Indice Anterior Siguiente
Revista Cubana de Estomatología, enero-junio, 1995

Hospital Clínico Quirúrgico Docente "Saturnino Lora"

Caracterización epidemiológica y anatómica de las infecciones odontógenas

Dr. José Manuel Díaz Fernández<1> y Dra. Milagros Gross Fernández<2>

RESUMEN

Se realizó un análisis durante un quinquenio en 66 pacientes con infecciones de origen odontogénico. Entre los resultados más relevantes se encuentra que las infecciones del multiespacio y del espacio único ocurrieron con igual distribución, más frecuentemente en los espacios bucal y submandibular. Los pacientes del sexo masculino resultaron afectados por las infecciones de un solo espacio 2 veces más que aquellos con infecciones de multiespacio, entre los cuales hubo una distribución similar en ambos sexos, mientras que el rango de edad más común en todos los casos fue el de 25 a 34 años. La mayor frecuencia de patógenos aislados correspondió a los estreptococos a y ß hemolíticos y Bacteroides. Los terceros molares constituyeron la causa prevalente que motivó el ingreso en ambas infecciones.

Palabras clave: INFECCION FOCAL DENTAL; STREPTOCOCCUS AGALACTIAE/aislamiento y purificación; BACTEROIDES/aislamiento; y purificación.

INTRODUCCION

Es propósito de este estudio es revisar las características poblacionales de los pacientes con infecciones odontogénicas admitidos en el Servicio de Cirugía Maxilofacial de nuestra institución en los últimos 5 años y correlacionar estos análisis con los espacios anatómicos en cuestión. Los hallazgos se compararon con los de otros trabajos que abarcan poblaciones de pacientes diferentes para tratar de encontrar alguna vía que pudiera ser útil para comprender el desarrollo de tales procesos infecciosos.

MATERIAL Y METODO

Se realizó un estudio longitudinal de 66 pacientes con el diagnóstico de infecciones odontogénicas, ingresados en el Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital Provincial "Saturnino Lora" de Santiago de Cuba en el período comprendido entre 1987 a 1991. Se confeccionó un formulario-encuesta en el que se plasmaron los datos concernientes a cada paciente durante su estancia en sala.

La infección se caracterizó de acuerdo con el espacio facial comprendido. Entre las variables de interés figuran: edad, raza, sexo, origen, patógenos aislados, temperatura y recuento de células en el momento de su ingreso, las que se relacionaron con los espacios faciales en cuestión.

RESULTADOS

La temperatura en el momento del ingreso y el recuento de glóbulos blancos no mostraron correlación con ningún tipo de espacio anatómi co. La fuente más frecuente de infección fueron los terceros molares, de los cuales dos tercios se debieron a operculitis y el tercio restante a procesos cariogénicos o periodontales. Los premolares mandibulares y los primeros y segundos molares implicados en las infecciones se encontraban casi todos cariados.

El espacio submandibular resultó ser la ubicación más frecuentemente encontrada en ambas infecciones: 41 % del espacio único y 64 % del multiespacio (tabla 1). Las infecciones del espacio único predominaron en pacientes del sexo masculino (81 %) (tabla 2); las edades oscilaron entre 15,4 y 35,4 años con una media de 28,7 y los blancos fueron los más afectados seguidos por los negros (tabla 3). La mayor frecuencia de afectación correspondió a los terceros molares inferiores y al segundo molar mandibular derecho, en ese orden. Este espacio tuvo el más amplio rango de microorganismos aislados (tabla 4), entre los que sobresalen el Estreptococo a hemolítico, el Estafilococo epidérmico y el Estreptococo ß hemolítico.

La segunda ubicación más frecuente fue el espacio bucal para ambas infecciones: 33 % de un sólo espacio y 62 % de multiespacio (tabla 1). En las primeras hubo una relación de 2:1 en favor del sexo masculino (tabla 2). Estos pacientes presentaron el rango de edad más variable: 23,3 a 74 años, con una media de 33,1 años y los de la raza negra se afectaron 2 veces más que los de la blanca (tabla 3). El diente de origen más comúnmente encontrado fue el 38, seguido por el 37. Los Estreptococos a hemolítico, Bacteroides fragilis y Estreptocos ß hemolíticos, en ese orden, fueron los gérmenes predominantes.

El espacio canino constituyó la tercera ubicación en frecuencia para la infección de un sólo espacio (18 %) (tabla 1).

La distribución por sexo fue semejante (tabla 2) y las edades oscilaron entre 16,3 y 61,1 años, con una media de 25,3 años; mientras que los blancos se afectaron 2 veces más que los negros (tabla 3). No hubo predilección por ningún diente y, entre los gérmenes prevaleció el Estreptococo a hemolítico seguido por Bacte roides melaninogenicus, Estreptococo ß hemolítico y Estafilococo epidérmico (tabla 4).

