Índice Anterior Siguiente

Dirección Municipal de Salud

Imagen social de la enfermería

Lic. Lázaro Luis Hernández Vergel,1 Lic. Martha Elena Rodríguez Brito,2 Lic. Mireya Jiménez Pérez3 y Lic. Fany Rangel Marín4

Resumen

Se realizó un estudio descriptivo de corte transversal en la población del municipio Caibarién durante el año 2000. El universo de estudio quedó constituido por 32 600 habitantes mayores de 15 años. Se realizó un muestreo aleatorio estratificado y se consideró como estratos el sexo y lugar de residencia (por Consejos Populares), la muestra se constituyó con 1 630 personas encuestadas con el objetivo de identificar la imagen social de la enfermería en el municipio. Se estudiaron las variables edad, sexo, opinión acerca del sexo que deben tener los profesionales de enfermería, consideración sobre los cuidados recibidos, actividades que debe realizar este personal, así como imagen que les merece, y status social del personal de enfermería. El 48,9 % de la población encuestada pertenece al sexo masculino y el 51,1 al femenino; el grupo etáreo más representado fue el de 20 a 29 años, el 93,5 % opinó que el personal de enfermería puede ser de uno y otro sexos; el 91,8 % consideró haber sido atendido adecuadamente y un gran porcentaje opina que la profesión de enfermería le merece respeto y admiración. Se concluye que la sociedad concede a la enfermería un elevado status ya que siempre recibe importantes aportes de estos profesionales.

DeCS: CALIDAD DE LA ATENCION DE SALUD; ATENCION DE ENFERMERIA; COMPETENCIA CLINICA; PRACTICA PROFESIONAL; ATENCION PRIMARIA DE SALUD; OPINION PUBLICA.


La imagen ideal de la enfermería para el futuro parece requerir una combinación especial del viejo y cálido espíritu de Florence Nightingale con las nuevas habilidades profesionales. Quizás la lámpara como símbolo de la enfermería pueda servir todavía a su propósito, si el personal de enfermería puede lograr combinar la luz (habilidades profesionales), con la calidez que esta irradia (respuesta personal de ayuda).1

Los esfuerzos de enfermería en estos últimos años se han centrado en buscar la autonomía y conseguir la independencia de la profesión, tanto en el ejercicio profesional como en el desarrollo científico, lo que ha facilitado su apertura a otros campos del conocimiento, como son las ciencias sociales.2

Aunque se está consciente de los importantes cambios ocurridos en la enfermería en los últimos años en el mundo y en Cuba, tanto en la formación y especialización de sus recursos humanos como en la práctica diaria, se sabe que aún queda mucho por hacer en este terreno, si se tiene en cuenta que enfermería, como la define Virginia Andenson,3 "Consiste principalmente en ayudar a las personas (sanas o enfermas) a llevar a cabo aquellas actividades que contribuyen a la salud o a su recuperación (o bien a una muerte tranquila), las cuales podrían efectuar sin ayuda si contaran con la suficiente fuerza, voluntad o conocimiento". Esto justifica que la enfermería ha existido y existe desde tiempos inmemorables, porque representa un servicio imprescindible para la sociedad,4 razón por la que historiadores y sociólogos han descrito a lo largo de los tiempos, cómo la imagen y la función del personal de enfermería han sido objeto de diversas transformaciones, ya que la enfermería, como otras profesiones, es un concepto social y como toda actividad social se desarrolla en un contexto histórico en permanente cambio y conflicto aún cuando la práctica de los cuidados de enfermería se basa en conocimientos antiguos empíricos, cuyos valores son determinados por ciertas ideologías dogmáticas, influidas por la moral tradicional y modelos basados en la abnegación y el sacrificio.5 Se pretende con esta investigación identificar la imagen social que de la enfermería se tiene en el municipio de Caibarién, determinar el status que la sociedad actual le concede a la enfermería y verificar en qué medida lo que enfermería realiza está en correspondencia con lo que el público considera que debería hacer.

Métodos

Se realizó un estudio descriptivo de corte transversal para identificar la imagen social de la enfermería en el municipio Caibarién de la provincia de Villa Clara durante el año 2000.

