Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Angiol y Cir Vasc 2002;3(1):11-15

Formato PDF

Hospital General Universitario "Carlos Manuel de Céspedes", Bayamo

Aneurismas aórticos en necropsias

Dr. Francisco Alberto Vázquez Milanés,1 Dr. Héctor Temístocles Álvarez Duarte2 y Dr. Eduardo Zacca Peña3


Resumen

Con el objetivo de conocer el comportamiento de los aneurismas aórticos en la provincia Granma se estudiaron 3511 protocolos de necropsias que representaban el 94,2 % del total de fallecidos en los hospitales "Carlos M. de Céspedes" y "Celia Sánchez Manduley" donde se encontraron 58 casos positivos de la enfermedad, lo que representó el 1,65 % del total de fallecidos. El 75 % de los casos, se hallan entre los 60 y 80 años de edad. El aneurisma aórtico no disecante fue el de mayor incidencia con 81,1 %, los que se localizaron en el sector 5 en un 59,6 % de los enfermos; mientras que el 59,6 % de los disecantes eran del tipo I, de la clasificación de De Bakey. Las complicaciones más frecuentes fueron las roturas y las trombosis intravasculares. El 25,8 % del total de los enfermos padecían hipertensión arterial. El diagnóstico premortem se realizó solamente en el 43,1 % de los casos.

DeCS: AUTOPSIA; ANEURISMA AORTICO/complicaciones; ANEURISMA AORTICO/mortalidad; ANEURISMA DISECANTE/complicaciones; ANEURISMA DISECANTE/mortalidad.

 

Dentro de las enfermedades de las arterias, las formas ectasiantes constituyen un difícil problema de salud en virtud de su manejo diagnóstico y terapéutico.1

Los aneurismas aórticos, cuya frecuencia según estudios necrópticos se encuentran alrededor del 2,5 %; constituyen una de las dolencias que representa una elevada letalidad.2

La complicación más frecuente, dramática y por tanto temida de estos aneurismas, es la rotura. El paciente no tiene posibilidad alguna de sobrevivir de no realizarse tratamiento quirúrgico de extrema urgencia, y generalmente fallecen después de haber sufrido dolores intolerables y un gran deterioro de su estado general. Por esta razón se considera de gran importancia el diagnóstico y el tratamiento previo a esta complicación, lo cual permite al paciente ir en mejores condiciones físicas y psicológicas al salón de operaciones.

Con la finalidad de conocer el comportamiento de esta enfermedad en la provincia Granma, la cual adolece de un estudio precedente en tal sentido, decidimos la realización de esta investigación cuyos objetivos van encaminados a determinar la frecuencia de enfermedad aórtica aneurismática en estudios necrópticos, su localización según fuesen disecantes o no, la frecuencia con que fueron diagnosticados pre y post mortem, así como las complicaciones que estos aneurismas presentaron.

Métodos

Se estudiaron 3 511 protocolos de necropsias (94,2 % del total de fallecidos) en los departamentos de Anatomía Patológica, de ellos 2 236 y 1 235 en los hospitales clinicoquirúrgicos docentes "Carlos M. de Céspedes" y "Celia Sánchez Manduley" respectivamente, ambos de la provincia Granma, durante el período comprendido entre los años 1982 y 1984. Los aneurismas aórticos no disecantes, fueron clasificados según la clasificación anatómico-topográfica de la aorta.3 El aneurisma disecante de la aorta por la clasificación generalizada de De Bakey y otros.4

Se extrajeron de los departamentos de Anatomía Patológica de estos hospitales los protocolos de necropsias que tuvieran como diagnóstico principal o secundario un aneurisma de la aorta. De los departamentos de archivo extrajimos historias clínicas correspondientes a los protocolos de necropsias positivas de la enfermedad.

Los datos procesados manualmente, fueron registrados en un formulario, y con los resultados obtenidos confeccionamos las tablas de frecuencia y distribución.

Resultados

En relación con la distribución según grupos de edades y sexo, encontramos la mayor frecuencia, 75 % de los casos, entre los 60 y 80 años, con predominio marcado del sexo masculino, lo cual está acorde con otras investigaciones nacionales e internacionales.

En el análisis de la proporción, según tipos, encontramos un predominio de los no disecantes, los cuales representan el 81,1 %, y los disecantes aórticos en el 18,9 % de los pacientes que tenían enfermedad aneurismática de la aorta. Según los sectores aórticos predominantes, en los aneurismas no disecantes estudiados (tabla 1), más de la mitad (59,6 %) de los casos tenían el tumor localizado en el sector 5. No encontramos ningún caso con localización en los sectores 1 y 2.

