Indice Anterior Siguiente


Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular

Actividad de los receptores hepáticos apo B, E en conejos hipercolesterolémicos tratados con colestina


Dr. Andrés S. Fleitas Estévez,1 Dr. Rafael Simón Carballo,2 MSc. Beatriz Concepción Rosabal3 y Dr. Gerardo Rodríguez Fuentes4

Resumen

Con el presente trabajo se pretende conocer si el tratamiento con colestina a conejos hipercolesterolémicos es capaz de aumentar la captación hepática de lipoproteínas de baja densidad (LDL). Se estudiaron 6 conejos que fueron ubicados en 2 grupos de 3 conejos cada uno: el grupo control y el grupo que recibió colestina al 2 % incluida en el pienso; ambos grupos se alimentaron con pienso suplementado con colesterol al 0,5 %. Se obtuvieron b-VLDL por ultracentrifugación y se marcaron con 125I. A cada conejo se le inyectó, 1 mL de la solución de b-VLDL-125I autóloga. Al cabo de 20 minutos, se midió el tanto por ciento de captación de b-VLDL-125I por los receptores hepáticos, para lo cual se palpó el hígado de cada animal con un detector de trombo (DT), que registra las radiaciones gamma del 125I. Los animales tratados con el agente hipocolesteremiante tuvieron una captación hepática de lipoproteínas marcadas mucho mayor que los del grupo control, lo que demuestra que el medicamento es capaz de estimular la síntesis hepática o el recambio de los receptores.

Palabras clave: Hipercolesterolemia, receptores hepáticos.

Hoy en día, está muy bien establecido el efecto causal de los altos niveles de colesterol en sangre en la génesis de la aterosclerosis, así como en sus diferentes manifestaciones clínicas, en particular el infarto del miocardio;1 los resultados obtenidos en animales de experimentación y en humanos con alteraciones genéticas del metabolismo de los lípidos, así lo han demostrado.2-3

Otros parámetros lipídicos están asociados con el desarrollo de la aterosclerosis, como son los bajos niveles de lipoproteínas de alta densidad,4 un aumento en las concentraciones de las lipoproteínas de baja densidad, de los triglicéridos, de la apo B y de la lipoproteína (a).5-7

Para contrarrestar los efectos negativos de la hipercolesterolemia se han propuesto restricciones dietéticas que limitan la ingestión exógena de colesterol, el exceso de calorías y las grasas saturadas,8,9 así como el uso de medicamentos.10 Se ha demostrado asimismo que la disminución del colesterol sérico puede conducir a una reducción en la morbilidad y en la mortalidad por enfermedades cardiovasculares.11

Actualmente se favorece la búsqueda de nuevas drogas hipocolesterolémicas a partir de un mejor conocimiento del metabolismo y transporte de las lipoproteínas.

Las drogas más utilizadas en el tratamiento de las dislipidemias son los inhibidores de la enzima HMG-CoA reductasa, que, entre otros mecanismos, aumentan la síntesis de receptores hepáticos para las lipoproteínas de baja densidad (LDL). Las resinas de intercambio que extraen los ácidos biliares del intestino, también aumentan el número de receptores hepáticos para estas lipoproteínas con el objetivo de renovar la síntesis de ácidos biliares a partir del colesterol plasmático.

Con el presente estudio nos proponemos conocer si el tratamiento con colestina a conejos hipercolesterolémicos es capaz de aumentar la captación hepática de lipoproteínas (LDL), con la finalidad de determinar el efecto de la colestina sobre la actividad de los receptores hepáticos apo B, E cuando los animales ingieren una dieta hipercolesterolémica, así como aumentar los conocimientos sobre el mecanismo de acción de esta sustancia.

Métodos

Se estudiaron 6 conejos. Estos se dividieron en 2 grupos de 3 cada uno: el grupo control y el grupo que recibió colestina al 2 % incluida en el pienso; ambos grupos se alimentaron con pienso suplementado con colesterol al 0,5 % Todos los conejos recibieron 100 g de pienso durante los 45 días que duró la investigación; la ingestión del pienso y el estado de salud de los animales se verificó diariamente.

Las b-VLDL se obtuvieron por ultracentrifugación del suero de conejos hipercolesterolémicos, previo ajuste de la densidad a 1,006 g/mL y adición de EDTA, a una velocidad de 32 000 rpm.(g), durante 20 h a 10°C.12 A las lipoproteínas obtenidas se les determinó la concentración de proteínas y se les realizó una electroforesis para conocer la pureza de la muestra. Con esta información, se pasó al marcaje de las b-VLDL por el método descrito por Bratzler y otros 13 que utiliza monocloruro de iodo (ClI) y 125I.

Después de dializar la proteína para eliminar el 125I libre y determinar el tanto por ciento de eficiencia de marcaje, se obtuvo una solución adecuada en concentración proteica y radioactividad para inyectar a los conejos. La concentración de proteína fue de 0,5 mg/mL y 105 cps en 0,5 mL de solución.

