ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

 

Peeling Químico Superficial con ácido tricloroacético en acné juvenil grado I, II y III

 

Dra. Ana Dolores López Marquet 1; Dra. María D. Castillo Méndez MSc 2; Dra. Eunice Díaz de Villegas Álvarez 3; Dr. Manuel Sabatés Martínez 2; Dr. Luis Gerardo García Moreno 4.

1 Especialista de I grado en Dermatología. E-mail: marquet_ana@hotmail.com
2 Especialista de II grado en Dermatología. Máster en Educación. Profesora Auxiliar.
3 Especialista de II grado en Dermatología. Asistente.
4 Residente de 4to año en Cirugía Reconstructiva y Quemados.

 

 


RESUMEN

El acné juvenil es una enfermedad crónica, frecuente en adolescentes, que evoluciona por brotes, en el que se han utilizado diversos tratamientos. El objetivo de nuestro trabajo fue evaluar los resultados terapéuticos y estéticos mediante la aplicación del ácido tricloroacético al 20% en el acné polimorfo en 110 pacientes que acudieron a la consulta de Dermatología del HGAL. 59 pacientes iniciaron en grado I, el 91,5% evolucionó satisfactoriamente, sólo 5 empeoraron pasando a grado II; 36 pacientes iniciaron en el grado II, el 88,9% pasaron al grado I mejorando notablemente y sólo 4 empeoraron para el grado III; de los 15 pacientes del grado III, el 73,3% pasó al grado II y sólo 4 permanecieron en el mismo grado con disminución de las lesiones. Se concluye que el tratamiento fue favorable para la mayoría de nuestros tanto terapéutico como estético.

Palabras clave: Acné juvenil, acné vulgar, peeling químico superficial, resultados terapéuticos y estéticos.


 

 

INTRODUCCIÓN

El acné juvenil, es una enfermedad mundial, autolimitada, que se produce por la obstrucción de los folículos pilosebáceos y por lo general aparece en los adolescentes de 10 a 17 años en las mujeres y de 14 a 19 años en los hombres. Es más frecuente en la raza blanca y en ambos sexos, y es más severo en los hombres por la acción androgénica, aunque, puede presentarse en mujeres mayores de 25 años.

El acné se produce como resultado del cambio en el mecanismo de queratinización anormal del folículo piloso, de forma que el material queratinoso se vuelve más denso y bloquea la secreción del sebo y se obtiene como resultado una compleja interacción entre hormonas (andrógenos) y bacterias (Propionibacterium acnes) en las unidades pilosebáceas de las personas con una base genética apropiada.

La mayoría de los casos de acné son pleomórficos y se presentan con una variedad de lesiones que incluyen comedones, pápulas, pústulas, nódulos y como secuela de las lesiones activas, cicatrices umbilicadas e hipertróficas. 1-8

El acné es clasificado por diferentes autores 1-8 según su intensidad, en 4 grados:

- Grado I: presenta comedones pequeños (blancos o negros), y deja como secuelas dilataciones foliculares.

- Grado II: presencia de comedones (blancos o negros) más lesiones pustulosas superficiales.

- Grado III: presencia de comedones (blancos o negros) más lesiones pustulosas superficiales con lesiones inflamatorias más profundas. Dejan cicatrices superficiales eventuales, manchas hiperpigmentadas y trauma psíquico.

- Grado IV: lesiones quísticas con infección secundaria intensa, trayectos fistulosos y cicatrización consecutiva.

El tratamiento para esta enfermedad ha sido y es, un gran reto, ya que existen fluctuaciones importantes en la evolución natural del acné. Dentro de los tratamientos más utilizados en las últimas décadas tenemos los siguientes: 9-11

Tratamientos tópicos

- Lociones de azufre, resorcina, ácido bórico, ácido salicílico.

- Geles: eritromicina, metronidazol, clindamicina, ácido retinoico, ácido azelaico, peróxido de benzoilo.

Tratamiento sistémico

Se acude a la terapia sistémica cuando las preparaciones tópicas no son satisfactorias, y se utilizan antibióticos sistémicos de amplio espectro, entre los que se encuentran: tetraciclinas y derivados (minociclina, doxiciclina), tratamiento hormonal, retinoides orales (Isotretinoina)

Al ser el acné una enfermedad crónica, caracterizada por brotes, difícil de tratar y que se han utilizado e investigado múltiples terapéuticas para combatirlo sin existir en la actualidad una terapéutica específica para la enfermedad, por esta razón se continúan haciendo investigaciones respecto al tema y fue la causa que nos motivó a realizar la nuestra.

Actualmente ha tenido mucho auge en el tratamiento y secuelas del acné la aplicación de los peeling químicos, puesto que se ha logrado controlar el acné, los pacientes no han creado resistencia a esta terapéutica y con un mantenimiento después de controlar el brote se ha visto que mejora notablemente la enfermedad.

