Índice Anterior Siguiente
Rev Cubana Enfermer 2004;20(1)

Hospital Pediátrico Norte Docente
"Dr. Juan de la Cruz Martínez Maceira".
Santiago de Cuba

Calidad en la atención al quemado

Lic. Orcilia Rodríguez Gómez,1 Lic. Mireya Castillo Illas1 y Lic. Yoania Castellanos Castillo2

Resumen

Las quemaduras constituyen una de las causas más frecuentes de accidentes en la infancia, la mayoría son evitables ya que se producen a causa de descuidos o bien por ignorancia de los peligros potenciales de ciertas situaciones, razón por la cual el lactante y niño pequeño deben recibir protección del medio que los rodea tanto por su curiosidad como por su afán de imitar a los mayores. Se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo en 99 pacientes ingresados en el servicio de Caumatología del Hospital Pediátrico Norte "Dr. Juan de la Cruz Martínez Maceira" de Santiago de Cuba, en el período comprendido entre enero y diciembre del 2000 con el objetivo de valorar la calidad de la atención de enfermería en el paciente quemado. La mayoría de los pacientes se clasificaron en menos leves. El tipo de quemadura más frecuente fue la dérmica AB, el proceder más evaluado en el personal de enfermería fue el lavado de manos, cura oclusiva y signos vitales. El personal de enfermería fue capaz de cumplir acciones que contribuyeron a una recuperación rápida de los pacientes. El desempeño de este personal y la calidad de su atención se consideró buena.

DeCS: QUEMADURAS; NIÑO HOSPITALIZADO; ATENCION DE ENFERMERIA; CALIDAD; EPIDEMIOLOGIA DESCRIPTIVA; ESTUDIOS PROSPECTIVOS.

 

Las quemaduras constituyen una de las causas más frecuentes de accidentes de la infancia, la mayoría son evitables ya que se producen a causa de descuido, o bien por ignorancia de los peligros potenciales de ciertas situaciones, razón por la cual los lactantes y niños pequeños deben recibir protección completa del medio que los rodea por sus características psicológicas (curiosidad) y su afán de imitar a los mayores.1-3

La Organización Mundial de la Salud plantea que los accidentes provocan más de 20 000 muertes al año y en 21 países ocupa el primer lugar entre las causas de defunciones de niños entre 1 y 4 años de edad.

En Cuba es uno de los grandes problemas de salud y es la primera causa de muerte entre los ciudadanos de todas las edades.4
La práctica de enfermería se ve continuamente enfrentada a la identificación de problemas, cuyo objetivo no es sólo combatir la enfermedad sino satisfacer un amplio repertorio de necesidades humanas cuya valoración y diagnóstico forma parte sustancial de la actividad de la enfermera en la actualidad. En este proceso de limitación y ampliación de competencias de la enfermería, la educación para la salud tiene un papel destacado.5

Para la sociedad cubana el mejoramiento permanente de la Calidad de la Atención Médica (CAM) constituye una premisa que se convierte en un principio metodológico y por tanto un reto para los trabajadores de la salud que demanda grandes esfuerzos. Este programa (CAM) tiene como objetivo perfeccionar los actuales procedimientos en los servicios de salud para continuar elevando su calidad.

El personal de enfermería desempeña un papel especial por la importancia que su intervención tiene en la atención del paciente quemado, ella permanece todo el tiempo a su lado y puede apreciar mejor que otros miembros del equipo los cambios ocurridos durante su evolución.6

Los objetivos del presente trabajo fueron precisar el total de pacientes ingresados en el servicio de Caumatología, definir el pronóstico de gravedad, determinar los tipos de quemaduras, resaltar los procederes evaluados al personal de enfermería y valorar la evolución del paciente.

Métodos

Se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo de 99 pacientes ingresados en el servicio de Caumatología del Hospital Pediátrico Norte "Dr. Juan de la Cruz Martínez Macería" de Santiago de Cuba, en el período comprendido entre enero-diciembre del 2000. Los datos primarios se recolectaron de las historias clínicas y vaciados en una planilla (anexo). Se recogieron los siguientes datos: pronóstico de gravedad, tipo de quemadura, procederes evaluados al personal de enfermería, evaluación del desempeño profesional y evolución de los pacientes.