La región submental sólo estuvo afectada por 2 infecciones de espacio único (5 %), ambas en hombres, pero por 8 de multiespacio (21 %) (tabla 1). Las edades oscilaron entre 17 y 59 años (tabla 2) y los incisivos central derecho y lateral izquierdo mandibulares fueron las causas. Entre los gérmenes aislados sobresalen los Estreptococos a hemolítico y 2 bacteroides (uno fragilis y otro melaninogénico) (tabla 4).

El espacio faríngeo lateral se afectó en una ocasión (3 %) con una infección de espacio único y en el 28 % de multiespacio; mientras que el temporal; también una vez con una infección de espacio único (3 %), pero 3 de multiespacio (8 %). En éste no se aislaron gérmenes patógenos.

Los espacios masetero, sublingual y retrofaríngeo no estuvieron implicados como espacios únicos.

Las infecciones multiespacios resultaron tan frecuentes como las de espacio único; los espacios anatómicos más afectados fueron: submandibular (64 %), bucal (62 %) faríngeo lateral (28 %), submental (28 %) y canino (15 %) (tabla 1), y tuvieron una distribución aproximada entre hombres y mujeres (tabla 2), con un amplio rango de edades (14,0-73,0 y una media de 32,2 años).

Los pacientes de la raza blanca se infectaron 2 veces más que los de la negra (tabla 3). Virtualmente cada diente en la cavidad bucal originó una infección de al menos un espacio. No obstante, los segundos y terceros molares inferiores constituyeron la causa más frecuente. La mayor variedad de patógenos se aisló en las infecciones multiespacio con predominio de los Estreptococos a hemolítico, Bacteroides y Estreptococos ß hemolítico (tabla 4).

DISCUSION

Labriola et al.1 en 1989 y Hang et al.2 en 1990 comprobaron que las infecciones de espacio único más frecuentes ocurrieron en: submandibular (26 %), bucal (21 %), masticatorio (15 %) y canino (13 %); en nuestro estudio se registró un orden similar de frecuencia, pero hubo un por ciento más alto de infecciones de los espacios bucal y submandibular. En 1986, Dadson et al.3 hallaron que el 59 % de los niños con infecciones odontógenas eran varones. En nuestra serie predominaron los hombres con infecciones de espacio único, mientras que en las multiespacio no hubo predilección por uno u otro sexo.

En nuestra investigación se constató un amplio rango de edades (de 14,3 a 74 años), aunque la mayoría correspondió al grupo de 25 a 34 años. La literatura no ofrece datos relacionados con edad, raza e infección, pero nuestros hallazgos ponen de relieve una incidencia desproporcionalmente alta de blancos y negros, de acuerdo con el resto de la población investigada.

Aunque son varias las combinaciones de patógenos aislados en infecciones odontógenas, en la mayoría de los estudios existe similitud. En el nuestro los Estreptococos a hemolíticos y los Bacteroides, fueron los más comunes. De acuerdo con diversos autores, el orden de frecuencia de las infecciones resultó ser: Labriola et al.1: Estreptococo a hemolítico, seguido de Bacteroide melaninogenicus; Kannangara et al.4 Especie Bacteroides, seguido de Peptococus; Hunt et al.5 Predominio del Estreptococo a hemolítico, seguido del Estafilococo; Bartlett et al.6 Estreptococo a hemolítico y Bacteroides melaninogenicus; Aderhold7 Estreptococo a hemolítico, ß hemolítico y Bacteroides.

<1>Especialista de II Grado en Cirugía Maxilofacial. Hospital Provincial "Saturnino Lora". Profesor Asistente del ISCM de Santiago de Cuba.

<2>Especialista de I Grado en Farmacología. Profesor Instructor del ISCM de Santiago de Cuba.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Labriola JD, Mascaro J, Alpert B. The microbiologic flora of Orofacial abscesses. J Oral Maxillofac Surg 1989;47:711-20.
  2. Haug RH, Prather J, Indresano AT. An epidemiologic survey of facial fractures and concomitant injury. J Oral Maxilofac Surg 1990;48:926-34.
  3. Dadson TB, Perrott DH, Koban LB. Pediatric Maxilofacial infections: A retrospective study of 113 patients. J Oral Maxilofac Surg 1989;47:327-32.
  4. Kannangara DW, Thadepolli H, Mc Quirter JL. Bacteriology and treatment of dental infections. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1990;60:103-11.
  5. Hunt De, King TJ, Fulle GE. Antibiotic susceptibility of bacteria isolated from oral infections. J Oral Surg 1986;42: 471-83.
  6. Bartlett JG, O'Keefe P. The bacteriology of perimandibular space infections. J Oral Surg 1987;45:407-13.
  7. Aderhold L. The bacteriology of dentigerous pyogenic infections. J Oral Maxillofac Surg 1991;49:976-83.

Recibido: 5 de noviembre de 1993. Aprobado: 18 de noviembre de 1994. Dr. José Manuel Díaz Fernández. Independencia No. 125 entre 4ta y Ave. de Céspedes, Reparto Sueño, municipio Santiago de Cuba, Cuba.

Indice Anterior Siguiente