El universo de estudio quedó constituido por 32 600 habitantes mayores de 15 años residentes del municipio, en plenas facultades físicas y mentales. Se realizó un muestreo aleatorio estratificado y se consideró como estratos el sexo y lugar de residencia (consejos populares), quedaron 1 630 personas como muestra (5 % de la población total) y se admitió un error máximo del 5 %. A la población en estudio se le realizó una encuesta (anexo) confeccionada por el equipo de investigadores que permitió la recogida de la información para el análisis de las variables, edad, sexo, opinión sobre el sexo que deben tener los profesionales de enfermería, evaluadas con la escala masculino, femenino, uno y otro sexos y no saben. La opinión sobre los cuidados recibidos se analizó con la escala adecuados, inadecuados y no sabe. La opinión sobre las actividades más importantes se recogieron utilizando el criterio de los encuestados sobre las siguientes actividades: curar e inyectar, ayudar a los enfermos interesándose por sus problemas, prevenir enfermedades, ayudar al médico, escribir recetas y tomar tensiones, realizar examen físico y no sabe. La variable imagen que tienen de enfermería se evaluó de la siguiente forma: ven la enfermería con respeto, admiración, indiferencia, resentimiento o no saben.

El status social que le conceden a la enfermería se obtuvo numerando un grupo de profesiones donde los encuestados le concedieron una puntuación del 1 al 10 a cada una, según la importancia social que les merecían.

El procesamiento de la información obtenida se realizó manualmente con la utilización de una calculadora de mesa, el porcentaje, la media, la mediana, la moda y la desviación media fueron utilizadas como medidas de resumen.

Resultados

En la muestra escogida 798 eran hombres, lo que representa el 48,9 % y 832 mujeres (para el 51,1 %). El grupo etáreo más representado fue el de 20 a 29 años, aunque la distribución por grupos etáreos presentó un comportamiento homogéneo. La media de edad de los encuestados ha sido de 40,25 para el sexo masculino y 40,72 para el femenino, con una media ponderada para ambos sexos de 40,48. La mediana fue de 39 años y la edad que más veces ha sido encuestada ha sido la de los 50 años; la desviación estándar ha sido de 15,5.

El municipio Caibarién en la actualidad cuenta con 235 profesionales de enfermería, de los que sólo 27 (11,48 %) son hombres. En la tabla 1 se puede observar cómo el criterio tradicional de que enfermería es una profesión para mujeres va evolucionando de forma paulatina; solamente el 6,3 % de la población estudiada considera que el personal de enfermería debe ser del sexo femenino y el 93,55 % respondió que puede ser de uno u otro sexos.

Tabla 1. Distribución porcentual de encuestados según opinión del sexo que debe tener el personal de enfermería

Opinión (sobre sexo)
No.
%
Ambos
1 525
93,55
Femenino
102
6,3
Masculino
1
0,06
No sabe
2
0,12
Total
1 630
100

Fuente: Encuesta.

En la tabla 2 se muestra la opinión de los encuestados sobre los cuidados brindados por el personal de enfermería en cualquier nivel de atención del Sistema Nacional de Salud, donde el 91,84 % los evaluó de adecuados y sienten satisfacción con la atención recibida; es de señalar que 81 personas (4,96 %) no consideró adecuados los cuidados brindados.

Tabla 2. Distribución porcentual de encuestados según opinión sobre los cuidados brindados por enfermería

Opinión
No.
%
Adecuados
1 497
91,84
Inadecuados
81
4,96
No saben
52
3,19
Total
1 630
100

Fuente: Encuesta.

Los resultados indican que la población espera del personal de enfermería cuidados específicos y directos al paciente, sobre la base de sus necesidades y problemas (tabla 3) cuando el 98,40 % expresa que las actividades fundamentales de enfermería son inyectar y curar, el 97,73 % ayudar a los enfermos interesándose por sus problemas, el 93,98 % considera importante la función de prevenir enfermedades en distintos puestos de la sociedad, el 92,5 % consideró una función importante la de ayudar al médico y sólo el 6,25 % identifica como función de enfermería realizar examen físico al paciente para poder realizar la valoración de aquel.

Tabla 3. Distribución porcentual de encuestados según opinión sobre actividades a realizar por enfermería

Actividades
No.
%
Poner inyecciones y hacer curas
1 604
98,40
Ayudar a los enfermos interesándose por sus problemas
1 593
97,73
Prevenir enfermedades en escuelas, industrias, círculos infantiles y comunidad
1 532
93,98
Ayudar al médico
1 508
92,5
Escribir recetas y tomar tensiones
323
19,81
Realizar examen físico
102
6,25
No sabe
16
0,98

Fuente: Encuesta.

