Indice Siguiente
Revista Cubana de Estomatología, julio-diciembre, 1995

Editorial

Luego de más de 30 años de impetuoso desarrollo en todos los órdenes, la estomatología cubana ha sufrido, durante los últimos años, los rigores de la difícil situación económica del país, fundamentalmente a causa, como es bien conocido, de la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y del denominado Campo Socialista de Europa del Este, junto al reforzamiento del injusto bloqueo norteamericano contra el archipiélago cubano.

Durante toda esta etapa de dificultades económicas, el gobierno cubano ha mantenido, a toda costa, la prioridad a la salud pública, lo cual ha hecho posible que ni un solo centro asistencial haya sido cerrado y que ni un solo trabajador haya quedado sin empleo, al tiempo que nuestros indicadores de salud se han mantenido e incluso, algunos de ellos han mejorado, gracias al extraordinario esfuerzo y dedicación de los más de 300 000 trabajadores del sector.

En lo que concierne a la prestación de los servicios estomatológicos, las dificultades confrontadas no han podido amedrentar a nuestros profesionales, técnicos y personal administrativo y de servicio, quiénes, por el contrario, han demostrado su temple y espíritu de lucha y se han enfrentado a los problemas con decisión de vencer y continuar adelante.

Numerosas han sido las iniciativas en el órden técnico y en las medidas organizativas, en función de alcanzar el objetivo fundamental, brindar una atención estomatológica de la más alta calidad y satisfacer a la población en los servicios que se brindan.

En este sentido, la aplicación del modelo de la Estomatología General Integral, con enfoque clínico, epidemiológico y social, dirigido a la preservación de la salud bucal y general del individuo, la familia y la comunidad, en estrecha vinculación con el médico y la enfermera de la familia, los grupos básicos de trabajo y el área de salud, así como de la medicina natural y tradicional, se han incrementado paulatinamente y se han ido afianzando en el pensamiento y la acción de cada vez un mayor número de colegas en todo el territorio nacional, lo cual representa un indiscutible avance en la prestación de este importante servicio.

En la actualidad, la estomatología ha sido incluida dentro de las cinco líneas estratégicas de desarrollo de la salud pública cubana para los próximos años, en razón de lo cual, se ha tomado la decisión de asignar modestos incrementos en las asignaciones financieras en moneda libremente convertible, en aras de iniciar, a partir de ahora, un proceso paulatino de revitalización de los servicios, básicamente en aquellos de mayor incidencia en la salud bucal de la población cubana.

Así pues, despedimos el segundo año de nuestra Revista, luego de la adopción de su nuevo formato y estructura, con el convencimiento más absoluto de que nuevamente el camino es de luz, esperanza y salud para todos.

Dr. Luis Delgado Méndez
Director

Indice Siguiente