Indice Anterior
Rev Cubana Estomatol 2003;40(1)

Educación para la salud

Clínica Estomatológica "Orlando Corvo", Melena del Sur, La Habana

El mural de mami y papi

Dra. Norailys Pérez Navarro1 y Dra. Cira Andrea León2

Resumen

Se realizó un mural educativo con el fin de dar orientaciones de prevención y promoción de salud acerca de la caries dental, los hábitos adecuados de dieta, de higiene bucal y para la salud en general mediante un contacto previo con los padres y el niño, con el objetivo de lograr modificaciones de comportamiento entre estos y poder realizar la educación de un valor: el cuidado dental preventivo. Se comprobó la eficacia de un mural como técnica de promoción y prevención de salud. Se observó que en el grupo control, donde la técnica de prevención no fue aplicada, existió un número mayor de niños que volvieron a desarrollar caries, lo contrario a lo ocurrido en el grupo de estudio, donde se aplicó dicha técnica. El porcentaje de incidencia de las caries dental un año después de aplicado el mural fue mayor en el grupo control que en el grupo de estudio al que se le aplicó el mural de prevención. El porcentaje de reducción de la caries dental fue mayor en el grupo de estudio al cual se le aplicó la técnica educativa del mural que en el grupo control, al cual no se le aplicó ninguna técnica.

DeCS: EDUCACION EN ODONTOLOGIA/métodos; PROMOCION DE LA SALUD.

Según Guedes Pinto,1 el odontólogo que realiza una acción profiláctica y educativa debe involucrar la familia en ella y también debe obtener su colaboración en la orientación del niño. A pesar de que el contacto del dentista con el niño siempre es directo, en la medida en que el tratamiento dental implica una intervención o actuación directa en la boca del paciente, la relación del profesional con el niño es mediado por la madre o la persona responsable. Así, esta relación asume un formato triangular, principalmente cuando el niño es todavía incapaz de la verbalización y mantiene estrecha dependencia de la madre. No obstante, en niños mayores y adolescentes, que son autónomos y pueden hasta venir solos al consultorio, la relación triangular permanece. Klatchoian2 plantea que "el envolvimiento adecuado de los padres es el elemento clave en el área de la profilaxis". A pesar de que se pierde más tiempo cuando se estimula la participación de los padres, se obtienen mejores resultados en cuanto al cambio de hábitos de higiene en lo que concierne al aprendizaje de técnicas de cepillado, de la importancia del diente y de su higiene, de la necesidad de retorno semestral, y en la implementación de nuevos hábitos de dieta volcados a la disminución del consumo de azúcares, todo lo cual mejora la relación dentista-paciente. Para que esto ocurra, es necesario que los padres reciban una orientación adecuada en la primera consulta del niño, con vistas a los futuros retornos, para que permanezcan como elemento de apoyo psicológico.

La familia también actúa indirectamente en la relación dentista-niño, pues ofrece experiencias fundamentales, entre las cuales destacamos las aptitudes para con el dentista, la profilaxis y el tratamiento bucal. Por lo tanto, es de gran importancia el envolvimiento de la familia y de la comunidad en los programas preventivos.3,4

Los psicólogos utilizan el término de modificación de la conducta para definir el proceso de alterar un comportamiento individual hacia un ideal deseado. Una parte esencial de este concepto estriba en definir una serie de pasos para alcanzar el comportamiento buscado, y a continuación proceder paso a paso hacia el objetivo. En relación con la odontología, se puede afirmar que la conducta ideal se observa en la persona que conserva excelente higiene bucal, sigue una dieta prudente, se encuentra relajada y coopera durante el tratamiento.

Correa5 plantea que el odontólogo a través de la familia puede obtener cambios de conducta en el niño. La conducta en el sentido general, se puede definir como cualquier cambio en la actuación del organismo. Los padres moldean la conducta de sus hijos, desde el momento en que nacen, por medio de un esfuerzo y un rechazo selectivo ante un comportamiento específico, con técnicas basadas en la disciplina y con el grado de libertad que le conciernen. Al menos, en los primeros años de vida, los niños aprenden de sus padres lo que deben y lo que no deben hacer. Por lo tanto, son los mejores aliados para el odontólogo para poder educar al niño en los cuidados preventivos de salud bucal.

