ARTÍCULO ORIGINAL

 

Asociación entre la presencia de depresión y tipo de amputación mayor en el paciente diabético amputado

 

Association between presence of depression and the type of major amputation in amputee diabetic patient

 

 

Dr. César de la Torre Puente,I Dra. Victoria Torres Cuevas,II Lic. Maité López Ruiz,I Lic. Gertrudis García Lazo,I Dra. Neobalis Franco Pérez,I Lic. María del Carmen Ordóñez ArochaI

IInstituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular. La Habana, Cuba.
IIHospital Docente Clinicoquirúrgico "Dr. Salvador Allende". La Habana, Cuba.

 

 


RESUMEN

Objetivo: determinar la presencia de depresión en pacientes amputados por pie diabético y su posible asociación con el tiempo de conocida la diabetes y el tipo de amputación mayor.
Métodos: se estudiaron 41 pacientes diabéticos, adultos mayores, sin distinción de sexos y tipo de diabetes. A todos se les realizó una amputación mayor como consecuencia de un pie diabético.
Resultados: se encontró una elevada proporción de pacientes con depresión severa (n= 19; 46,34 %); seguida en orden por la leve (n= 8; 19,51 %) y la moderada (n= 5; 12,19 %). El 21,95 % (n= 9) de los enfermos no mostraron ni signos ni síntomas de depresión. Al relacionar el tiempo de conocida la diabetes con la depresión, se observó que los pacientes más deprimidos (n= 28; 68,29 %) eran los que tenían menos de 20 años de evolución. En este grupo, el 46,43 % (n= 13) mostró una depresión moderada. Al asociar la depresión con el tipo de amputación, se encontró que el 40,47 % de los enfermos con amputación supracondílea (n= 11) presentaron una depresión de tipo moderada. Proporciones similares (22,22 %) se observaron para la depresión de tipo leve y la ausencia de depresión. En el caso de la amputación infracondílea la depresión de tipo moderada tuvo una frecuencia del 57,14 % (n= 8).
Conclusiones: la depresión está casi siempre presente en los diabéticos amputados independientemente del tiempo de conocida la diabetes y del tipo de amputación mayor realizada.

Palabras clave: Depresión, diabetes mellitus, macroangiopatía diabética, pie diabético, amputaciones.


ABSTRACT

Objective: to determine the presence of depression in amputee patients due to diabetic foot and its possible association with the length of time that they have known about their diabetes and the type of major amputation.
Methods: forty one aged diabetic patients, regardless of sex and type of diabetes, were studied.  All underwent a major amputation as a consequence of diabetic foot.
Results: there was found a high proportion of patients with a severe depression (n =19, 46.34%), followed by slight depression (n = 8, 19.51%) and moderate depression (n = 5, 12.19%).  Nine patients (21.95%) showed neither symptoms nor signs of depression. When relating how long the patient knows about his /her diabetic with depression, it was noted that the more depressed patients (n =13) were those having this disease for less than 20 years. In this group,  46.43% (n= 13) showed  moderate depression. The association of depression with the type of amputation disclosed that 40.47% of patients with a supracondylar amputation (n = 11) showed moderate depression. Similar proportions (22.22%) were observed for the slight depression and the lack of depression. In the case of infracondylar amputation, the frequency of moderate depression was 57.14% (n = 8).
Conclusions: depression is very frequent in amputee diabetic patients regardless of how long they have been aware of their disease and the type of amputation.


Key words: Depression, diabetes mellitus, diabetic macroangiopathy, diabetic foot, amputations.


 

INTRODUCCIÓN

La diabetes mellitus (DM) es un problema relevante de la salud pública, con una prevalencia de 150 millones de personas. Se estima que para el 2025 esta cifra pudiera ascender hasta los 300 millones.1

Las complicaciones vasculares periféricas de miembros inferiores son el principal motivo de ingreso en los servicios de Angiología en el ámbito internacional y en Cuba.1-3 En este último, la prevalencia de DM es del 3,8 % y se encuentra ubicada entre las 10 primeras causas de muerte.4,5

Se plantea que el 60 % de las amputaciones vasculares ocurren en la población diabética. En Estados Unidos de Norteamérica anualmente se reportan más de 85 mil amputaciones a causa de úlceras del pie.2 En un estudio realizado en el municipio del Cerro se encontró que el 53 % de los amputados tenían antecedentes de un pie diabético.6

