HISTORIA DE LA ENSEÑANZA MÉDICA EN CUBA

 

 

 

Dr. Juan Faura Monserrat, paradigma en la enseñanza médica

Dr. Juan Faura Monserrat, paradigm of medical education

 

 

Orlando Tomé LópezI; María Cristina González HortaII

I Especialista de II Grado en Embriología, Maestro en Ciencias en Educación Médica, Profesor Auxiliar, Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas "Victoria de Girón".
II Especialista de I Grado en Embriología, Profesora Auxiliar, Profesora Consultante, Escuela Latinoamericana de Medicina.

 

 

Cuando el 9 de junio de 1991 se produjo la desaparición física del profesor y doctor Juan José Faura Monserrat, fundador del Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas "Victoria de Girón", el país perdía una vida consagrada durante 30 años a la docencia médica superior.

Fue un hombre de ciencias y dedicado muy especialmente a las ciencias médicas. Los que lo conocieron de cerca saben que a pesar de su "acento" español al hablar, debido a que creció y estudió en Barcelona, era y se sentía profundamente cubano.

Entre sus características personales se destacaban, su carácter desprendido y amistoso, profundamente solidario con sus compañeros, la caballerosidad, la alegría y la sobriedad en el vestir, su sencillez y modestia, y su excepcional profundidad en el análisis de cualquier situación. Muchos guardan su paso calmado, con el aleteo aleatorio de su bata blanca de mangas largas, lo cual era parte de su carisma personal, que permanece inmortal por los elegantes pasillos de su querido Girón. Siempre dispuesto a colaborar en todo con gran sentimiento de fidelidad a la profesión y al colectivo de la especialidad, fue la primera persona que sugirió que se debía escribir las memorias del colectivo laboral.

Poseía una notable inteligencia y dedicación al estudio que lo dotaron de una vasta cultura y elevados conocimientos en todas las esferas de las ciencias médicas y en especial de las ciencias morfológicas.

Nació el 1 de enero de 1916, en el Central Constancia, en Abreus antigua provincia de Las Villas, actualmente perteneciente a Cienfuegos. Sus padres eran españoles, el padre, Juan, dirigía el central azucarero y adquirió la nacionalidad cubana, la madre, Josefa, de profesión maestra no se adapta a la vida en el central y regresa con su pequeño hijo a España, radicándose en Barcelona, donde Juan José cursa su enseñanza hasta los estudios superiores.

Realizó estudios en Barcelona y en Madrid, obteniendo varios títulos universitarios: el de Odontólogo en la Universidad de Madrid en 1941, Licenciado en Medicina y Cirugía en Barcelona en 1946, obtiene el grado de Licenciatura en 1950 en Barcelona, más tarde, ya en Cuba, realiza convalidaciones de sus títulos de Doctor en Cirugía Dental en 1956 y de Doctor en Medicina en 1963 ambos en la Universidad de La Habana.

Inicia su vida laboral en España como clínico en un sanatorio para enfermos mentales, allí conoce a la que sería su esposa, Cándida Fernández, catalana de profesión enfermera que trabaja en el mismo sanatorio, con la cual contrae matrimonio en 1952 y en ese mismo año, la pareja viaja a Cuba instalándose en la Ciudad de La Habana, donde vivirá el resto de su vida; de su matrimonio nacieron 5 hijos.

En Cuba comienza a trabajar como viajante de libros mientras realiza las convalidaciones de sus títulos universitarios para poder ejercer en su país natal. En 1956 al aprobar su primera convalidación, establece su gabinete privado de Odontólogo en la Habana Vieja donde trabaja hasta 1961, año en que renuncia al ejercicio privado de su profesión.

Al triunfo de la Revolución en 1959, simultáneamente con el trabajo en su gabinete privado, trabaja como Odontólogo para el Ministerio de Salud Pública, ejerciendo en localidades apartadas de la ciudad, como por ejemplo en Managua. Tuvo una gran participación en todas las actividades del país, se incorpora a las milicias en 1960, presta servicios médicos en acuartelamientos y movilizaciones en 1960. Cuando Playa Girón en abril de 1961 y durante la Crisis de Octubre en 1962 presta sus servicios en Ciudad Libertad. También participa en múltiples movilizaciones de trabajo voluntario, así como en las primeras zafras del pueblo.