El contacto previo con los padres puede proporcionar orientación con el fin de:

Para lograr esto debemos tener en cuenta ciertos principios básicos de modificación del comportamiento, como son:

Además debemos realizar un trabajo sobre el campo perceptivo del niño y de los padres, que comienza por el ambiente de la sala de espera, del lugar de la consulta, donde debemos tener elementos que nos ayuden a realizar nuestra labor preventiva, como son murales, afiches, figuras, etc.

Con todo esto estaremos realizando la educación de un valor: el cuidado dental preventivo.
Consideramos de gran importancia la realización de un trabajo dirigido a la educación del valor del cuidado dental preventivo.

Objetivos

General:

Obtener la educación del cuidado dental preventivo, con la ayuda de un mural dirigido a los padres y niños que se atienden en la Clínica Estomatológica de Melena del Sur.

Específicos:

Métodos

Fueron utilizados en la confección del mural láminas de revistas, hojas blancas y plumones, además se realizó una amplia búsqueda bibliográfica sobre el tema. El mural se colocó frente al sillón dental donde el niño se atiende, para que los padres y el mismo niño durante la consulta puedan observarlo y leerlo. Esto se aplica a los niños de las escuelas primarias del municipio Melena del Sur. Se seleccionaron 2 grupos de niños de 5 a 11 años de las escuelas primarias del municipio Melena del Sur; al grupo de estudio (133 niños), se le aplicó como técnica educativa preventiva que los padres del niño y el niño leyeran un mural donde se le sugieren indicaciones al niño sobre la dieta saludable y la cariogénica, así como hábitos de higiene bucal. Al grupo control (133 niños), no se les aplicó esta técnica.

Además se le ofrecieron orientaciones a los padres sobre la relación directa entre hábitos alimentarios e higiene bucal inadecuados en el surgimiento de las caries.

Cuidados de higiene bucal:
  1. El niño debe cepillarse los dientes 4 veces al día.
  2. El horario de dormir es fundamental para el cepillado dentario, pues es el mayor tiempo que el alimento estará en la boca, el flujo salival está disminuido y los microorganismos están aumentados, lo cual produce con mayor facilidad y durante mayor tiempo la caries dental.6
Cuidado de hábitos dietéticos en relación con la salud general y la caries:
  1. Los azúcares son fermentados por los microorganismos metabolizándolos para ácidos orgánicos. Las superficies de los dientes son susceptibles a la disolución por estos ácidos, lo que produce la caries dental.7
  2. Alimentos con bajo riesgo de caries:

    - Yogur natural.
    - Huevo hervido.
    - Leche.
    - Carnes.
    - Coco.
    - Rositas de maíz.
    - Vegetales frescos.
    - Queso.
    - Frutos del mar.
    - Cereales, maní.
    - Alimentos fibrosos y duros que estimulen la secreción salival.

3. Alimentos con alto riego de caries:

- Dulces.
- Bizcochos.
- Caramelos, pirulís, melcochas, miel, bombones.
- Dulce de guayaba, melado.
- Goma de mascar con azúcar, refrescos azucarados.
- Los alimentos pegajosos son más cariogénicos.

Resultados

La tabla 1 refleja el número de pacientes que después de aplicada la técnica de prevención volvieron a desarrollar caries dental del año 2000-2001. Se observa que en el grupo control, donde la técnica de prevención no fue aplicada, existió un número mayor de niños que volvieron a desarrollar caries que en el grupo de estudio. Esto demuestra la eficacia de un mural como técnica de promoción y prevención de salud. No existió significación estadística entre ambos grupos.


Tabla 1. Número de pacientes que después de aplicada la técnica de prevención volvieron a desarrollar caries dental del año 2000-2001

Año 2000
Año 2001
No. de pacientes con caries
que fueron atendidos
No. de pacientes que después de aplicada la técnica
volvieron a desarrollar caries
Grupo estudio
Grupo control
Grupo estudio
Grupo control
133
133
53
73

En la tabla 2 observamos que después de aplicar la técnica de prevención del mural en el grupo de estudio, hubo una mayor cantidad de pacientes que no volvieron a desarrollar caries en relación con el grupo control, al que no se le aplicó la técnica educativa. No existió significación estadística entre ambos.

