Índice Anterior Siguiente
Rev Cubana Endocrinol 2007;18(2)

Instituto Nacional de Endocrinología

Polineuropatía diabética periférica en diabéticos tipo 1 con limitación de los movimientos articulares (LMA)

Dr. Manuel Vera González,1 Dr. Neraldo Orlandi  González,2 Dr. Santiago  Luis3 y Dr. Manuel Licea Puig4

RESUMEN

La LMA es una complicación crónica de la diabetes mellitus (DM) que se observa con relativa frecuencia específicamente en la diabetes tipo 1 (DM 1). Con el objetivo de determinar la frecuencia de la LMA y su asociación con la polineuropatía diabética periférica, se estudiaron 56 personas con DM 1, con edades entre 9 y 23 años. En todos se determinó: la edad, el sexo, la talla, el tiempo de evolución de la enfermedad y el control metabólico; así como la presencia de LMA y de neuropatía diabética periférica, mediante el examen físico y el resultado del estudio de conducción nerviosa en los miembros inferiores. Se separaron en 2 grupos, según tuvieran o no LMA. Al compararlos no se confirmaron diferencias significativas en relación con la edad, la talla, el tiempo de evolución y el control metabólico de la DM. Las manifestaciones clínicas neurológicas predominaron en las personas con LMA, aunque sin diferencias estadísticamente significativas. El estudio electrofisiológico no mostró diferencias estadísticamente significativas. No se comprobó tampoco asociación entre la neuropatía periférica de los miembros inferiores y la presencia de LMA.

Palabras clave: Limitación de movimientos articulares, diabetes mellitus tipo 1, polineuropatía diabética periférica, control metabólico.

La DM no es una enfermedad única, sino un síndrome clínico caracterizado por la elevación inapropiada de la glucemia en ayunas y/o posprandial, con el desarrollo, a largo plazo, de cambios micro, macrovasculares y neuropáticos.1-4 Entre sus complicaciones crónicas se ha descrito el compromiso del tejido conectivo, con afectación principalmente de las extremidades superiores. Entre estas afecciones se señalan: el síndrome de Dupuytren, la tendosinovitis del flexor, el síndrome del túnel carpiano, la distrofia simpática refleja o síndrome hombro-mano, el síndrome de la mano tensa y la LMA. Específicamente esta última ha sido la  complicación crónica del diabético con características clínicas independientes, y  fue descrita por primera vez por Rosenbloom y otros.5-15 Desde entonces, se ha recomendado incluir obligatoriamente en el examen clínico de las personas con DM, la maniobra de unir las manos en forma de plegaria para su diagnóstico.

Algunos estudios asocian la presencia de la LMA con la polineuropatía diabética periférica, y otros, por el contrario, la niegan. Ficicioglu, en 199616 encontró disminución de la velocidad de conducción nerviosa en personas con LMA. Este estudio tiene la limitación de que los afectados por LMA tenían mayor edad y tiempo de evolución de la DM y peor control metabólico. Se ha planteado que la presencia de LMA  es un marcador  clínico  importante  de  enfermedad microvascular, y debe ser considerado como identificador de riesgo de ella.17 Por otro lado, Schulte, en 1993,18 negó la relación de la LMA con la neuropatía diabética periférica, aunque la clasificación que utilizó fue inadecuada. Bulat, en 1995,19 la asocia con la neuropatía periférica, y la enfermedad vascular periférica con el desarrollo de la úlcera del pie en personas con DM. Nuestro objetivo es  determinar la posible asociación de la LMA con la presencia de la polineuropatía diabética periférica.

MÉTODOS

Se estudiaron consecutivamente 56 personas con DM 1 en edades comprendidas entre los 9 y los 23 años, atendidos en el Servicio de Endocrinología Infantil y en la Clínica del Adolescente del Instituto Nacional de Endocrinología, para comprobar su posible asociación con la polineuropatía diabética periférica. Se excluyeron aquellas personas con enfermedades crónicas de la piel y/o del colágeno que pudieran causar dudas diagnósticas. Tampoco se incluyó a ningún paciente con diagnóstico de neuropatía periférica de otra etiología, afecciones lumbosacras ni con nefropatía.

