Indice Anterior Siguiente
Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana
Facultad de Ciencias Médicas"Dr. Enrique Cabrera"

El enfoque sistémico en el contenido de la enseñanza

Dr. Washington Rosell Puig,1 Lic. Martha Más García 2

Resumen

El contenido de enseñanza es el componente que caracteriza el proceso docente educativo y está determinado por los objetivos de enseñanza que se concretan en el programa analítico de la asignatura, el cual debe estructurarse con un enfoque sistémico que comprenda un sistema de conocimientos y de habilidades. El presente trabajo aborda el enfoque sistémico desde sus antecedentes, su concepto y propiedades, y analiza el sistema de conocimientos y el de habilidades en el proceso docente-educativo, a partir de la revisión bibliográfica del tema.

DECS: ENSEÑANZA; ESTUDIANTES DE MEDICINA; COMPETENCIA PROFESIONAL; DOCENTE; ADMINISTRACION SISTEMICA.

El componente del proceso docente-educativo que representa las bases o fundamentos de cualquier campo de la cultura (ciencia, técnica, arte) es el contenido de la enseñanza, determinado por los objetivos de esta, y que se concreta en el programa analítico de cada asignatura.1 Es el componente que caracteriza el proceso docente-educativo, porque precisa las características de los objetos y fenómenos que se estudian.2

El contenido de enseñanza debe estructurarse con un enfoque sistémico, basado en principios psicopedagógicos como la sistematización y la lógica de la asignatura y del proceso didáctico, para permitir a los alumnos la adquisición de los conocimientos y el desarrollo de habilidades. Además, de forma paralela, debe contribuir al desarrollo de la actividad creativa y la formación de convicciones en los estudiantes.1,3-5 Por lo tanto, debe tener una doble función; instructiva y educativa.

El contenido de la enseñanza constituye un repertorio de ideas y realizaciones2, organizadas mediante un sistema de conocimientos y habilidades, que deben asimilar los estudiantes de acuerdo con los objetivos de enseñanza que se desean alcanzar.6

Algunos pedagogos con un enfoque pragmático consideran que lo más importante es desarrollar las habilidades, mientras que otros con un enfoque racionalista opinan que lo fundamental es hacer énfasis en los conocimientos. Sin embargo, esta división del contenido de enseñanza en un sistema de conocimientos y otro de habilidades es formal, para facilitar su organización, pues los conocimientos no se imparten para que los alumnos los reproduzcan teóricamente, sino para que puedan trabajar con ellos, ya que no se concibe adquirir un conocimiento sin desarrollar una habilidad, que puede ser intelectual y práctica, general y específica. Por lo tanto, en el contenido de la enseñanza es necesario vincular los conocimientos con las habilidades.1, 2, 3

El objetivo del presente trabajo es exponer los aspectos fundamentales del enfoque sistémico y destacar sus antecedentes, concepto, propiedades, la importancia de la sistematización y la lógica así como la aplicación de este enfoque en el contenido de la enseñanza, precisando las características esenciales del sistema de conocimientos y habilidades.


Antecedentes del enfoque sistémico

Las ideas del enfoque sistémico no son nuevas, ya desde la antigüedad greco-romana se intentó establecer las leyes a que obedece la formación de un sistema de conocimientos.7

En el transcurso del tiempo, muchos autores han empleado el enfoque sistémico para estudiar los elementos que conforman determinados procesos.8 Por ejemplo: en la mecánica de los siglos XVII y XVIII se llevó a cabo la investigación de varios objetos de algunos sistemas.7 En el siglo XVII se destacó el pedagogo checo J.M. Comenius (1592 - 1670), quien elaboró un sistema educativo y fundamentó la estructuración del proceso docente en la escuela, lo que reflejó en su "Didáctica Magna", una de las primeras obras de la teoría pedagógica.1,3,7 En la segunda mitad del siglo XIX, el filósofo alemán Carlos Marx (1818 - 1883) argumentó filosóficamente los objetivos de la investigación en el marco de un sistema y lo aplicó brillantemente al análisis de la producción capitalista en su obra "El Capital" .7, 8 - 10

