Indice Anterior Siguiente
Educ Med Super 2004;18(1)

Escuela Nacional de Salud Pública

Diseño y aplicación del Test de Habilidades Múltiples en el proceso selectivo de ingreso al destacamento "Carlos J. Finlay"

MsC. Bertha Fernández Oliva,1 MsC. Cira Soler Martínez,2 Lic. Raúl Rodríguez Fontes3 y Lic. Silvio F. Soler Cárdenas4

Resumen

Se exponen las características internacionales de los procesos de selección para la admisión a la educación superior según la evaluación de conocimientos y habilidades que deben poseer los aspirantes y el enfoque más actual, la evaluación de cualidades personales, por el compromiso y la entrega que se espera de los egresados de la carrera de Medicina, identificadas como "vocación de servicio" y expresadas desde la propia elección de la profesión. Se resume el proceso llevado a cabo en Cuba para el ingreso en las carreras de Ciencias Médicas mediante una metodología aplicada durante más de 20 años, las etapas que la conforman y su perfeccionamiento continuo, con el objetivo de garantizar la calidad y el rigor en la admisión de los estudiantes que integren el Destacamento de Ciencias Médicas "Carlos J. Finlay" en cada curso académico. Se realiza un análisis del término "evaluación", así como de la incidencia de las motivaciones y los intereses e intenciones profesionales en el desarrollo de la tendencia orientadora hacia las Ciencias Médicas. Se fundamenta la introducción del Test de Habilidades Múltiples integrado por 4 series durante el perfeccionamiento de este proceso, así como las habilidades y conocimientos que mide: información general; razonamiento verbal; razonamiento lógico-matemático e ingeniosidad y creatividad. Se expone la metodología para su elaboración y validación en Centros de Educación Médica Superior seleccionados, antes de su generalización en el país.

DeCS: TESTS DE APTITUD; UNIVERSIDADES; EDUCACION DE PREGRADO EN MEDICINA; EVALUACION EDUCACIONAL.

El ingreso a la Educación Superior en gran parte de las universidades del mundo exige un proceso de selección previo que se caracteriza por la evaluación de conocimientos y habilidades básicas que deben poseer los aspirantes para lograr un nivel de entrada, que les permita durante el proceso formativo la adquisición y asimilación de los contenidos y valores humanistas propios de la profesión.

Desde la Cumbre de Edimburgo II, celebrada en 1988, se plantea que "para la selección de los estudiantes de medicina, se deben emplear métodos que vayan más allá de la capacidad intelectual y el logro académico, y que incluya la evaluación de cualidades personales". En su propio plan de acción recomienda a los países que "los principios para la selección deben ser claros, equitativos y válidos", y añade que las Escuelas de Medicina deben elaborar criterios de admisión que reúnan características tanto docentes como "no intelectuales", entre las que se encuentran el compromiso social y el status de minoría, y que estudien las técnicas de valoración de la actitud para lograr una validez en la identificación de las necesarias cualidades "no cognoscitivas" de los posibles matriculados, para obtener "graduados que pueden responder mejor a las necesidades nacionales de salud".1

Igualmente, en la Conferencia Mundial de la UNESCO sobre Educación Superior de 1998 se plantea que "el acceso a los estudios superiores debería estar basado en los méritos, la capacidad, los esfuerzos, la perseverancia y la determinación de los aspirantes y, en la perspectiva de la educación a lo largo de toda la vida".2 Otras cumbres de la Educación Superior han abordado los procesos de admisión a las Escuelas de Medicina y han señalado su importancia para la formación de los futuros profesionales.3

Por las razones antes expuestas, entre los estándares de calidad y excelencia para la acreditación de las universidades, debatidos también en escenarios internacionales, se encuentra el que tengan establecido un proceso de selección para la admisión de los aspirantes en las diferentes carreras.4,5

Desde la creación del Destacamento de Ciencias Médicas "Carlos J. Finlay" en el año 1982,6 el ingreso a los Centros de Educación Médica Superior (CEMS) se ha regido por un proceso selectivo que prevé evaluar integralmente las cualidades de los aspirantes, con el cumplimiento de los requisitos establecidos para la admisión, como son en una primera etapa: el índice académico y el aval del colectivo estudiantil, teniendo en cuenta la trayectoria del aspirante en el preuniversitario. En un segundo momento del proceso, se aplica una entrevista y se realiza el examen médico en los CEMS, para conformar así los criterios de valor integrados que determinan el ingreso o no de los aspirantes a las carreras de Ciencias Médicas, según el plan de plazas establecido en correspondencia con las necesidades de estos recursos en cada territorio.

