PRESENTACIÓN DE CASOS

 

 

Acantosis pigmentaria

 

María Dolores Castillo MenéndezI; Hanalallys del Sol Padrón II; Yoan Bernárdez Cruz II; Mery Rosa Betancourt Trujillo III

I Especialista de II grado en Dermatología. Máster en Educación. Profesora Auxiliar. Hospital Universitario Clínico Quirúrgico "Gustavo Aldereguía Lima". Cienfuegos, Cuba.dolores@jagua.cfg.sld.cu, dolorescast@yahoo.es
II Especialista de I grado en MGI. Instructor.Hospital Universitario Clínico Quirúrgico "Gustavo Aldereguía Lima". Cienfuegos, Cuba.
III Especialista de I grado en MGI. Hospital Universitario Clínico Quirúrgico "Gustavo Aldereguía Lima". Cienfuegos, Cuba.

 

 


RESUMEN

Se presenta el caso de una paciente con manifestaciones cutáneas de una Acantosis pigmentaria (pseudoacantosis nigricans), cuyo comienzo fue concomitante a su desarrollo hormonal y aumento de la grasa corporal (obesidad). La principal lesión cutánea que presentaba eran placas de lesiones papulosas confluentes con marcado aumento de la pigmentación en cuello y axilas. Se detectaron las alteraciones histológicas propias de la enfermedad de base lo que corroboró el diagnóstico planteado y se comprobó el aumento de grasa corporal (obesidad). Esta enfermedad no es frecuente en nuestro medio.

Palabras clave: Acantosis pigmentaria, obesidad, Acantosis nigricans


 

INTRODUCCIÓN

La Acantosis pigmentaria es un trastorno cutáneo, también conocido como acantosis nigricans, que se caracteriza por la piel oscura, gruesa y aterciopelada en las áreas flexibles y pliegues del cuerpo.

La enfermedad se puede presentar en personas sanas o puede estar asociada con otros problemas de salud. Algunos casos se dan por herencia genética y es muy común en personas de ascendencia africana.

La obesidad, al igual que muchos trastornos endocrinos, puede conducir a acantosis pigmentaria y con frecuencia se encuentra en personas con diabetes mellitus. Algunas drogas, en particular la hormona del crecimiento humano o los anticonceptivos orales, también la pueden causar. Además las personas con linfoma o cáncer en las vías genitourinarias y gastrointestinales también pueden desarrollar casos severos de esta afección. 1-4

La paciente que presentamos es portadora de una acantosis pigmentaria (pseudoacantosis nigricans) por obesidad en una adolescente, enfermedad poco frecuente en nuestro medio.

PRESENTACIÓN DE CASO

Adolescente de 12 años de edad, de color de piel negra, que comenzó con lesiones pigmentarias, aterciopeladas en cuello y axilas que han ido incrementándose paulatinamente, por lo que acude al médico de asistencia que la remite a nuestra especialidad.

APF: Nada a señalar.

APP: obesidad, resto nada a señalar.

Examen físico general: No aportó datos de interés clínico

Examen Dermatológico: placas engrosadas, secas, hiperpigmentadas, aterciopeladas, con lesiones verrugosas en pliegues de axilas y cuello. (Fig. 1-5)

 

Exámenes complementarios

Medidas Antropométricas:

- Índice de masa corporal (IMC): 27 kg/m2

- Relación cintura _ cadera: 0, 85.

-   Peso: 74 Kg.

-  Talla: 1,67 cm.

-  TA: 120/80 mmHg (5,6)

 Complementarios:

- Hb: 12, 8 g/l. Hto: 0,41

Leucocitos: 9,8* 10, seg: 0,60 y linfo: 0,40.

- Eritrosedimentación: 22 mm/h

- Glucemia: 4,4 mmol/l

- Lipidograma mínimo (Colesterol total, HDL - C, LDL - C y Triglicéridos): normal.

- UTS ginecológico: normal.