Se realizó una historia clínica completa y se estudiaron los aspectos siguientes: edad, tiempo de evolución de la DM, control metabólico y la talla en cm.  Además, se precisó la presencia de manifestaciones neurológicas sensitivas (hipo/hiperestesia y/o hipoalgesia) en miembros inferiores y superiores, y se exploraron los reflejos rotulianos (siempre por un mismo observador). A todos se les realizó un estudio de la conducción nerviosa (ECN) motora y sensitiva en los nervios peroneo motor y sural sensitivo, y mediano sensitivo y motor en el hemicuerpo derecho  en los derechos, e izquierdo en los zurdos, así como la latencia (m/s). El criterio diagnóstico de DM 1 fue el propuesto por la OMS. Para el diagnóstico de LMA se utilizaron los parámetros recomendados por Brice y otros:20-23

- Grado 0: Ausencia de deformidad (movilidad articular normal).
- Grado I: limitación ligera/moderada. Al indicarle al paciente que una las manos en forma de plegaria, y manteniendo esa posición, eleve los codos hasta que las manos hagan un ángulo de 90 grados con la articulación de la muñeca, se observa limitación articular  a nivel de las articulaciones interfalángicas, y/o metacarpofalangicas, de forma simétrica, y comenzando por el quinto dedo, corregirle con maniobras pasivas. No toma de grandes articulaciones.
- Grado II: limitación severa. Al realizar la maniobra antes mencionada se observa deformidad simétrica de las articulaciones de la mano, no corregible por maniobras pasivas. Puede acompañarse de toma de 1 o más grandes articulaciones (muñeca, codo, hombro, columna ver­tebral). Este criterio se corresponde con el grupo similar de Rosenbloom en 1981.9 Para este estudio solo se precisó la presencia o  no de LMA, no se separaron en grados.

El control metabólico de la DM se evaluó atendiendo a la media de  los valores de  hemoglobina glucosilada A1 (HbA1) del  año,  realizada por el método calorimétrico optimizado en nuestro laboratorio.22 Se tomaron como  referencia los valores de Hba1 del último año y se aceptó como buen control  el promedio anual  de los valores de HbA1 < 8 %, regular ³ 8 a 10 % y malo >10 %.23 

El diagnóstico de neuropatía diabética periférica sensitiva se realizó cuando se encontró en el nervio sural latencia > 2,50 m/s, velocidad de conducción < 45 m/s y amplitud < 10 mv; motora, cuando confirmamos en el nervio peroneo latencia distal > 5 m/s, velocidad de conducción < 50 m/s y amplitud < 1 mv; y mixta cuando hallamos alteraciones en los nervios antes señalados.24 Se diagnosticó daño axonal cuando la amplitud de un potencial excedió el rango de la normalidad; daño mielítico cuando se confirmó prolongación de la latencia y/o disminución de la velocidad de conducción; y daño axonomielínico cuando se combinaron las alteraciones antes señalada.25,26 Se aceptó que la neuropatía diabética periférica es sintomática cuando confirmamos aumento  o disminución  de la percepción vibratoria en ambos pies, disminución o ausencia  de los reflejos rotulianos y/o aquilianos, y el resultado del Score de Dick y otros ³ 1.27

Los pacientes se dividieron por la presencia o no de LMA. Se calculó la frecuencia de las variables cualitativas, la media  y la desviación estándar (DE) de las cuantitativas. Se aplicó la prueba de   chi cuadrado    para evaluar la asociación entre la presencia de la LMA  y otras variables cualitativas, y se utilizó la prueba t de student para evaluar la asociación entre la presencia de la LMA y las variables  cuantitativas. Se   aceptó  como significativo un valor de p < 0,05.

RESULTADOS

La edad fue de 15,25 + 4,32 años en aquellos con LMA, y de 17,60 + 4,58 años en los que no la tenían. El tiempo de evolución de la DM 1 fue de 7,34 + 4,90 años en aquellos con LMA, y de 7,87 + 4,05 años en los que no la tenían. Los valores de HbA1 también fueron similares, independientemente de la presencia o no de LMA (11,34 + 2,35 % vs 10,82 + 2,20 %). La talla fue similar en aquellos con LMA o sin ella (154,67 + 15,36 cm vs 154,67 + 11,69 cm). Al comparar los parámetros evaluados en ambos grupos.  Ninguno de ellos  mostró diferencias estadísticamente significativas (edad, tiempo de evolución de la DM, HbA1 y la talla), lo  que  hace que ambos grupos sean comparables (tabla 1).                                                        

Tabla 1. Estudio de polineuropatía diabética en personas con diabetes tipo 1 con y sin LMA

Pacientes

 

Edad (en años)

Tiempo de evolución DM 1
(en años)

(Hba1 %)

Talla
(cm)

Media

± DE

Media

± DE

Media

± DE

Media

± DE

Con LMA
(n=32)

