Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Estomatol 1996;33(1)
Hospital Clínico Quirúrgico Docente "Saturnino Lora", Santiago de Cuba

Síndrome de dolor miofascial de cabeza y cuello. I parte: caracterización clínica

Dr. José Manuel Fernández,1 Dra. Iliana C. Gouguet Pi,2 Dr. Rodolfo Velázquez Blez,3 y Dr. Ilario Alfonso Reyes4
  1. Especialista de II Grado en Cirugía Maxilofacial del Hospital "Saturnino Lora". Profesor Asistente del ISCM de Santiago de Cuba.
  2. Especialista de II Grado en Psiquiatría del Hospital "Comandante Gustavo Machín". Profesor Instructor del ISCM de Santiago de Cuba.
  3. Especialista de I Grado en Ortodoncia del Policlínico de Especialidades "Saturnino Lora".
  4. Especialista de I Grado en Prótesis del Policlínico de Especialidades "Saturnino Lora".

RESUMEN

Se realizó un estudio longitudinal en el trienio 1989 a 1991 con el propósito de evaluar las características clínicas de 148 pacientes con dolor en la región de cabeza y cuello. En más de la mitad se confirmó el diagnóstico primario del síndrome de dolor miofascial, y entre las afecciones asociadas más frecuentes se hallaron las disfunciones de las articulaciones temporomandibulares y la cefalea vascular. Se comprobó la interrelación clínica entre las áreas de referencia especifíca de dolor primario y secundario de la región craneofacial y los diferentes puntos desencadenantes de dolor localizados en la mayor parte de los músculos de la cabeza y el cuello. Se identificaron los factores modificadores de los síntomas del síndrome de dolor miofascial, así como los trastornos psicológicos, de conducta y posturales que lo acompañan.

Palabras clave: ESTUDIOS PROSPECTIVOS. ESTUDIOS LONGITUDINALES. SINDROMES DEL DOLOR MIOFASCIAL/etiología.

INTRODUCCION

El diagnóstico seguro y el tratamiento exitoso del síndrome de dolor miofascial (SDM) no se logran sin un conocimiento general de cada una de sus características clínicas.1-10

Los objetivos de esta primera parte del estudio acerca de esta entidad son: revisar dichas características en un grupo de pacientes cuyas molestias principales del dolor de la cabeza y el cuello se diagnosticaron como SDM, precisar las afecciones que se combinan con más frecuencia, determinar los factores modificadores de su intensidad, establecer los trastornos psicológicos y de conducta que intervienen en su patogénesis e informar los trastornos posturales presentes.

MATERIAL Y METODO

Se hizo un estudio longitudinal y prospectivo en el servicio de cirugía maxilofacial del Hospital Provincial "Saturnino Lora" de Santiago de Cuba en el trienio 1989 a 1991, en el que fueron evaluados 148 pacientes que se quejaban de dolor en la región de cabeza y cuello con más de 6 meses de evolución, en los cuales el tratamiento previo indicado en las distintas especialidades donde fueron valorados no resultó exitoso.

A cada paciente se le realizó examen estomatológico, estomatognático y del V par craneal; valoración psicológica, interconsultas médicas y estudios complementarios, información que se utilizó para establecer el diagnóstico primario y los factores contribuyentes.

Para la valoración psicológica se emplearon las pruebas de Cattel, de Thung y Conde para determinar ansiedad y depresión, respectivamente.

RESULTADOS

En las tablas 1 y 2 se observa que los puntos desencadenantes en relación con las áreas asociadas de dolor de las regiones craneal y maxilofacial se hallaron en la mayor parte de los músculos de la cabeza y el cuello y fluctuaban entre 6 y 15 mm de diámetro, aproximadamente. Las zonas específicas de molestias de dolor se relacionaban de forma considerable con los puntos desencadenantes activos en ciertos sitios del músculo.

TABLA 1. Areas de referencias específicas de dolor craneal y sus puntos desencadenantes activos correspondientes

