Indice Siguiente
Rev Cubana Estomatol 1998;35(1):5-10
Formato .PDFFormato .PDF

Artículos originales

Facultad de Estomatología

Uso de formocresol diluido en dientes temporales

Dra. Maira Morales de Armas,1 Dra. Climalda Cabañas Lores2 y Dra. Luisa Ramos Cardoso3
  1. Profesora Instructora.
  2. Profesora Asistente.
  3. Profesora Titular.
Resumen: El formocresol comenzó a usarse en Odontopediatría en 1930 y años más tarde se demostró su efecto citostático sobre la pulpa. Se realizan pulpotomías con formocresol diluido en 25 dientes temporales, de los cuales 14 tenían pulpa vital y 11 no vital; se obtuvo el 92,8 % de resultados positivos en los primeros y el 72,7 % en los segundos, después de 1 año de evolución.

Descriptores Decs: DIENTE NO VITAL/terapia; FORMOCRESOLES/uso terapéutico; PULPOTOMIA/métodos; DIENTE PRIMARIO; ODONTOPEDIATRIA.

El formocresol ha sido usado en la estomatología durante muchos años; a pesar de no tener atributos curativos de ningún tipo, la droga ha demostrado ser un éxito clínico moderado y ha alcanzado gran popularidad.

El formocresol comenzó a utilizarse en estomatología en 1904 y se consideró una droga venerable, cuando Buckley estableció que la pulpa necrótica remanente podía ser fijada con formaldehído y convertida en inocua, agregándole tricresol, glicerina y agua para aumentar la solubilidad y difusión del compuesto.1-4

Posteriormente Sweet generalizó su uso a través de su tratamiento original para la fijación de tejido pulpar en los tratamientos endodónticos parciales.5,6

En estudios posteriores se demostró su toxicidad y se le atribuyeron efectos citotóxicos sobre la pulpa alrededor de los cuales han versado numerosos estudios clínicos y experimentales, que han convertido a la droga en un medicamento polémico.7-12

Los tratamientos endodónticos parciales se indican en la mayoría de los casos fundamentalmente en dientes vitales; sin embargo, el principal objetivo de las pulpotomías con formocresol en dientes temporales ha sido su mantenimiento asintomático hasta su normal exfoliación , evitando así las pulpectomías totales que siempre son más complicadas debido a la morfología característica de los dientes temporales y la cooperación siempre comprometida de los pacientes infantiles.13-15

Distintos autores como Tobón, Morawa, Furs, García Godoy, Loos y otros, plantean que diluyendo el formocresol puede reducirse su toxicidad, cuando se aplica durante 5 min en pulpas vitales de dientes temporales, lo que previene el daño a las capas profundas.16-20

Tobón además, reporta un caso de reparación ósea en un diente permanente con pulpa vital irreversible y reabsorción radicular en distal, y recomienda la técnica de formocresol en 2 visitas en dientes temporales no vitales.

Las contraindicaciones son: excesiva reabsorción radicular, reabsorción interna y compromiso de la furcación de dientes temporales.

Kessler21 en dientes temporales y Muñoz22 en dientes permanentes jóvenes demostraron el remplazo de la pulpa inflamada o necrótica por un tejido fibroso de tipo cicatrizal. Kessler y Domínguez23 encontraron en forma casi constante la formación de osteodentrina en un tercio apical de los conductos como uno de los factores que intervienen en la reparación radicular, que se considera una respuesta exitosa a largo plazo tendiente a cerrar la luz del conducto radicular. En años más recientes otros investigadores han realizado estudios en otros compuestos por su menor reacción inflamatoria, como la tetandrine, evaluado por el doctor australiano Seow24 y estudios comparativos entre el formocresol diluido y el glutaraldehído donde colocan al formocresol diluido en una situación superior25,26.