La prevalencia del pie diabético oscila entre 8 y 13 %, y afecta con mayor frecuencia a la población diabética entre los 45 y 65 años. El riesgo de que un enfermo diabético sufra una amputación menor y/o mayor en la extremidad inferior es muy elevado con respecto a la población no diabética. Numerosos estudios aseveran que la incidencia acumulativa de amputaciones supera el 5 % en la DM de tipo 1 y el 7 % en la de tipo 2, cuando la enfermedad es diagnostica antes de los 30 años de edad y su evolución es de más de 10 años. Existe la agravante de que un tercio de los diabéticos que han sufrido una amputación mayor en una pierna, pierden la otra extremidad en un período subsiguiente, y el otro tercio fallece a los 12 meses después de la amputación.7-9

Existen 2 circunstancias clínicas en las que la amputación constituye la única opción terapéutica posible en el pie diabético: 1) en la extensa necrosis tisular, y 2) cuando las diversas alternativas terapéuticas han fracasado. La aceptación del fracaso de las alternativas terapéuticas médico-quirúrgicas por el médico, el enfermo y sus familiares, debe ser enfocado con la visión de mejorar la calidad de vida del enfermo. Por tal motivo, la amputación va dirigida a lograr un muñón bien cicatrizado, estable, y susceptible de adaptársele una prótesis en un corto intervalo de tiempo, lo que le permitirá al enfermo retornar a su vida normal con las máximas posibilidades.7,10

La depresión psíquica es un trastorno del estado de ánimo, definido como la tendencia del ser humano a imprimir una tonalidad agradable o desagradable a cada uno de los estados psíquicos, oscilando entre el placer y el sufrimiento. Es el problema de salud más relevante a escala mundial después de los 60 años de edad. Su etiología es multifactorial y está asociada con factores genéticos, ambientales y biológicos. La depresión se relaciona con las pérdidas de contemporáneos, de la belleza física, de la pareja, de la posibilidad de poder modificar su entorno, de las perspectivas, de los recursos y de la salud.11

En la población mayor de 65 años, la prevalencia de depresión oscila entre el 2 y 3 %. Los estudios de seguimiento indican que la presencia de esta en pacientes geriátricos hospitalizados por causas no psiquiátricas, sería un factor de riesgo para morir 30 meses después de diagnosticar una determinada enfermedad.12

Por todo lo anterior, el objetivo de este estudio fue determinar la presencia de depresión en pacientes amputados por pie diabético y su posible asociación con el tiempo de conocida la diabetes y el tipo de amputación mayor.

 

MÉTODOS

Se realizó un estudio prospectivo, descriptivo y transversal en 41 pacientes diabéticos ingresados en el Servicio de Angiopatía Diabética del Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular con un diagnóstico de pie diabético. Los pacientes tenían 60 y más años de edad; eran de ambos sexos: 28 mujeres (68,3 %) y 13 hombres (31,7 %). Según el tipo de DM, 15 pacientes eran diabéticos de tipo 1 (36,59 %) y 26 (63,41 %) de tipo 2, con más de 5 años de conocida la diabetes.

Los tipos de pie diabético que presentaron los enfermos al ingreso fueron: isquémico infectado (n= 8, 10 %), neuro-infeccioso (n= 9, 11,25 %), e isquémico (n= 24, 30 %). A todos se les realizó una amputación mayor (supracondílea o infracondílea) como última alternativa de tratamiento.

A todos los paciente, previa su autorización, se les aplicó la escala de depresión GDS (Geriatric Depresión Scale),13 construida específicamente para el adulto mayor y validada en Cuba, con la cual se puede detectar la posible presencia de la depresión. Consta de 30 ítems formulados como preguntas, cuyas respuestas son dicotómicas (sí o no). Además, se aplicó la escala de W Zong,14 donde el paciente indica la frecuencia con la que experimenta cada uno de los síntomas explorados. Esta prueba consta de 20 ítems agrupados en 4 factores (depresión, biológico, psicológico, psico-social).

Se confeccionó una base de datos que incluía las variables siguientes: edad, sexo, tiempo de conocida la diabetes, tipo de DM; de pie diabético; y de amputación mayor realizada. También incluía el grado de depresión.

