Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Angiol y Cir Vasc 2000;1(2):142-47


Formato PDF

Técnicas no invasivas para el estudio del sistema carotídeo extracraneal. Situación actual

Dr. Santiago Ameneiro Pérez,1 Dr. José Antonio Álvarez Sánchez2 y Dr. Alfredo Aldama Figueroa2

RESUMEN

Se realiza una revisión de las técnicas diagnósticas no invasivas que han existido históricamente para detectar las lesiones esteno-oclusivas del sistema arterial carotídeo extracraneal. El desarrollo tecnológico y los nuevos criterios terapéuticos para prevenir los accidentes vasculares encefálicos originados por estas lesiones han dado un impulso a las investigaciones con este campo. Se hace una revisión de las técnicas más usadas hoy en día: ultrasonido modo B, ultrasonido dúplex y ultrasonido dúplex-color y de las ventajas y desventajas de cada una. En la actualidad existen con estas técnicas, criterios hemodinámicos que evalúan los grados de estenosis y las características de las lesiones con suficiente exactitud como para sustituir en la mayoría de los casos los métodos diagnósticos angiográficos, invasivos y más costosos.

Descriptores DeCS: TECNICAS Y PROCEDIMIENTOS DIGANOSTICOS; ENFERMEDADES DE LA ARTERIA CAROTIDA/diagnóstico; ULTRASONOGRAFIA DE DOPPLER.
 
 

Las pruebas diagnósticas para cuantificar la severidad de las lesiones ateroscleróticas en el sistema arterial carotídeo extracraneal han adquirido una gran importancia clínica, ya que permiten adecuar la estrategia terapéutica que hay que seguir con estos enfermos. Desde hace más de 20 años está comprobado científicamente que una lesión esteno-oclusiva situada en los ejes carotídeos puede ser la fuente de embolismo cerebral o la causa de una reducción hemodinámica del flujo y la presión sanguínea en el cerebro.1-4 Una prueba diagnóstica ideal para estas lesiones debe ser capaz de identificar: las arterias normales, todos los grados de estenosis (incluyendo la oclusión) y las características superficiales (ulceraciones) y estructurales (presencia de hemorragias) de la placa, lo que en términos estadísticos significa que debe poseer una alta sensibilidad y especificidad.

La arteriografía de la región cervical es considerada por muchos la "regla de oro" para este tipo de diagnóstico, pero a pesar de contarse en la actualidad con técnicas multiplanares que la hacen aumentar en exactitud, persiste como posible fuente de error la selección de una proyección inadecuada para medir el grado de estenosis, además de que mantiene un componente subjetivo como se demuestra en las diferencias halladas en las mediciones realizadas por distintos observadores. Pero su principal objeción radica en su carácter invasivo, cruento, y en las secuelas que aparecen en el 4 % de los casos,5-7 además de su alto costo.

Las técnicas no invasivas constituyen la opción diagnóstica a las técnicas arteriográficas, principalmente por su carácter incruento y su inocuidad para los pacientes. Sobre sus ventajas y desventajas y el desarrollo actual de estas tratamos en esta revisión.

 

Técnicas no invasivas para el estudio del sistema carotídeo extracraneal

Ultrasonido Doppler continuo. La utilidad diagnóstica de las señales del flujo carotídeo obtenidas con ultrasonido Doppler fue sugerida inicialmente, en 1965, por Miyazaki8 y desarrollada durante la década de los años 70 por varios investigadores.9-12 Son varios los criterios diagnósticos que se utilizan para determinar el grado de estenosis de la carótida interna, fundamentados en el análisis del espectro de frecuencias Doppler (velocidades) obtenido: índice de resistencia (IR)9 (IR= 0,5-0,75 normal; IR > 0,75 patológicos); frecuencia máxima13,14 (fmáx < 4 kHz: normal; fmáx = 5-8 kHz: estenosis moderada " 40 %; fmáx > 8kHz: estenosis severa > 70 %); presencia (normal) o ausencia (patológico) de ventana sistólica (ausencia de dispersión de frecuencias durante la sístole en un instante de tiempo dado).14 Esta técnica está muy extendida por lo barato de su equipamiento y la sencillez de su ejecución, pero posee la desventaja de que es una técnica que se realiza "a ciegas" (no se observa directamente el vaso estudiado) y puede ocurrir superposición de la señal Doppler de varios vasos simultáneamente o que exista un ángulo impropio entre la sonda (haz de US emitido) y el vaso lo que afectaría los valores absolutos del espectro de frecuencias Doppler y todo esto puede provocar que también se obtengan diagnósticos erróneos en anatomías complejas (en presencia de tortuosidades, kinking, calcificaciones). Lo anterior la hace la más subjetiva de las técnicas que se utilizan en la actualidad (es fuertemente dependiente de la experiencia y habilidad del observador) y por tanto es poco específica, pero por su sensibilidad aceptable se utiliza en la actualidad para clasificar pacientes con vistas a la arteriografía o a estudios con US Dúplex.15