En Cuba, el ideario pedagógico de José Martí representa el resumen del pensamiento de los principales educadores cubanos del siglo XIX, quienes emplearon ideas tomadas del patrimonio pedagógico más progresista de esa época, las que aplicaron con un sentido indiscutible de originalidad y con una proyección de futuro.1 En relación con este tema, Martí expresaba la necesidad de la integración universal para el estudio de la realidad y abogaba por cursos "... no del modo imperfecto y aislado (...) sino con plan y sistema, de modo que unos conocimientos vayan complementando a los otros y como saliendo de estos, aquellos".8-10

En el sigo XX se produjo un gran desarrollo de la ciencia y la técnica y como consecuencia de esta situación, en la segunda mitad de ese siglo, las ideas del enfoque sistémico se perfeccionaron y aplicaron a las más diversas ramas de la producción y los servicios, de las investigaciones científicas y de los procesos tecnológicos. Además, ello ha influenciado en la forma de concebir algunos procesos sociales, psicológicos y pedagógicos.9,10 En el proceso docente - educativo, el enfoque sistémico propicia su perfeccionamiento, así como su planificación y dirección.8


Concepto y propiedades del enfoque sistémico

En el sentido estricto de la palabra, el sistema es un conjunto de elementos relacionados entre sí, que constituyen una determinada formación integral, no implícita en los componentes que la forman.7-8,9

Todo sistema convencionalmente determinado se compone de múltiples subsistemas y estos a su vez de otros, tantos como su naturaleza lo permita, los cuales, en determinadas condiciones pueden ser considerados como sistemas; por lo tanto, los términos de sistemas y subsistemas son relativos y se usan de acuerdo con las situaciones.10,11

El enfoque de sistema, también denominado enfoque sistémico, significa que el modo de abordar los objetos y fenómenos no puede ser aislado, sino que tienen que verse como parte de un todo. No es la suma de elementos, sino un conjunto de elementos que se encuentran en interacción, de forma integral, que produce nuevas cualidades con características diferentes, cuyo resultado es superior al de los componentes que lo forman y provocan un salto de calidad.11

Desde el punto de vista filosófico, el enfoque sistémico se apoya en la categoría de lo general y lo particular, es decir, del todo y sus partes y se sustenta en el concepto de la unidad material del mundo.8-10

En general, todo sistema tiene 4 propiedades fundamentales que lo caracterizan: los componentes, la estructura, las funciones y la integración. Estas propiedades deben tenerse en cuenta cuando se aplica el enfoque sistémico.8-10,12,13

Para asegurar que se ha realizado una estructura sistémica debe comprobarse:1) si la eliminación de un elemento descompone el sistema, 2) si el conjunto refuerza la función de los elementos aislados y 3) si el rendimiento es realmente superior.

La sistematización en el proceso de estudio

La sistematización es una actividad mental que se efectúa en el proceso de estudio, consistente en reunir en grupos los objetos y fenómenos según determinados rasgos o principios y ordenar las materias según determinados sistemas, en los que al guardar cada una de sus partes ciertas relaciones con las demás, forman un conjunto armónico.3, 14, 15 La sistematización se efectúa en estrecha relación con el proceso de generalización y se puede desarrollar de forma independiente o paralelamente al proceso de clasificación.15

La sistematización tiene gran importancia en el estudio, porque contribuye a desarrollar el pensamiento y a que los alumnos recuerden bien las materias. Tener conocimientos sistemáticos de un problema significa poseer una síntesis de conjunto de todas sus partes y de los nexos que existen entre ellos, como consecuencia, los conocimientos se recuerdan bien, se conservan de manera estable y se reconstruyen cuando haya que resolver nuevos problemas.15

Para que la actividad mental de la sistematización se desarrolle con eficacia y dé buenos resultados, es necesario atenerse a 3 reglas fundamentales: 1) determinar los aspectos o principios según los cuales ha de efectuarse la sistematización, 2) sistematizar todos los objetos aislados y 3) la sistematización solo tendrá éxito y será correcta cuando se lleve a cabo basándose en un solo rasgo o principio determinado 15

La didáctica clásica está regida por el principio de la sistematización. Este principio ha dado lugar a la estructuración sistémica de las asignaturas, cuyo ideal es presentar o estructurar el objeto de estudio, como un conjunto de invariantes, en vez del enorme número de variantes que conforma una asignatura, y de esta manera obtener objetos nuevos que contienen un número reducido de conocimientos.6