En la tabla 4 se recoge la opinión de los encuestados según la imagen que en este sentido perciben de la enfermería, indicando que el 24,78 % ve a estos profesionales con admiración y el 60 % declaró sentir respeto. En contraposición, el 7,85 %, manifestó indiferencia ante los profesionales de enfermería y el 1,53 % consideró que sus sentimientos para con enfermería eran de resentimiento.

Tabla 4. Distribución porcentual de encuestados según imagen que tienen de enfermería
Imagen
No.
%
Respeto
978
60,00
Admiración
404
24,78
Indiferencia
128
7,85
No saben
95
5,82
Con resentimiento
25
1,53
Total
1 630
100

Fuente: Encuesta.

Observando los resultados obtenidos en la tabla 5 sobre el status social de algunas profesiones, los encuestados han concedido mayor puntuación a la medicina con el 95,33 %, el status de maestro ocupó el segundo lugar con 78,71 %. La enfermería se sitúa en tercer lugar, con una puntuación del 21,59 %, inferior a la medicina y un total de 73,74 puntos; el resto de lass profesiones ocuparon un status social inferior.

Tabla 5. Distribución de encuestados según escala de puntuación que del 1-10 conceden a la profesión por su importancia social              
Profesiones
Escalas de puntos
Total
Del 1-4
Del 5-6
Del 7-8
Del 9-10
Psicólogo
105
404
582
539
1 630
Trabajadora social
109
537
630
354
1 630
Maestro
40
307
562
721
1 630
Enfermera/o
56
372
708
494
1 630
Arquitecto
125
728
493
284
1 630
Médico
20
56
319
1 235
1 630
% del 1 al 6
% del 7 al 10
Médico
4,66
95,33
Maestro
21,28
78,71
Enfermera/o
26,25
73,74
Psicólogo
31,22
68,77
Trabajadora
39,63
60,36
Arquitecto
52,33
47,67


Fuente: Encuesta.

Discusión

La enfermería es una profesión dinámica y su práctica cambia constantemente. Es una de las profesiones de asistencia, con una tradición larga y honorable de servicios a la humanidad, que en la mayor parte del mundo ha sido ejercida básicamente por mujeres, aunque en los últimos años ha aumentado en Estados Unidos y Canadá el número de varones enfermeros. Sin embargo, los hombres aún son menos del 2 % de la cifra total de enfermeras6 y en este momento se acepta ampliamente la idea de que hay una identificación entre el estereotipo de género femenino y la profesión enfermera.7 Simmos, coincide con estos resultados y reconoce que debido a que hay pocos hombres que se dedican a la enfermería, la imagen de la enfermera puede coincidir en gran parte con la imagen del país a que pertenece.

Viginia Henderson afirmó que mientras las enfermeras sean predominantemente mujeres y la imagen de la enfermería se confunda con el concepto de lo que una mujer debiera ser... esta situación debe afectar tarde o temprano la imagen pública de la enfermera,1 pero situación diferente se presenta al comparar los resultados de este trabajo con los obtenidos en un barrio de Barcelona, donde el 34 % de los encuestados se manifestaron con el criterio de compatibilidad entre enfermería y el sexo masculino, al igual que en un estudio realizado en Murcia por Purificación Renedo, donde sólo el 5 % de los estudiados consideró que el personal de enfermería debe ser mujer.4 Se concluye que las costumbres actuales evolucionan hacia el acercamiento de los papeles masculinos y femeninos. Este hecho se deja sentir en enfermería que, de considerarse una profesión que no estaba hecha para hombres, ha pasado en la actualidad, a que el hecho de ser enfermero y hombre se convierta en algo compatible y socialmente aceptado.

La opinión de la población sobre los cuidados recibidos de enfermería está muy relacionada con el cumplimiento por parte de estos profesionales con sus responsabilidades, las que se encuentran señaladas por el Consejo Internacional de Enfermeras y que pueden ser resumidas de forma muy general en: promover la salud, evitar enfermedades, restablecer la salud y aliviar el sufrimiento, al satisfacer todas las necesidades de individuos, familias y comunidades.6

E. Adam escribe: "Es cierto que muchos enfermeros desean ofrecer una ayuda valiosa a la humanidad, pero su responsabilidad profesional está francamente cuestionada. En algunas ocasiones los enfermos han sido acusados de indiferencia, falta de amabilidad o peor aún, de negligencia manifiesta".4 Este planteamiento clarifica que el 4,96 % de la población no consideró adecuado los cuidados brindados; no obstante, la gran mayoría de la población consideran haber recibido de enfermería los cuidados adecuados.