Posteriormente, en el curso académico 1991-1992, el proceso selectivo se sometió a un perfeccionamiento con el objetivo de elevar la calidad y el rigor de la admisión en todas sus etapas y se diseñó un nuevo modelo de selección a partir de las experiencias acumuladas por otras carreras de la Educación Superior en el ámbito nacional y por universidades extranjeras, entre las que se pueden citar la Universidad Nacional de Venezuela,7 la Universidad Nacional Autónoma de México8 y la Universidad de Guadalajara9 que coinciden, específicamente para Ciencias Médicas, en el requerimiento además de las capacidades académicas, de otras aptitudes especiales como: marcado interés vocacional y orientación profesional, probadas cualidades humanas políticas y morales, habilidades para la comunicación oral y escrita, así como el razonamiento verbal y el lógico-matemático.

En el citado período de cambios fundamentales, se trabajó en el perfeccionamiento de todo el proceso selectivo10 que abarcó: la entrevista, el aval en los preuniversitarios, la valoración de las condiciones físicas y mentales de los aspirantes y el trabajo de formación vocacional y orientación profesional que prepara a los jóvenes para la elección consciente de su profesión y para asumir el compromiso social que demanda el sistema nacional de Salud de cada estudiante y egresado. En esta etapa se introdujo el Test de Habilidades Múltiples (THM) con la finalidad de evaluar habilidades básicas y motivaciones para las carreras de Ciencias Médicas. Este test consta de 4 áreas que permiten conocer y valorar el desarrollo de los modos de actuación de los educandos, verificar los conocimientos que poseen sobre las ciencias médicas, el desarrollo del pensamiento lógico abstracto, así como sus intereses profesionales y la tendencia orientadora hacia las carreras de la Salud, que constituye en este caso, el nivel superior de desarrollo que la motivación hacia la profesión puede alcanzar en esta esfera de la personalidad, que valora el motivo como la síntesis de intereses y necesidades que integran su potencial dinámico.11

Las pruebas de aptitud de referencia se aplicaron experimentalmente en preuniversitarios seleccionados de Ciudad de La Habana durante el curso escolar 1991-1992. Después de los ajustes pertinentes, según criterios de expertos, se extendió al Instituto Superior de Ciencias Médicas (ISCM) de Villa Clara y la Facultad de Ciencias Médicas (FCM) de Pinar del Río, como parte del control experimental para su validación. Allí se obtuvieron resultados satisfactorios y no sólo se manifestaron intereses y motivaciones relacionadas directamente con la ejecución de la profesión, sino también con otras necesidades y motivos del estudiante como por ejemplo el prestigio social, intereses relacionados con el cumplimiento de una misión internacionalista, satisfacción familiar, bienestar material y otras. A partir del curso académico 1994-1995 se generalizó esta experiencia a todos los CEMS, con excepción del ISCM-Habana que lo inició en el curso 1997-1998.

Metodología de elaboración del Test de Habilidades Múltiples

En Cuba, el proceso selectivo de estudiantes para las carreras de Ciencias Médicas responde a las políticas trazadas por el Ministerio de Salud Pública y se sustenta en la aplicación de técnicas de evaluación individual de los aspirantes, en función de los requisitos establecidos, y la evaluación, como proceso del propio sistema de ingreso en su conjunto, con el fin de elevar la calidad de la admisión al sistema formativo y contribuir así al cumplimiento del encargo social que le corresponde al organismo en la formación integral de sus recursos humanos.

