ORIGINAL



Insuficiencia venosa crónica y calidad de vida




The chronic venous insufficiency and the quality of life





Delia Charles Edouard OtranteI; Mayda Quiñones CastroII; Marisela Borrás MiguesIII; Luís Rodríguez VillalongaIV; Lázaro Chirino DíazV


IDoctora en Ciencias Médicas. Especialista de II Grado en Angiología y Cirugía Vascular. Profesora e Investigadora Titular. Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular (INACV). Ciudad de La Habana, Cuba.
IIEspecialista de II Grado en Angiología y Cirugía vascular. Profesora e Investigadora Auxiliar. Máster en longevidad satisfactoria. Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular (INACV).Ciudad de La Habana, Cuba.
IIIEspecialista de II Grado en Angiología y Cirugía vascular. Instructora. Investigadora Agregada. Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular (INACV). Ciudad de La Habana, Cuba.
IVEspecialista de II Grado en Angiología y Cirugía Vascular. Investigador Auxiliar. Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular (INACV). Ciudad de La Habana, Cuba.
VEspecialista de I Grado en Angiología y Cirugía vascular. Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular (INACV). Ciudad de La Habana, Cuba.

 




RESUMEN

Está planteado que si la insuficiencia venosa crónica (IVC) no se trata correctamente progresará hacia fases más graves, como son los trastornos tróficos, los cuales tienen como mayor complicación la úlcera. Existe una amplia gama terapéutica para el tratamiento de estos pacientes, donde se encuentra incluido el tratamiento farmacológico, dado principalmente por los productos flebotónicos. Se realiza este estudio con el objetivo de demostrar la eficacia y aceptabilidad por parte del paciente y del médico del medicamento VARIPLEX (diosminahesperidina) de los Laboratorios López, de El Salvador, en el tratamiento de la IVC, lo que da lugar a mejorar la calidad de vida de los pacientes. Se estudiaron 160 personas de uno y otro sexos, a quienes se les realizó una encuesta con el objetivo de conocer los factores de riesgo, los síntomas que presentaban, qué lugar ocupaban en la clasificación clínica, etiológica, anatómica y patofisiológica (CEAP), así como un estudio hemodinámico venoso. Se les administró durante 2 meses una tableta de Variplex cada 12 horas y al final de este período se les realizaron preguntas en cuanto a la eficacia y aceptabilidad del medicamento. El porcentaje de excelente eficacia para los pacientes fue de 31,8 y para los médicos de 31,2, mientras que la aceptabilidad excelente para los pacientes fue de 35,6 y para los médicos de 33,1. Se concluye que el medicamento flebotónico VARIPLEX tiene buena y excelente eficacia y aceptabilidad por parte del paciente y del médico.

Palabras clave: Insuficiencia venosa, tratamiento farmacológico, calidad de vida.


ABSTRACT

It is established that if the chronic venous insufficiency (CVI) is not appropriately treated it will progress to more severe phases including trophic disorders, whose major complication is the ulcer. There is a broad therapeutic range for treatment of these patients where it is present the pharmacological treatment with phlebotonic products. The aim of present study is to demonstrate the effectiveness and acceptability by patients and by physicians of VARIPLEX drug (diosmin-hesperidin) Lopez Pharmaceutical Laboratories, El Salvador in the treatment of CVI to improve the quality of life of patients. The study included 160 patients of both sexes polled to know the risk factors, the symptoms present, what place they occupied in the clinical, etiological, anatomical and pathophysiological classification (CEAP), as well as a venous hemodynamic study. Over two months they received a tablet of Variplex every twelve hours and at the end of this period they were asked as regards the effectiveness and acceptability of this drug. The percentage of an excellent effectiveness was of 31,8 for patients and for physicians it was of 31,2 where as the excellent acceptability was of 35,6 for patients and of 33,1 for physicians. We conclude that the phlebotonic drug VARIPLEX has a good and excellent effectiveness and acceptability for patients and for physicians.

Key words: Venous insufficiency, pharmacologic treatment, quality of life.




INTRODUCCIÓN

La insuficiencia venosa crónica (IVC) es una enfermedad progresiva, y resulta uno de los padecimientos de mayor morbilidad en el mundo, con una prevalencia aproximada de 20 a 50 % de la población adulta femenina, y de 10 a 20 % de la masculina.1-3

La IVC es una alteración funcional del retorno venoso, debido a una insuficiencia o incompetencia valvular venosa con o sin obstrucción venosa. Son muchos los síntomas que pueden aparecer en los primeros estadios de esta enfermedad. Los principales para la mayoría de los pacientes son dolor, pesadez, calambres nocturnos, sensación de tumefacción y prurito en los miembros inferiores.