Tabla 1. Aneurismas aórticos no disecantes. Frecuencia según sectores aórticos predominantes

Sectores
No.
%
1
-
-
2
-
-
3
4
8,5
4
8
17,0
5
28
59,6
Toracicoabdominal
7
14,9
Total
47
100

Fuente: Protocolos de necropsias.

La frecuencia de los aneurismas disecantes según tipos, en la clasificación de De Bakey (tabla 2) encontramos un predominio marcado del tipo 1 el cual representó el 54,6 % de los casos.

Tabla 2. Aneurismas aórticos disecantes. Frecuencia según tipo de la clasificación de Bakey

Tipos
No.
%
I
6
54,6
II
2
18,1
III
3
27,3
Total
11
100

Fuente: Protocolos de necropsias.


En relación con las complicaciones de los aneurismas (tabla 3), el 43 % de los casos hizo alguna modalidad de rotura, el 27,6 % hizo trombosis intravascular y el 29,4 % no tuvo ninguna complicación.

Tabla 3. Aneurismas aórticos. Frecuencia de las complicaciones

Complicaciones
No.
%
Rotura toracicoabdominal
24
41,3
Rotura en víscera hueca
1
1,7
Trombosis
16
27,6
Ninguna
17
29,4
Total
58
100

Fuente: Protocolos de necropsias.


Al relacionar las enfermedades cardiovasculares asociadas (tabla 4) la más frecuente fue la hipertensión arterial detectada en el 25,6 % de los pacientes; sigue en orden de frecuencia la insuficiencia cardíaca congestiva (12 %) y la cardiopatía isquémica (6,8 %).


Tabla 4. Aneurismas aórticos. Frecuencia de las enfermedades cardiovasculares asociadas

Enfermedades cardiovasculares
No.
%
Hipertensión arterial
15
25,8
Insuf. cardíaca congestiva
7
12
Cardiopatía isquémica
4
6,8
Ninguna
32
55,4

Fuente: Historias clínicas.


De la frecuencia del diagnóstico pre y post mortem (tabla 5) podemos decir que el post mortem se realizó en 33 casos (56,9 %), de ellos 17 pacientes evolucionaron de forma asintomática durante toda la vida.

Tabla 5. Aneurismas aórticos. Frecuencia del diagnóstico premortal y post mortem

Diagnóstico
No.
%
Premortal
25
43,1
Post mortem
33
56,9
Total
58
100

Fuente: Historias clínicas. Protocolos de necropsias.


Discusión

Los aneurismas aórticos son una causa común de muerte, la rotura de estos representa el 1,3 % de la causa de muerte en varones mayores de 65 años, la mortalidad operatoria electiva de estos aneurismas en la actualidad es inferior al 5 % en los aneurismas aórticos abdominales, mientras que cuando se produce una rotura, sólo la tercera parte de los pacientes llegan vivos al hospital y en estos la mortalidad operatoria se sitúa entre el 30 % y el 63 %, por lo que la tasa global de mortalidad es del 90 % aproximadamente.5

En cuanto a la distribución por edades y sexos tenemos que no difiere en la literatura médica revisada, donde el paciente del sexo masculino es el más frecuente, así como en las décadas más avanzadas de la vida.5,9

También reportado por otros autores se encuentra un predominio de los no disecantes, y en los disecantes un predominio del tipo 1 de la clasificación de De Bakey, lo que coincide con los datos de nuestro estudio.5-10

En las complicaciones de nuestra serie, sólo se recogen la rotura y la trombosis, no apareciendo complicaciones como isquemia aguda, aneurismas micóticos, rotura en el duodeno, fístula aórtica-cava, etc. como señalan otros autores.5

Entre las enfermedades asociadas, la hipertensión ocupa el primer lugar con un 25,8 %, lo que coincide con la literatura médica revisada,5-14 no así la insuficiencia cardíaca que ocupó el segundo lugar en nuestra serie y sí la cardiopatía isquémica.

El diagnóstico del aneurisma fue más frecuente en la post mortem, o sea, como un hallazgo en la necropsia, dato que no coincide con otros estudios, donde se informan resultados de prevalencia de 4,3 y 2,1 % en pacientes del sexo masculino y femenino respectivamente, para el aneurisma de aorta abdominal, elevándose en un 30 % en el resto de los afectados con aneurismas.5

Una vez analizados estos resultados, llegamos a la conclusión de que el aneurisma aórtico abdominal infrarrenal verdadero es el más frecuente y que además están la mayor proporción de los aórticos no disecantes clasificados como tipo 1 según la clasificación de De Bakey. Asimismo son las roturas y la trombosis intravascular del aneurisma las complicaciones más frecuentes.

