Índice Anterior
Rev Cubana Endocrinol 2006; 17(3)

Carta al editor

¿Cuántas muestras hacen falta para calcular los índices HOMA?

Los indicadores de la sensibilidad a la insulina (HOMA-RI) y de la secreción de insulina (HOMA-B) derivados del Homeostasis Model Assessment (evaluación con el modelo homeostático),1 desarrollado por Mathews, se han convertido en una alternativa simple y accesible a los métodos complejos empleados en la investigación médica para evaluar estos parámetros fisiológicos. Su cálculo se realiza con fórmulas sencillas a partir de los valores de glicemia e insulinemia en ayunas, y sus resultados tienen una notable correlación con los obtenidos con los métodos complejos. El empleo de este modelo y sus indicadores ha permitido extender el campo de la investigación médica y realizar grandes estudios poblacionales, aprovechar bases de datos de investigaciones previas y aplicar la información actual sobre los trastornos de la sensibilidad y la secreción de la insulina a la práctica asistencial en pacientes individuales. Actualmente se encuentran más de 2000 citas bibliográficas en MEDLINE de publicaciones que han usado estos indicadores.

Más recientemente se desarrolló una segunda versión del modelo (HOMA2) que tiene en cuenta las diferencias entre la sensibilidad a la insulina periférica y la del hígado y los cambios de la curva de secreción de insulina en presencia de altas concentraciones de glucosa.2 El cálculo de los indicadores con este modelo se realiza con el programa HOMA2 calculator, que se obtiene sin costo en el sitio WEB del The Oxford Centre for Diabetes, Endocrinology and Metabolism.3

En la presentación original del HOMA se consideró teóricamente que, como la secreción de insulina en ayunas tiene un carácter pulsátil, era conveniente tomar –al menos– tres muestras sucesivas y calcular el promedio para contar con una mejor representación del valor de la insulinemia en ayunas, pero en una revisión reciente realizada por sus autores4 se reconoce que en la práctica la mayoría de los estudios que han empleado estos indicadores han usado una sola muestra. Los mismos autores encontraron en un estudio con 30 sujetos una correlación altamente significativa entre los indicadores calculados con el promedio de tres muestras y los calculados con los valores de las muestras individuales.5 Por lo anterior han limitado su recomendación original al uso de “valores robustos” de la glicemia e insulinemia en ayunas sin mencionar el número de muestras requeridas. Las instrucciones para el uso del HOMA2 calculator tampoco mencionan el número de muestras a usar.3

Fueron revisados 156 artículos publicados en los años 2005 y 2006, con texto completo accesible en MEDLINE que usaron alguno de los indicadores HOMA, y se encontró que 146 (93 %) emplearon solo una muestra.

Se comparó, además, el índice HOMA-RI calculado con el promedio de tres muestras en ayunas con el calculado con el uso de las muestras individuales en los datos de 56 mujeres hirsutas estudiadas por Padrón.6 Se aplicó el test “t” para muestras apareadas y se encontró que no había diferencias significativas entre los valores calculados en los pacientes individuales por ambos métodos (muestra 1 diferencia promedio [DP] -0,26, intervalo de confianza [IC] de 95 %: -1,2 a 0,28 p= 0,213; muestra 2 DP 0,25, IC de 95 %: -0,24 a 0,76 p= 0,305; muestra 3 DP 0,30, IC de 95 %: -0,52 a 1,13 p= 0,467).

Estos resultados hacen pensar que la pulsatilidad de la secreción de insulina tiene muy poco efecto en la variabilidad de los resultados del cálculo de los indicadores HOMA. Se considera que aunque un cálculo basado en tres muestras es superior al realizado con una sola, como en cualquier otra estimación analítica, el uso de una sola muestra es un proceder válido de uso general que simplifica la operación y permite la extensión de los estudios sobre la regulación del metabolismo energético por la insulina y sus trastornos, y la aplicación en gran escala de los resultados obtenidos con métodos más rigurosos.

Cada investigador puede hacer un balance entre los requisitos analíticos y la factibilidad a la hora de diseñar su investigación y establecer un compromiso entre ambos para decidir el número de muestras a emplear, siempre que tenga en cuenta las limitaciones inherentes al uso de una sola muestra.

Dr.C. Roberto González Suárez, MSc. Aimeé Álvarez Álvarez
y Dr. Rubén S. Padrón Durán. Instituto Nacional de Endocrinología.
Diciembre de 2006.

Referencias bibliográficas

  1. Matthews DR , Hosker JP, Rudenski AS, Naylor BA, Treacher DF, Turner RC. Homeostasis model assessment: insulin resistance and B-cell function from fasting plasma glucose and insulin concentrations in man. Diabetología. 1985;28:412-19.
  2. Levy JC, Matthews DR, Hermans MP. Correct homeostasis model assessment (HOMA). Evaluation using the computer program. Diabetes Care. 1998;21:2191-2.
  3. The Oxford Centre for Diabetes, Endocrinology and Metabolism. Disponible en URL:
    (http://www.dtu.ox.ac.uk/index.php?maindoc=/homa/index.php)
  4. Wallace TM, Levy JC, Matthews DR. Use and abuse of HOMA modeling. Diabetes Care. 2004,27:1487-95.
  5. Wallace TM, Levy JC, Matthews DR. An increase in insulin sensitivity and basal beta-cell function in diabetic subjects treated with pioglitazone in a placebo-controlled randomised study. Diab Med. 2004;21:568-76.
  6. Padrón Durán RS, Fernández GM, Mas Díaz J, González Suárez RM, Seuc A. Insulinorresistencia e hiperinsulinismo en mujeres con hiperandrogenismo. Rev Cubana Endocrinol. 1996;43:332-6.
Índice Anterior