, metionina, cinc o vitamina E.7,26

A pesar del posible efecto tóxico del consumo de tabaco y alcohol en la causa de la ambliopía tabáquico-alcohólica, hay evidencias de que éstos no pueden explicar por sí solos la aparición de la NE en Cuba.13

En una extensa revisión efectuada por Silvette en 1960, se mostró que durante los últimos 100 años se ha producido una marcada disminución de las publicaciones relacionadas con la ambliopía tabáquica, a pesar de que ha habido un aumento sostenido en el consumo del tabaco.27 Si se puede presumir, que el grado con el cual se reporta una enfermedad refleja en alguna medida la incidencia de esa enfermedad, entonces cierto número de otros factores pueden estar desempeñando una función, dentro de los cuales la mejoría del estado general de salud y de la nutrición se encontrarían entre los más importantes.

Beam ya mencionaba, en la década del 40, que la ambliopía se debía probablemente a deficiencias de vitaminas, minerales y proteínas, intoxicaciones de naturaleza química y biológica, y al efecto de una actividad física intensa con inadecuada ingestión energética.9

La ingestión de niacina, riboflavina, piridoxina y ácido fólico de los casos fue marcadamente inferior a la de los controles.13 La niacina y la riboflavina, además de la tiamina, participan en el metabolismo celular de la glucosa, principal fuente de energía para la célula nerviosa. La piridoxina es el cofactor de las reacciones de decarboxilación que ocasiona la síntesis de los neurotransmisores del sistema nervioso central y periférico. La piridoxina y el ácido fólico participan también en importantes funciones del metabolismo de los compuestos azufrados, necesarios para reacciones de metilación que ocasionan la síntesis de mielina y de las reacciones de destoxificación del cianuro.26

La NE desarrollada en nuestro país parece ser multifactorial y su manifestación individual depende de la variabilidad biológica como ocurre en todas las enfermedades. En esta entidad hay que considerar, indiscutiblemente, la intensidad del cambio decreciente en la disponibilidad de alimentos, el aumento de la actividad física, la pérdida de peso corporal, las deficiencias y el desequilibrio nutricional, la eficiencia metabólica de cada individuo, la presencia e intensidad de hábitos tóxicos, el ambiente, el estado nutricional y el estado de salud previos. Entre los factores nutricionales se destacan la participación de las proteínas, principalmente las de origen animal por su suministro de aminoácidos imprescindibles en los procesos de destoxificación y en la síntesis de enzimas que intervienen en múltiples procesos biológicos.

SUMMARY

The epidemic neuropathy that broke out in Cuba in late 1991 has clinical manifestations similar to those of other polyneuropathies of nutritional origin. To identify a possible association between epidemic neuropathy and the intake of dietary essential amino acids, data from a case-control study on the epidemic carried out on the Isle of Youth in June, 1993 were used. Food intake was evaluated through a semi-quantitative survey of consumption frequency by direct individual interviews. Cases were found to have a remarkable lower intake of essential amino acids than controls. The intake of amino acids lower than 70 % of the recommended dietary allowances, exhibited high odd ratio values. The comprehensive analysis of these results leads to the conclusion that a diet deficient in essential amino acids is strongly associated with the epidemic neuropathy and bears a causal relation to the disease.