Ultrasonografía en modo B. Es la ultrasonografía por todos conocida que produce una imagen en una escala de grises del sector anatómico que se quiere investigar. La fabricación de transductores lineales y con frecuencia de 7,5 MHz ha permitido aumentar la resolución de las imágenes y utilizar esta técnica en el estudio del sistema vascular periférico. Las ventajas de su uso sobre el Doppler continuo son: produce una imagen en tiempo real de la anatomía del eje carotídeo, permite identificar las lesiones ateroscleróticas ecogénicas, permite identificar la homogeneidad o heterogeneidad de la lesión lo que posibilita evaluar estructuralmente la placa de ateroma, aprecia las características superficiales de la lesión (lisas o irregulares, correlacionadas con ulceración), permite con los equipos modernos de alta resolución medir el espesor de la pared vascular (complejo íntima-media) en cualquier sitio específico y se puede medir el tanto por ciento de estenosis en proyección transversal (corte coronal) o longitudinal (corte sagital) tanto en reducción de área como de diámetro.

Las limitaciones de esta técnica son: la dificultad para identificar la interfase flujo-superficie en placas complicadas (particularmente aquellas con calcificaciones y hemorragias) lo que hace que disminuya su exactitud para medir estenosis graves16 y que no detecta trombos luminales (estos tienen una impedancia acústica similar a la de la sangre) lo que provoca una alta tasa de falsos negativos.17,18

Ultrasonido dúplex. Esta tecnología combina en un solo instrumento la ultrasonografía en modo B con el ultrasonido Doppler de onda pulsada y con control angular. Todo esto permite obtener simultáneamente imágenes en tiempo real de las arterias que se quieren investigar e información del flujo sanguíneo en un sector específico de ellas.

La generación de imágenes permite aprovechar todas las ventajas del ultrasonido en modo B y la generación de información del flujo sanguíneo permite la valoración del grado de estenosis de acuerdo con criterios hemodinámicos.

Las variables hemodinámicas que se han encontrado más útiles como criterio diagnóstico para la determinación del tanto por ciento de estenosis en la carótida interna son: velocidad máxima del flujo (pico sistólico: VPS); Velocidad final diastólica (VFD) y la razón entre las velocidades de los picos sistólicos en la carótida interna y la carótida común ipsilateral (VPSCI/VPSCC).19,20

Ultrasonido dúplex-color. En esta técnica se combina el ultrasonido dúplex con una imagen del flujo sanguíneo codificada en colores según el sentido y magnitud de la velocidad de flujo: el color rojo aparece para el flujo que se acerca al transductor y el azul para el que se aleja y a medida que es mayor la velocidad, disminuye la intensidad del color e incluso puede presentarse con un color diferente. Esto proporciona las siguientes ventajas: facilita una rápida identificación de las carótidas, de la bifurcación y de las arterias vertebrales, se valora el estado del flujo sanguíneo en grandes zonas y en varios vasos simultáneamente, se logra una rápida visualización de aquellas zonas que presentan alteraciones de flujo lo cual disminuye el tiempo necesario para hacer los rastreos longitudinales en el cuello y permite colocar el volumen muestral del Doppler en el lugar más adecuado para obtener los espectros de velocidades. Todo esto hace que el diagnóstico gane en exactitud.