Antes de abordar la metodología seguida para la construcción del instrumento propuesto (THM) se analizarán algunos criterios acerca del concepto de evaluación, que entre otros se define como el proceso de diseñar, obtener y proveer informaciones útiles para juzgar alternativas de decisión, con la función de identificar, recolectar y preparar datos a fin de hacer inferencias de las discrepancias existentes y los desempeños obtenidos. Por otra parte, se señala que la evaluación consiste en la recolección y organización de datos de desempeño en un conjunto de valores establecidos de acuerdo con un criterio, para proveer grados comparativos o numéricos. Es criterio de los autores que la primera idea asume el papel del evaluador sólo como seleccionador y presentador de la información, sin juzgar su valor; sin embargo, en la segunda se asume que evaluar no solo es medir, sino también juzgar cuándo los resultados son buenos.12

Según Anastassi,13 los tests psicológicos evalúan o describen conductas humanas y su nivel predictivo o de diagnóstico depende del grado en que sirve como indicador de un área de conducta relativamente amplia y significativa. Las baterías de aptitud múltiple constituyen un tipo de test que no ofrece una sola medida global, como es el coeficiente de Inteligencia, sino un conjunto de puntuaciones en las diferentes aptitudes y proporcionan un perfil intelectual que muestra los puntos fuertes y débiles del individuo evaluado. Los tests de aptitud múltiples se comenzaron a utilizar en la selección y clasificación del personal militar e industrial en los Estados Unidos y se extendió su aplicación a la selección de los aspirantes a las Escuelas de Medicina, Derecho, Ingeniería, Odontología y otros campos profesionales.

Los autores antes referidos y otros también consultados coinciden en que para la elaboración y construcción de cualquier instrumento de evaluación se exige un análisis exhaustivo que comprenda la problemática que dio origen al proyecto, los objetivos y finalidades a alcanzar, el contexto donde se llevará a cabo el proyecto evaluativo, el criterio de los actores (todos los beneficiarios y participantes del proceso evaluativo) y el abordaje metodológico, así como puntualizan 2 exigencias fundamentales que son: la validez y la confiabilidad.

Sobre la validez en particular se destaca que siempre ha constituido un punto álgido en las propuestas de diseño de evaluación porque permite verificar si hay correspondencia entre lo que se pretende medir y lo que realmente se mide. En la medida en que esto se cumpla, el instrumento examinado tiene un alto grado de precisión. Si el diseño del instrumento evaluativo y la evaluación propiamente dicha tienen como finalidad valorar conocimientos, habilidades y modos de actuación del estudiante, será mucho mayor el nivel de validez del instrumento.14

Entre los tipos de estudios de validez se encuentra el de la validez de contenido, cuyo propósito fundamental consiste en determinar en qué medida los items del instrumento constituyen una muestra representativa del dominio cognitivo que se pretende explorar; que a los efectos del presente trabajo es la que más interesa.15

La confiabilidad ofrece el nivel de precisión con que el instrumento mide lo propuesto; representa una medida de la consistencia del test, así como también un índice de la estabilidad de los resultados cuando el mencionado test se aplica varias veces a los mismos educandos en diversas ocasiones.12

Los 2 conceptos anteriores no pueden verse de forma independiente porque en la medida en que un instrumento cumple con el requisito de validez es a la vez confiable, y no ocurre lo mismo de forma contraria, pues un instrumento puede ser confiable pero no ser válido a los fines propuestos.

El THM ha sido considerado como una prueba de aptitud específica para Ciencias Médicas. Las pruebas de aptitud pretenden predecir la conducta futura en relación con el nivel de destrezas y razonamiento que se espera alcance el estudiante durante la etapa de su formación profesional. Se ha demostrado que la evaluación de los procesos lógicos del pensamiento que tienen lugar en las respuestas de los estudiantes, están localizadas en 2 áreas fundamentales del desarrollo intelectual: el razonamiento verbal y la habilidad numérica.8,9

A la vez, el THM es un test estándar con función diagnóstica que evalúa la posibilidad de que el aspirante sea aceptado o no para su ingreso a las carreras de Ciencias Médicas. Para su construcción se ha tenido en cuenta lo siguiente: su elaboración por especialistas; su conformación por tareas que previamente fueron probadas en un grupo piloto, aplicado y verificado de acuerdo con las instrucciones dadas; su aplicación a estudiantes que presenten las mismas características que el grupo donde se realizó el pilotaje previo y el ofrecimiento de orientación previa al estudiante para el enfrentamiento a este tipo de test.

Para la elaboración del THM se creó un colectivo de expertos multidisciplinario según las áreas a explorar, compuesto por psicólogos, matemáticos, biólogos, estomatólogos, médicos, enfermeras, pedagogos y especialistas en español y literatura, todos con amplia experiencia de trabajo en el campo de la docencia y formación de recursos humanos en salud.

