Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Angiol y Cir Vasc 2000;1(1):22-6
Formato PDF

La bacteriología cuantitativa en el monitoreo del tratamiento de pacientes con úlceras en miembros inferiores

Dra. Ana Lilia García Pérez,1 Dr. Luis E. Rodríguez Villalonga2 y Dr. Willian Savigne Rodríguez3

RESUMEN

El tiempo de cicatrización de las úlceras de miembros inferiores, de causa vascular; pueden ser acortada cubriéndose con injerto libre de piel, pero la infección en ellas hace imposible el proceso de curación. Se evaluó la utilidad de la bacteriología cuantitativa a la hora de realizar el injerto y se realizaron estudios bacteriológicos seriados a 23 pacientes portadores de úlceras y tributarios de injertos de piel. Los microorganismos aislados con mayor frecuencia fueron Pseudomonas aerugiosa, (33,33 %) seguido de Staphylococus aureus (15,15 %) y Proteus vulgaris (15,15 %). En el resultado del proceso de curación en pacientes injertados según el número de bacterias por cm2, se obtuvo un conteo menor de 105 Unidades formadoras de colonias en 15 pacientes, de ellos 13 (87 %) pacientes curaron y en los que se obtuvo un conteo mayor de 105 Unidades formadoras de colonias, sólo el 50 % curó. El uso de exámenes bacteriológicos cuantificados seriados, parece útil para definir el mejor momento de realizar el injerto de piel en pacientes portadores de úlceras.

Descriptores DeCS: ÚLCERA DEL PIE; TRASPLANTACIÓN DE PIEL.
 

Las lesiones ulcerosas de los miembros inferiores constituyen motivos frecuentes de consulta en la especialidad de Angiología, dentro de ésta las venosas o flebostáticas.1,2

El proceso de curación de la ulceración depende, no solo de una mejoría de la irrigación sanguínea, sino también de la ausencia de sepsis.3 El tiempo de cicatrización de las ulceras en miembros inferiores, puede ser acortado si se cubre con un injerto cutáneo libre.4 Sin embargo, la infección hace posible el proceso de curación.5

La infección se puede medir por bacteriología cuantitativa.6,7 Esta técnica es aplicable en múltiples situaciones clínica, es útil para determinar el grado de contaminación de una herida crónica que requiere injerto de piel, para evaluar la infección del tractus respiratorio y urinario y además para monitorear el curso de pacientes con heridas por quemaduras.6,7

Objetivos:

MÉTODOS

Se seleccionaron 23 pacientes portadores de úlceras en miembros inferiores dependientes de realizarse injerto libre de piel, ingresados en el servicio de Flebolinfología del Instituto Nacional de Angiología en el período comprendido de enero a diciembre 1998.

A todos los pacientes se les realizaron estudios bacteriológicos cuantitativos seriados antes del tratamiento quirúrgico. Para este estudio se prosiguió según la técnica descrita por el polaco W. Majewski y col. publicada en 1995.3

Nuestro estudio dio lugar a la formación de 2 grupos: curados, cuando después del injerto de piel las lesiones cicatrizaban y permanecían así durante todo el tiempo observado y no curados: cuando después de la operación el injerto se lisó inmediatamente después o en un término posterior de una semana o un mes de acudir el paciente a consulta externa.

En el procesamiento de los datos se utilizó el sistema computadorizado Epi6. Se aplicó el test de Fischer, para variables cuantitativas.

RESULTADOS

Las úlceras se curaron después del injerto libre de piel en 17 pacientes (73,91 %) y no se curaron en 6 pacientes (26,08 %) tabla 1. En 23 pacientes estudiados se diagnosticaron 31 especies de bacterias, tabla 2.

TABLA 1. Resultados del tratamiento de injerto en pacientes con úlceras en miembros inferiores

Resultados 
No. de pacientes
%
Pacientes curados
17
73,91
Pacientes no curados
6
26,08
Total
23
100
Fuente: Encuestas de pacientes.

TABLA 2. Frecuencia de microorganismos aislados en las úlceras de miembros inferiores de pacientes curados y no curados

 
No de cepas
No. de cepas
Microorganismos
Ptes. curados
Ptes. curados no
Total
%
Staphylococcus aereus
4
1
5
15,15
Staphyloccocus epiderimis
1
0
1
3,03
Streptococo ß hemolítico 
0
1
1
3,03
Eschericha coli
4
0
4
12,12
Proteus vulgaris
2
3
5
15,15
Proteus rettgeri Citrobacter
2
0
0
6,06
freundii
1
1
2
6,06
Bacilio no fermentador
2
1
3
9,09
Pseudomonas aeruginosa
6
4
10
33,33
Totales
22
11
31
100
Fuente: Libro de registro de Laboratorio Microbiología.