En esta labor investigativa, a pesar de la toxicidad demostrada por el formocresol,27 numerosos autores estudian su gran efecto antibacteriano, que comparado con otros medicamentos, no logran alcanzar el efecto del formocresol.28

Han surgido otros procedimientos que fueron analizados en estudios comparativos con el formocresol, los cuales han arrojado resultados diversos, ya sea a favor del uso del formocresol o no, por lo que este medicamento ha sido objeto de grandes polémicas.29-32

En una investigación realizada en Toronto, Canadá, se determinó que la gran mayoría de especialistas (92,4 %) utilizan el formocresol puro o diluido como medicamento de elección en pulpas vitales de dientes temporales.32

Según estudios realizados, se ha demostrado que la acción del formocresol puro no tiene diferencias significativas con la del formocresol diluido en el tratamiento de dientes temporales.34

Teniendo en cuenta que en nuestro medio no se han realizado estudios al respecto, nos propusimos realizar esta técnica en un grupo de dientes temporales que permitiera evaluar clínica y radiográficamente las pulpotomías con formocresol diluido en pulpas vitales y valorar los resultados del medicamento en pulpas no vitales , con o sin área de rarefacción apical.

Métodos

Basándose en los antecedentes citados, se realizaron 25 pulpotomías en molares temporales, de los cuales 14 tenían pulpa vital y 11 pulpa no vital, en niños con edades comprendidas entre 6 y 9 años que se siguieron a los 6, 8 y 12 meses. En los casos de pulpa no vital se selccionaron molares que fueran a permanecer en la boca no más de 18 meses.

De los dientes tratados se consideraron éxito para pulpa vital aquellos casos que en el transcurso de la evolución no presentaban signos clínicos y radiográficos desfavorables manifestados en ausencia de dolor, tumefacción, movilidad, fístula gingival, respuesta negativa a la percusión y sin alteración periapical ni ensanchamiento periodontal.

Para pulpa no vital se consideraron exitosos aquellos dientes en que en el transcurso de la evolución hubo regresión total de signos y síntomas, manifestados en el examen inicial durante el diagnóstico, entre ellos: dolor, tumefacción, fístula gingival, movilidad, respuesta dolorosa a la percusión y radiográficamente regeneración ósea en los dientes con rarefacción apical.

Las pulpotomías fueron realizadas con formocresol diluido en proporción de 1:5 utilizándose la técnica de 5 min en caso de pulpa vital y la técnica de 7 días en pulpa no vital. En ambas técnicas al relleno de la cámara no se le adicionó el formocresol.

Resultados

En la tabla 1 se observa que de 14 dientes tratados con pulpa vital evolucionaron positivamente 13, para el 92,8 % de éxito. Estos resultados nos indican que el tratamiento con formocresol diluido es satisfactorio y coincide con la mayoría de los trabajos consultados al respecto, utilizando la técnica de 5 minutos. 35-37
Tabla 1. Pulpotomía con formocresol diluido en pulpa vital
Pulpa vital
No.
%
Positivos
13
92,8
Negativos
1
7,2
Total
14
100
Algunos autores como García Godoy obtienen el 98 % de éxito en 45 dientes tratados con pulpa vital, con la utilización del formocresol diluido incorporado al cemento de óxido de zinc y eugenol, sin la previa aplicación de torundas de algodón por 5 min.38 Sin embargo, en estudios realizados por Campos Russo se comprobó que si bien la aplicación del medicamento por 5 min no produjo cambios en la pulpa, sí produce una reacción inflamatoria al cubrir la misma con el óxido de zinc y eugenol al que se le ha añadido una gota de formocresol.39

En la tabla 2 se observa que de los 11 dientes tratados con pulpa no vital evolucionaron satisfactoriamente 8 dientes, para el 72,7 % de éxito. En cuanto a la técnica del formocresol en 2 visitas coincidimos con Tobón en utilizarla solamente en dientes temporales con pulpa no vital.

Tabla 2. Pulpotomía con formocresol diluido en pulpa no vital
Pulpa no vital
No.
%
Positivos
8
72,7
Negativos
3
27,3
Total
11
100
En nuestro estudio se tuvo en cuenta que la exfoliación se produjera entre 12 y 18 meses, lo que previene en cierta medida los efectos negativos de no sellar herméticamente los conductos radiculares, aunque se considera que los resultados obtenidos fueron sorprendentes, pues en casos de necrosis pulpar y rarefacción apical se produjo reparación ósea satisfactoria en los chequeos realizados, tanto a los 3, 6 y 12 meses, con lo cual se cumplió nuestro objetivo fundamental de mantener asintomático el diente temporal hasta su sustitución por el permanente.