El enfoque sistémico en el proceso docente-educativo

La tarea fundamental de la Didáctica consiste en organizar el proceso docente-educativo sobre bases científicas y con un carácter sistémico, que se establece con un criterio lógico y pedagógico para lograr la máxima efectividad en la asimilación de los conocimientos, el desarrollo de habilidades y la formación de convicciones por parte de los alumnos, con la finalidad de capacitarlos para que puedan cumplir exitosamente sus funciones sociales, de prepararlos para la vida y el trabajo. De este modo, el sistema de educación responde al encargo social de formar ciudadanos útiles, en correspondencia con los valores que predominan en la sociedad, el perfil del egresado y las competencias que este debe lograr.1- 3, 16, 17

La organización del proceso docente-educativo se apoya en las leyes didácticas que expresan las relaciones de este proceso con el contexto social y las interacciones entre sus componentes (objetivo, contenido, método, medio, forma y evaluación). Entre estos componentes se destaca el objetivo de enseñanza, que constituye la categoría didáctica rectora, pues refleja el carácter social del proceso y lo orienta de acuerdo con los intereses de la sociedad, a los cuales se subordinan los otros componentes que concretan esta aspiración. La integración de todos estos componentes conforman un sistema (del proceso docente-educativo), constituido por varios subsistemas que representan distintos niveles o unidades organizativas (carrera, disciplina, asignatura, tema y tareas docentes). Por lo tanto, en cada unos de estos subsistemas o unidades organizativas están presentes todos los componentes que lo caracterizan.

La organización del proceso docente-educativo con un enfoque sistémico se realiza con un criterio lógico y pedagógico. El criterio lógico significa que el contenido de cualquier rama del saber tiene una lógica interna propia y el criterio pedagógico indica que la lógica de cualquier rama del saber se adecua a la lógica del aprendizaje, en la que hay que distinguir la lógica de la asignatura y la correspondiente al propio proceso didáctico.

La lógica de la asignatura se refiere a la distribución gradual y ordenada de los conocimientos que integran el programa analítico de la asignatura y que representan los fundamentos de la ciencia correspondiente. La lógica del proceso didáctico está basada en la exposición sistemática por parte del profesor y la participación activa y planificada de los estudiantes para desarrollar las habilidades necesarias que les permiten dominar determinados conocimientos.3, 16

La lógica del proceso didáctico se halla en estrecho vínculo con la de la asignatura; pero no se identifica con ella, es más dinámica y compleja, pues está basada en la labor conjunta del profesor y de los alumnos, en la que está presente la lógica de la asignatura y la psicología de la asimilación del material de estudio por los alumnos, que debe ser lo más activo e independiente posible.3, 16

La formación del pensamiento lógico en los estudiantes es indispensable para que puedan desarrollar el estudio y el trabajo independiente, así como organizar adecuadamente su actividad intelectual. Esto se logra ayudando a los estudiantes a adquirir determinadas habilidades, que indudablemente lo prepararán para la vida y los capacitarán para ser más eficientes en su trabajo futuro.18


Sistema de conocimientos

El sistema de conocimientos es el cuerpo teórico o núcleo conceptual del contenido de enseñanza de cada asignatura; es decir, el conjunto de elementos que permiten caracterizar o explicar determinados rasgos de los objetos y fenómenos que son motivo de estudio. Está integrado por conceptos, leyes, teorías, etcétera.2

El concepto es una forma de pensamiento, un proceso mental de carácter teórico y generalizado.15 Es el elemento más importante del pensamiento lógico; constituye la piedra angular del conocimiento racional y refleja las propiedades generales y esenciales, necesarias y suficientes de los objetos y fenómenos para distinguirlos de los demás.2

Los conceptos de los objetos y fenómenos representan solamente una parte de su conocimiento, pero mediante la actividad práctica se obtienen conocimientos cada vez más completos en un proceso de transformación, ampliación y profundización de los conceptos.15

Cada ciencia constituye un sistema de conceptos que están relacionados entre sí y generalmente en cualquier sistema de conceptos, uno de ellos ocupa un lugar preferente (invariante) que se puede determinar mediante un enfoque sistémico, agrupando y ordenando adecuadamente los rasgos generales y esenciales de los objetos y fenómenos que se estudian y los nexos entre ellos.15