El peeling químico, también llamado quimioexfoliación, consiste en la destrucción controlada de las capas externas de la piel para tratar ciertas afecciones o alteraciones de la misma. Tiene un objetivo estético y terapéutico para múltiples afecciones cutáneas como arrugas finas, daño actínico agudo, cambios pigmentarios postinflamatorios y acné vulgar activo.

Los mecanismos de acción de los peeling químicos son: 12-15

Exfoliación y estimulación del desarrollo de células jóvenes, estimulación del colágeno y la elastina, lo cual produce recuperación de elasticidad, modula la producción de melanina, modula la secreción de las glándulas sebáceas de ahí su importancia en el acné.

En dependencia del grado de profundidad existen varios niveles de peeling que son: muy superficial (exfoliación): remoción del estrato córneo, superficial (epidérmico): necrosis celular entre la capa granulosa y la capa basal, medio (dermis papilar): necrosis de epidermis mas dermis papilar, profundo (dermis reticular): necrosis epidérmica, dermis papilar y dermis reticular. 12

Existen diferentes productos para la realización del peeling químico superficial y los más utilizados son:

Ácido salicílico (betahidroxiácido), resorcina, solución de Jessner (resorcinol, ácido salicílico y ácido láctico en etanol), ácido retinoico, alfahidroxiácidos (derivados de frutas y sustancias naturales, son los más novedosos y entre ellos se encuentran el ácido mendélico proveniente de las almendras amargas, ácido glicólico proveniente de la caña de azúcar y el ácido láctico proveniente de la fermentación de la leche, entre otros).

El Ácido tricloroacético: empleado desde los años sesenta se utiliza solo o como coadyuvante de otros procederes y es seguro su uso en bajas concentraciones. Las concentraciones del 10 al 25% se utilizan para conseguir peelings químicos superficiales y pueden repetirse cada 7 a 28 días. Las concentraciones superiores al 25% y para algunos autores al 35% no son recomendables debido al alto riesgo de dejar cicatrices discromías residuales ya que el grado de penetración es mayor con el aumento de la concentración. No se han reportado riesgo de toxicidad sistémica. Tiene como mecanismo de acción la necrosis de coagulación de las proteínas del epitelio, seguido por muerte celular. El peeling superficial con ácido tricloroacético al 20% tiene acción terapéutica y cosmética, teniendo en cuenta que las exfoliaciones medias y profundas penetran en las demás capas de la piel ocasionando inflamación más profunda y como reacción adversa exacerban el acné. 15

Los grados I, II y III del acné son los referidos en la literatura como los que mejor respuesta tienen al peeling superficial. 15

Al contar en nuestra institución con ácido tricloroacético que tiene probada efectividad en el acné, es que decidimos realizar nuestra investigación con este producto en el acné polimorfo grado I, II y III y demostrar su acción cosmeatrica en estos pacientes.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo de una serie de 110 pacientes que acudieron a la consulta de Dermatología del Hospital Universitario Clínico Quirúrgico "Dr. Gustavo Aldereguía Lima" en la ciudad de Cienfuegos, Cuba, diagnosticados como acné grado I, II y III dentro de un rango de edad de 15 a 35 años durante el periodo comprendido de febrero de 2005 a febrero de 2006.

Se excluyeron a los pacientes que contaban con las siguientes características: exposición excesiva a luz solar; práctica de natación; tipos de piel IV, V y VI según la clasificación de Fitzpatrick;1 antecedentes de cicatrices queloideas; antecedentes de herpes simple; que utilizaran otra terapéutica a la del estudio (tópico u oral); que tomaran medicamentos que ocasionan lesiones acneiformes (esteroides, vitaminas del complejo B); pacientes que fueran diagnosticados con enfermedades endocrinas (síndrome de ovarios poliquísticos, u otro trastorno hormonal).

Para la obtención de los datos de interés de cada paciente se les solicitó previamente su disposición en participar en la investigación por el consentimiento informado y se realizaron encuestas y formatos creados para el efecto. La aplicación del producto se realizó con pincel en el siguiente orden: frente, naríz, mejilla derecha, mejilla izquierda, región perioral y mentón, semanalmente durante 8 ocasiones con previo lavado de cara con agua y jabón. Después de la aplicación del producto neutralizaba con agua y posteriormente se aplicaron a los pacientes protector solar con factor de protección mayor de 30.