Summary

In order to know the behavior of aortic aneurysms in the province of Granma, 3 511 necropsy protocols that represented 94.2 % of the total of deaths occurred in “Carlos M, de Céspedes” and “Celia Sánchez Manduley” hospitals were studied. 58 positive cases of the disease were found, which accounted for 1.65 % of the total of deaths. 75 % of the cases were between 60 and 80 years old. The non-dissecting aortic aneurysm showed the highest incidence with 81.1 % and they were localized in sector 5 in 59.6 % of the patients, whereas 59.6 % of the dissecting aneurysms were type I according to De Bakey’s classification. The most frequent complications were the intravascular ruptures and thromboses. 25.8 % of the total of patients suffered from arterial hypertension. The premortem diagnosis was only made in 43.1 % of the cases.

Subject headings: AUTOPSY; AORTIC ANEURYSM/complications; AORTIC ANEURYSM/mortality; ANEURYSM, DISSECTING/complications; ANEURYSM, DISSECTING/mortality.

Referencias bibliográficas

  1. Bollinger A. Enfermedades arteriales obstructivas. En: Angiología. La Habana: Editorial Científico-Técnica, 1982:3-13.
  2. Atencio Sariol E, Uguet Bonet E, Tamayo Carbonell ME, Jiménez Martínez K. Tratamiento quirúrgico de los aneurismas de la aorta abdominal. Rev Cubana Cir 1989;28(4):373-81.
  3. Bollinger A. Aneurismas arteriales. En: Angiología. La Habana: Editorial Científico-Técnica, 1982:146-50.
  4. Bollinger A. Aneurisma disecante de la aorta. En: Angiología. La Habana: Editorial Científico-Técnica, 1982:158-65.
  5. Barba A, García Alfageme A, Estallo E. Epidemiología de los aneurismas de aorta abdominal. En: Estevan Solano JM. Tratado de aneurismas. Barcelona: Uriach, 1997:51-70.
  6. Wolf YG, Otis SM, Schwend RB, Bernstein EF. Screening for abdominal aortic aneurysms during lower extremity arterial evaluation in the vascular laboratory. J Vasc Surg 1995;22:417-23.
  7. Stonebridge PA, Draper T, Kelman J. Growth rate of infrarenal aortic aneurysms. Eur J Vas Endovasc Surg 1996;11:70-3.
  8. Ogren M, Bengtsson H, Bergvist D, Ekberg O, Herblad B, Janzon L. Prognosis in elderly men screening-detected abdominal aortic aneurysms. Eur J Vasc Endovasc Surg 1996;11:42-7.
  9. Sowter MC, Lewis MH. Ultrasonographic screening for abdominal aortic aneurysms in an urban community. Br J Surg 1994;81:472-4.
  10. Berga C, Segura J, Sánchez V, Barbod A, Martín Paradero V. Evolución natura de los aneurismas de aorta abdominal de pequeño tamaño; actitud terapéutica a seguir. Angiología 1998;50(3):139-42.
  11. Sánchez Fabela C, Gutiérrez Carretero R, Legola Margolis RI, Flores Izquierdo G, Butrino Pérez L. Disección aórtica. Presentación de 30 casos. Cir y Cir 1992;59:165-70.
  12. Brascale G, Bernardo B, Porcellini M, Filice O. Aneurismas inflamatorios de la aorta abdominal: consideraciones clínicas y problemas terapéuticos. Patol Vasc 1995;1(1):21-31.
  13. Lindblad MD. Abdominal aortic aneurismysm with peri-aneurismal fibrosis: experience from 11 Swedish vascular centres. J Vasc Surg 1991;13:231-9.
  14. Fiorani P, Faraglia V, Speziale F, Lauri D. Extraperiotoneal approach for repair of inflamatory abdominal aortic aneurysm. J Vasc Surg 1991;13:692-7.

Recibido: 10 de mayo de 2001. Aprobado: 16 de julio de 2001.
Dr. Francisco Alberto Vázquez Milanés. Hospital General Universitario "Carlos M. de Céspedes", Carretera Central. Vía Santiago de Cuba, km 1, Bayamo, Granma. CP 85349. Teléfono: 42 5012.

1 Especialista de I Grado en Angiología y Cirugía Vascular. J’ del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular. Hospital Carlos M. de Céspedes. Bayamo. Instructor de la Facultad de Ciencias Médicas de Granma.
2 Especialista de II Grado en Angiología y Cirugía Vascular. Investigador Auxiliar. Profesor Asistente Facultad Dr. Salvador Allende. Ciudad de La Habana. Vice-Director Atención Médica del Instituto de Angiología y Cirugía Vascular.
3 Doctor en Ciencias Médicas. Especialista de II Grado en Angiología y Cirugía Vascular.

Indice Anterior Siguiente