La asimilación de los conceptos se facilita por la experiencia del individuo, el conocimiento directo de los objetos y fenómenos o sus reproducciones y las actividades prácticas, con la realización de distintos ejercicios, que además permiten valorar el grado de retención de los conocimientos en la memoria.15


Sistema de habilidades

El sistema de habilidades es el conjunto de acciones psicomotoras o prácticas y mentales o intelectuales que deben realizar y dominar los estudiantes en respuesta a los objetivos de enseñanza propuestos. A la vez, cada acción se descompone en una serie de operaciones que determinan las formas o modos de realizar la acción. También se puede lograr el hábito de determinadas acciones, cuando estas se ejecutan de forma automatizada, a causa de la repetición y el entrenamiento.

En el proceso docente-educativo, las habilidades se clasifican en: generales (docentes y lógicas) y específicas de cada asignatura.2,5,6

Las habilidades generales (lógicas y docentes) deben desarrollarse en la enseñanza general. Sin embargo, los estudiantes que ingresan en la enseñanza superior presentan diferencias en el dominio de estas habilidades; por lo tanto, es necesario continuar trabajando sobre ellas.6 Con esta intención, el área de docencia del MINSAP, elaboró el manual de técnicas de estudio19 y se ha organizado el Curso Introductorio de la Especialidad al inicio de los estudios universitarios, donde se tratan estos temas; aunque estas medidas aún resultan insuficientes, por lo que es conveniente que el personal docente de cada disciplina, especialmente los de Ciencias Básicas, tengan en cuenta este problema y se responsabilicen con el desarrollo de estas habilidades.6

Las habilidades docentes o de autoestudio son aquellas que abarcan diversas actividades del proceso docente-educativo en general, las cuales están orientadas a desarrollar el trabajo independiente de los alumnos y se consideran básicas para aprender a estudiar. En el ciclo básico de las Ciencias Médicas son importantes entre otras; trabajar con la literatura docente (textos básicos y complementarios, literatura auxiliar, libros y revistas de consultas), elaborar fichas bibliográficas, ponencias, resúmenes, cuadros sinópticos y esquemas, tomar notas de clase.

Las habilidades lógicas están basadas en las operaciones mentales o procesos lógicos del pensamiento, que están íntimamente vinculadas; pero se diferencian por la función que realiza cada una durante el proceso del pensamiento (analizar, sintetizar, inducir, deducir, abstraer y generalizar). En el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana se ha trabajado en este aspecto con el objetivo de establecer un sistema de habilidades lógicas en el ciclo básico de las Ciencias Médicas, que comprende 8 habilidades, las cuales fueron caracterizadas y se determinaron sus operaciones lógicas (comparar, identificar, definir, clasificar, describir, explicar, interpretar y predecir).20

Las habilidades específicas o propias de cada asignatura están orientadas hacia el modo de actuación profesional específico de cada disciplina o ciencia correspondiente y comprenden los métodos, procedimientos y técnicas que se utilizan en ella y que deben dominar los estudiantes, sin olvidar que el egresado que se desea formar en las carreras de Ciencias Médicas es un especialista general básico.

Conclusiones

El contenido de enseñanza es el componente que caracteriza el proceso docente - educativo y representa las bases de cualquier campo de la cultura, está determinado por los objetivos de la enseñanza y se concreta en el programa analítico de cada asignatura.

El contenido de enseñanza debe estructurarse con un enfoque sistémico o conjunto de elementos relacionados entre sí que constituye una determinada formación integral, con nuevas características no implícitas en los componentes que la forman.

El enfoque sistémico del contenido de la enseñanza está basado en principios psicopedagógicos como la sistematización y la lógica de la asignatura y del proceso didáctico, y comprende un sistema de conocimientos y habilidades.

El sistema de conocimientos es el cuerpo teórico o núcleo conceptual del contenido de enseñanza y está integrado por conceptos, leyes, teorías, etcétera.

El sistema de habilidades es el conjunto de acciones psicomotoras y mentales que deben realizar y dominar los alumnos en respuesta a los objetivos de enseñanza propuestos, las que se clasifican en generales (docentes y lógicas) y específicos de cada disciplina.