Area de dolor craneal 
No. total (N = 82)
Sitios del punto desencadenante
Supraorbital
8
Esternocleidomastoideo temporal anterior trapecio
Frente
29
Esternocleidomastoideo
    Splenus capitis
Temporal
43
Temporal anterior
    Temporal intermedio
    Trapecio
    Splenus capitis
    Temporal posterior
Posauricular
30
Digástrico
    Esternocleidomastoideo
    Masetero profundo
Vértice
28
Splenus capitis
    Semiespenalis capitis
Occipital
38
Trapecio
    Eleador de la escápula
    Semiespinalis capitis
Retroorbital
24
Trapecio
    Temporal anterior
TABLA 2. Areas de referencia específica de dolor maxilofacial y los puntos desencadenantes activos correpondientes
Areas de dolor maxilofacial 
No. de pacientes (N = 82)
%
Sitios con puntos desencadenantes
ATM
46
56,1
Masetero profundo
Temporal intermedio      
      Temporal profundo
      Pterigoideo lateral
      Pterigoideo interno
      Digástrico
Maxilares
52
63,4
Masetero superficial
      Trapecio
      Digástrico
      Pterigoideo interno
Oído
34
41,4
Masetero profundo
      Digástrico
      Pterigoideo externo
      Esternocleidomastoideo
Mejilla
25
30,4
Esternocleidomastoideo
      Masetero superficial
Encía
14
17,1
Pterigoideo interno
      Masetero superficial
Mentón
8
9,7
Esternocleidomastoideo
Lengua y paladar duro
10
12,1
Pterigoideo interno
      Digástrico
Areocigomático y paladar duro
25
30,4
Pterigoideo externo
Dientes:
31
37,8
 
Incisivos superiores     Temporal anterior
Caninos superiores     Temporal intermedio
Premolares superiores     Temporal intermedio
      Masetero superficial
Molares superiores     Temporal posterior
Molares inferiores     Trapecio
      Esternocleidomastoideo
Incisivos inferiores     Masetero superficial
      Digástrico anterior
En los casos agudos el dolor sólo se manifiesta por encima del punto desencadenante, pero a medida que dicha entidad se torna crónica, se trasmite a las áreas distantes y múltiples. Como vemos en la tabla 3, el diagnóstico primario del SDM se estableció en 82 de los 148 pacientes examinados (55,4 %), entre otros que incluían: trastornos de la ATM, cefalea vascular, neuralgia del trigémino y otras; ello indica que los pacientes con SDM fueron diagnosticados o tratados inadecuadamente, quizás debido a que como son numerosos los signos y síntomas, simulaban otras afecciones como neuralgias de la cabeza y el cuello; artropatías de la ATM, arteritis de células gigantes, sinusitis, otopatías, etc.
TABLA 3. Síndrome doloroso miofascial cabeza y cuello. Miscelánea
  Síndrome doloroso miofascial
82 pacientes (55,4 %)
  Trastornos de la ATM
31 pacientes (20,8 %)
Diagnósticos primarios Cefalea vascular
9 pacientes ( 6,0 %)
  Neuralgia del trigémino
7 pacientes ( 4,7 %)
  Otros
19 pacientes (13,1 %)
Factores que intensifican el dolor Tensión
43 pacientes (52,4 %)
  Fatiga
38 pacientes (46,3 %)
  Estrés emocional
36 pacientes (44,1 %)
  Masticación
33 pacientes (40,2 %)
Factores que alivian el dolor Aplicación de calor
40,2 %
  Relajación
32,9 %
  Area de frotación
31,7 %
  Reposo
24,4 %
Por autoinforme: Depresión 
20,7 %
  Ansiedad 
18,2 %
Por valoración    
Trastornos psicológicos y de la conducta psiquiátrica: Ansiedad
26,8 %
  Depresión
21,9 %
  Cólera
19,5 %
Hábitos parafuncionales: Masticación unilateral 
59,7 %
  Rechinamiento de los dientes
50,0 %
  Bruxismo
42,6 %
Manifestaciones clínicas asociadas    
  Sensación de hormigueo
28,1 %
Neurológicas Entumecimiento
25,6 %
  Visión borrosa
14,6 %
Gastrointestinales Náuseas
24,3 %
  Constipación
14,6 %
Musculoesqueléticas  Fatiga
40,2 %
  Tensión
36,5 %
Otológicas Tinitis
42,6 %
  Otalgia
41,4 %
Entre los factores que intensifican y alivian las manifestaciones del SDM, se destacan en el primer caso la tensión, la fatiga y el estrés emocional, mientras que en el segundo figuran la aplicación de calor, la relajación y la frotación del área afectada.

Además del dolor, los pacientes refirieron muchos síntomas regulares asociados al SDM, como son los de naturaleza neurológica, particularmente la sensación de hormigueo, el entumecimiento y la visión borrosa; los de tipo gastrointestinal, sobre todo las náuseas, la constipación y la indigestión; las manifestaciones musculoesqueléticas como fatiga y articulaciones tensas; y las de carácter otológico como el tinitus y la atalgia.

