Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Enfermer 1998;14(3):174-7

Formato .PDFFormato .PDF

Hospital Provincial Clinicoquirúrgico Docente "Dr. Gustavo Aldereguía Lima", Cienfuegos

Proceso de atención de enfermería (PAE) en cuidados progresivos

Lic. Leticia Seoane Monzón,1 Dr. Rubén Bembibre Taboada,2 Lic. Mirtha Pérez Mendoza,1 Lic. José López López1 y Lic. Ismael Varela Pérez1

RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo de corte con 50 casos ingresados en el Servicio de Terapia Intermedia del hospital provincial clinicoquirúrgico docente "Dr. Gustavo Aldereguía Lima", con diagnóstico de enfermedad cerebrovascular y casos quirúrgicos a los que se realizó proceso de atención de enfermería. Se aplicó anexo para la obtención de datos de interés como: movilización, ejercicios, baño en cama, alteraciones del balance hidromineral y apoyo psicológico, así como desarrollo de bronconeumonía, escaras, flebitis, secuela motora y desequilibrio hidromineral. Los datos fueron procesados por sistema computadorizado y se comprobó que los procederes de atención de enfermería más realizados fueron el baño en cama y la vigilancia de la hidratación, seguido de movilización, apoyo psicológico y ejercicios pasivos. Las principales complicaciones de los pacientes fueron: flebitis (38 %), secuela motora (34 %), desequilibrio hidromineral (22 %), y en menor número se presentó la bronconeumonía (20 %) y escaras (12 %).

Descriptores DeCS: PROCESOS DE ENFERMERIA; ATENCION DE ENFERMERIA; INSTITUCIONES DE CUIDADOS INTERMEDIOS.

El proceso de Atención de Enfermería (PAE) tiene una enorme importancia en las unidades de cuidados progresivos, ya que a través de éste se realizan los diagnósticos y el plan de acciones que van a ser ejecutados y que se reconocen como línea principal para la evolución favorable de los pacientes críticos, tanto infantes como adultos.1,2

El PAE implica el seguimiento de patrones éticos3 y normas técnicas adecuadas. Su aplicación adquiere relevancia significativa en los pacientes quirúrgicos y con afecciones del sistema neurológico cerebral por la magnitud de procederes intervencionistas que implican como los que se efectúan a pacientes operados infestados,4 procederes quirúrgicos de urgencia,5 cuidados del pre y posoperatorio.6 Son de suma importancia las implicaciones de enfermería en complicaciones mayores7 y el rol activo en la prevención de diferentes enfermedades de transmisión reportadas en diferentes estudios vinculados al nosocomio.8

MÉTODOS

El universo estuvo dado por la totalidad de enfermos ingresados en la Unidad de Cuidados Intermedios de nuestro hospital. La muestra la constituyeron 50 pacientes con diagnóstico de enfermedad quirúrgica y cerebrovascular. Se aplicó método anexo para la recogida de datos de interés de los expedientes clínicos como movilización, ejercicios, baño en cama, aspiración de secreciones, cura de heridas, bronconeumonía, escara, flebitis, secuela motora, desequilibrio hidromineral y otros, relacionando variables de interés. Se aplicó sistema computadorizado EXCEL de Windows para el procesamiento de datos y se procedió al análisis de éstos. Se aplicó método de significación estadística de Chi cuadrado, los principales resultados se exponen en gráficos diseñados por sistema Harvard Graphics.

RESULTADOS

Se aplicó el PAE al total de pacientes analizados, 31 presentaron enfermedad cerebrovascular para el 62 %, y 19 fueron quirúrgicos (38 %), a 28(56 %) se les realizó movilización y a 22(44 %) no se les realizó. A 21 pacientes (42 %) se les realizaron ejercicios pasivos . El baño en cama se le realizó a la totalidad de los enfermos; la aspiración de secreciones fue necesaria en 11 pacientes (22 %), la vigilancia de hidratación fue exhaustiva; pero sólo 5 de los pacientes (10 %) presentaron problemas con el balance hidromineral. En veintisiete casos fue necesario hacer más intenso el apoyo psicológico (figura) debido a las peculiaridades del caso. De los 50 casos estudiados, 10 presentaron bronconeumonía (20 %), 6 presentaron escaras para el 12 %, 19 flebitis para el 38 %, 17 secuela motora para el 34 %, y 11 desequilibrio hidromineral (22 %).
Figura
Fig.

DISCUSIÓN

En la serie estudiada existieron más casos con accidente vascular encefálico (AVE), lo que indica al realizar un corte, que ésta es la causa más frecuente de ingreso en el servicio. La no realización de la movilización en la totalidad de los enfermos correspondieron con los AVE hemorrágicos, hubo un porcentaje en los que no se definió el motivo. La realización de ejercicios pasivos está en relación con los casos que presentaron defecto motor, y esta acción fue necesaria, al igual que la aspiración de secreciones y apoyo psicológico, que se realizó siempre que el paciente reuniera determinadas condiciones para que se le ejecutara el proceder necesario. A pesar de la necesidad del rigor del balance hidromineral, aún hay motivos que provocan alteraciones en éste, lo cual debe ser objeto de análisis.