El pronóstico de gravedad fue determinado según la clasificación cubana: leve, menos grave, muy grave, grave, crítico y crítico extremo.

De acuerdo con la profundidad el tipo de quemadura se clasificó como: dérmica A, dérmica AB, hipodérmica B e hipodérmica AB.

Los resultados del desempeño en enfermería se evaluaron en aceptable y no aceptable. Se consideró aceptable cuando la enfermera obtuvo de 60 a 100 puntos en la evaluación de la calidad.

La evolución de los pacientes se clasificó de satisfactoria y no satisfactoria. Las acciones que favorecieron una evolución satisfactoria fueron la sistematicidad en el tratamiento médico dado que estos pacientes por sus quemaduras pierden proteínas y al esfuerzo mancomunado del personal médico y paramédico en el cumplimiento estricto de las normas higiénicas epidemiológicas que evitaron las infecciones por los gérmenes que albergan en sus lesiones.

Los resultados se expresaron en porcentajes y se organizaron en tablas

Resultados

En la tabla 1 se observa que fue mayoritario el pronóstico de menos grave con 56 casos.

Tabla 1. Distribución de pacientes según pronóstico de gravedad

Pronósticos
Número de casos
%
Leves
13
13,3
Menos graves
56
56,5
Graves
20
20,3
Muy grave
7
7,1
Crítico
1
1,0
Crítico extremo
2
2,0
Total
99
100,0

Fuente: Historias Clínicas.


La tabla 2 muestra que el tipo de quemadura predominante fue dérmica AB con 55 casos, seguida de la hipodérmica B con 29 pacientes.

Tabla 2. Distribución de los pacientes según tipos de quemaduras

Tipos de quemaduras
No.
%
Dérmicas A
15
15,3
Dérmicas AB
55
55,5
Hipodérmicas B
29
29,2
Total
99
100,0

Fuente: Historias Clínicas.

Los procederes más evaluados, como se observa en la tabla 3 fueron el lavado de manos, cura oclusiva y la técnica de los signos vitales.

Tabla 3. Distribución según procederes evaluados

Procederes
Total
Lavado de las manos
11
Vía endovenosa
9
Cura oclusiva
11
Signos vitales
11
Vía oral
6
Total
48

Fuente: Examen de competencia.

En la tabla 4 se muestra que el desempeño profesional del personal evaluado fue aceptable en todos los casos.

Tabla 4. Resultado del personal en el examen de desempeño profesional

Evaluación
No.
%
Aceptable
12
100,0
No aceptable
-
-
Total
12
100,0

Fuente: Examen realizado.

La tabla 5 representa la evolución satisfactoria en el 100 % de los pacientes.

Tabla 5. Evolución de los pacientes

Evolución
Total
Satisfactoria 99
No satisfactoria -
Total 99

Fuente: Historias Clínicas.

Discusión

Los resultados se corresponden con los publicados en la literatura donde se plantea que los pacientes con pronóstico de menos grave son más frecuentes debido a que la mayoría de los accidentes en los niños ocurren en la cocina y son ocasionados por líquidos hirvientes y los padres actúan rápidamente de ahí que no sean de gran intensidad, ni profundidad (Manual de tratamientos de las quemaduras. La Habana: Editorial Científico-Técnica;1997.p.220)

Teniendo en cuenta que la mayoría de los accidentes por quemaduras son ocasionados por líquidos calientes o hirvientes se plantea que la profundidad de las mismas es típica de la dérmica AB y en ocasiones hipodérmicas B.7

La evolución satisfactoria de los pacientes pudo estar relacionado con el pronostico de menos grave de la mayoría, la literatura plantea que los pacientes con pronóstico de menos grave y grave deben sobrevivir en un 100 % a no ser que presenten complicaciones (Moya Yapuri AM. Manejo del paciente quemado menor de quince años en el servicio de Pediatría: Cochabamba; 1995).

En este trabajo se resaltaron los procederes de enfermería más evaluados, ya que se conoce que una de las invariantes funcionales que debe estar presente en todas las técnicas realizadas, es el lavado de las manos (Cuba. Ministerio de Salud Pública. Carpeta Metodológica, 1995).

