Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Estomatol 1996;33(1)
Hospital "Ciro Redondo, Artemisa

Incidencia de fracturas maxilofaciales relacionadas con el deporte

Dr. Juan Carlos Quintana Díaz1 y Prof. Bárbara M. Giralt López2
  1. Especialista de I Grado en Cirugía Maxilofacial.
  2. Profesora de Cultura Física.

RESUMEN

Realizamos un estudio donde se analiza la incidencia de las fracturas maxilofaciales relacionadas con el deporte en los años 1991 al 1993. Se encontró que estas correspondían al 7,1 % del total; fue más frecuente en el sexo masculino y en el grupo de edades de 15 a 24 años. El beisbol fue el deporte que más casos aportó a nuestro estudio; le siguieron el kárate y el baloncesto. La colición con otro jugador y las caídas fueron las causas más frecuentes. La región nasal fue la más afectada con el 32,5 %. Recomendamos el correcto uso de los medios de prevención de: fracturas faciales, accidentes deportivos, traumas deportivos, traumas faciales, medios de protección y fracturas nasales.

Palabras clave: BASEBALL. TRAUMATISMOS EN ATLETAS/epidemiología. TRAUMATISMOS MAXILOFASCIALES/epidemiología. ACCIDENTES DE TRANSITO. FOOTBALL AMERICANO. HOCKEY. ARTES MARCIALES. BOXEO. TRAUMATISMOS MAXILOFASCIALES/etiología.

INTRODUCCION

Desde hace décadas se estudian las causas más frecuentes de las fracturas maxilofaciales; sus causas son muy variadas y se encuentra como la más frecuente los accidentes del tránsito. 1-6 De acuerdo con diferentes reportes se plantea que entre el 3 y 18 % de las fracturas faciales están relacionadas con los variados deportes1-4,7-11 y sobre todo con deportes de contacto fuerte como el rugby, el soccer, el hockey sobre hielo, el kárate y el boxeo, a pesar de los grandes esfuerzos realizados por las federaciones deportivas para el uso de los diferentes medios de protección.10-16

Por esto nos interesó este tema grandemente y nos decidimos a realizar esta investigación para ver cómo se comportan las fracturas maxilofaciales relacionadas con el deporte en nuestro medio.

Los objetivos fueron: determinar la incidencia de fracturas maxilofaciales por edades y sexo y conocer la frecuencia de estas fracturas por deportes, causa que la produjo y tipo de fractura.

MATERIAL Y METODO

Se realizó un estudio clínico en el Hospital Militar "Carlos J. Finlay" de Ciudad Habana desde 1991 hasta 1993. A todos los pacientes que fueron atendidos en este centro con fracturas maxilofaciales se les determinó qué causas estaban relacionadas con el deporte, mediante interrogatorio, examen físico y radiográfico.

Una vez determinadas éstas se llenó a cada paciente una planilla donde se recogieron: datos generales, edad, sexo, tipo de deporte, causa que la produjo y localización anatómica. Estos datos fueron llevados a planillas resúmenes con el fin de facilitar el procesamiento estadístico y la confección de las tablas de salida, para el análisis y discusión de los resultados.

Los porcentajes y promedios fueron determinados por método manual con una calculadora marca Sharp y la ayuda de un bioestadístico y la clasificación de las fracturas fueron según lo descrito en la Normas Cubanas de Cirugía Maxilofacial.

ANALISIS Y DISCUSION DE LOS RESULTADOS

En la tabla 1 analizamos la distribución de fracturas maxilofaciales en los 3 años estudiados, lo que correspondió con el 7,1 % del total de pacietnes atendidos con este tipo de afección. Esto coincide con varios estudios, donde se plantea que los accidentes ocurridos durante la práctica de los diferentes deportes ocasionan entre el 3 y el 18 % de las fracturas de la cara.1-4,7-11
TABLA 1. Por ciento de fracturas producidas en el deporte, según el año.
 