En los primeros estadios de la enfermedad los síntomas pueden ser la única manifestación de esta, que abarca una amplia variedad de tipos y de intensidad, que pueden ser leves o graves. Es, por tanto, importante mejorar los síntomas y comenzar el tratamiento desde sus primeras manifestaciones clínicas.

Si la IVC no se trata correctamente progresará hacia fases más graves, como son los trastornos tróficos, cuya manifestación más importante y temida es la úlcera de los miembros inferiores. Existe una amplia gama terapéutica para tratar la enfermedad: modificación del estilo de vida, los fármacos, la compresión elástica, la escleroterapia y los tratamientos quirúrgicos, ya sean solos o combinados.4,5

Los productos flebotónicos constituyen un tratamiento incruento para la IVC; su eficacia clínica está demostrada y son muy bien tolerados. Conociendo que no existe un tratamiento único y efectivo para manejar esta compleja patología y que existe un elevado número de pacientes susceptibles, al menos, de mejorar al utilizar el tratamiento farmacológico, decidimos realizar este trabajo con el objetivo de evaluar la eficacia y aceptibilidad por parte del paciente y del médico de asistencia del producto VARIPLEX (diosmina-hesperidina) de los Laboratorios López, de El Salvador.


MÉTODOS

Fueron incluidos en el estudio 160 pacientes de uno y otro sexos, distribuidos en la clasificación clínica, etiológica, anatómica y patofisiológica (CEAP), desarrollada por el Comité Internacional del American Venous Forum, de la clase 1 a la 6. Se les explicó en qué consistía el estudio y sus posibles beneficios, para lo cual se contó con su consentimiento.

En una primera consulta, a todos se les realizó un cuestionario donde se recogían los datos personales, los factores de riesgo, los síntomas referidos y las preguntas en relación con la intensidad de estos. se señalaba el lugar que ocupaban en la clasificación de la CEAP y el resultado del estudio hemodinámico. Se les indicaba tomar 1 tableta de VARIPLEX cada 12 horas. Se evaluaron los pacientes al mes y a los 2 meses. Al finalizar el estudio se valoró la eficacia y la aceptabilidad por parte de los pacientes y del médico de asistencia, dividida la respuesta en 4 grupos: nula, moderada, buena y excelente.

Se consideró: Nula, cuando no había ninguna modificación de los síntomas. Moderada, cuando al menos había la desaparición o mejoría en cuanto a la intensidad del 50 % de los síntomas. Buena, cuando desaparecía o mejoraba en intensidad más del 50 % de los síntomas. Excelente, cuando desaparecían todos los síntomas referidos.


RESULTADOS

Se estudiaron 160 pacientes, de los cuales 119 correspondieron al sexo femenino, lo que representó el 74,3 %, y 41 al masculino, para el 25,7 %. En cuanto a la edad, predominó el grupo de 51 a 60 años, con 51 pacientes (31,8 %), seguido por el de 61 a 70, con 38 (23,7 %) y el de 41 a 50, con 30 (18,7 %).

La tabla 1 muestra la distribución de pacientes según los factores de riesgo para la enfermedad venosa. Los más significativos son los pacientes con antecedentes familiares de dicha patología, con el 65,6 %. Le sigue el sobrepeso con el 65 % y la vida sedentaria y la profesión de riesgo con 60,6 y 53,1 %, respectivamente.

En la tabla 2 se reflejan los principales síntomas referidos por los pacientes de nuestra serie, que predominan en el siguiente orden: pesadez (78,1 %), edema de regiones maleolares (73,7 %), dolor (70 %) y calambres (69,3 %) de preferencia nocturna.

La tabla 3 agrupa a los pacientes de acuerdo con los diferentes grados de la clasificación clínica de la CEAP, donde se aprecia que el mayor grupo de pacientes corresponde a los grupos o clase 3 y 2, con 26,2 y 25,6 %, respectivamente, y sigue el grupo 4 con 18,1 %.

A todos los pacientes se les realizó un estudio hemodinámico venoso para valorar la suficiencia valvular profunda y superficial. Para esto se estudiaron la vena femoral superficial y la poplítea en el sistema profundo y la vena safena interna en el superficial. Se obtuvieron los siguientes resultados: insuficiencia venosa profunda 25,6, superficial 26,8 y ambas 21,8 %.