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Los resultados obtenidos fueron los siguientes:

Grado de acné y edad existió un comportamiento similar en los 3 grados en el rango de edades de 15 a 25 años;

Grado de acné y sexo predominó el sexo femenino en los 3 grados ;

Grado de acné y tipo de piel, predominaron en los 3 grados de acné los tipos de piel II y III según la clasificación de Fitzpatrick 1;

Grado de acné y antecedentes patológicos familiares en más del 80% de los pacientes fueron positivos en los 3 grados de acné. Lo antes mencionado concuerda con lo reportado en la literatura revisada a excepción del sexo, donde se reporta mayor frecuencia de la enfermedad en el sexo masculino, en nuestro estudio los pacientes fueron escogidos al azar y además hay que tomar en cuenta que para este tipo de procederes las mujeres acuden más que los hombres. 1-8

En el gráfico podemos apreciar los cambios que obtuvimos con los pacientes en los 3 grados de acné antes y después del tratamiento en los 110 pacientes estudiados.

En el acné grado I: El 91,5% permanecieron en el mismo grado de acné, pero con franca mejoría, porque las lesiones se minimizaron en gran medida.

En el acné grado II: El 47,2%% mejoraron ostensiblemente pasando al grado de acné I.

En el acné grado III: El 73,3% mejoró en gran medida, pasando al grado II, y sólo 4 (26,7%) permanecieron en el mismo grado de acné con evidencias de mejoría.

En nuestro estudio obtuvimos resultados muy alentadores con el mejoramiento de las lesiones tanto terapéutico como estético. Es de destacar que no encontramos referencias en la literatura revisada en relación al tiempo total del número de aplicaciones, escogimos 8 para nuestro estudio, es posible que fueran necesarias más aplicaciones para obtener mayores cambios principalmente en los grados de acné moderado y severo en donde la secreción sebácea y las lesiones son más abundantes en comparación con el grado leve. 1-8, 15

Podemos decir que los pacientes que recibieron tratamiento con el ácido tricloroacético durante las 8 aplicaciones respondieron favorablemente a la terapéutica.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Strauss J, Thiboutot D. Enfermedades de las glándulas sebáceas. Cap. 73. En: Freedberg I, Einsen A, Wolff K, Austen F, Goldsmith L, Katz Stephen I, Fitzpatrick T. Dermatología en Medicina General. 5ta ed. España: Editorial Panamericana; 2001. Tomo 1. p. 809-25.

2. Esteves J, Paiares A, Guerra F, Marques M. Dermatología. 2da ed. Lisboa: Fundación Galouste Gulbenkian; 1992. p. 473-88.

3. Arenas R. Dermatología, atlas, diagnóstico y tratamiento. 3ra ed. México: McGraw-Hill Interamericana.; 2004. p .20-6.

4. Peñaloza M. El Acné. Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM. Julio- Agosto 2003; 46(4): 25-8.

5. Cansen T, Grabbe S, Plewing G. Childhood acne clinical expression, etiology, and relationship to juvenile acne. Hautorzt. 2006 Mar; 57(3):222-7.

6. Ballanger F, Baudry P, Guyen JM, Khammari A, Dreno B. Heredity: a prognostic factor for acne. Dermatology. 2006; 212(2): 145-9.

7. Rzany B, Kahl C. Epidemiology of acne vulgaris. J Dtsch Dermatol Ges. 2006 Jan; 4(1): 8-9.

8. Perry AL, Lambert PA. Propionibacterium acnes. Lett Appl Microbiology. 2006 Mar; 42(3): 185-8.

9. Bettoli V, Borghi A, Rossi R, Ferroni M, Rigolin F, Virgili A. Antibiotic resistence of propionibacteria. Four years experience of a large number of cases in Italy. Dermatology. 2006; 212 (2): 206-11.

10. Zulaga A, Uribe C, Velásquez Z. Terapia Dermatológica. 3ra ed. Medellín: Corporación para investigaciones biomédicas; 2003. p. 157-66; 262-75.

11. Amichai B, Shemer A, Grunwald MH. Low-dose isotretinoin in the treatment of acne vulgaris. J Am Acad Dermatol 2006 Apr; 54(4): 644-6.

12. Monheit GB. Chemicals Peels. Skin Therapy Lett. 2004 Feb; 9(2): 6-11.

13. Landau M. Advances in deep chemical peels. Dermatol Nurs. 2005 Dec; 17(6): 438-41.

14. Briden ME. Alpha-hidroxiacyd chemical peeling agents: case studies and rationally for safe and effective use. Cutis. 2004 Feb; 73(2): 18-24.

15. López A. Taller de peeling químico para el envejecimiento cutáneo.1ra ed. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires; 2003. p. 9-31.

 

 

 

Dra. Ana Dolores López Marquet. Dirección particular: calle25 e/ E y F. Edif. 665, apto307. Vedado. Ciudad de la Habana. Hospital Universitario Clínico Quirúrgico "Dr. Gustavo Aldereguía Lima". Cienfuegos. Cuba.