La población espera de enfermería cuidados muy específicos y directos, sobre la base de los problemas y necesidades del paciente y su familia, pero la práctica profesional de la enfermería implica una gama mucho más amplia de actividades de lo que representa la imagen tradicional de la enfermera. Hoy en día es una persona hábil a cargo de múltiples funciones complejas. Cuida al paciente y se preocupa por él, participa en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, protege de factores de riesgo, es asesora y maestra de salud, coopera con diversos profesionales del equipo de salud y actúa como vocero y defensor del paciente6 y no sólo son sus actividades fundamentales curar e inyectar; no obstante, la población reconoce a la enfermería como una profesión independiente, ya que espera de sus miembros que ejecuten tareas especiales y bien definidas. Un porcentaje muy elevado identifica como actividad fundamental de sus miembros la de ofrecer cuidados, basándose en las necesidades y problemas de los pacientes.

La opinión de los encuestados sobre la imagen que les merece enfermería debe motivar a evaluar la línea que se sigue en la actividad profesional hoy día, si se tiene en cuenta lo planteado por Garzón N. "La disciplina de enfermería expresa en su filosofía las creencias, los valores y los principios humanísticos que le sirven de base".

Estas creencias orientan sus relaciones interpersonales y la forma en cómo trabaja o interactúa en diferentes sentidos de la vida.4 Se conoce que en el ejercicio de la enfermería, además del dominio de los procedimientos técnicos, es indispensable establecer una relación de ayuda terapéutica con las personas a las que se cuida,4 es que gran parte de la población considera que enfermería ofrece una ayuda valiosa a la humanidad. Un porcentaje muy elevado manifestó sentir respeto y admiración por los profesionales que la ejercen.

El término status tiene diferentes significados, pero desde el punto de vista sociológico este depende siempre de lo que la sociedad espera, ya sea del individuo o de las profesiones que como grupos sociales, ocupan también sus posiciones, es decir, tiene su status sobre la base del cumplimiento de sus funciones. Observando los resultados obtenidos se considera que los encuestados no se han dejado influir por los conceptos tradicionales y han concedido mayor puntuación a la medicina, porque esperan de ella el mantenimiento de la salud y la cura de las enfermedades. La educación supone también una consideración prioritaria y ello hace pensar que constituye el fundamento para valorar el status del maestro en segundo lugar.

La sociedad impone a enfermería amplias expectativas dentro del campo de la salud y esta consideración puede ser interpretada como una razón por la cual enfermería se sitúa en tercer lugar. Situación que refuerza el supuesto de Ida Yian Orlando sobre la enfermería, la cual indica que esta disciplina debe desarrollarse como una profesión diferenciada con un funcionamiento autónomo, aunque históricamente ha evolucionado en paralelo a la medicina y aún mantiene una estrecha relación con esta ciencia.8 Resultados similares a los de este estudio fueron publicados por la Organización Mundial de la Salud donde en África y los Estados Unidos de América, por ejemplo, ocupan un status social mayor los médicos que el personal de enfermería,9 con la diferencia que enfermería ocupó un lugar más elevado en la escala de valores sociales en Caibarién (tercer lugar) que en estos países (quinto y séptimo), lo que permite concluir que la sociedad cubana concede a enfermería un elevado status y espera importantes aportaciones de estos profesionales al campo de la salud.

Anexo

Cuestionario: para realizar encuesta a la población.
A continuación le formulamos una serie de preguntas que le agradecemos responda con la mayor sinceridad posible, sus respuestas se mantendrán en el anonimato ya que el único objetivo de las mismas es conformar una investigación de gran importancia para nuestra institución. Por adelantado gracias.
1. Edad______ Sexo _____
2. ¿De qué sexo considera usted deben ser los profesionales de enfermería? Marque con una X una alternativa.
_____ Del sexo femenino.
_____ Del sexo masculino.
_____ De ambos sexos.
_____ No sabe.
3. En las visitas que usted realizó al policlínico, consultorio u otra unidad de salud. ¿Cómo considera que fueron los cuidados brindados por enfermería? Marque con una X una alternativa.
____Adecuado.
___ Inadecuados.
____No sabe.
4. De las siguientes actividades ¿Cuáles usted considera son más importantes para el personal de enfermería? Marque con una X las alternativas que entienda.
_____Inyectar y curar.
____Ayudar a los enfermos interesándose por sus problemas.
_____Prevenir enfermedades en escuelas, industrias, círculos infantiles y comunidades.
____ Ayudar al médico.
____ Escribir recetas y tomar tensiones.
____ Realizar examen físico.
____ No sabe.
5. ¿Qué imagen le merecen los profesionales de enfermería? Marque con una X la alternativa correcta.
____ Indiferencia.
____ Resentimiento.
____ Respeto.
____ Admiración.
_____ No sabe.
6. Enumere las siguientes profesiones según la importancia social que usted le concede, con una puntuación del 1 al 10 a cada una.
Profesiones                 Puntuación
Psicólogo                   ______
Trabajador social       ______
Médico                      ______
Enfermero                  ______
Maestro                     ______
Arquitecto                  ______