Las áreas a explorar se estructuraron en 4 series: información general, razonamiento verbal, razonamiento matemático e ingeniosidad. Las 3 primeras series cuentan con 15 preguntas de tipo objetivo y la última serie, con 5 ejercicios de ingeniosidad.

Los análisis de confiabilidad realizados en aplicaciones reiteradas del test, tomando como base el coeficiente de Cronbach y la fórmula para pronósticos de Spearman y Brown14,15 mostraron que la cantidad de items de cada serie fue adecuada.16

Para cada serie se construyeron tablas de especificación de contenidos (anexo) atendiendo a 3 niveles de dificultad: bajo, medio y alto, definidos por criterios de expertos y por la evaluación del banco de preguntas previamente elaborado, que a la vez permite la construcción de nuevos instrumentos que midan iguales habilidades y conocimientos en los niveles previamente establecidos.

Para seleccionar los items se tomaron en consideración: el nivel de madurez del estudiante, el tipo de conducta a verificar, el objetivo a evaluar, el número de personas para la aplicación del test, el nivel de dificultad del contenido de las preguntas, el vocabulario empleado, el número y tipo de items, los procedimientos para su aplicación y la corrección.

El criterio de calificación asumido fue otorgar 2 puntos por cada respuesta correcta. El test en general tiene una calificación de 100 puntos, distribuidos en 30 puntos para las 3 primeras series y 10 para la última.

Las características de cada serie son:

Serie I . Información general

Se evalúa:

La serie se sustenta en la necesidad de evaluar los conocimientos básicos de Anatomía y Biología vinculados con las Ciencias Médicas, que el aspirante debe haber adquirido en su formación precedente y fundamentalmente, en la exploración del desarrollo de la tendencia orientadora de la personalidad hacia las carreras de la salud, a partir del enfoque humanista de la Psicología y la Pedagogía 19 que abogan por el reconocimiento del carácter activo del estudiante y su participación como sujeto en el proceso de enseñanza-aprendizaje20 que destaca el papel protagónico del sujeto en la elección de la profesión, expresado en el autoconocimiento y en las posibilidades de asumir responsablemente su decisión profesional. Por tanto, la vocación se asume como expresión del desarrollo de la personalidad que se viene gestando desde las primeras edades. La orientación profesional por ser un campo complejo, debe abordarse de forma estructurada sobre la concepción teórica de la personalidad y el papel del proceso docente-educativo, lo que implica además, la educación y desarrollo de la esfera motivacional y cognitiva vinculadas con la elección de la profesión y el desempeño posterior. En este sentido, los programas antes mencionados17,18 han sido elaborados con esa intención pedagógica y desempeñan un papel fundamental en la preparación de los estudiantes para la elección consciente de su profesión y para enfrentar exitosamente esta primera serie del THM.

Serie II. Razonamiento verbal

Se evalúa:

El razonamiento verbal evidencia desarrollo del lenguaje, precisión en el empleo del vocabulario, capacidad para discernir ideas con claridad y conocimiento del significado de muchas y variadas palabras. En resumen, la aptitud verbal denota al lector inteligente y permite presuponer efectividad en la comunicación en sus formas oral y escrita.

El test de razonamiento verbal, como apunta Ochoa Macías,9 desempeña un papel fundamental en el aprendizaje, además de predecir el éxito académico, por tanto, el obtener altos puntajes en este tipo de instrumento aporta al aspirante una mayor oportunidad de afrontar de forma óptima las nuevas tareas universitarias.

Serie III. Razonamiento lógico-matemático

Se evalúa:

Los estudiantes que muestran habilidades de razonamiento lógico-matemático evidencian desarrollo en la solución de problemas cotidianos y solución de ejercicios que requieren generalización y aplicación, mediante algoritmos lógicos en función de las capacidades de razonamiento y abstracción, propias del proceso de pensamiento y de los conocimientos adquiridos en su formación previa.

Serie IV. Ingeniosidad y creatividad

Ejercicios sobre:

Mediante los ejercicios señalados, los estudiantes muestran posibilidades de dar solución a situaciones problémicas complejas, transitando de lo desconocido a lo conocido como un resultado que debe alcanzar y utilizando las capacidades de generalización, identificación de elementos esenciales y otras del pensamiento abstracto.