A cada conejo se le inyectó en la vena marginal de la oreja, 1 mL de la solución de b-VLDL-125I autóloga, según el método descrito por Lee M y otros,14 después de ser anestesiados previamente con 20 mg de pentobarbital por kilogramo de peso. Al cabo de 20 min se midió el tanto por ciento de captación de b-VLDL-125I por los receptores hepáticos, para lo cual se palpó el hígado de cada animal con un detector de trombo (DT) fabricado por el CNIC, que registra las radiaciones gamma del 125I, y que había sido calibrado previamente con una solución comercial de 125I.

Resultados

En la figura se muestra el tanto por ciento de captación hepática de las b-VLDL marcadas con 125I dado por el detector a los 20 min de estar colocado sobre el hígado de los conejos anestesiados, tanto para el grupo control hipercolesterolémico como para el grupo hipercolesterolémico tratado con colestina al 2 %.

Los animales tratados con el agente hipocolesteremiante tienen una captación hepática de lipoproteínas marcadas mucho mayor que los del grupo control, lo que demuestra que el medicamento es capaz de estimular la síntesis hepática o el recambio de los receptores.

Discusión

Los conejos alimentados con una dieta rica en colesterol constituyen un modelo experimental que permite la evaluación del efecto hipocolesterolémico de una sustancia, cuyo mecanismo de acción está relacionado con la expresión de los receptores hepáticos ya que los animales hipercolesterolémicos tienen una baja actividad en los receptores hepáticos apo B,E15,16, presentes en el hígado.

El hígado es el órgano principal en la degradación de las lipoproteínas ricas en colesterol, por lo que resultó de mucho interés en este estudio conocer la actividad de los receptores hepáticos en la captación de las b-VLDL ricas en colesterol marcadas con 125I ya que contribuyó a esclarecer el mecanismo de acción de la colestina, aun cuando solamente pudimos evaluar 3 conejos en cada grupo.

En el experimento se demostró que los animales que recibieron la colestina presentaron una mayor captación hepática de las ß-VLDL marcadas con 125I, mientras que en los animales hipercolesterolémicos del grupo control la captación de estas lipoproteínas fue muy reducida, como era de esperar (fig.).

Fig. Tanto por ciento de captación de ß-VLDL marcadas con 125 I por los receptores hepáticos en los 2 grupos de conejos hipercolesterolémicos.

Un tanto por ciento mayor de captación hepática de las ß-VLDL-125I por los animales que recibieron la colestina demuestra que el efecto hipocolesterolémico que ella provoca es capaz de aumentar la actividad de los receptores hepáticos apo B, E como ha sido observado en los animales tratados con secuestradores de ácidos biliares como la colestiramina,17 pues en los animales hipercolesterolémicos del grupo control la actividad de los receptores está disminuida como consecuencia de un aumento de colesterol en los hepatocitos.

Los inhibidores de la HMG-CoA reductasa son drogas eficaces y bien toleradas cuyo mecanismo de acción se basa en la inhibición de la enzima HMG-CoA reductasa que es la que convierte el hidroximetilglutaril-CoA en mevalonato, que es un precursor del colesterol. Esta reducción en la formación del colesterol causa una estimulación en la síntesis de los receptores hepáticos apo B,E que provoca un aumento de la captación de las LDL y, por ende, una disminución en los niveles de colesterol sanguíneo.18

Los inhibidores de la HMG-CoA reductasa, cuando se utilizan en forma de monoterapia, provocan una disminución en los niveles de colesterol sérico del 24 al 35 %, mientras que el tanto por ciento de reducción de las LDL oscila entre 22 y 40.19 Su combinación con los secuestradores de ácidos biliares provoca una disminución de las LDL entre 52 y 54 %.

El efecto hipocolesterolémico que ejerce la colestina está dado por un mecanismo de quimioadsorción de los ácidos biliares en el intestino que repercute favorablemente en la disminución de los niveles de colesterol en sangre en las especies de animales estudiados, debido a la interrupción del ciclo enterohepático de los ácidos biliares que el hígado necesita sintetizar de nuevo a partir del colesterol plasmático disminuyendo así los niveles de este en el plasma.

Con la utilización de modelos experimentales de hipercolesterolemia, se ha podido demostrar en otros trabajos que la colestina es capaz de reducir los niveles de colesterol y peróxidos lipídicos, así como de limitar los procesos aterogénicos en animales de experimentación.

Teniendo en cuenta que en este trabajo se han empleado modelos de hipercolesterolemia exógena, sería útil realizar un estudio para valorar el efecto hipocolesteremiante de la colestina mediante un modelo de hipercolesterolemia endógena.


Fig. Tanto por ciento de captación de b-VLDL marcadas con 125I por los receptores hepáticos en los 2 grupos de conejos hipercolesterolémicos.