15,25

4,32

7,34

4,90

11,34

2,35

154,67

15,36

Sin LMA
(n=24)

17,60

4,58

7,87

4,05

10,82

2,20

154,67

11,69

El examen clínico neurológico fue normal en el 75 % de los diabéticos con LMA y en el 95 % de los que no la tenían, sin embargo  esta diferencia  no  fue estadísticamente significativa. Solo se confirmó hipoestesia e hipoalgesia distal en las extremidades inferiores en un paciente  con LMA. En 5 pacientes  con LMA se constató hipoestesia e hipoalgesia distal en las 4 extremidades, y solo  en 1 sin LMA. La hiporreflexia generalizada se confirmó en 2 pacientes con LMA. El análisis estadístico  no  arrojó diferencias estadísticamente significativas al comparar ambos grupos (tabla 2).                                                           

Tabla 2. Resultado del examen clínico neurológico en personas con DM 1 según presencia  o no de  LMA

Resultado del examen físico neurológico

 

Con LMA
(n=32)

Sin LMA
(n=20)

No.

%

No.

%

Normal

24

75,00

19

95,00

Hipoestesia e hipoalgesia distal en las extremidades inferiores

1

3,13

-

-

Hipoestesia e hipoalgesia distal en las 4 extremidades

5

15,63

1

5,00

Hiporreflexia generalizada

2

6,24

-

-

p=NS

En la tabla 3 se muestra el resultado del estudio de la conducción nerviosa, tampoco se  observaron diferencias significativas al comparar a los diabéticos con y sin LMA.                 

Tabla 3. Estudio de la conducción nerviosa y su relación con la presencia o no de LMA en personas con DM 1

Nervio

 

Variables

 

Con LMA
(n=15)

Sin LMA
(n=17)

Media

± DE

Media

± DE

Mediano

Latencia distal motora(m/s)
VCM (m/s)
Latencia distal sensitiva (m/s)
VCS (m/s)

4,34
52,36
2,86
52,05

0,63
10,11
0,88
11,45

4,14
52,99
2,45
57,49

0,50
6,53
0,49
7,24

Peroneo

Latencia distal sensitiva (m/s)
VCM (m/s)

5,46
47,18

0,75
11,16

4,89
46,40

0,94
8,35

Sural

Latencia distal sensitiva (m/s)
VCS (m/s)

2,07
58,33

0,83
16,92

1,73
65,83

0,37
12,05

p=NS

DISCUSIÓN

Está  probada la importancia de la maniobra de las manos en forma de plegaria  para el diagnóstico de LMA.10 Algunos autores han encontrado que los pacientes con ella tienen más afectaciones en distintos sistemas estudiados. Frost y Beischer4 estudiaron la presencia  de microangiopatía  en personas con y sin LMA, y comunicaron que los que tenían LMA estaban más afectados microangiopáticamente. Sin embargo estos pacientes tenían mayor tiempo de evolución de la diabetes. Es importante considerar  las variables  de tiempo  de evolución y  control metabólico de la DM en los estudios que pretendan  relacionar la LMA con otras complicaciones, ya  que, el  efecto de estas variables puede influir en el desarrollo de otras complicaciones diabéticas, independientemente que  tengan o  no LMA.

Existen criterios diferentes en relación con la presencia de alteraciones del tejido conectivo y la presencia o no de LMA en las personas con DM. Algunos investigadores no encontraron diferencia en relación con los cambios de la síntesis y degradación del colágeno tipo I y III, al comparar personas con y  sin LMA y marcadores bioquímicos de estas proteínas.18 Al comparar el grado de tinción en la zona de la membrana basal y en las papilas dérmicas de personas sin LMA vs  con LMA ligera,  no encontraron  diferencia en el análisis de las tinciones en la biopsias de piel, en cambio,  sí  encontraron cambios significativos  en aquellos  con LMA severa.28

En estudio anterior  realizado por nosotros comparamos los hallazgos de las biopsias de   piel en sujetos no diabéticos y en pacientes DM 1 con y sin LMA, y  encontramos que aquellos con LMA tenían diferencias estructurales en la composición de las fibras elásticas y colágenas. Los cambios observados en los que no tenían LMA se relacionaron con el tiempo de evolución de la DM, mientras que los que tenían LMA presentaron los cambios, independientemente del tiempo de evolución de la DM.29 Las alteraciones histomorfológicas en pacientes con DM han sido descritas por varios autores.30 Igualmente estos pacientes han desarrollado alteraciones musculoesqueléticas.31,32

Varios autores han encontrado una disminución de la prevalencia de LMA al comparar con la prevalencia  de hace 20 años.6,17 Nuestros hallazgos nos hacen postular que las alteraciones sistémicas de las personas con DM 1 con LMA no  afectan a las fibras nerviosas periféricas de los miembros inferiores. Pensamos que la LMA es una manifestación extrínseca de un proceso sistémico que afecta principalmente a los tejidos en los que predominen las fibras elásticas y  dinámicas.

