BÚSQUEDA TEMÁTICA DIGITAL

 

Buenas prácticas docentes


The good teaching practices

 

 

María Vidal LedoI; Ileana MoralesII

ILicenciada en Cibernética-Matemática, Maestra en Ciencias en Informática de Salud, Profesora Auxiliar. Escuela Nacional de Salud Pública, La Habana, Cuba.
IIEspecialista de I Grado en Anatomía Humana, Especialista de II Grado en Salud Pública, Maestra en Ciencias en Educación Médica, Profesora Auxiliar. Escuela Nacional de Salud Pública, La Habana, Cuba.

 

 


El tema está muy asociado a los procesos de calidad docente que se desarrollará en otra búsqueda y trata sobre las buenas prácticas docentes (BPD), entendidas éstas como "las intervenciones educativas que facilitan el desarrollo de actividades de aprendizaje en las que se logren con eficiencia los objetivos formativos previstos y también otros aprendizajes de alto valor educativo"1 o "un proceso de cambio que debe incidir en las formas de construcción del conocimiento, en la configuración de nuevos entornos de enseñanza-aprendizaje y en la transformación de la cultura escolar y docente".2

Dadas las características de las buenas prácticas docentes, pasan por diferentes momentos que definen su potencialidad e interacción con los procesos de calidad docente, estos son:1

1. Momento preactivo. Antes de la intervención docente, donde el profesor tendrá en cuenta las características grupales e individuales de los estudiantes, definición de objetivos a alcanzar, recursos educativos a aplicar, estrategia didáctica, evaluación formativa, entre otros aspectos.

2. Intervención docente. Referido al desarrollo flexible de la intervención educativa, adecuaciones al contexto.

3. Momento postáctito. En cuanto a la reflexión del proceso realizado, análisis de los resultados alcanzados, apreciaciones de cambios para próximas ocasiones y trabajo colaborativo del claustro profesoral.

Las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) con su aporte en fuentes de información, canales de comunicación, instrumentos para el proceso de datos, gran capacidad de almacenamiento e interactividad reticular, contribuyen a facilitar los procesos educativos e imprimen una nueva sinergia a estos, al introducir la construcción de buenas prácticas en entornos virtuales, lo cual permite alcanzar mejores resultados en las prácticas docentes.1-3

Las buenas prácticas docentes en la actualidad es un tema de debate dada su estrecha relación con los temas de calidad y mejora continua, y existe todo un movimiento que propicia el trabajo en este sentido.

Por todo lo anterior, se ha invitado a reflexionar sobre estos asuntos a la profesora y Maestra en Ciencias en Educación Médica, doctora Ileana Morales Suárez, exviceministra de Docencia e Investigación del Ministerio de Salud Pública de Cuba, con grandes conocimientos en estos temas.

En la exploración sobre estos conceptos se utilizaron para la búsqueda en internet e Infomed, el entrecomillado simple y como motor el Google y buscadores de la Biblioteca Virtual de Salud (BVS) en bases de datos bibliográficas, literatura científica y localizador de información en salud (LIS), cuyos resultados, para la fecha de la búsqueda, se muestran de acuerdo a las proposiciones elegidas (tabla).

De la revisión efectuada se recomienda la revisión de la siguiente bibliografía:

Sobre buenas prácticas docentes con el uso de las TIC y/o entornos virtuales se recomienda:

También podrán encontrarse en la red de redes (internet), muchos cursos y sitios dedicados a este tema. Pueden citarse los cursos:

http://www.um.es/docencia/agustinr/bpd

Pueden ser visitados ciertos sitios en Internet que tratan el tema, tal es el caso de:

Sitio: Educ@ned, que presenta un libro de buenas prácticas de e-learning. Esta publicación, coordinada por Ana Landeta, miembro de la Comisión Tecnológica de la Asociación Nacional de Centros de e-learning y a Distancia (ANCED) y tiene por objeto ofrecer un análisis detallado sobre el actual estado del e-learning e identificar la calidad en las futuras tendencias. En el proyecto han colaborado universidades nacionales e internacionales, centros de formación, consultoras, fundaciones, e institutos de estudios avanzados. La experiencia de todos ellos ha quedado reflejada en las páginas de esta obra que pretende ser una guía de referencia para los profesionales del sector (figura 2).

http://www.buenaspracticas-elearning.com

Sitio: Escuela de Salud Pública de Andalucía, oferta el Banco de Buenas Prácticas Docentes en Salud Pública (BPDSP), un repositorio abierto que recoge una selección de técnicas docentes innovadoras y actividades educativas creativas para la educación en salud pública (figura 3).


http://campus.easp.es/bpd

Sitio: Educación y tecnologías: buenas prácticas docentes basadas en las TICs. La presencia cada vez más habitual de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los centros de enseñanza demanda nuevas formas de trabajo e interactuación con los estudiantes (figura 4).

http://juandepablos.blogspot.com/2008/01/las-buenas-prcticas-docentes-basadas-en.html

Como puede observarse dadas las tendencias modernas de educación en la actual sociedad de la información se hace cada vez más necesaria la aplicación de buenas prácticas docentes a los actuales procesos docentes, en un contexto cada vez más virtual y de trabajo en red. Estos conocimientos inciden cada vez más en la calidad y mejora continua de los procesos docentes.