En 1961 ante el abandono de las cátedras docentes por un gran grupo de profesores, es convocado por el desaparecido profesor de Histología, doctor Monteros Valdivieso y se incorpora a la enseñanza médica en la antigua Escuela de Medicina de J y 25 en el Vedado, en las cátedras de Histología y Embriología. Un año más tarde al crearse el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas "Victoria de Girón", en octubre de 1962, pasa a este contándose entre sus profesores fundadores.

El profesor Faura, trabajó incansablemente en la docencia médica superior hasta el fin de sus días, poniendo al servicio de la patria sus conocimientos con amor y responsabilidad. Una de las primeras actividades científicas que realiza al inicio de su trabajo es encargarse de desarrollar las clases prácticas. Se elaboraron materiales y excelentes preparaciones histológicas, adquiere microscopios e instala un salón de prácticas, imparte en esta etapa las clases prácticas personalmente con la colaboración de algunos estudiantes aventajados.

Se adquieren por gestión suya unos excelentes modelos tridimensionales de cera, que son los primeros que se utilizan en la enseñanza de la Embriología en el país, también por gestión suya estos modelos son reproducidos en yeso.

En esta etapa, a inicios de los sesenta, asume la preparación de los técnicos docentes, a lo cual se consagra con rigor y exigencia, logrando prepararlos con un elevado y riguroso nivel científico lo que permitió a estos técnicos asumir por entero la docencia práctica de Histología y Embriología, mientras que el reducido número de profesores podía dedicarse a la impartición de las conferencias a la gran avalancha de estudiantes de Medicina y Estomatología que colmaba en aquel entonces las aulas. Se recuerda que solo existían en el país en esta época 2 facultades de Medicina y una de Estomatología y que las ciencias básicas se impartían solamente en "Victoria de Girón", algún tiempo después comenzó también a impartirse en Santiago de Cuba. Durante esta etapa se dedicó además notables esfuerzos a la preparación de alumnos ayudantes, cantera de la cual surgieron algunos de los más prestigiosos profesores de Embriología de la universidad.

En 1963 funda el departamento de Embriología del que realiza su diseño y estructuración, siendo jefe del mismo hasta 1971 en que se unifican los departamentos de Embriología e Histología. Es nombrado Profesor Auxiliar en 1963, Profesor en 1971 y se le otorga la categoría docente principal de Profesor Titular en el primer proceso de categorías docentes en 1977, más tarde sería Profesor Principal de Embriología del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana hasta su fallecimiento.

Durante la década de los setenta, dedicó una parte importante de su esfuerzo a la realización de preparaciones histológicas de alta calidad que luego sirvieron en la docencia no solo de la facultad sino que algunas de ellas fueron donadas, años más tarde, al fundarse otras facultades de Medicina en distintos lugares del país o para otros países donde profesores cubanos fueron a cumplir misión internacionalista, es decir, que el fruto de su acción en este sentido, rebasó los marcos del Instituto de Ciencias Médicas de La Habana.

Fue formador no solamente de muchas generaciones de médicos, estomatólogos, licenciados en enfermería y tecnólogos de la salud, sino que además fue formador de antropólogos, pues durante muchos años los estudiantes de esta especialidad en la Universidad de La Habana, cursaron una rotación que él les impartía.

También fue formador de varias generaciones de profesores de Embriología durante la década de los setenta e inicios de los ochenta que se prepararon para inaugurar la mayoría de las facultades de Medicina del país.

Participó en la elaboración de planes de estudio y programas en varias ocasiones, tanto de Embriología como de Histología.

Fue el presidente de la comisión que elaboró el programa de Embriología para el plan de estudios de Medicina en 1986, cuando ya contaba 70 años. Brindó su colaboración científica durante un año en la Facultad de Ciencias Médicas de Las Tunas, siendo allí muy querido por estudiantes, profesores y trabajadores en general y donde recibió el reconocimiento de la dirección de esta facultad por la labor desarrollada.