CONCLUSIONES

En nuestro estudio la LMA no se asoció a manifestaciones clínicas de neuropatía ni a alteraciones electrofisiológicas de los miembros inferiores.

SUMMARY

Diabetic peripheral polyneuropathy in type 1 diabetic patients with limited joint mobility (LJM)

Limited joint mobility is a chronic complication of diabetes mellitas (DM) that is commonly observed in type 1 diabetes mellitus (T1DM). In order to determine the LJM frequency and its association with diabetic peripheral polyneuropathy, 56 type 1 diabetics aged 9-23 were studied. Age, sex, height, time of evolution of the disease and metabolic control, as well as the presence of LJM and of diabetic peripheral neuropathy were determined by physical examination and by the result of the nerve conduction study of the lower limbs. They were divided into 2 groups, according to the existance or not of LJM. On comparing them, no important differences were confirmed in relation to age, height, the time of evolution, and the metabolic control. The clinical and neurological manifestations predominated in the individuals with LJM, even though the differences were not statistically significant. The electrophysiological study did not show statistically marked differences, either. No association between the peripheral neuropathy of the lower limbs and the presence of LJM was proved.

Key words: Limited joint mobility, type 1 diabetes mellitus, diabetic peripheral neuropathy, metabolic control.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Brink S. Complicaciones de la diabetes tipo1 en pacientes  pediátricos  y adolescentes. Current  Diabetes Report Latin America.  2002;1:53-63.
  2. Karavanaki K, Baum JD. Prevalence of microvascular and neurologic abnormalities in a population of diabetic children. Pediatr Endocrinol Metab. 1999;12:411-22. 
  3. Schultz N, Dalton RN, Dunger DB. Risk of nephropathy can be detected befpre the onset of microalbuminuria during the early years after diagnosis of type 1 diabetes. Diabetes Care. 2000;23:1811-15.
  4. Frost D, Beischer W. Limited joint mobility in type 1 diabetic patients: associations with microangiopathy and subclinical macroangiopathy are different in men and women. Diabetes Care. 2001:24:95-9.
  5. Rosenbloom AL, Silverstein J. Connective Tissue and Joint disease in Diabetes Mellitus. Endocrinology Metab Clin North Am. 1996;25(2):473-83.
  6. Infante JR, Rosenbloom AL, Silverstein JH, Garzarella L, Pollock BH. Changes in frequency and severity of limited joint mobility in children with type 1 diabetes mellitus between 1976-78 and 1998. J Pediatr. 2001;138(1):33-7.
  7. Brown MJ, Bird SJ, Watling S, Kaleta H, Hayes L, Eckert S, et al. Zenarest study. Natural progression of diabetic peripheral neuropathy in the Zenarestat study population. Diabetes Care. 2004;27:1153-9.
  8. Schiavon F, Circhetta C, Dani L. The diabetic and rheumatism. Rheumatism. 2004;56(3):139-42.
  9. Rosenbloom AL,Silverstein J, Lezzote DC, Riley WJ, Mac Laren NK. Limited joint  mobility in chilhood diabetes mellitus indicates increased risk for microvascular disease. N Engl J Med. 1981;305(4):191-4.
  10. Rosenbloom AL, Silverstein J, Lezzote DC, Riley WJ, Mac Laren NK. Limited Joint Mobility in diabetes mellitus of childhood; natural history and relationship to growth impairment. J Pediatr. 1982;101(5):874-8.
  11. Rosenbloom AL. Long term complication of type I (insulin dependent) diabetes mellitus. Pediatric Ann. 1983;12:665-72.
  12. Rosenbloom AL, Malone JI, Yucha J, Van Cader TC. Limited Joint mobility and diabetic retinopathy  demostrated by fluorescein angiography. Eur Jour of  Pediatrics. 1984;141:163 -6.
  13. Rosenbloom AL, Schatz D, Silverstein J. Joint disease in diabetes mellitus. Practical Diabetol. 1992;1:4-10.