Actualmente los resultados de las competencias se valoran de aceptable, no aceptable, o no realizada. El personal de enfermería que participó en este trabajo tuvo un desempeño profesional aceptable.

Los pacientes estudiados evolucionaron de forma satisfactoria, recibieron el tratamiento médico indicado que el personal de enfermería cumplió mediante acciones dependientes, independientes e interdependientes para incorporar a los pacientes a la sociedad como un ser útil a la misma y con el máximo de vitalidad física, psicológica, social y vocacional luego de un tratamiento apropiado.8

Se concluyó que la mayoría de los pacientes se clasificaron de menos graves. El tipo de quemadura más frecuente fue la dérmica AB, seguida de la hipodérmica B, los procederes mayormente evaluados correspondió al lavado de las manos, cura oclusiva y la técnica de los signos vitales. El desarrollo profesional fue evaluado aceptable en todos los casos y todos los pacientes evolucionaron satisfactoriamente.

Anexo

Planilla de vaciamiento de datos
Pronóstico
Leve
Menos grave
Grave
Muy grave
Crítico
Crítico extremo

Tipos de quemaduras
Dérmicas A
Dérmicas AB
Hipodérmicas B

Procederes
Lavado de manos
Signos vitales
Vía oral
Vía endovenosa
Cura oclusiva

Evaluación
Aceptable
No aceptable

Evolución de los pacientes
Satisfactoria
No satisfactoria

Summary

Burns are one of the most frequent causes of accidents in childhood, the majority of them are preventable since they are the result of either negligence or ignorance about the potential dangers of certain situations; therefore, the nursling and the little child should be protected by the surrounding environment because they are very curious and try to imitate the adults. A retrospective, descriptive study was made on 99 patients admitted to the Burn Service of "Dr Juan de la Cruz Martínez Maceira" Northern Pediatric Hospital in Santiago de Cuba, from January to December,2000, with the objective of assessing the quality of nursing care to the burned patients. Most of the patients classified as mild burned. The most frequent type of burn was skin burn AB, the most evaluated procedure in the nursing staff was hand-washing, occlusive curing and vital signs. The nursing staff was able to carry on actions that contributed to the rapid patients´ recovery. The performance of this staff and the quality of care was considered to be good.

Subject headings: BURNS; CHILD, HOSPITALIZED; NURSING CARE; QUALITY; EPIDEMIOLOGY, DESCRIPTIVE; RETROSPECTIVE STUDIES.

Referencias Bibliográficas

  1. Ruza F. Cuidados intensivos pediátricos. Madrid: Edición Normas; 1991.p.214.
  2. Paz Nava HJ. Situación actual de la atención al paciente quemado en Venezuela. Bol Rehabiliti Med 1992; 9(3):130-43.
  3. Jacubousky Livak D. Manejo de las secuelas de quemaduras. Santiago de Chile: Colegio Médico;1994.p.89-100.
  4. Padrón Alvares R, Carrayje H, Alfredo C. Accidentes en pacientes menores de 15 años. Rev Cubana Med Gen Integr 1994;10(1):22-28.
  5. Lier P. Tantich BJ Bernocchi-Losey D. Proceso y diagnóstico de enfermería. México: DF: Interameriacana;1997.
  6. Guaraco de Pérez M. Rehabilitación del paciente con quemaduras. Bol Rehabiliti Med 1991;9(1):144-52.
  7. Salisbury RE. Manual del tratamiento de las quemaduras. La Habana: Editorial Científico-Técnica;1990.p.171.
  8. Mendoza Diez J. Análisis estadístico del niño quemado hospitalizado en el Hospital Nacional" Alcides Carrión" del Callao. Cir Pediat 1992; 7(1):52-64.

Recibido: 5 de mayo de 2003. Aprobado: 16 de septiembre de 2003.
Lic. Orcilia Rodríguez Gómez. Hospital Pediátrico Norte Docente "Dr. Juan de la Cruz Martinez Maceira. Santiago de Cuba, Cuba.

1 Licenciada en Enfermería. Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Enfermería.
2 Licenciada en Enfermería. Miembro Adjunta de la Sociedad Cubana de Enfermería.

Índice Anterior Siguiente