Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Enfermer 2006;22(1)

Reflexión y debate*

Hospital Clinicoquirúrgico "Hermanos Ameijeiras"

El uniforme y su influencia en la imagen social

MSc. Carlos Agustín León Román1

Resumen

La Enfermería, desde sus inicios, ha sido acompañada por una simbología que la caracteriza y que encierra un significado relevante en su desarrollo como profesión. En la actualidad a pesar de la existencia de normas y del esfuerzo que se viene realizando, se observan con frecuencia modificaciones y uso incorrecto del uniforme. Para argumentar la importancia del uso adecuado del uniforme y sus atributos y su efecto social, se efectuó una revisión bibliográfica y consultas a expertos de la asistencia y la docencia en esta temática, en el primer trimestre del año 2005. Se exponen los elementos esenciales para el uso correcto de esta vestimenta y para la buena apariencia del personal de enfermería en los servicios asistenciales. Los profesionales de enfermería tienen la responsabilidad de mejorar la situación actual y proceder como agentes de cambio. Una enfermera u enfermero vestido correctamente inspira confianza y es socialmente respetado. Los aspectos planteados permitirán revalorar la importancia del uso correcto del uniforme, elemento esencial para una buena imagen social de los enfermeros y enfermeras.

Palabras clave : Uniforme, imagen social, enfermería.

La Enfermería ha ido desarrollando el contenido de su hacer a través de la historia, como lo han hecho la Medicina y otras profesiones. Por eso la historia de la Enfermería puede hoy, dar razones de esta evolución, que se ha hecho irreversible, para convertirse en una profesión sin perder la originalidad de su esencia: el cuidado.1

La Enfermería, desde sus inicios, ha sido acompañada por una simbología propia que la caracteriza, con un significado relevante que permite interpretarla   y comprenderla.

La ascendencia de la religión sobre la Enfermería ha sido importante, ha influido en la formación de las enfermeras y conferido a los cuidados la presencia de actitudes y valores (espirituales y religiosos) durante mucho tiempo. En los principios y prácticas de la Enfermería Moderna que desarrolló Florence Nightingale, están presentes aspectos que se derivan de esta ideología, parte de la indumentaria de las enfermeras (cofia, uniforme), se asemejan bastante a los hábitos de las monjas.

Posiblemente algunos consideran obsoletos los símbolos, o simplemente piensan que no tienen mayor significado en el quehacer cotidiano y científico del profesional de la Enfermería, sin embargo, sea por tradición o por costumbre, los estudiantes que se inician en el acto del cuidado, razón de ser del ejercicio profesional, expresan un gran interés por estos temas, entre ellos, el significado de la lámpara, la imposición y uso de la cofia, los sellos distintivos, el anillo con el escudo, el uniforme y su color blanco.

En la actualidad este tema es polémico por las diversas opiniones que surgen alrededor de él, sobretodo por el uso inadecuado y las modificaciones que se le están realizando al uniforme.

El propósito de este trabajo es exponer algunas características del uniforme de enfermería y atributos, relacionar los elementos esenciales para llevar correctamente el uniforme y fundamentar la relación entre el uso adecuado del uniforme y la imagen social de la Enfermería.

Métodos

Se consultaron expertos de la asistencia y la docencia en esta temática para ampliar los conocimientos relacionados con el significado del uniforme de enfermería, sus atributos y su relación con la imagen social.

Desarrollo

El uniforme según el Diccionario Ilustrado de la Lengua Española, es un vestido peculiar y distintivo que usan los individuos pertenecientes a un mismo cuerpo, a un mismo colegio y que tiene la misma forma.2

Existen algunas características y atributos en el uniforme de enfermería, que lo distinguen del resto de los profesionales de la salud, como son:

Su uso es generalmente intramural. Su utilización en las actividades no sanitarias, fuera del centro de salud, debe ser bien justificada; el uso del uniforme responde a una norma epidemiológica bien establecida. En países donde existe la formación de auxiliares de enfermería, este personal se distingue por utilizar el vestido de color azul.

En varios países, se utiliza además la cofia para distinguir el nivel profesional de la persona que la porta. Estos distintivos pueden ser cintas de diversos colores (el más frecuente es el azul), que colocado de manera horizontal permite distinguir si estamos en presencia de una auxiliar de enfermería (no llevan cintas) o de una enfermera profesional. Otra utilización de las cintas es de manera diagonal, en ambas alas de la cofia, por ejemplo, en el ala derecha la colocación de una cinta significa jerarquías administrativas y en el ala izquierda, niveles académicos como pudieran ser, cursos posbásicos, especialidades, entre otros.