  14. Schiavon F, Circhetta C, Dani L. The diabetic hand. Rheumatism. 2004;56(3):139-42.
  15. Mota M, Panus C, Mota E, Sfredel V, Patrascu A, Vanghelie L, et al. Hand abnormalities of the patients with diabetes mellitus. Rom J Intern Med. 2001;38-39:89-95.
  16. Ficicioglu C, Kiziltan M, Aydin A, Baslo. Relation between limited joint mobility and peripheral nerve function in diabetic children  Turk.  J Pediatr.  1996;oct-dec;38(4):431-7.
  17. Lindsay JR, Kennedy L, Atkinson AB, Bell PM, Cerson DJ, McCance DR, et al. Reduced prevalence of limited joint  mobility  in type 1 diabetes in a UK  clinic population over  a 20-year  period. Diabetes Care. 2005;28:658-61.
  18. Arkkila PE, Koskinen PJ, Kantola IM, Ronnemaa T, Seppanen E, Viikari JS. Biochemical markers of types I and III collagen and limited joint mobility in type 1 diabetic patients. Acta Diabetol. 2003;40:151-5.
  19. Schulte L, Roberts MS, Zimmerman C, Ketler J, Simon LS. A quantitative assesment of limited joint mobility in patients with diabetes. Goniometric analysis of upper extremity  passive range of motion. Arthritis Rheum. 1993 oct;36(10):1429-43.
  20. Bulat T, Kosinski M. Diabetic foot: startegies to prevent and treat common problems. Geriatrics. 1995 feb;50(2):46.
  21. World Health Organization. Definition and classification of diabetes mellitus and its complications. Report of a WHO consultation. Part 1: Diagnosis and classification of diabetes mellitus. World Health Organization. Department of Noncommunicable Disease Sururillance. Geneve, 1999.
  22. Brice JEH, Johnston DI, Noroha JL. Limited finger joint mobility. Arch Dis Chile. 1982;57:879-86.
  23. Escurra EJ. Montaje y estandarización   de la determinación de la hemoglobina glucosilada.  Rev Cubana Med. 1986;5:397-402.
  24. Licea ME. Autocontrol de la diabetes mellitus. En: Licea ME. Ed. Tratamiento de la diabetes mellitus. 2da. ed. Brasilia: Ideal; 1995.p.77-85.
  25. Bloomggarden ZT. International diabetes federation meeting 1997, neuropathy. Information thechnology, cost of diabetes care and epidemiology. Diabetes Care. 1998;21:1198-02.
  26. Subramony SH, Wilbourn AJ. Diabetic proximal neuropathy. Neurol Sci. 1982;53:293-7.
  27. Dick PJ, Luis A, Karnes Jl. Fiber loss is primary and multifocal en sural nerves in diabetic polineuropathy. Ann Neurol. 1986;15:425-39.
  28. Lekholm C, Sundkvist G, Lundborg G, Dahlin L. The diabetic hand complications of diabetes. Lakartidningen. Jan 2001;24.98:306-12.
  29. Vera M, Güell R, Shumkov G. Histological and histochemical skin changes in insulin-dependet diabetes patients with and without limited joint mobility  (LJM). Acta Diabetol Latina. 1987;27:101-8.  
  30. Bertheim U, Engstrom-Laurent A, Hofer PA, HallgrenP, Asplund J, Hellstrom S. Loss of hyaluronan in the basement membrane zone of the skin correlates to the degree of stiff hands in diabetic patients. Acta Derm. 2002;82:329-34.
  31. Gagliero E, Apruzzese W, Perlmutter GS, Nathan DM. Musculoeskeletal disorders  of the hand and shoulder  in patients  with  diabetes mellitus. Ann  J Med. 2002;112:487-90.
  32. Smith LL, Burneo SP, McNeil  JD.  Musculoeskeletal manifestations of diabetes mellitus. Br J Sports  Med. 2003;37:30-5.

Recibido: 19 de febrero de 2007.    Aprobado: 14 de abril de 2007.
Dr. Manuel Vera González. E mail: manmar@infomed.sld.cu

1Especialista de II  Grado en Endocrinología  Profesor Auxiliar. Instituto Nacional de Endocrinología.
2Especialista de I Grado en Endocrinología. Instituto Nacional  de Endocrinología.
3Especialista de II  Grado en Neurología. Profesor Titular. Instituto Nacional de Neurología.
4Especialista de II  Grado en Endocrinología.  Profesor Titular. Instituto Nacional  de Endocrinología.

Índice Anterior Siguiente