Debido a la toxicidad demostrada por este medicamento, se han realizado investigaciones en las cuales se considera no sólo diluir el formocresol a 1:5, sino reducir el tiempo de exposición de 5 min a 1 min, pues consideraron que la aplicación del medicamento por 5 min se tomó de forma arbitraria.40 Esto ha sido demostrado por García Godoy, Novakovic y Carbajal. 37,41

Consideramos que los casos que evolucionaron negativamente en este estudio, se encontraban en estadios muy avanzados del proceso fisiológico de reabsorción radicular para su normal exfoliación.

De lo anteriormente expuesto se deduce que el formocresol diluido 1:5 es satisfactorio para el tratamiento de los molares temporales y su aplicación puede considarse como una alternativa más en los servicios infantiles.

Por ser el formocresol objeto de innumerables estudios,42 hemos revisado diferentes proposiciones de otros medicamentos como el glutaraldehído,31 pues en algunas investigaciones han sido comparados. Estamos de acuerdo con Mc Donald41 en que el glutaraldehído no sustituye al formocresol diluido a 1:5 en la pulpotomía, información que se basa en estudios realizados por Fucks, Feigal y Messer.41

El formocresol diluido 1:5 resultó ser un medicamento exitoso en los tratamientos endodónticos parciales en 14 dientes temporales con pulpa vital y puede utilizarse en casos de dientes con pulpas no vitales que vayan a permanecer en la boca por un período no mayor de 18 meses.

En ningún caso se diagnosticaron radiográficamente anomalías de calcificación en los premolares sucesores del diente tratado.

La mayoría de los dientes tratados fueron los segundos molares temporales, lo que permite prevenir las maloclusiones que se producen por las exodoncias prematuras de estos molares.

Summary: Formocresol began to be used in Pedodontics in 1930 and as time went by, its cytostatic effect on pulp was proved. 25 decidous teeth were treated with diluted formocresol pulpotomies, 14 had vital pulp and 11 had non-vital pulp. After one year of evolution good results were obtained in 92.8 % of the first group and in 72.7 % of the second group.

Subject headings: TOOTH, NON VITAL/therapy; FORMOCRESOL/ therapeutic use; PULPOTOMY/methods; TOOTH, DECIDOUS; PEDODONTICS.