La aplicación del PAE no ha logrado erradicar totalmente complicaciones inherentes al sistema de atención, pero éste es un proceso que está en fase de desarrollo y que durante el tiempo transcurrido se observan logros en el quehacer diario con nuestros enfermeros en cuanto a la minimización de los problemas de nuestros pacientes. La presencia de flebitis en nuestros pacientes se explica por la administración de grandes volúmenes de líquido y poliquimioterapia, todo ello factores predisponentes para su desarrollo, la secuela motora por el tiempo de evolución en la unidad resulta infructuoso su análisis ya que en los AVE establecidos no es visible el logro en tan breve tiempo. Debe destacarse que la presencia de alteraciones del balance hidromineral en algunos de nuestros pacientes denota la necesidad de un balance estricto, lo que no resulta así en la totalidad de los casos. La escara continua es un problema importante y no justificable que presentan algunos de nuestros enfermos.

Con el perfeccionamiento del PAE aplicado se realizan los estudios comparativos y los resultados deben traducir el esfuerzo de nuestra labor diaria para mejorar la cantidad y calidad de vida de nuestra población.

Para finalizar podemos indicar que el PAE es sinónimo de calidad en la Atención de Enfermería aplicada en nuestras unidades asistenciales y su perfeccionamiento permitirá minimizar las complicaciones de nuestros enfermos inherentes al personal de enfermería. La primera causa de ingreso en la unidad de Cuidados Intermedios es la enfermedad cerebrovascular. La flebitis es la complicación más frecuente a la que están expuestos nuestros pacientes, así como el disbalance hidroelectrolítico, pero éste es evitable en muchos casos, con un adecuado balance hidromineral.

SUMMARY

It was made a descriptive study of 50 patients admitted at the Intermediate Care Unit of the "Gustavo Aldereguía Lima" Provincial Clinical and Surgical Teaching Hospital with the diagnosis of cerebrovascular disease and of surgical cases that received nursing care. The folllowing data of interest were obtained: mobilization, exercises, bath in bed, alterations of the hydromineral balance, psychological support, development of bronchopneumonia, scabs, phlebitis, motor sequela, and hydromineral unbalance. Data were computerized and it was demonstrated that the bath in bed and the surveillance of hydration were the most used nursing care procedures, followed by mobilization, psychological support and passive exercises. The main complications of the patient were: phlebitis (38 %), motor sequela (34 %), hydromineral unbalance (22 %), bronchopneumonia (20 %) and scabs (12 %).

Subject headings: NURSING PROCESS; NURSING CARE; INTERMEDIATE CARE FACILITIES.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Guerrero DA, Nurse-led Service. Nurs Stand 1994;9(6):21-3.
  2. Wheeler CA. Tudhope AE. Development of a Neonatal Intensive Care Nursery Resuscitation and Triage Team: Impact on Nursing Care and Infant Outcome. Neonatal Netw 1994;13(5):53-62.
  3. Ward CM. On Learning Medical Ethics. Br J Plast Surg 1994;47(7):507-11.
  4. Dyer C. Surgeon Jailed for Infecting Patients (News). BMJ 1994;309 (6959):896.
  5. Unger Sw, Olsen DO, Magy AG, Zucker KA, Fitzgibbons RJ. Jr. Soper NY, Petelin JB, et al. Laparascopic Surgery: Surgical Education in the People´s Republic of China. Surg Lapar Endos 1994;4(4):277-83.
  6. Whyte A. Pre and Postoperative evaluation of Patients Undergoing Cutaneous Surgery. Dermatl Murs 1994;6(4):248-58.
  7. Hatswell EM. Abdominal Aortic Aneurysm Surgery. Part II. Major Complications and Nursing Implications. Heart Lung 1994;23(4):337-41; Quiz 342-4B.
  8. Caurana-Dingli G, Berridge DC, Chamberlain J, Gould K, Harrison J. Prevention of Hepatitis B Infection: A Survey of Surgeons and Interventional Cardiologists. Br J Surg 1994;81(9):1348-58.
Recibido: 17 de septiembre de 1998. Aprobado: 19 de agosto de 1998.

Lic. Leticia Seoane Monzón. Hospital Provincial Clinicoquirúrgico Docente "Dr. Gustavo Aldereguía Lima ". Cienfuegos, Cuba.
 
1 Licenciado en enfermería.
2 Especialista de I Grado en Medicina Interna verticalizado en Terapia Intensiva.

Indice Anterior Siguiente