En el proceso de curación de la ulceración según el número de bacterias por cm2, tabla 3 se obtuvo un conteo menor de 105 (unidades formadoras de colonias) U.F.C. en 15 pacientes, de ellos 13, curaron lo que representó un 87 %. En los que se logró un conteo mayor de 105 U.F.C., solo el 50 % curó.

Aplicando el test de la probabilidad exacta de Fisher (una cola), la p asociada es 0,081, no significativo al nivel a =0,05, pero lo suficientemente pequeña para no despreciar esta tendencia que observamos en la tabla 3.

TABLA 3. Resultado del proceso de curación de pacientes injertados según el número de bacterias por cm2 antes del injerto

No. de bacterias 
No. de
No. de
 
en un cm2 de 
pacientes
pacientes
 
ulceración 
curados
no curados
Total
 
%
%
%
< 105 UFC
13 (87)
2 (13)
15 (100)
³105 UFC
4 (50)
4 (50)
8 (100)
Total
17 (74)
6 (26)
23 (100)
Fuente: Encuestas. p = 0,081 (test Fisher).

Si observamos el tiempo de evolución promedio de las úlceras de los pacientes estudiados tabla 4, con relación al conteo bacteriano (aplicando test de Fisher) no encontramos diferencias significativas, aunque se aprecia una tendencia a que el tiempo promedio de evolución de las lesiones es más pequeño en los pacientes con conteo bajo que en los pacientes con conteo alto.

TABLA 4. Tiempo de evolución de las lesiones (años) según número de bacterias por cm2 de ulceración antes del injerto

No. de bacterias   
Promedio
Desviación
en un cm2 de úlcera 
n
años
estándar
< 105 UFC
15
5,5
4,9
³105 UFC
8
7,9
2,7
Total
23
6,3
4,3
Fuente: Encuestas. p = 0,083 (test Mann-Whitney U).

El diagnóstico según el número de bacterias por superficie de ulceración observada en la tabla 5, en los pacientes con conteo bajo, cerca de un 27 % tenían diagnóstico úlcera postlinfangitis, mientras que los pacientes con conteo alto, ninguno tenía este diagnóstico.

TABLA 5. Diagnóstico según número de bacterias por cm2 de ulceración antes del injerto

 
Diagnóstico
No. de bacterias en cm2 de 
Úlcera pos flebítica

Úlcera varicosa

Úlcera pos linfangitis

Total

< 105 UFC
10
1
4
15
³105 UFC
8
0
0
8
Total
18
1
4
23
Fuente: Encuestas.

DISCUSIÓN

La diversidad de modalidades terapéuticas utilizadas en el tratamiento de la úlcera venosa es, en sí mismo, testimonio de la ausencia de eficacia de ninguna de estas medidas o tratamientos, pero es el injerto libre de piel uno de los más utilizados,8-10

Villavicencio y col,11 señalan que el tratamiento de la úlcera venosa depende de la causa que la originó, según su estudio, en un principio todos los pacientes deben ser sometidos a un tratamiento conservador enérgico para reducir el tamaño de la úlcera y mejorar el estado de la piel circundante.

Guzman y col,12 reportan que con la combinación de diferentes técnicas quirúrgicas e injerto de piel se puede obtener curación de las úlceras causadas por insuficiencia venosa crónica en el 85 al 95 % de los pacientes.

Los estudios bacteriológicos de las úlceras de las piernas sugieren que la función de los antibióticos y antisépticos para promover las cicatrización se limita a aquellos casos con infección evidente.13 No obstante, con el uso de la bacteriología cuantitativa podemos demostrar que vamos más allá de una infección bacteriana, realizando un conteo de la cantidad de microorganismos en la superficie de la úlcera.3

Nosotros hemos encontrado una correlación entre el proceso de curación de los tejidos y el número de bacterias cultivadas, si el número de bacterias no excede de 105 en un cm2 de tejido. Los 13 pacientes que fueron sometidos a injerto libre de piel con el menor numero de bacterias por cm2, después formaron parte del grupo de pacientes curados.

El tanto por ciento de curación en los pacientes con conteo de alto pudiera en parte estar explicado porque el primer grupo (conteo bajo) tiene comparativamente menor tiempo de evolución y diagnóstico de mejor pronóstico de curación, aunque con los datos recogidos no podemos afirmar que el conteo, per se, sea el factor único que pueda aumentar la probabilidad de curación en estos pacientes.