Referencias bibliográficas

  1. Álvarez Valle L. Endodoncia. 1ra. Ed. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1977:160-70.
  2. Buckley JP. The chemistry of pulp descomposition with a rational treatment for his conduction and its sequelae. Am Dent J 1904;3:364.
  3. . The rational treatment of putres-cent pulpa and their sequelae. Dent Cosmos 1906;48:537.
  4. Morris Alvin, et al. Las especialidades odontológicas en la práctica general. 1ra. Ed. Barcelona: Editorial Labor, 1987:226.
  5. Sweet CA. Procedure for treatment of exposed pulpa of deciduos teeth. J Am Dent Ass 1930;17:1150.
  6. .Treatment of vital primary teeth with pulpal involvement. J Colorado State Dent Ass 1955;33:10-4.
  7. Ramly DM. Formocresol Toxicity Current Knowlegde. Acta Odontol Pediatr 1984;5:93.
  8. Rolling I, et al. Pulp condition succesfully formocresol-treated primary molars. Scand J Dent Res 1978;86:267.
  9. Messer LB, et al. Long-Term effects of primary molars pulpotomies on succedaneous bicuspids. J Dent Res 1980;59:116.
  10. Álvares F, et al. Quistes inflamatorios y dentígenos relacionados con dientes primarios tratados con formocresol. Ateneo Arg de Odontología 1988;13:9.
  11. Cunnigham KW, et al. The effect of formocresol and glutaraldehyde on certun enzimes in bovine dental pulp. Oral Surg 982;54:100.
  12. Sipes R, Binkley CJ. The use of formocresol in dentistry a review of the literature. Quintessence International 1986;17(7):451.
  13. Cabañas C, et al. Temas de Ortodoncia. Estomatología Infantil. 2da. Ed. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1991:4-23.
  14. Fortier JP, et al. Manual de Odontopediatría. 1ra. Ed. Barcelona: Masso, 1988:103-5.
  15. Barber TK, et al. Odontología Pediátrica. 1ra. Ed. México, D.F.: Editorial El Manual Moderno, 1985:198-200.
  16. Tobón G. Endodoncia Simplificada. 2da. Ed. Colombia, 1984:65-70.
  17. Morawa AP, et al. Clinical evaluation of pulpotomies using diluted formocresol. J Dent Child 1975;42:360.
  18. Furs AB, et al. Clinical evaluation of diluted formocresol pulpotomies in primary school children. Pediatr Dent 1981;3:321.
  19. García Godoy F, et al. Pulp tissue reaction to diluted formocresol histologic study in dogs. Rev Dent (Sto Domingo) 1977;20:15.
  20. Loos PJ, et al. An enzime histochemical study of the effect of various concentrations of formocresol on connectives tissues. Oral Surg 1981;31:571.
  21. Kessler A, et al. La técnica del formocresol en dientes primarios. Estudio histológico en casos post-tratamiento prolongado. Ev Asoc Odontol 1982;70:228.
  22. Muñoz MA, Cabrini RL. Un principio distinto en Endodoncia, aplicado al tratamiento de las gangrenas en dientes primarios. Rev Asoc Odont Arg 1970;58:151.
  23. Kessler A, Domínguez FV. Formación osteodentinaria por efecto del formocresol. Acta Odont Pediatr 1984;5(1):1-4.
  24. Seow WK, Thong YH. Evaluation of de movel antiinflamatory agent tetandrine as a pulpotomy medicament in a canine model. Pediatr Dent 1993;15(4):260-6.
  25. Rusmah M, Rahim H. Diffusion of buffered glutaraldehyde and formocresol from pulpotomized primary teeth. Asoc J Dent Child 1992;59(2):108-10.
  26. Ketley CC, Goodman JR. Formocresol toxicity is there a suitable alternative for pulpotomy of primary molars ?. Int J Paediatr Dent 1991;1(2):67-72.
  27. Hill SD, et al. Comparison of antimicrobial and cytotoxic effects of glutaraldehyde and formocresol. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1991;71(1):89-95.
  28. Ohara P, Torabinejad M, Kellering JD. Antibacterial effects of various endodentic medicaments on selected anaerobic bacteria. J Endo 1993;19(10):498-500.
  29. Einwag J. Efficacy of different therapeutic procedures in treatment of inflamed primary tooth pulps. Reesults after 6 years 2 WR 1990;99(5):357-60.
  30. Fei AL, Udin RD, Johnson R. A clinical study of ferric sulfate as a pulpotomy agent in primary teeth. Pediatr Dent 1991;18(4):285-9.
  31. Wolft GM. Glutaraldehyde an alternative to formocresol ?. Gen Dent 1994;42(3):260-3.
  32. Ortas N, et al. Comparison of electrosurgery and formocresol as pulpotomy techniques in dog primary teeth. J Clin Pediatr Dent 1994;18(4):285-9.
  33. Avram DC, Pulver F. Pulpotomy medicaments for vital primary teeth. Surveys to determine, use and aptitudes in pediatric dental practice and in dental schools throughout the world. Asoc J Dent Child 1989;56(6):426-34.
  34. Sogbe de Agell R. Clinical and radiographic evaluation of deciduos molars with necrotic pulp treated with two concentration of formocresol. Acta Odontol Ven 1989;27(1):3-9.
  35. García Godoy F. Penetration and pulpal response by two concentration of formocresol using two methods of application. J Pedodont 1981;5:102.
  36. Sánchez Guzmán HA, et al. Evaluación clínica y radiográfica de pulpotomías con formocresol. a.d.m. 1978;XXXV: 556.
  37. García Godoy F, et al. Pulpal response to diferent aplication times of formocresol. J Pedodont 1982;6:176.
  38. . Direct pulp capping and partial pulpotomy with diluted formocresol in primary molars. Acta Odont Pediatr 1984;51:57.
  39. Campos Russo M, et al. In vivo firative effect of formocresol on pulpotomised deciduos teeth of dogs. Oral Surg 1984;52:706.
  40. McDonald RE. Odontología Pediátrica y del adolescente. 5a. Ed. Buenos Aires, 1990:420.
  41. . Dentistry for the child and adolescent. 6a. Ed. Indiana, 1944: 440-49.
  42. Water Rouse PJ. Formocresol and alternative primary molar pulpotomy medicaments: a review. Endod Dent Traumatol 1995; 11(4):157-62.
Recibido: 12 de febrero de 1998. Aprobado: 10 de marzo de 1998.

Dra. Maira Morales de Armas. Facultad de Estomatología. Salvador Allende, esq. Ayestarán, CP 10300, Ciudad de La Habana, Cuba.

Indice Siguiente