Tabla 2. Número de pacientes que después de aplicada la técnica de prevención no volvieron a desarrollar caries dental del año 2000-2001

Año 2000
Año 2001
No. de pacientes con caries
que fueron atendidos
No. de pacientes que después de aplicada la técnica
no volvieron a desarrollar caries
Grupo estudio
Grupo control
Grupo estudio
Grupo control
133
133
80
60

La tabla 3 nos muestra el porcentaje de incidencia de la caries dental en un año después de aplicado el mural. Se observó que en el grupo control existió un mayor porcentaje de incidencia de caries dental que en el grupo de estudio, al que se le aplicó el mural de prevención. Existió mayor relevancia clínica en el grupo control.


Tabla 3. Porcentaje de incidencia de la caries dental un año después de aplicado el mural

Año 2001
Grupo control
Grupo estudio
54,88 %
39,84 %

En la tabla 4 podemos observar que el porcentaje de reducción de la caries dental fue mayor en el grupo de estudio, al cual se le aplicó la técnica educativa del mural, que en el grupo control, al cual no se le aplicó ninguna técnica. Existió mayor relevancia clínica en el grupo de estudio.

Tabla 4. Porcentaje de reducción de la caries dental un año después de aplicado el mural

Año 2001
Grupo control
Grupo estudio
45,11 %
60,15 %

Discusión

Se comprobó la eficacia de un mural como técnica de promoción y prevención de salud. Se observó que en el grupo control, donde no se aplicó la técnica de prevención, existió un número mayor de niños que volvieron a desarrollar caries dental.

En el grupo de estudio, al cual se aplicó la técnica de prevención, existió un número mayor de niños que no volvieron a desarrollar caries, lo que demuestra la eficacia de la técnica del mural en la prevención de las caries.

El porcentaje de incidencia de la caries dental en un año después de aplicado el mural fue mayor en el grupo control que en el grupo de estudio, al cual se le aplicó la técnica del mural de prevención, existiendo relevancia clínica.

El porcentaje de reducción de la caries dental fue mayor en el grupo de estudio que en el grupo control, al cual no se le aplicó ninguna técnica, existiendo relevancia clínica.

Recomendaciones

Continuar aplicando este método en las aulas de las escuelas primarias.

Summary

An educative mural was made to give instructions in relation to health promotion and the prevention of dental caries, adequate food habits, oral hygiene and health in general. To this end, there was a previous contact with the parents and the child aimed at attaining behavior modifications among them. With all this, it was possible to teach them the value of preventive dental care. It was proved the efficiency of a mural as a technique for promoting health and preventing caries. It was observed that in the control group, where the preventive technique was not used, there was a higher number of children that developed caries again, whereas in the study group that was applied the prevention mural, the amount of children that did not develop caries again was larger. A year after implementing this technique, the percentage of incidence of dental caries in the control group was higher than in the study group. The percentage of reduction of dental caries in the study group, which received the mural educative technique, was greater than in the control group, where no technique was used.

Subject headings: EDUCATION, DENTAL/methods; HEALTH PROMOTION.

Referencias bibliográficas

  1. Guedes-Pinto AC. Odontopediatría. San Pablo: Santos; 1993. p. 651-5, 1047-62.
  2. Klatchoian DA. Psicología odontopediátrica. San Pablo: Sarvier; 1993.
  3. Bausells J. Odontopediatría. Procedimientos clínicos. San Pablo: Editorial Premier; 1997. p. 172.
  4. Toledo OA. Odontopediatría. Fundamentos para la práctica clínica. 2a ed. San Pablo: Editorial Premier; 1996. p. 272-3.
  5. Correa MSMP. Odontopediatría na primeira infancia. San Pablo: Santos; 1998. p. 516-8.
  6. Walter LR. Odontologia para o bebe. Odontopediatria do nascimento aos 3 anos. San Pablo: Artes Medicas; 1996. p. 58.
  7. Thylstrup A, Fejerskov O. Tratado de cariologia. Weyne. Rio de Janeiro: Cultura Médica; 1988. p. 194-210.

Recibido: 26 de septiembre del 2002. Aprobado: 13 de febrero del 2003.
Dra. Norailys Pérez Navarro. Clínica Estomatológica "Orlando Corvo", Melena del Sur. La Habana, Cuba.

1 Estomatóloga General. Máster en Odontopediatría por FOUSP, Brasil.
2 Estomatóloga General. Jefa del Departamento de Educación para la Salud de la Clínica "Orlando Corvo".

Indice Anterior