En Cuba sólo se usan las cintas de manera horizontal y de color azul, para distinguir a la vicedirectora de la unidad con 1 cinta y a la directora nacional con 2 cintas. En los servicios asistenciales no existe esta tradición. Algunos profesionales plantean que deben incorporarse estos distintivos para identificar los niveles profesionales dentro de la propia enfermería, a partir de las nuevas figuras que han surgido dentro del Nuevo Modelo Pedagógico.

Otro elemento distintivo en la cofia en varios países, es la utilización de escudos o sellos que permiten mostrar la facultad o escuela donde se recibió el profesional o la institución de salud donde pertenece y se desempeña. Estos símbolos permiten fomentar los sentimientos de pertenencia e identidad.

En Cuba existe una disposición general que norma el uso de esta vestimenta y la apariencia personal del personal de enfermería que en resumen se presenta a continuación.

En la mujer:

En el hombre:

En la actualidad a pesar de la existencia de las normas y del esfuerzo que se viene realizando, vemos con frecuencia modificaciones y uso inadecuado del uniforme.

Varios profesionales plantean que estas modificaciones responden a   la incorporación de un gran número de personas jóvenes a la especialidad, que no tienen una orientación adecuada o no se les exige el cumplimiento de las normas, y que   para ellos, estas modificaciones, responden a las nuevas corrientes del vestir y de la moda de la juventud para la vestimenta social.

Por otra parte, la existencia de imágenes negativas en programas de difusión masiva, hacen que el personal más joven, las tomen como   modelos a seguir porque lucen simpáticos o cómicos y generalmente no reciben una llamada de atención al respecto por quienes corresponde.

La mayor parte de los profesionales entrevistados, refieren que el hecho de que no se use el uniforme en la etapa de formación, impide la incorporación de la práctica de su uso correcto; por tal motivo, cuando finalmente el alumno se gradúa, piensa, casi siempre y primero, en hacerle modificaciones impropias para realizar las actividades de la práctica asistencial y no en su uso correcto. Estos entrevistados plantean que se debe retomar en los estudiantes de enfermería el uso de un uniforme que desde su formación permita monitorizar y guiar el cumplimiento del reglamento que norma su uso.

Los profesionales más experimentados entrevistados, sustentan que el acto solemne de imposición de la cofia, así como otros rituales que por tradición la enfermería mantuvo por mucho tiempo, deben ser rescatados, ya que fomentan eficazmente en los estudiantes el compromiso, el amor y la identidad profesional.

Los entrevistados plantearon que aquellos actos tradicionales que realizaban los profesores con los alumnos, estaban sustentados en un voto de confianza, credibilidad, sentido de pertenencia y acogimiento al estudiante de enfermería, dándoles muestra de reconocimiento a sus conocimientos, creatividad, cumplimiento, orden, limpieza, comportamiento profesional y ético como pilares del cuidado. Estos actos académicos convocaban al compromiso ético-espiritual como seres humanos capaces de practicar la justicia, tener respeto, responsabilidad, puntualidad, solidaridad, comprensión, prudencia, optimismo, sinceridad y gratitud. Seres humanos que se proponen ser fieles, tolerantes y honrados con ellos   mismos y con las personas a quienes cuidan.

Es meritorio señalar que la Enfermería se socializa en una imagen profesional al incrementar la conciencia que tiene de sí misma y al fomentar el respeto a sus capacidades, al apreciar y reconocer las necesidades de educación continua y al integrar los elementos cognitivos e interpersonales del yo profesional en su rol. La condición de profesión se logra cuando una actividad, indispensable para la sociedad, se realiza con un elevado nivel intelectual en sus decisiones.4

Por tal motivo todos los profesionales de enfermería tienen la responsabilidad de mantener y fomentar una imagen adecuada, pues esta es la apariencia visible de una persona o profesión, lo que se proyecta a la sociedad y ésta a su vez percibe de nosotros.

La utilización de una vestimenta adecuada, responde a las normas y exigencias de la profesión, así como el respeto que le tiene a la sociedad, elementos que favorecen una adecuada imagen social. Una enfermera u enfermero vestido correctamente inspira confianza y es socialmente respetado. Es por ello que para mejorar la situación actual, es necesario actuar como   agentes de cambio.