Summary

A descriptive cross-sectional study was done in the population of the municipality of Caibarién during 2000. The universe of study was composed of 32 600 inhabitants over 15. A stratified randomised sampling was carried out. Sex and place of residence (by People's Councils) were considered as strata. 1 630 surveyed persons were included in the sample so as to identify the social image of nursing in the municipality. The following variables were studied: age, sex, wether nursing professionals should be males or females, opinion about the attention received, activities this personnel should carried out, the image they deserve, and the social status of the nursing staff. 48.9 % of the population surveyed are males and 51.1 females. The age group 20-29 was the most represented, 93.5 % considered that nursing personnel may be male or female, 91.9 % expressed having received an adequate attention, and a high percentage said that nusing profession deserves respect and admiration. It was concluded that society grants nursing a high status, since it always receives important contributions from other professionals.

Subject headings: QUALITY OF HEALTH CARE; NURSING CARE; CLINICAL COMPETENCE; PROFESSIONAL PRACTICE; PRIMARY HEALTH CARE; PUBLIC OPINION.

Referencias bibliográficas

  1. Henderson V. La práctica de enfermería y la preparación de la enfermera. En: Enfermería teórica y práctica. Papel de la enfermera en la atención del paciente VV.T México, DF: Ediciones Científicas de la Prensa Médica Mexicana, 1993;37-40.
  2. Mazorrasa L, Francisco C, Sánchez A. Salud pública y enfermería. Nuevas implicaciones. Rev Rol Enferm 1996;19(210):65-70.
  3. Henderson V. Desarrollo de un concepto personal. En: Naturaleza de la Enfermería. Reflexiones 25 años después. Madrid: Interamericana, McGraw-Hill, 1994:28.
  4. García Redondo P, Canteras Jordana M, Santonja Medina F, Cerezo San Martín, Huertas Moreno J, Ignoto Sans MA. Imagen social de la enfermería. Rev Rol Enferm 1997;20(220):31-7.
  5. Martínez CV, Napoine ME. Identidad Enfermería. Perspectivas psicoanalítica. Rev Rol Enferm 1996;19(217):27-31.
  6. Du Gas BW. Práctica de la Enfermería. En: Tratado de Enfermería Práctica. México, DF: Nueva Editorial Interamericana, 1996:55.
  7. Alberti Castell R. Mujeres enfermeras en España, una historia de márgenes. Rev Rol Enferm 1997;20(223):64-70.
  8. Organización Mundial de la Salud. El contexto del ejercicio de la Enfermería. En: El ejercicio de la enfermería. Ginebra: OMS; 1996. P. 13.
  9. Sehumocher LP, Fisher S, Marriner TA, Mills D, Suater MK. Teoría del proceso de enfermería. En: Marriver TA, Raile Alligood M. Modelos y teorías de Enfermería. Madrid: Ediciones Harcourt; 2000, p. 353.

Recibido: 19 de septiembre del 2001. Aprobado: 24 de noviembre del 2001.
Lic. Lázaro Luis Hernández Vergel. Dirección Municipal de Salud. Caibarién, Villa Clara, Cuba.

1 Licenciado en Enfermería.Máster en Atención Primaria de Salud. Instructor. Vicedirector de Enfermería. Municipal Caibarién. Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Enfermería.
2 Licenciada en Enfermería. Máster en Atención Primarira de Salud. Asesora de Vicedirección Municipal de Enfermería en Caibarién. Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Enfermería.
3 Licenciada en Enfermería. Enfermera del Centro Comunitario de Salud Mental de Caibarién. Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Enfermería.
4 Licenciada en Enfermería. Vicedirectora de Enfermería del Hogar Materno de Caibarién. Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Enfermería.

Índice Anterior Siguiente