En la tabla 4 se muestra la valoración por parte del paciente y del médico de asistencia en cuanto a la eficacia y aceptabilidad del medicamento utilizado en este trabajo, para lo cual se tuvieron en cuenta 4 categorías: nula, moderada, buena y excelente. En cuanto a la eficacia según la valoración del paciente, el porcentaje mayor fue de buena, con 53,1, y excelente, con 31,8 %. De acuerdo con la valoración del médico no hubo mucha diferencia con la del paciente, donde se obtuvo el 56,8 % de buena y el 31,2 % de excelente. El resultado nulo fue el mismo: 3,2 % para los dos. La aceptabilidad del medicamento según la valoración del paciente fue buena en el 50,6 % y excelente en el 35,6 %. Según la valoración médica fue buena en el 55 % y excelente en el 33,1 %, cuyos resultados fueron muy parecidos entre los dos. El resultado nulo tuvo el mismo porcentaje para ambos casos con el 3,2 %.

DISCUSIÓN

En la presente serie hubo un predominio del sexo femenino, lo cual coincide con la literatura revisada.6 Con los resultados obtenidos en este trabajo en relación con la frecuencia de la patología venosa y la edad de los pacientes estudiados se demuestra una vez más que la IVC aumenta consecuentemente con la edad.7,8

Es de señalar que un grupo importante de autores plantean que los pacientes con antecedentes familiares de enfermedad venosa tienen una mayor predisposición a padecerla. Existe una relación directa entre el sedentarismo y la obesidad, ya que ambas permiten que aumente la sobrecarga de peso a nivel de las extremidades inferiores, lo que facilita la existencia de patologías venosas a ese nivel. Bassi y Myers consideran que los obesos presentan una mayor tendencia a desarrollar várices que los de peso normal o inferior;1 sin embargo, hay autores que plantean que la obesidad no es una evidencia consistente asociada a la enfermedad venosa.9

En este estudio a todos los síntomas se les calculó el porcentaje en relación con la cantidad de pacientes sintomáticos y ninguno de ellos es excluyente, pues hay quienes presentan más de un síntoma.

Como se pudo observar, tanto los pacientes como los médicos coinciden en la eficacia y aceptabilidad del medicamento (VARIPLEX) en el tratamiento farmacológico de la insuficiencia venosa crónica, lo que trae como consecuencia que exista una mejoría de los síntomas, y a su vez que los pacientes tengan una mejor calidad de vida.

Se concluye que el tratamiento farmacológico con VARIPLEX (diosmina-hesperidina) de los Laboratorios López, de El Salvador, tiene una buena y excelente eficacia, así como una buena y excelente aceptabilidad por parte de pacientes y personal médico.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Jiménez Cossio JA. Epidemiología de la enfermedad varicosa. Flebolinfologia. 1993;2:4-8.

2. Callejas JM, Beilmunis S, García V, Gómez R. Síndrome de hipertensión venosa de los miembros inferiores. Epidemiología y factores de riesgo. An Cir Cardiovasc. 2005;11(5):330-35.

3. Bergan JJ. Varicose veins Hook clamps and suction application of new techniques to enhance varicose vein surgery. Semin Vas Surg. 2002;15(1):21-26.

4. Peñafiel Marfil R. Epidemiología. En: Insuficiencia linfovenosa de los miembros inferiores. Barcelona. Editorial Médica: 1997. p. 25-41.

5. Martínez MJ, Bonfill X, Moreno RM, Capella D. Tratamiento farmacológico de la insuficiencia venosa crónica, metaanálisis. MBE. An Cir Cardiovasc. 2003;9(5):381-82.

6. Lacroix P, Ahoyans V, Preux PM, Houles Mb, Lascar M. Epidemiology of venous insufficiency in an occupation. Int Angiol. 2003;22(2):172-6.

7. International Task Force. The management of chronic venous disorders of the leg. Phlebology. 1999(Suppl. 1):1-126.

8. Italian College of Phlebology. Guidelines for the diagnosis and treatment of chronic venous insufficiency. Int Angiol. 2001;20(Suppl. 2):1-37.

9. Fowkes FG, Evans CJ, Lee AJ. Prevalence and risk factors of chronic venous insuffiency. Angiology. 2001;52(Suppl. 1):5-15.

 


Recibido: 4 de octubre de 2010.
Aprobado: 20 de noviembre de 2010.



Dra. Delia CharlesEdouard Otrante. Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular (INACV). Calzada del Cerro 1551 esquina Domínguez, Cerro. CP 12000, Ciudad de la Habana, Cuba. Email- subinv@infomed.sld.cu