Summary

The present paper is aimed at finding out if the cholestine treatment applied to hypercholesterolemic rabbits is capable of increasing the hepatic uptake of low density lipoproteins (LDL). Six rabbits were studied and assigned to two groups of 3 rabbits each, that is, the control group and the group that received 2 % cholestine mixed with the fodder; both groups were fed with 0,5 % cholesterol-supplemented fodder. ß-VLDL were obtained from ultracentrifugation and labelled with 125 I. Each rabbit was injected 1 mL of autologous b-VLDL-125I. After 20 minutes, the percentage of b-VLDL-125I uptake by hepatic receptors was measured by palpating the liver of each animal with a thrombo detector that records gamma radiations of 125 I. The animals treated with the hypocholesterolemic agent had much higher uptake of labelled lipoproteins than those of the control group, which proves that this drug can stimulate hepatic synthesis or receptor changeover.

Key words: Hypercholesterolemia, hepatic receptors.

Referencias bibliográficas

  1. Expert Panel. Summary of the Second Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP). Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adults Treatment Panel II). JAMA 1993;269:3015-23.
  2. Brown MS, Goldestein JL. The LDL receptor concept: clinical and therapeutic implication. En: Stokes J, Mancini M, eds.: Atherosclerosis Review.V. 18. New York: Raven Press; 1988; p. 59-70.
  3. Schwenke DC, Carew TE. Initiation of atherosclerotic lesions in cholesterol-fed rabbits. II. Selective retention of LDL vs. selective increase in LDL permeability in susceptible sites of arteries. Arteriosclerosis 1989;9:908-18.
  4. Stampfer MJ, Sacks FM, Salvini S, Willett WC. A prospective study of cholesterol, apolipoproteins, and the risk of myocardial infarction. N Engl J Med 1991;325:373-81.
  5. Steimberg D. Metabolism of lipoproteins and their role in the pathogenesis of atherosclerosis. En: Stokes J, Mancini M, eds.: Atherosclerosis Review. V. 18. New York: Raven Press; 1988; p.1-23.
  6. Austin MA. Plasma trigliceryde and coronary heart disease. Arterioscler Thromb 1991;11:2-14.
  7. Sandkamp M, Funke H, Schulte H, Kuhler E. Lipoprotein (a) is independent risk factor for myocardial infarction at a young age. Clin Chin 1990;36:20-3.
  8. Carter BL, Bakht FR. Therapy for hypercholesterolemia. Prim Care 1990;17:479-97.
  9. Lipid Research Clinics. The Lipid Research Clinics Coronary Primary Trial Result. I. Reduction in incidence of coronary heart disease. JAMA 1990;36:20-3.
  10. Brown G, Alberts JJ, Fisher LD, Schaefer SM. Regresion of coronary artery disease as a result of intensive lipid-lowering therapy in men with high levels of apolipoprotein B. N Engl J Med 1990;323:1289-95.
  11. Lowry O, Rosebrough A, Farr A, Randall R. Protein measurement with the follin phenol reagent. J Biol Chem 1951;193:265-75.
  12. Havel R, Eder H, Bragdon JH. The distribution and chemical composition of ultracentrifugaly separated lipoproteins in human serum. J Clin Invest 1955;34:1345-53.
  13. Bratzler RL, Chisolm GM, Cotton CK, Smith JA, Lees RS. The distribution of labeled low density lipoproteins across the rabbit thoracic aorta in vivo. Arteriosclerosis 1977;28:289-309.
  14. Lee M, Rodríguez JL. Lipoprotein and atherosclerosis research, diagnosis and treatment. Proceeding 6th Lipid Symposium, Dresden 1988; Vol 1; 38-42.
  15. Koo C, Wernette-Hammond ME, Innerarity TL. Uptake of canine B-very low density lipoprotein by mouse peritoneal macrophages is mediated by low density lipoprotein receptor. J Biol Chem 1986;261:11194-201.
  16. Slater HR, Packard CJ, Bicker S, Shepherd J. Effects of cholestyramine on receptor-mediated plasma clearance and tissue uptake of human low density lipoproteins in the rabbit. J Biol Chem 1980;255:10210-13.
  17. Endo A. The discovery and development of HMG-CoA reductase inhibitors. J Lip Res 1992;33:1569-82.
  18. Jones PH, Farmer JA, Gessman MD. Once daily pravastatin in patients with primary hypercholesterolemia: a dose response study. Clin Cardiol 1991;14:146-51.
  19. Grundy SM, Vega GL, Bilheimer DW. Influence of convined therapy with meviolin and interruption of bile acid resorption on low density lipoproteins in heterozygous familial hypercholesterolemia. Ann Intern Med 1985;103:339-43.

Recibido: 1 de diciembre de 2003. Aprobado: 5 de marzo de 2004.
Dr. Andrés S. Fleitas Estévez. Instituto de Angiología y Cirugía Vascular.
Calzada del Cerro # 1551, municipio Cerro, Ciudad de La Habana, Cuba. CP 12 000.

1 Especialista de II Grado en Bioquímica Clínica. Investigador Auxiliar.
2 Doctor en Ciencias. Investigador Auxiliar.
3 Master en Ciencias Físicas.
4 Doctor en Ciencias Físicas.



Indice Anterior Siguiente