 

RESULTADOS

Se encontró que la depresión severa era muy frecuente (n=19, 46,34 %) seguida en orden por la depresión leve (n= 8, 19,51 %) y la moderada (n= 5, 12,19 %). El 21,95 % (n= 9) de los enfermos no mostraron ni signos ni síntomas de depresión (tabla 1).


Al relacionar el tiempo de conocida la diabetes con la depresión, se observó que los pacientes más deprimidos (n= 28, 68,29 %) eran los que tenían menos de 20 años de evolución. En este grupo el 46,43 % (n= 13) mostró una depresión moderada, mientras que no hubo signos de depresión en 7 casos (25 %). Un hallazgo similar fue observado en el grupo entre 20 y 30 años de evolución, pero en menor cuantía (N= 10, 24,39 %) (tabla 2).


Al tener en cuenta la posible asociación entre el tipo de amputación con la depresión en toda la muestra se observo que se le realizó una amputación supracondílea a 27 pacientes (65,85 %), de los cuales 11 presentaron depresión moderada, 6 leve y 3 severa. En este grupo, 7 pacientes no mostraron síntomas de depresión. A los 14 pacientes restantes (34,15 %) se les realizó una amputación infracondílea. En este grupo se obtuvieron resultados similares en cuanto a la frecuencia de depresión, pero en menor grado, no obstante, fue la depresión moderada la más frecuente con 8 pacientes (tabla 3).


Al asociar la depresión con el tipo de amputación, se encontró que el 40,47 % de los enfermos con amputación supracondílea (n=11) presentó una depresión de tipo moderada. Proporciones similares (22,22 %) se observaron para la depresión de tipo leve y la ausencia de depresión. En el caso de la amputación infracondílea, la depresión de tipo moderada tuvo una frecuencia del 57,14 % (n= 8) (tabla 3).

 

DISCUSIÓN

El riesgo de que un enfermo diabético sufra una amputación menor y/o mayor en la extremidad inferior es muy elevado con respecto a la población no diabética. La incidencia acumulativa de amputaciones en la población diabética diagnosticada antes de los 30 años y con una evolución de más de 10, supera el 5 % en la DM tipo de 1 y el 7 % en la de tipo 2.8 Por ser la forma más frecuente de diabetes (más del 90 %), suele iniciarse después de la cuarta década de la vida y su incidencia aumenta con la edad, por lo que es más común encontrar la presencia de macroangiopatía diabética periférica en este tipo de diabético.2

Existe una variabilidad de resultados en cuanto a la prevalencia de depresión en pacientes geriátricos portadores de pie diabético. Hay autores que plantean que esta es alta (85 %), mientras que otros afirman lo contrario (46,5 %).15-18 Sin embargo, el hallazgo del presente trabajo, que fue una prevalencia de depresión moderada del 46,34 %, esta en correspondencia con este último planteamiento.

Se ha reportado que a mayor tiempo de evolución de la DM el paciente tiene mayor probabilidad de presentar algún tipo de depresión, planteamiento que concuerda con los resultados obtenidos.19-21

En un estudio reciente llevado a cabo en 65 381 mujeres entre 50 y 75 años de edad, seguidas durantes 10 años (1996-2006), para determinar la relación bidireccional de la DM y la depresión, se encontró que los diabéticos, a diferencia de los no diabéticos, tiene un alto riesgo relativo con un valor promedio de 1,29 (rango: 1,18-1,40; IC, 95 %) de desarrollar depresión clínica. Este riesgo se mantuvo elevado al tener en cuenta el tipo de tratamiento para la diabetes (1,25 sin medicamentos; 1,24 con hipoglucemiantes orales y 1,53 con insulina).22

A modo de conclusión, se puede plantear que la depresión está casi siempre presente en los diabéticos amputados independientemente del tiempo de conocida la diabetes y del tipo de amputación mayor realizada.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. American Diabetes Association. Diagnosis and classification of diabetes mellitus. Diabetes Care. 2008;31(Suppl1):55-60.

2. Shaper NC, Nabuurs Franssen MH, Huijberts MSP. Peripheral vascular disease and type 2 diabetes mellitus. Diabetes Metab Res Rev. 2000;16(Suppl 1):11-15.