En el deporte
Año 
Total de fracturas
No.
%
1991
155
11
7,1
1992
170
13
7,6
1993
165
11
6,7
Total
490
35
7,1
En la tabla 2 podemos observar la distribución porcentual por edades y sexo donde se expresa que 32 (91,4 %) corresponden al sexo masculino y 8 (8,6 %) al femenino, similar a lo encontrado por Sane, 10 Tanaka 12 y Seguin.13 El grupo de edades más afectado fue el de 15 a 24 años con un total de 18 pacientes entre mujeres y hombres disminuyó a medida que aumentó la edad; este resultado se relaciona con el hecho de que los más jóvenes se dedican a practicar más activos y fuertes y coincide con los resultados expuestos por TABLA 2. Por ciento de fracturas por sexo, según grupos de edades
Grupo de edades 
Masculino
Femenino
(años) 
No.
%
No.
%
15-24
16
45,7
2
5,7
25-34
13
37,1
1
2,9
35-44
3
8,6
-
-
Total
32
91,4
3
8,6
La distribución de fracturas maxilofaciales según los deportes la expresamos en la tabla 3 donde se osberva que el béisbol, ocupa el primer lugar con un total de 13 (37,1 %), seguido del kárate (17,1) y el baloncesto 4 (11,4 %); el resto de los deportes no llegó al 10 %. Nuestro estudio no coincide con ninguno de los trabajos revisados, sobre todo porque no hay referencia de trabajo anterior a éste en nuestro país y en casi todas las investigaciones revisadas se exponen como deportes más frecuentes de esta afección: el rugby, soccer, hockey sobre hielo y Ski,9,10,12,13,17 deportes estos fuertes y en contraposición vemos que en los deportes de combate como el boxeo sólo encontramos 2 pacientes (5,7 %).
TABLA 3. Por ciento de paciente fracturados según deporte
Deporte 
No.
%
Beisbol
13
37,1
Kárate
6
17,1
Baloncesto
4
11,4
Ciclismo
3
8,6
Balonmano
2
5,7
Fútbol
2
5,7
Boxeo
2
5,7
Patines
1
2,9
Rodeo
1
2,9
Equitación
1
2,9
Total
35
100
En la tabla 4, como podemos observar, las causas más frecuentes encontradas en nuestro estudio en orden decreciente fueron: colición con otro jugador (28,6 %), las caídas (2,8 %) y el golpe directo por otro jugador (20 %), resultado muy simular al expuesto por varios autores.10,12,17 No debemos pasar por alto que a pesar del uso de medios de protección siguen existiendo fracturas relacionadas con el deporte, pues toda actividad física está propensa a traumas y lesiones por la rapidez en el accionar de los atletas.
TABLA 4. Por ciento de pacientes fracturados según las causas
Causa 
No.
%
Caídas
8
22,8
Golpe directo por otro jugador
7
20
Codazo por otro jugador
2
5,7
Patada por otro jugador
1
2,9
Colisión con otro jugador
10
28,6
Golpe con pelota
4
11,4
Golpe con bate
3
8,6
Total 
35
100
Como vemos (tabla 5), el tipo de fractura más frecuente fue la nasal con 13 (32,5 %), lo siguió la dentoalveolar con 6 (15 %), la mandibular con 5 (12,5 %) y la maxilomalar grado II o de arcocigomático con 4 (10 %). Aquí coincidimos con la gran mayoría de los autores en cuanto a la fractura facial más frecuente: la nasal18 pero no con las investigaciones revisadas que estudiaron las fracturas relacionadas con el deporte, donde exponen como más frecuentes las dentoalveolares y las mandibulares.9,10-12,17 No debemos dejar de señalar que hubo un total de 5 casos que presentaron fracturas combinadas, por lo que aparece un total de 40 fracturas sin que por suerte ningún caso tuviera compromiso con la vida.
TABLA 5. Por ciento de pacientes fracturados según el tipo de fractura
Tipo de fractura 
No.
%
Nasales
13
32,5
Selectiva de piso de órbita
1
2,5
Máxilo Malar I
3
7,5
Máxilo Malar II
4
10
Máxilo Malar III
2
5
Máxilo Malar IV
1
2,5
Mandibular
5
12,5
Condíleas
3
7,5
Lefort I
2
5
Dentoalveolar
6
15
Total
40
100

CONCLUSIONES

  1. Las fracturas maxilofaciales relacionadas con el deporte encontradas en nuestro estudio correspondieron con el 7,1 % del total.
  2. El sexo más afectado fue el masculino y el grupo de edades el de 15 a 24 años.
  3. El deporte más afectado fue el beisbol con el 37,1 % de los casos; le sigue en orden el kárate y el baloncesto.
  4. La causa más frecuente fue la colición con otro jugador y la fractura más frecuente fue la nasal con (32,5 %).

RECOMENDACIONES

  1. Realizar estudios de este tipo en diversos centros y provincias del país para conocer el comportamiento nacional de estas afecciones.
  2. Ser cada día más celosos en el uso de medios de protección adecuado para prevenir los traumas faciales.