En 1985 al crearse de nuevo el departamento de Embriología, ocupa la responsabilidad al frente del mismo, la cual desempeña durante un año al ser liberado para dedicarse a la elaboración del programa de estudios. Otra actividad a la cual dedica intensamente sus conocimientos científicos fue la preparación de residentes de Embriología, imparte cursos con elevado nivel científico y exigencia, participando en un gran número de tribunales de exámenes de especialidad y defensas de tesis de terminación de residencia. En la formación de posgrado contribuyó determinantemente en el desarrollo de las capacidades personales, lo cual comprometía a su discípulo hasta el extremo moral de no hacer un mal papel o quedar en ridículo ante sus experimentados análisis. Las generaciones de embriólogos que tuvieron el privilegio de contar con sus orientaciones, guardan por siempre esa impronta, que tiene gran importancia en la formación docente para la enseñanza superior.

En todos los procesos de categoría docente desde 1977 hasta su fallecimiento fue miembro de los tribunales que evaluaron a los profesores de Anatomía, Histología, Embriología, Microbiología y Parasitología, y en todos los casos sus profundos conocimientos de estas ciencias le permitieron emitir juicios de valor con justicia y sentido crítico.

Su dedicación al estudio individual y a la superación fue notable. Revisaba detalladamente todos los libros que entraban a la biblioteca, así como a otras bibliotecas médicas. Su avidez de conocimientos lo llevaba al estudio continuado no solo de las ciencias morfológicas sino al de otras como la Biología Celular y Molecular y la Fisiología.

En sus últimos años impartió docencia a los cadetes del Instituto de Medicina Militar "Dr. Luis Díaz Soto" y luego a los cursos para trabajadores de las Licenciatura en Enfermería y Tecnología de la Salud, quienes fueron sus últimos alumnos. En resumen, dedicó 30 años a la docencia de las ciencias médicas.

Lamentablemente, este hombre consagrado a las ciencias, amante de las artes y de la vida, desapareció físicamente como consecuencia de la complicación de una sencilla intervención quirúrgica, donde su famosa salud no lo acompañó, privándonos para siempre de su presencia y sabiduría.

Los que lo conocieron mientras cursaban la carrera de Medicina, como alumnos ayudantes de Embriología y mejor aún, quienes fueron sus compañeros de trabajo, sienten el privilegio y el honor de haber recibido su ayuda y su consejo oportuno.

Sirva esta semblanza de la vida del doctor Juan José Faura Monserrat, como un gesto de gratitud y de respeto a su obra.

 

AGRADECIMIENTOS

Los autores quieren expresar su más sincero agradecimiento a la señora Cándida Faura Fernández y a los profesores de Embriología e Histología del ICBP "Victoria de Girón", muy especialmente a la profesora Berta Valladares Suárez, así como a todos aquellos que desinteresadamente ofrecieron su colaboración en la realización de este trabajo.

 

FUENTES EMPLEADAS

1. Testimonio de los docentes, doctora María Cristina González Horta, licenciada Bertha Valladares Suárez, doctora Irene Rodríguez Pérez y los técnicos Leopoldo Larrea Cárdenas y Pedro Cabrera Lima, obtenidos en distintos momentos entre los años 1998 y 2007.

2. Testimonios y documentos ofrecidos por Cándida Faura Fernández, en julio de 1998.

3. Revisión del expediente laboral y de cuadros del profesor Juan J. Faura Monserrat, realizada entre los meses de septiembre y noviembre de 2007.

4. Testimonios y vivencias de profesores y trabajadores del ICBP "Victoria de Girón" y de la Facultad "Dr. Salvador Allende", ofrecidos en los meses de septiembre y noviembre de 2007.

 

 

Recibido: 29 de febrero de 2008.
Aprobado: 5 de marzo de 2008.

 

 

Orlando Tomé López. Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas "Victoria de Girón", Playa, Ciudad de La Habana, Cuba. E-mail: orlando.tome@infomed.sld.cu
Escuela Latinoamericana de Medicina.