Otros diagnósticos, específicamente la disfunciones de la ATM, pueden ser responsables de algunos de estos síntomas e incluyen trastornos internos de la ATM (30,4 %), osteoartritis (12,1 %), neuralgia trigeminal esencial (2,4 %), sinusitis (1,2 %) y migraña en racimo (1,2 %).

Entre las difunciones psicológicas detectadas tanto por las pruebas psiquiátricas aplicadas como por autoinformes de los pacientes aparecen la depresión, la ansiedad y la cólera; mientras que la masticación unilateral, el rechinamiento de los dientes y el bruxismo fueron los hábitos parafuncionales más relevantes que acompañaban al SDM.

DISCUSION

Junto a los factores iniciales mencionados hubo una elevada incidencia de alteraciones posturales del cuerpo y la oclusión dentaria; entre las primeras sobresalen la mala postura adoptada por los pacientes (91,4 %), la inclinación de la cabeza hacia adelante (85,3 %) y los hombros redondeados (81,7 %); mientras que en las de tipo oclusal resaltaron el deslizamiento desde la posición de contacto retruida hasta la posición de contacto intercuspídea (85,3 %) y la oclusión unilateral prematura en la posición de contacto intercuspídea (67,0 %).

Este estudio apoya una base etiológica multifactorial para el SDM. Los pacientes relacionaban el comienzo de su dolor con hechos macrotraumáticos y microtraumáticos. El microtrauma, como la lesión directa al músculo que es el hecho inicial, se halló en una minoría. Resulta evidente que los elementos microtraumáticos tales como contracción mantenida durante los hábitos parafuncionales bucales, tensión muscular y hábitos posturales inadecuados, muy bien pudieran tener participación en el establecimiento gradual de los puntos desencadenantes.

Algunos autores señalan que el poco equilibrio estructural, como la ausencia de armonía oclusal, falta de sueño adecuado y otros trastornos constituyen los factores que debilitan al músculo y lo predisponen al desarrollo de los puntos desencadenantes.9-11

SUMMARY

A longitudinal study was carried out in the 1989-1991 triennium, with the aim of assessing the clinical characteristics of 148 patients with pain in the head and neck region. In more than half of the patients, the first diagnosis of myofacial pain syndrome was confirmed, and among the more frequent associated affections, the temporomandibular joint dysfunctions, and the vascular cephalea, could be found. The clinical interrelation betweem the specific reference areas of primary and secondary pain in the craniofacial region, and the different pain triggering points, located in most part of the head and neck muscle, was confirmed. The modifying factors of the symptoms of myofacial pain syndrome, were identified, as well as the accompanying psychological, behavioural, and postural disorders.

Key words: PROSPECTIVE STUDIES. LONGITUDINAL STUDIES. MYOFACIAL PAIN SYNDROME/etiology.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Trauell J. Myofascial trigger points: a clinical view. Am J Phys Med 1986;65:919-23.
  2. Trauell J, Rinzler SH. Myofacial genesis of pain. Am J Phys Med 1985;54:288-301.
  3. Trauell J, Simons D. Miofascial pain and dysfunction. In the trigger point manual. Baltimore: Williams and Wilkins, 1989.
  4. Simons DG. Muscle pain syndromes (Parts I and II). AM J Phys Med 1989;68:15-42.
  5. Bonica JJ. Management of myofascial pain syndrome in general practice. JAMA 1988;189:730-8.
  6. Laskin DM. Etiology of pain-dysfunction syndrome. JAMA 1988;90:137-42.
  7. Moss RA, Garrett J, Chiodo JR. Temporomandibular joint dysfunction and myofascial pain dysfunction syndromes: parameters, etiology, and treatment. Psychol Bull 1988;92:331-46.
  8. Friction J et al. Myofacial pain: electromyographic changes associated with the local twith response. Arch Phys Med Rehabil 1988;66:314-17.
  9. Mielke Vk et al. Traumatic fibrositis: a critical review of an enigmatic concept. West J Med 1977;127:99-103.
  10. Simons DG, Travell J. Myofacial trigger points, a possible explanation. Pain 1988;10:106-9.
  11. Kopp S, Wenneberg B. Intra-and inter-observer variability in the assessment of signs of disorder in the stomatognathic system. Swed Dent J 1988;7:239-46.
Recibido: 17 de enero de 1995. Aprobado: 25 de enero de 1996.

Dr. José Manuel Díaz Fernández. Independencia No. 125 entre 4ta y Ave. de Céspedes. Reparto Sueño, municipio Santiago de Cuba, Santiago de Cuba, Cuba.

Indice Anterior Siguiente