ANEXO

PLANILLA DE RECOLECCION DE LA INFORMACION

Nombre y Apellidos:
Sexo:
Grupo de edad:
15-24 años
25-34 años
35-44 años
Más 45 años
Deporte:
Causa de la fractura:
Localización anatómica:
Tipo de fractura:

SUMMARY

The authors carried out a study to analyze the incidence of maxillofacial fractures related to sports from 1991 to 1993. It was found that these were correspondent with 7.1 % of the total of fractures; that were more frequent in masculine sex, and in the 15 to 24 years old age group. Baseball was the sport that brought more cases to the study, followed by martial arts and basketball. Collisions with another players, and downfalls, were the most frequent causes. The nasal region was the most effected one, with 32,5 %. The authors recommend the correct usage of prevention media to avoid facial fractures, sports accidents, facial traumas and nasal fractures.

Key words: BASEBALL. ATHLETIC INJURIES/epidemiology. MAXILLOFACIAL INJURIES/epidemiology. ACCIDENTS, TRAFFIC. FOOTBALL. HOCKEY. MARTIAL ARTS. BOXING. MAXILLOFACIAL INJURIES/etiology.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Afzelius LE, Roson C. Facial fractures. A review of 368 cases. Int J Oral Surg 1980;9:25-32.
  2. Brook IM, Wood N. Actiology and incidence of facial fractures en adults. Int J oral Surg 1983;12:293-8.
  3. Voss R. The actiology of jaw fractures in Norwegian patients. J maxilofac Surg 1982;10:146-8.
  4. Castillo López E. Morbilidad de los pacientes ingresados de urgencia por trauma facial en el Hospital "Carlos M. de Céspedes" [Trabajo de Terminación de Residencia en Cirugía Maxilofacial] Ciudad de La Habana: Hospital "Carlos Manuel de Céspedes". 1992.
  5. Shultz RC. Facial injures, 2 ed. Chicago: Year Book Medical, 1977:12-3.
  6. Hill CM, Crosher RF, Carroll MJ, Mason DA. Facial fractures. The results of a prospective four year study. J Craniomaxillofac Surg 1984;12:267-70.
  7. Zachariadis N, Papavassiliov A, Papa Demetrico I, Koundoviris I. Fractures of the facial skeleton in Greece. J Maxillofre Surg 1983;11:142-4.
  8. Telfer MR. Jones GM, Shepherd JP. Trends in the acteology of maxillofacial fractures in the United King dom. Br Jone Maxillofac Surg 1991;29(4):250-5.
  9. Puelacher W, Toife R, Rothler G. Waldhart E. Sports-related maxillofacial trauma in young patiente. Dtsch-Stomatol 1991;41(11):418-9.
  10. Sane J, Lindquist C, Kontio R. Sport-related maxillofacial fractures in a hospital material. Int J Oral Maxillofac Surg 1988;17:122-4.
  11. Lee-Knigth CT, Harrison EL, Price CI. Dental injuries at the 1989 Canada games: an epidemiological study. J Can Dent Assoc 1992;58(10):810-5.
  12. Tanaka N, Hayashi S, Suzuki K, Clinical study of maxillofacial sustained during sports and games. Kokub yo Gakkai Zasshi 1992;59(3):57-7.
  13. Seguin P, Beziat JL, Bretón P, Freidel M, Nicod C. Sporto et traumatología maxillofac. Rev Stomatol Chir Maxillofac 1986;6:372-3.
  14. Cárdenas Sotelo O de. Protección contra traumatismos deportivos. Rev Cubana Estomatol 1972;9:131-45.
  15. Sandelin J, Kiviluoto O, Santavirta S, Honkanen R. Outcome of sports injuries treated in a casualty departament. Br J Sports Med 1985;19:103-06.
  16. Jonesco-Bernaishe N, Jasmin JR. Prevention of ordental injuries in athletic children: let us play. Pediatric 1991;46 (11):739-42.
  17. Sane J, Ylipaavalniemi P. Maxillofacial and dental soccer injuries in Finland. Br J Oral Maxillofac Surg 1989;25:383-90.
  18. Cuba. Ministerio de Salud Pública: Anteproyecto de normas de cirugía maxilofacial. La Habana: MINSAP, 1985;100-1.
Recibido: 26 de septiembre de 1994. Aprobado: 25 de enero de 1996.

Dr. Juan Carlos Quintana Díaz. Ave. 41, edificio 73, apartamento 13 entre 34 y 40, Artemisa, La Habana, Cuba.

Indice Anterior Siguiente