Si bien todavía el problema de las úlceras en miembros inferiores devela algunas interrogantes, estamos en condiciones de afirmar que llevar al paciente al injerto de piel con el menor número de bacterias por cm2 de superficie ulcerada evita el fracaso.

CONCLUSIONES

El uso de exámenes bacteriológicos cuantitativos seriados parece ser útil para definir el mejor momento de realizar el injerto de piel en pacientes portadores de úlceras.

En nuestro medio predominan los microorganismos Gram negativos, en especial Pseudomonas aeruginosa; seguido de Staphylococcus aureus y Proteus vulgaris.

SUMMARY

Cicatrization time of ulcerations of vascular origin in lower limbers can be shortened by covering them with skin grafts but the infections of the former make it impossible the healing process.The usefulness of quantitative bacteriology at the time of making the grafting was evaluated and serial bacteriological studies were conducted in 23 ulcer-carrying and skin graft receptor patients. The most frequently isolated microorganisms were Pseudomonas aeruginosa (33.33%) followed by Staphylococus aureus (15,15%) and Proteus vulgaris (15,15%). In the outcome of the healing process of transplanted patientsaccording to the number of bacteria per cm2 , a count below 105 colony-forming units was obtained in 15 patients, 13 of them(87%) recovered whereas only 50% of patients with counts 5 over 10 CFU got better. The use of serial quantitative bacteriological tests seems to be useful for defining the best moment for making a skin graft in ulcer-carrying patients.

Subject headings:FOOT ULCER, SKIN TRANSPLANTATION

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Ruckley CV, Frose CB. The cost of cronic leg ulcer disease. Medicographic 1986;18:36-7.
  2. Hurtado de Mendoza O, Perez JA, Ramos CL, Ariosa MC. Propoleo y úlceras flebostáticas. Rev Cubana Cir 1991;30(1):28-32.
  3. Majewski W, Cybolski Z, Napierala M, Pukacki F, Staniszewswi F. the value of quantitative bacteriological investigations in the monitoring of treatment of ischaemic ulcerations of lower leg. Int Angiol 1995;14(4):381-4.
  4. Hallock GG. The skin graft. Contemp Surg 1984;25:46-8.
  5. Callejas Pérez JM, Lerma Roig R. Patologia venosa crónica. En: Cairols Catellote MA. Temas actuales en Angiologia y Cirugía Vascular Barcelona: ed EXPAXS 1993:399-415.
  6. Krizek TJ, Robson MC. Evolution of quantitative bacteriology in wound management. Am J Surg 1975;130:579-84.
  7. Tian H, Ding G, Huang M, Tian F, Sicany G, Lin J. Quantitative bacteriologica study of the wound track. J Traum 1988;28:215-6.
  8. Homans J. Ulceras de las piernas de origen neurovascular. En: Martorell F. Angiología de las enfermedades vasculares. Barcelona: Salvat, 1972:359-62.
  9. Gonzalez T, Berlonga J, Pérez LC. Progresos en estudios preclínicos del factor de crecimiento epidémico humano recombinante en Cuba. Biotecnol Aplicada 1995;12:179-81.
  10. Sugreu ME, Carolon EJ, Feeley DJ. El uso de la terapia lasser infraroja en el tratamiento de la úlcera venoda. An Cir Vasc 1990;4(2):178-80.
  11. Villavicencio L, Pikoulis E, Gillespies D. Tratamiento de las úlceras venosas. Actual Patol Vasc 1997;3(1):42-53.
  12. Guzmán A, Delevaux JL, Rossi LA. Insuficiencia venosa profunda crónica. Patol Vasc 1998;4(20):18-24.
  13. Colgan MP, Dormany JA, Jones PW. Tratamiento de las úlceras venosas en las extremidades inferiores con Pentoxifilina. rev Pan Flebol 1993;1:64-7.


Recibido: 27 de diciembre de 1999. Aprobado: 6 de enero del 2000.
Dra. Ana Lilia García Pérez. Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular (INACV), MINSAP, Calzada del Cerro No. 1551, esq. Domínguez, cerro, Ciudad de La Habana, Cuba. CP 12000.Télf. 57 6493.e-mail: experim@infomed.sld.cu
 

1 Especialista de I Grado de Microbiología. Aspirante a Investigador.
2 Especialista de I Grado de Angiología.
3 Especialista de I Grado de Angiología. Aspirante a Investigador.
 
Indice Anterior Siguiente