Es por ello, que se da paso a la invitada para reflexionar sobre la importancia de este tema en nuestro contexto social.


REFLEXIONES SOBRE EL TEMA

La educación médica cubana está viviendo un momento trascendental en su historia. Nuevos paradigmas se abren paso, aparecen nuevas formas de hacer y decir en el bregar diario de formar profesionales de la salud para Cuba y otras partes del mundo.

Esta nueva etapa de desarrollo de la docencia se encuentra enmarcada en un contexto de necesarias transformaciones en el sistema de salud cubano, caracterizado, en esencia, por una reorganización de la atención primaria de salud como piedra angular del sistema y una profundización en la concepción preventiva y promocional de las acciones de salud.

Si a estas premisas se le añade los cambios acelerados en todos los sectores de la sociedad, así como los efectos de los fenómenos derivados de la globalización, o más recientemente denominada mundialización, se puede inferir fácilmente la necesidad de desarrollar estrategias más integradoras en la búsqueda de pertinencia y calidad en los procesos universitarios que se desarrollan en el sector de la salud. Se está presenciando una transición hacia una economía basada en el conocimiento, y en ese sentido, se debe asumir el reto que este cambio impone.

La introducción de nuevas tecnologías de las comunicaciones y la información en los procesos docentes en los centros de ciencias médicas de Cuba a través de los programas de estudio, las nuevas concepciones en el uso de los medios de enseñanza para las carreras de ciencias médicas, y la presencia en la aulas de un alumno más independiente, creativo, que participe más activamente en su propio aprendizaje, exige un reacomodo en las estrategias educativas.

Esta nueva mirada a los procesos formativos en salud tiene entre uno de sus principales retos el desarrollo de nuevos entornos para el aprendizaje, el uso de plataformas colaborativas, espacios virtuales, uso de las redes informáticas, entre otras herramientas útiles para enfrentar la avalancha de información, la urgencia de actualización y la distribución geográfica de personal de la salud que necesita de una superación permanente.

Es en ese sentido, que cobra especial interés la introducción de herramientas que contribuyan a garantizar la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje que utilizan las TIC como apoyo para su desarrollo y extensión.

Para contribuir con ese propósito, existe una tendencia internacional creciente de desarrollar "buenas prácticas", para lo cual se han elaborados múltiples y variadas definiciones, entre ellas la del profesor Juan De Pablos Pons, que plantea que se entiende por "buena práctica" a un modelo que permita enfocar los procesos presentados hacia la optimización o mejora de los resultados.2

En Cuba, a partir de la incorporación acelerada del uso de las tecnologías de las comunicaciones y la información, tanto como recurso activo del aprendizaje, así como su utilización como vía para el estudio independiente y permanente de alumnos, profesores y profesionales, se puede inferir que cuando se habla de "buenas prácticas docentes" (BPD), se considera que se refiere, en especial, a la valoración objetiva y sistemática de la oferta educativa, basada en ciertos parámetros preestablecidos por la comunidad de profesores, estudiantes y otros usuarios, de los recursos docentes apoyados en el uso de las TIC.

Constituye, por todo ello, un nuevo reto dentro de las estrategias de desarrollo y los procesos de cambios que se vienen dando desde las direcciones universitarias y educativas de los centros universitarios de la salud cubanos, introducir y potenciar el uso de buenas prácticas docentes, desde su construcción colectiva y dinámica hasta su aplicación permanente como instrumento evaluador de la calidad de los procesos docentes, en consonancia con el esfuerzo que se viene desarrollando en el programa de calidad en salud.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Marqués Graells P. Buenas prácticas docentes. [Sitio en Internet] Dpto. Pedagogía Aplicada. Facultad de Educación. Universidad Autónoma de Barcelona. 2002. [Consultado 4/10/08]. Disponible en: http://dewey.uab.es/PMARQUES/bpracti.htm

2. Pablos Pons J. Buenas prácticas docentes basadas en las TICS. Blogs del profesor. [Sitio en Internet] Universidad de Sevilla. [Consultado 4/10/08]. Disponible en: http://juandepablos.blogspot.com/2008/01/las-buenas-prcticas-docentes-basadas-en.html

3. Guido ML, Spinello A, Floris C, Llanzani E, Colavitta C, et al. Hacia la construcción de buenas prácticas en entornos virtuales: relato de experiencia. De la presencialidad a la virtualidad en la Educación Superior. VIII Encuentro Internacional Virtual Educa Brasil 2007. [Consultado 4/10/08]. Disponible en: http://ihm.ccadet.unam.mx/virtualeduca2007/pdf/84-MGG.pdf

 

 

Recibido: 10 de noviembre de 2008.
Aprobado: 26 de diciembre de 2008.

 

 

María Vidal Ledo. Escuela Nacional de Salud Pública, Calle I esq. a Línea, La Habana, Cuba. E-mail: mvidal@infomed.sld.cu