Situación actual. Durante la década de los 90 se han publicado estudios, principalmente los conocidos por sus siglas en inglés ACAS,5 ECST21,22 y NASCET23 en los que se demostraba que para aquellos pacientes sintomáticos (NASCET y ECST) con lesiones ateroscleróticas en el bulbo y en la carótida interna que producían una estenosis superior al 70 % y asintomáticos (ACAS) con estenosis mayor del 60 %, la opción terapéutica más adecuada para prevenir futuros accidentes vasculares encefálicos era la endarterectomía carotídea. Estos resultados que marcaron un punto de viraje en el tratamiento de las afecciones cerebrovasculares de origen extracraneal, marcó también un viraje en los estudios no invasivos y se multiplica el número de investigaciones sobre los criterios diagnósticos que pudieran determinar con alta sensibilidad y especificidad los distintos tantos por cientos de estenosis.24-30

La dificultad que surge a la hora de validar los resultados de las técnicas no invasivas al correlacionarlos con los de la arteriografía es que se trata de técnicas que se fundamentan en principios diferentes: las arteriografías se basan en un principio anatómico (tanto por ciento de reducción del diámetro de la luz del vaso) mientras que las técnicas no invasivas se fundamentan en principios fisiológicos o funcionales (características dinámicas del flujo sanguíneo). Además no existe un método uniforme para calcular el tanto por ciento de estenosis en una arteriografía (puede ser respecto al diámetro del bulbo o respecto al diámetro de carótida interna distal25) lo que ha provocado gran confusión a la hora de mostrar criterios hemodinámicos cuantitativos que están referidos a una u otra forma de medición.26

En la tabla se muestran valores de los criterios diagnósticos reportados por diferentes autores, seleccionados entre los que presentan mayor sensibilidad y especificidad. Muchos investigadores consideran que cada laboratorio vascular debe establecer sus propios criterios de acuerdo con el tipo de equipamiento que posea y con el personal dedicado a estos estudios.28,31-34 En la actualidad la evaluación dúplex de los ejes carotídeos extracraneales se considera un método diagnóstico lo suficientemente exacto como para sustituir la angiografía de esas arterias en la mayoría de los casos35-43 y se reservan las arteriografías para aquellos casos en que por tener la bifurcación demasiado alta es imposible llegar a ella con el transductor y para cuando no se detecta flujo en la carótida interna con esta técnica.
 
 

TABLA. Criterios hemodinámicos con US dúplex-color de estenosis medidas por el método utilizado en NASCET22

% de
VPSCI/
VPSCI
VFDCI
S
E
VPP
VPN
Exactitud
 
Autores
estenosis
VPSCC
(cm/s)
(cm/s)
(%)
(%)
(%)
(%)
(%)
Equipo
Dippel37
< 70
< 2
< 150
< 50
-
-
-
-
-
?
 
70-89
2-3
150-225
50-75
 
-
-
-
-
-
 
90-99
> 3
> 225
> 75
-
-
-
-
-
 
 
oclusión
-
0
0
-
-
-
-
-
 
Faught44
70-99
-
> 130
> 100
81
98
89
96
95
Quantum
 
50-69 -
> 130
£ 100
92
97
93
99
97
   
Moneta19
70-99
4,0
-
-
91
87
76
96
88
Acuson
     
> 295
 
85
88
77
93
87
 
       
> 70
93
80
68
96
84
 
       
> 90
86
83
70
93
84
 
Moneta20
60-99
3,2
   
92
86
85
93
89
Acuson
                   
ATL
   
4,5
   
72
95
92
80
84
 
     
>290
>80
78
96
95
84
88
 
     
> 260
> 70
84
94
92
88
90
 

S: sensibilidad. E: especificidad. VPP: valor predictivo positivo. VPN: valor predictivo negativo.

SUMMARY

A review of the noninvasive diagnostic techniques that have been historically used to detect the stenoocclussive lesions of the extracranial carotid arterial system is made. The technological development and the new therapeutic criteria to prevent strokes caused by these lesions have encouraged research in this field. A review of the most used techniques at present: mode B ultrasound, duplex ultrasound and color duplex ultrasound, as well as of the advantages and disadvantages of each one is made. Nowadays, there are hemodynamic criteria together with these techniques that evaluate the stenosis degrees and the characteristics of the lesions with accuracy enough to substitute in most of the cases the invasive and more expensive diagnostic angiographic methods.