3. Ministerio de Salud Pública. Dirección Nacional de Registros Médicos y Estadísticas de Salud. Diez primeras causas de muerte por grupos de edad y sexo. Agosto 2008. URL Disponible en: http://www.sld.cu/servicios/estadisticas

4. Gallardo UJ, Seuc AH, Chirino N, Puentes I, Rubio Y. Mortalidad por enfermedades vasculares periféricas en Cuba en el año 2005. Rev Cubana Invest Bioméd. [serie en Internet]. 2008 Jun [citado 2009 Ene 22]; 27(2). URL disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -03002008000200010&lng=es&nrm=iso&tlng=es

5. Zangronis L, Gallardo UJ, Puentes I, Rubio Y, Castro J. Prevalencia de las enfermedades vasculares periféricas en miembros inferiores de pacientes con Diabetes Mellitus. Rev Cubana Angiol y Cir Vasc. 2005;6(1):URL Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/ang/vol6_1_05/ang05105.htm

6. Gallardo UJ, Seuc AH, Zangronis L, Chirino N, López L, Barbería O. Mortalidad prematura por angiopatía diabética periférica en Cuba en los años 1990, 1995 y 2000. Rev Cubana Salud Pública. [serie en Internet]. 2006 Jun [citado 2009 Ene 22]; 32(2): URL Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -34662006000200003&lng=es&nrm=iso&tlng=es

7. American Diabetes Association. Consensus Development Conference on Diabetic Foot Wound Care (Consensus Statement). Diabetes Care. 1999;22:135460.

8. _____. Preventive foot care in people with diabetes. Diabetes Care. 2002;25:S69-S70.

9. Ibáñez EV, Marinello RJ. Epidemiología. En: Marinello RJ, Blanes MJL, Escudero RJR, Ibáñez EV, Rodríguez OJ. Tratado de pie diabético. Madrid: Jarpyo; 2002. pp. 11-17.

10. Gallardo PV, Zangronis L, Hernández L. Perfil epidemiológico del pie diabético. Angiología. [serie en Internet]. 2004 enero-diciembre [citado 7 ago 2006]; 5(1):[aprox. 3p.]. URL Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/ang/vol5_1_04/ang16104.htm

11. Álvarez J, Carreño J, Rodríguez J. Amputaciones en el pie diabético. En: Marinello J, Blanes Mompó JI, Escudero Rodríguez JR, Ibáñez Esquembre V, Rodríguez Olay J. Tratado de pie diabético. Barcelona: Ed. Esteve-Pensa; 1999. pp. 15-20.

12. Álvarez Rodríguez A. Adulto mayor y depresión, criterios a través de grupos focales. Revista Electrónica Archivo Médico de Camagüey. 1999;3(4). ISSN: 1025-55.

13. Brink TL, Yesavage JA, Lum O. Screening tests for geriatric depression. Clin Gerontol. 1982;1:37-43.

14. Zong W. A self rating depression scale. Arch Gen Psychiatry. 1965;12:63-70.

15. Boletín de la Escuela de Medicina. Universidad Católica de Chile. Depresión en el adulto mayor. 2000;29(1-2):13-20.

16. Rosas FMA. Prevalencia de depresión en pacientes con pie diabético. Rev Mex Angiología. 2006;34(3):107-11.

17. Clouse RE, Lustman PJ, Freedland KE. Depression and coronary heart disease in women with diabetes. Psychasam Med. 2003;65(3):376-83.

18. McDaniels JS, Musselmann DL, Proter MR. Depression in patients with cancer. Areh Gen Psychiatry. 1995;52:89-99.

19. Black SA, Markides KS, Ray LA. Depression predicts increased incidence of adverse health in older Mexican Americans with type 2 diabetes. Diabetes Care. 2003;26(10):228.

20. Zung WWK, Broadhead E, Roth ME. Prevalence of depressive symptoms in primary care. Fam Pract. 1993;37:33-78.

21. Kriegsman DMW, Penninx BWJH, Van Ejik JTM. Chronics disease in the elderly and its impact on the family: A review of the literature. Fam Syst Med. 1994;12:247-67.

22. Pan A, Lucas M, Sun Q, van Dam RM, Franco OH, Manson JE, et al. Bidirectional association between depression and type 2 diabetes mellitus in women. Arch Intern Med. 2010 Nov 22; 170(21):1884-91.

 

Recibido: 11 de agosto de 2011.
Aprobado:11 de septiembre de 2011.

 

 

Dr. César de la Torre Puente. Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular. Calzada del Cerro 1551 esquina a Domínguez, Cerro. La Habana, Cuba. Correo electrónico: cesartorre@infomed.sld.cu