La Enfermería como agente de cambio, incluye en sus funciones la comunicación interpersonal, defensora y colaboradora de la profesión. Estas funciones se sustentan en la suposición filosófica, de que sus profesionales deben llevar a cabo cambios para promover el bienestar, además de mantener una socialización para el ejercicio profesional, a través de la educación a sus colegas, constituyéndose en promotor de la función básica de su profesión a través del liderazgo.4 En Cuba, es importante para revertir la situación actual en relación con el uso del uniforme, que no sólo los profesionales o los líderes de la profesión, sino todos los que se relacionan con la especialidad de Enfermería, actúen como agentes de cambio.

Desde el punto de vista social, autores como Kérovac plantea que las relaciones del enfermero en la sociedad se basan en un estado de equilibrio entre las habilidades para prescribir, asignar, manejar y mantener los sistemas de autocuidados terapéuticos de las personas y las capacidades de estas y de sus familiares para realizarlas, bajo la guía de un código ético y de responsabilidad social.5 De este criterio pudiera pensarse que no se tiene en cuenta la presencia de la enfermera (o), correctamente vestido durante el ejercicio de sus funciones, pero no se puede olvidar que los problemas se presentan de modo diferente en cada país, ciudad o área y que si no señalan problemas con la vestimenta es porque no lo tienen o no es esta la arista del pensamiento enfermero que les interesa plasmar. Lo que plantea este autor es un elemento más relacionado con el aspecto social del personal de enfermería que es interesante conocer y tomar en consideración.

Se puede concluir que los aspectos planteados permiten revalorar la importancia del uso correcto del uniforme, como   elemento esencial, entre otros, para una buena imagen social de los enfermeros y enfermeras.

Summary

The uniform and its influence on social image

Nursing, since its beginning has been accompanied with a symbol that characterizes it and gives it a significant meaning in its development as a profession. At present, despite the existing norms and the effort that is being made, frequent modifications, as well as an the incorrect wearing of the uniform are observed. To update and show the importance of the adequate wearing of the uniform and its attributes and social effects, a bibliographic review was made and experts on this topic from the health care and teaching fields were consulted in the first quarter of 2005. The essential elements for the correct wear of this uniform and for a good appearance of the nursing staff in the health care services are exposed. The nursing professionals are responsible for improving the current situation and for acting as change agents. A nurse or male nurse wearing the uniform correctly inspires confidence and is socially respected. The reasons given will allow to reassess the importance of the appropriate wearing of the uniform, a key element for a good social image of nurses.

Key words: Uniform, social image, nursing.

Referencias bibliográficas

  1. Benavent MA. Fundamentos de Enfermería. España: DAE, Grupo
    Paradigma;2000.
  2. Diccionario Manual Ilustrado de la Lengua Española. Barcelona: Bibliograf;1993.
  3. Arocha de Cabrera O. Símbolos de pertenencia de la enfermería. Avances de la Enfermería [Col].2000; XIX(1).
  4. Castrillón MC. La dimensión social de la práctica de la enfermería. 1ra ed. Medellín: Universidad Antioquia Press;1997.
  5. Kérovac S. El Pensamiento Enfermero. España: McGraw-Hill Interamericana;1996.

Recibido: 26 de diciembre e 2005. Aprobado: 9 de enero de 2006.
MSc. Carlos Agustín León Román . Hospital Clinicoquirúrgico "Hermanos Ameijeiras". La Habana, Cuba.
e-mail: cleon@infomed.sld.cu

* Estimado lector, la Dirección de la revista y su Comité Editorial desean recordarle que este sección es, como su nombre lo indica, para reflexionar y debatir. El tema que se presenta es bien polémico y esperamos que usted se decida a enviarnos sus opiniones, dudas, sugerencias, criticas o comentarios al respecto. Usted puede hacer una carta el editor, una información o una nota. La publicación de sus sugerencias sólo se hará si lo desea pero siempre será de gran ayuda para la revista y para el personal de enfermería. La dirección electrónica por la que puede hacernos llegar sus opiniones es: ecimed@infomed.sld.cu y en el asunto puede poner “para la revista de enfermería”. Recuerde que esperamos por usted.

Gracias
Dirección de la Revista Cubana de Enfermería y su Comité Editorial

1Máster en Enfermería. Licenciado en Enfermería. Profesor Auxiliar Principal. Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Enfermería.

Indice Anterior Siguiente