Subject headings: DIAGNOSTIC TECHNIQUES AND PROCEDURRES; CAROTID ARTERY DISEASES/diagnosis; ULTRASONOGRAPHY, DOPPLER.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Barnett HJM. Progress towards stroke prevention: Robert Wartenberg Lecture. Neurology 1980;30:1212-25.
  2. Harrison MJG. Pathogenesis. En: Warlow C, Morris PJ, eds. Transient ischaemic attacks. New York: Marcel Dekker, 1982:13-27.
  3. Harrison atheroma in early manifestations of cerebrovascular disease. Stroke 1982;13:567-9.
  4. Busutiil RW, Baker JD, Davidson RK, Machleder HI. Carotid artery stenosis -haemodynamic significance and clinical course. J Am Med Assoc 1981;245:1438-41.
  5. Executive Commitee for the Asymptomatic Carotid Atherosclerosis Study. Endarte-rectomy for asymptomatic carotid artery stenosis. JAMA 1995;73:1425-8.
  6. Polak JF. Noninvasive carotid evaluation: carpe diem. Radiology 1993;186:329-31.
  7. Hankey GI, Warlow CP, Sellar RJ. Cerebral angiographic risk in mild cerebrovascular disease. Stroke 1990;21:209-22.
  8. Miyazaki M, Kato K. Measurement of cerebral blood flow by ultrasonic Doppler technique: hemodynamic comparison of right and left carotid artery in patients with hemiplegia. J N Circ J 1965;29:383-6.
  9. Planiol T, Pourcelot L. Ultrasonics in medicine. Amsterdam: excerpta Medica, 1975:104-11.
  10. Barnes RW, Wilson MR. Doppler ultrasonic evaluation of cerebrovascular disease. Iowa City University of Iowa, 1975:72-90.
  11. White DN, Curry GR. A comparison of 424 carotid bifucations examined by angiography and the Doppler echoflow. Ultrasound Med Biol 1978;4:363-76.
  12. Rutherford RB, Hiatt WR, Kreutzer GW. The use of velocity waveform analysis in the diagnosis of carotid artery occlusive disease Surgery 1977;82:695-702.
  13. Bandik DF, Levin AW. Classification of carotid bifurcation disease using quantitative Doppler spectrum analysis. Arch Surg 1985;133(2):120-6.
  14. Rittgers SE, Thornhill BM, Barnes RW. Quatitative analysis of carotid artery Doppler spectral waverform: diagnostic values of parameters. Ultrasound Med Biol 1983;9(3):255-64.
  15. Sumner DS. Evaluation of noninvasive testing procedures: data analysis and interpretation. En: Bernstein E, ed. Vascular diagnosis. 4th ed. St. Louis: Mosby, 1993:39-63.
  16. Hartley CJ, Strandness DE, Reid JM, Rogers WE. The effect of atherosclerosis on the transmission of ultrasound. J Surg Res 1969;9:575-82.
  17. Hobson RW, Berry SM, Katocs AS, O Donnell JA, Jamil Z, Zavitsky JP. Comparison of pulsed Doppler and real-time B-mode echoarteriography for noninvasive imaging of the extracranial carotid arteries. Surgery 1980;87:286-93.
  18. Humber PR, Leopold GR, Wickbon IG, Bernstein FF. Ultrasonic imaging of the carotid arterial system. Am J Surg 1980;140:199-202.
  19. Moneta GL, Edwards JM, Chitwood RW, et al. Correlation of North American Symptomatic Carotid Endarterectomy Tryal (NASCET) angiographic definition of 70 % to 90 % internal carotid artery stenosis with duplex scanning. J Vasc Surg 1993;17:152-9.
  20. Moneta GL, Edwards JM, Papanicolaou G. Screening for asymptomatic internal carotid artery stenosis: duplex criteria for discriminating 60 % to 90 % stenosis. J Vasc Surg 1995:21:989-94.
  21. European Carotid Surgery Trialists' Collaborative Group. MRC European Carotid Surgery Trial: interin results for symptomatic patients with severe (70-90 %) or with mild (0,29 %) carotid stenosis. Lancet 1991;337:1235-1243.
  22. Randomised trial of endarterectomy for recently symptomatic carotid stenosis: final results of the MRC European Carotid Surgery Trial. Lancet 1998;351:1379-87.
  23. North American Symptomatic Carotid Endarterectomy Trial Collaborators. Beneficial effect of carotid endarterectomy in symptomatic patients with high-grade stenosis. N Engl J Med 1991;325:445-53.
  24. Zwiebel WJ. New Doppler parameters for carotid stenosis. Semin Ultrasound CT MRI 1997;18(1):66-71.
  25. Bray JM de, Glatt B. Quantification of atheromatous stenosis in the extracranial internal carotid artery. Cerebrovas Dis 1995;5:414-26.