Con la estructura metodológica antes descrita para la elaboración del THM se han elaborado 6 baterías que evalúan las mismas habilidades en cada serie y han sido utilizadas indistintamente durante el proceso selectivo que se desarrolla cada año en los CEMS. La existencia de un banco de preguntas de cada serie, elaborado por expertos, que se incrementa y perfecciona sistemáticamente, ofrece la posibilidad de construir nuevos tests para futuros procesos, con la validez de contenido deseada para este tipo de instrumento evaluativo, que forma parte fundamental del proceso integral que se desarrolla en la selección de los aspirantes a ingresar en las carreras de Ciencias Médicas.

Conclusiones

El THM introducido en el sistema del proceso selectivo para el ingreso a las carreras de Ciencias Médicas a partir del perfeccionamiento de este proceso en el curso académico 1991-1992 forma parte del actual modelo de selección que se orienta, basado en el principio de la evaluación integral de los aspirantes. Fue diseñado por un grupo de expertos en el campo de las Ciencias Médicas, atendiendo a los requerimientos metodológicos más actuales de la evaluación, para dar respuesta a la necesidad de ofrecer un instrumento evaluador de los conocimientos y habilidades fundamentales que deben poseer los aspirantes que ingresen en la educación médica superior y su destacamento especial "Carlos J. Finlay".

La experiencia acumulada en la aplicación del THM durante 12 cursos académicos, ha denotado su factibilidad y utilidad dentro del proceso selectivo que se desarrolla en los CEMS. Su validez de contenido ha sido estudiada con resultados muy satisfactorios, por lo que se recomienda que se efectúen estos estudios en los CMS para determinar la validez predictiva de este instrumento.

Anexo

Ejemplo de tablas de especificaciones para determinar el número de ITMS, según contenidos y nivel de dificultades de las preguntas

Para la Serie I

Contenidos
Nivel I
Nivel II
Nivel III
No.
%
No.
%
No.
%
Biología
3
20
Anatomía
2
13,3
Indicadores y programas de salud más difundidos
Aspectos históricos de la salud
1
6,7
Indicadores de salud
2
13,3
Programas de Salud
2
13,3
Indicadores y programas de salud dados por el sistema de formación vocacional y orientación profesional
Indicadores de salud
3
20,0
Programas
2
13,3

Las 15 preguntas se seleccionan según el nivel de dificultad previamente determinado por los expertos en la clasificación del banco de preguntas, garantizando una proporción del 33 % para cada nivel de dificultad.

Para la Serie II

Contenidos
Nivel I
Nivel II
Nivel III
No.
%
No.
%
No.
%
Sinónimos y antónimos
5
33,3
Ordenamiento de palabras para construir frases
2
13,3
Analogías por asociación
3
13,3
Identificación de la idea esencial de un párrafo o refrán
3
20,0
Analogías por exclusión o asociación de contrarios
2
13,3

Summary

This paper presents the international characteristics of the selection processes for entrance to higher education according to the evaluation of knowledge and abilities that applicants should have and the most updated approach in addition to the evaluation of personal traits due to the compromise and dedication expected in graduates from the medical career, which are identified as a "vocation for service" and expressed since the very election of the profession. The entrance process carried out in Cuba for the medical carrier using a methodology applied for over 20 years, its phases and permanent improvement, with the objective of assuring the quality of the selection of students who will become members of "Carlos J. Finlay" Medical Detachment in each academic year is summarized. An analysis is made on the term "evaluation" as well as on the incidence of motivations, interests and professional intentions on the development of orientation toward the medical sciences. The paper also substantiates the introduction of the multiple ability test composed of 4 series during the improvement of this process along with the abilities and pieces of knowledge that such a test measures: general information, verbal reasoning, logical-mathematical reasoning, ingeniousness and creativity.

Subject headings: APTITUDE TESTS; UNIVERSITIES; EDUCATION, MEDICAL UNDERGRADUATE; EDUCATIONAL MEASUREMENT.