El área de docencia del MINSAP elaboró un manual de técnicas de estudio y se ha organizado el Curso Introductorio de la Especialidad al inicio de la carrera para contribuir al desarrollo de las habilidades generales requeridas , pero es conveniente que el personal docente de cada disciplina se responsabilice con la continuidad de su desarrollo.

Summary

The teaching content is the component that characterizes the educative teaching process and it is determined by the learning objectives that are made concrete in the analytical syllabus of the subject, which should be structured according to a systemic approach embracing a system of knowledge and abilities. This paper deals with the systemic approach from its antecedents, concept and properties and analyzes the system of knowledge and abilities in the educative-teaching process based on the bibliographic review of the topic.

Subjec headings: TEACHING; STUDENTS, MEDICAL; PROFESIONAL COMPETENCE; FACULTY; SYSTEMS MANAGEMENT.


Referencias bibliográficas

  1. Cuba. Ministerio de Educación. Pedagogía. La Habana: Pueblo y Educación;1984.
  2. Álvarez Zayas C. Hacia una escuela de excelencia. La Habana: Academia; 1996.
  3. Danilov MA, Skatkin MN. Didáctica de la escuela media. La Habana: Libro para la Educación; 1980.
  4. Klingberg L.. Introducción a la didáctica general. La Habana: Pueblo y Educación; 1973.
  5. Cuba. Ministerio de Educación Superior. Objetivos y contenidos de la enseñanza en la Educación Superior. La Habana: MES; 1980.
  6. Talízina NF. Fundamentos de la enseñanza en la Educación Superior. Universidad de La Habana; 1985.
  7. Rosental M,. Iudin P. Diccionario Filosófico. La Habana: Editora Política; 1981.
  8. Cordero Bretón M, Álvarez González M. Sistema de medios. En: Cubero Allende J. Los medios de enseñanza en la educación superior. Universidad de La Habana; 1985.
  9. González Castro V. El enfoque sistémico en los medios de enseñanza. Rev Cubana Educ Med Sup 1984; 4 (1) 10-21.
  10. ________ Teoría y práctica de los medios de enseñanza. La Habana: Pueblo y Educación; 1986.
  11. Rosell Puig W. Medios de enseñanza. La Habana: Pueblo y Educación; 1989.
  12. Afanasiev V. El enfoque sistémico aplicado al conocimiento social. Rev Cienc Soc. URSS 1979; (1)
  13. Fernández L,Mieres Orta A. La dirección con un enfoque sistémico. Metodología de organización de un sistema de dirección. Universidad de La Habana; 1985
  14. Buzón Castells M, Silverio Gómez M. Las ideas rectoras en el proceso de integración de los conocimientos. Rev Varona 1986;16 (enero - junio) 63 - 76.
  15. Shardakov MN. Desarrollo del pensamiento en el escolar. La Habana: Libros para la Educación; 1978.
  16. Danilov MA. El proceso de enseñanza en la escuela. La Habana. Libros para la Educación; 1978.
  17. Salas Perea R.S. Educación en salud. Competencia y desempeño profesionales. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 1999.
  18. Cuba. Ministerio de Educación. Enseñar a los alumnos a trabajar independientemente: tarea de los educadores. La Habana: MINED; 1986.
  19. Cuba. Ministerio de Salud Pública. Manual de Técnicas de estudio. La Habana: MINSAP; 1990.
  20. Rodríguez Guerra E, Rivera Michelena N, Valentí Pérez J, Anias Calderón J. Un sistema de habilidades para las carreras de la salud. Rev Educ Méd Super 1994; 8 (1-2): 45 - 53.

Recibido: 9 de marzo de 2003. Aprobado:9 de abril de 2003-05-02
Dr.Washington Rosell Puig.Facultad de Ciencias Médicas "Enrique Cabrera".Calzada de Aldabó y Calle N. Altahabana.Boyeros.Ciudad de La Habana, Cuba.

1 Especialista de I Grado en Cirugía.Profesor Auxiliar.Profesor Consultante
2 Licenciada en Psicología.Profesor Auxiliar.

 

Indice Anterior Siguiente