  26. Nicolaides AN, Shifrin EG, Bradbury A, Dhanjil S, Griffin M, Belcaro G, et al. Angiographic and duplex grading of internal carotid stenosis: can we overcome the confusion? J Endovas Surg 1996;3:158-65.
  27. AbuRahma AF, Robinson PA, Strickler DL, Alberts S, Young L. Proposed new duplex classification for threshold stenoses used in various symptomatic and asymptomatic carotid endarterectomy trials. Ann Vasc Surg 1998;12(4):349-58.
  28. Kuntz KM, Polak JF, Whittemore AD, Skillman JJ, Kent KC. Duplex ultrasound criteria for the identification of carotid stenosis should be laboratory specific. Stroke 1997;28(3):597-602.
  29. Simonetti G, Bozzao A, Floris R, Silvestrini M. Non-invasive assessment of neck-vesel pathology. Eur Radiol 1998;8(5):691-7.
  30. Winkelaar GB, Chen JC, Salvian AJ, Taylor DC, Teal PA, Hsiang YN. New duplex ultrasound scan criteria for managing symptomatic 50 % or greater carotid stenosis. J Vasc Surg 1999;29(6):986.94.
  31. Alexandrov AV, Vital D, Brodie DS, Hamilton P, Grotta JC. Grading carotid stenosis with ultrasound. An interlaboratory comparison Stroke 1997;28(6):1208-10.
  32. Byrd S, Robless P, Baxter A, Emson M, Halliday A. Carotid duplex ultrasonography: importance of standardisation. Asymptomatic Carotid Surgery Trial Collaborators and Vascular Laboratories. Int Angiol 1998;17(4):248-54.
  33. Criswell BK, Langsfeld M, Tullis MJ, Marek J. Evaluating institutional variability of duplex scanning in the detection of carotid artery stenosis. Am J Surg 1998;176(6):591-7.
  34. Curley PJ, Norrie L, Nicholson A, Galloway JM, Wilkinson AR. Accuracy of carotid duplex is laboratory specific and must be determined by internal audit. Eur J Vasc Endovasc Surg 1998;15(6):511-4.
  35. Chen JC, Salvian AJ, Taylor DC, Teal PA, Marotta TR, Hsiang YN. Can duplex ultrasonography select appropriate patients for carotid endarterectomy? Eur J Vasc Endovasc Surg 1997;14(6):451-6.
  36. Collier PE. Changing trends in the use of preoperative carotid arteriography: the community experience. Cardiovas Surg 1998;6(5):485-9.
  37. Dippel DW, Kinkelder A de, Bakker SL, Kooten F van, Overhagen H van, Koudstaal. The diagnostic value of colour duplex ultrasound for symptomatic carotid stenosis in clinical practice. Neuroradiolgoy 1999;41(1):1-8.
  38. Elmore JR, Franklin DP, Thomas DD, Youkey JR. Carotid endarterectomy: the mandate for high quality duplex. Ann Vasc Surg 1998; 12(2):156-62.
  39. Hill AB. Should patients be screened for asymptomatic carotid artery stenosis? Can J Surg 1998;41(3):208-13.
  40. Moore WS. Kempezinski RF, Nelson JJ, Toole JF. Recurrent carotid stenosis: results of the asymptomatic carotid atherosclerosis study. Stroke 1998;29(10):2018-25.
  41. Rolland Y, Sirop V, Lucas A, Rambeau M, Morcet N, Duvauferrier R. Multimodal approach to carotid bifurcation in atherosclerosis. Ann Radiol (Paris) 1996;39(6):221-33.
  42. Strandness DE, Eikelboom BC. Carotid artery stenosis-where do we go from here? Eur J Ultrasound 1998;7(Suppl 3):S17-26.
  43. Longstreth WT Jr, Shemanski L, Lefkowithz D, O'Leary DH, Polak JF, Wolfson SK Jr. Asymptomatic internal carotid artery stenosis defined by ultrasound and the risk of subsequent stroke in the elderly. Stroke 1998;29(11):2117-23.
  44. Faught WE, Mattos MA, Bemmelen PS van. Color-flow duplex scanning of carotid arteries: new velocities criteria based on received operator characteristic analysis for threshold stenoses used in the symptomatic and asymptomatic trials. J Vasc Surg 1994;19:818-28.
Recibido: 27 de diciembre de 1999. Aprobado: 11 de enero del 2000.
Dr. Santiago Ameneiro Pérez. Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular (INACV), MINSAP. Calzada del Cerro No. 1551, esq. Domínguez, Cerro, Teléf: 57 6493. e-mail:hemodina@ infomed. sld.cu
 
  1 Doctor en Ciencias Físicas. Investigador Auxiliar.
2 Doctor en Ciencias Médicas. Investigador Titular.
Indice Anterior Siguiente