Referencias bibliográficas

  1. Conferencia Mundial sobre Educación Médica de la Federación Mundial para Educación Médica. Declaración de Edimburgo. Edimburgo, 1988.
  2. UNESCO. Declaración Mundial sobre Educación Superior en el siglo XXI. Conferencia Mundial sobre la Educación Superior. París, oct 1997.
  3. Declaración de Rancho Mirage sobre Educación Médica. 39a Asamblea Mundial. Madrid, España, oct 1997.
  4. Grupo de Trabajo de Copenhague, 1998. WFME Task Force para la definición de estándares internacionales en la Educación Médica de pregrado. Educ Méd Super 2003; 17(2), disponible en: http://www.Infomed.sld.cu ; sitio:
    http://bus.sld.cu/revistas/ems/vol17_2_03/ems103sum.htm
  5. I Cumbre Iberoamericana de Medicina Familiar. Declaración de Sevilla, 2002.Educ Méd Super 2003;17 (1). Disponible en: http://www.Infomed.sld.cu, sitio:http://bus.sld.cu/revistas/ems/vol17_1_03/ems103sum.htm
  6. Ministerio de Salud Pública. Cuba. Reglamento Especial de los Estudiantes que integran el Destacamento de Ciencias Médicas "Carlos J. Finlay". La Habana: MINSAP; 1988..
  7. Casado E. De la orientación al asesoramiento psicológico: Una selección de lecturas. Caracas: Universidad Central de Venezuela; 1978.
  8. Manual de información para el examen de admisión. México DF: Universidad Autónoma de México (UNAM); 1994.
  9. Ochoa Macias R. El College Board. Efectos sociales y académicos de los criterios de selección de alumnos en una universidad pública. 2da.ed. Guadalajara: Universidad de Guadalajara; 2000.
  10. MINSAP. Cuba. Orientaciones metodológicas para el desarrollo del proceso selectivo de estudiantes para la constitución del XIX Contingente del Destacamento de Ciencias Médicas "Carlos J. Finlay" y siguientes. Res.146/1999.
  11. González Rey F. Psicología de la Personalidad. La Habana: Pueblo y Educación; 1985.
  12. Salas Perea R. La Evaluación en la educación superior contemporánea. La Paz: Universidad Mayor de San Andrés; 1998. 132-8
  13. Anastasi A . Los Tests Psicológicos. La Habana: Instituto del Libro; 1975 (Ed. Revolucionaria).
  14. Crocker L, Algina J. Introduction to Classic and Modern Test Theory. Florida,USA: University of Florida; 1986: 218.
  15. ---------. Introduction to Classic and Modern Test Theory. Florida.USA: University of Florida; 1986:116-7.
  16. Soler Cárdenas S, Rodríguez Fontes R. Fernández Oliva B, Moreno Lazo M. Análisis de Confiabilidad del test de habilidades múltiples para el ingreso a las carreras de Ciencias Médicas. Educ Méd Super 2002; 15(4). Disponible en: http://www.infomed.sld.cu,sitio:http://bus.sld.cu/revistas/ems/vol16_4_02/emssu402.htm
  17. MINSAP. Cuba. Programa de Comunicación para la Salud y Orientación Profesional. Res. 133/2000.
  18. MINSAP.Cuba. Programa de Preparación del Pre-Destacamento de Ciencias Médicas "Carlos J. Finlay". Res. 78/2000.
  19. González F, Valdés H. Psicología Humanística. Actividad y Desarrollo. La Habana: Ed. Ciencias Sociales; 1994.
  20. González Maura V. La orientación profesional como estrategia educativa para el desarrollo de intereses profesionales y del valor responsabilidad en la formación profesional del estudiante universitario. (Folleto). La Habana:
    CEPES; 1999.

Recibido: 3 de diciembre de 2003. Aprobado: 10 de diciembre de 2003.
MsC. Bertha Fernández Oliva. Escuela Nacional de Salud Pública. Calle I esq. Línea. El Vedado. Plaza. Ciudad de La Habana, Cuba.

1 Licenciada en Pedagogía y Psicología. Master en Educación Médica Superior. Profesora Auxiliar de la Escuela Nacional de Salud Pública.
2 Licenciada en Psicología.Master en Educación Médica Superior. Profesora Asistente de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana.
3 Profesor Asistente de la Facultad de Ciencias Médicas de Pinar del Río. Jefe Dpto. de Actividades Educativas Complementarias.
4 Profesor Auxiliar de la Escuela Nacional de Salud Pública.

Indice Anterior Siguiente