Key words: AMINO ACIDS, ESSENTIAL/deficiency; NEURITIS/epidemiology.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Lincoff NS, Odel JG, Hirano M. Outbreak of optic and peripheral neuropathy in Cuba? JAMA 1993;270:511-8.
  2. Cotton P. Cause of Cuban outbreak neuropathologic puzzle. JAMA 1993;270:421-3.
  3. Tucker K, Hedges TR. Food shortages and epidemic of optic and peripheral neuropathy in Cuba. Nutr Rev 1993;51:349-57.
  4. Hedges TR, Sokol S, Tucker K. Optic and peripheral neuropathy in Cuba. JAMA 1994;271;662-4.
  5. Sadun AA. Epidemic optic neuropathy in Cuba. Arch Ophthalmol 1994; 112:691-9.
  6. Llanos G, Asher D, Brown P. Neuropatía epidémica en Cuba. Bol Epidemiol OPS 1992;12:7-10.
  7. Victor M. Polyneuropathy due to nutritional deficiency and alcoholism. En: Dyck PJ, Thomas PK, Lambert E, Bunge R, eds. Peripheral neuropathy, 2 ed. Philadelphia:WB Saunders, 1984; Vol 1: 1-43.
  8. Grupo Opertativo Nacional. Neuropatía epidémica en Cuba. La Habana: Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, 1993:44-5.
  9. Beam AD. Amblyopia due to dietary deficiency. Am J Ophthalmol 1947;30:66-72.
  10. Bender DA. Vitamin B6 Requirements and recommendations. Eur J Clin Nutr 1989;43:289-309.
  11. Friedenreich CM, Slimani N, Riboli E. Measurement of past diet: review of previous and proposed methods. Epidemiol Rev 1992;14:177-96.
  12. Sempos CT. Some limitations of semiquantitative food frequency questionnaires. Am J Epidemiol 1992;135:1127-36.
  13. Gay J. Factores dietéticos de la neuropatía epidémica en la Isla de la Juventud, Cuba. Bol Of Sanit Panam 1994;117:389-99.
  14. Abreu M, García A, Campilongo R. Proteína: Programa para determinar y mejorar la calidad de las proteínas de alimentos y dietas. Bol Inf Red Iberoamericana de Alimentos para Regímenes Especiales 1992;5:5-6.
  15. FAO/OMS/UNU. Necesidades de energía y de proteínas. Ginebra: OMS, 1985. (Serie de Informes Técnicos; No. 724.)
  16. Young VR, Bier DM, Pellet PL. A theoretical basis for increasing current estimates of the amino acid requirements in adult man with experimental support. Am J Clin Nut 1989;50:80-92.
  17. Millward DJ, Rivers JP. The nutritional value of indispensable amino acids and the metabolic basis for their requirements. Am J Clin Nutr 1988;41:367-93.
  18. Willett W. Nutritional epidemiology. Monographs in Epidemiology and Biostatistics New York: Oxford University, 1990; vol 15:159-81.
  19. Rosling H. Cassava toxicity and food security. A report for UNICEF. 2 ed. Uppsala: Household Food Security Programme, 1988:5-33.
  20. Hayes KC. A review on the biological function of taurine. Nutr Rev 1976;34:161-5.
  21. Tylleskär T, Banea M, Bikangi N, Fresco L, Persson LA, Rosling H. Epidemiological evidence from Zaire for a dietary etiology of konzo, an upper motor disease. Bull WHO 1991;69:581-9.
  22. Mc Laren, DS. Nutritional ophthalmology, malnutrition and the eye. 2 ed. London: Academy, 1980.
  23. Bronte-Stewart J, Pettigrew AR, Foulds WS. Toxic optic neuropathy and its experimental production. Trans Ophthalmol Soc UK 1976;96:355-8.
  24. Fould WS, Pettigrew AR. Tobacco-alcohol amblyopia. En: Brockurst RJ, Boruchoff SA. Hutchinson BT, Lassell S, eds. Controversy Ophthalmology. Philadelphia: WB Saunders, 1977:851-65.
  25. Hender SS. The Doctors' Vitamin and Mineral Encyclopedia. New York: Bord of Medical Advisors, 1990.
  26. Reinus JF. Ethanol: relative fuel values and metabolic effects in vivo. Metabolism 1989;38:125-35.
  27. Silvette H, Haag HB, Larson PS. Tobacco amblyopia. Am J Ophthalmol 1960;84:571.

<1 Doctora en Ciencias Médicas. Especialista de II Grado en Fisiología. Investigadora Titular.
<2 Doctor en Ciencias Químicas. Investigador Auxiliar.
<3 Doctor en Ciencias Médicas. Especialista de II Grado en Bioquímica. Investigador Titular.
<4 Doctor en Ciencias Médicas. Profesor Titular en Nutrición. Investigador Titular.
<5 Médico Veterinario. Centro Provincial de Higiene y Epidemiología. La Habana.
<6 Médico Veterinario. Centro Provincial de Higiene y Epidemiología. Pinar del Río.

Recibido: 10 de febrero de 1995. Aprobado: 12 de abril de 1995.

Dra. Carmen Porrata Maury. Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos. Infanta No. 1158, municipio Centro Habana, Ciudad de La Habana 10300, Cuba.

Indice Anterior Siguiente