- Dermatopatología (Biopsia de piel): la coloración de hematoxilina y eosina (E/H) mostró, una epidermis con hiperqueratosis, acantosis e hiperortoqueratosis y un infiltrado inflamatorio banal. (Fig. 6-9)


COMENTARIOS

La acantosis nigricans (AN) es una enfermedad rara de la piel, caracterizada por la presencia de hiperqueratosis e hiperpigmentación (lesiones de color gris - parduzco y engrosadas, que dan un aspecto verrugoso y superficie aterciopelada) en los pliegues cutáneos perianales y de las axilas.

Se conocen cuatro tipos de acantosis nigricans: el síndrome de Miescher, forma benigna y hereditaria; el síndrome de Gougerot Carteaud, que es también una forma benigna y posiblemente hereditaria, pero que aparece en mujeres jóvenes. La pseudoacantosis nigricans que es una forma juvenil benigna que se asocia a la obesidad y alteraciones endocrinológicas y la acantosis maligna, forma del adulto que se asocia con frecuencia a un tumor maligno interno, sobre todo del tubo digestivo.

Las formas benignas pueden presentarse: asociadas a insulinorresistencia, la forma A en mujeres jóvenes (12-14 años) con hirsutismo, poliquistosis ovárica y virilización. La forma B en mujeres maduras (30-60 años) con alteraciones autoinmunes con anticuerpos antinucleares, anti-ADN y para los receptores de insulina, relacionada con la ingesta de algunos medicamentos como el dietilbestrol, corticoides y ácido nicotínico, en individuos obesos, síndrome de Cushing, lesiones hipotalámicas, acromegalia, insuficiencia  suprarrenal, hipotiroidismo, en diversas genodermatosis como el síndrome de Bloom, Seip-Lawrence y Rud, en la enfermedad de Wilson, vinculada con la diabetes, Síndrome de Stein-Leventhal, en algunas lesiones del sistema nervioso central, como sarcoidosis o tumores de la glándula pineal, como manifestación de intoxicaciones.

Las formas malignas se desarrollarían por la presencia de un factor de crecimiento epidérmico (alfa-TGF) y puede presentarse en: adenocarcinoma gástrico (64%), otros adenocarcinomas intra o extraabdominales (páncreas, vías biliares, colon, recto, útero, ovario, esófago, pulmón, testículo, próstata o mama). La exéresis del tumor se acompaña de mejoría de la lesión de la piel, y también la recaída tumoral tiene aumento de la manifestación de piel. 1-10

Menor énfasis se ha puesto, sin embargo, a la causa más frecuente de AN, que es la obesidad asociada la hiperinsulinemia. 4-6 La hiperinsulinemia secundaria a la resistencia a la insulina que lleva aparejada la obesidad estimula la formación de estas características placas.

La causa más frecuente de AN, es la obesidad asociada o no a la hiperinsulinemia. 4-6, 8-12

La típica presentación de la AN asociada a la obesidad es la de un engrosamiento aterciopelado e hiperpigmentado de la piel axilar y de la nuca. Mientras que este cuadro es bien conocido por los médicos. Otros cuadros más sutiles o atípicos pueden pasar despercibidos o mal diagnosticados. Puede existir afectación del cuero cabelludo, con aspecto de tiña amiantácea, afectación de la piel supraarticular, sobre todo en codos, rodillas y nudillos y también pueden observarse placas hiperqueratósicas bien definidas, incluso localizadas en la cara y palmas. 1

Los factores ambientales que contribuyen al desarrollo de obesidad son múltiples, siendo los más destacados la sobrealimentación, el sedentarismo y los factores genéticos. 5

Dentro de los diagnósticos diferenciales se deben considerar: el eritrasma, la tiña inguinal, la tiña corporis, el Síndrome de Leprechaunism, la Hialinosis cutaneomucosa o lipoproteinosis, Acantosis nigra maligna, Erythrosis Interfollicularis Colli, Ictiosis vulgar y la Ichthyosis Hystrix.

La prevalencia de obesidad en la población infantil y adolescente ha aumentado significativamente en las últimas décadas, llegando a constituir un importante problema de salud pública. Como consecuencia del incremento de la incidencia e intensidad de la obesidad en la población, se espera un aumento concomitante en la incidencia de AN. 5, 11

Todavía no se ha establecido cual es el mejor tratamiento de las lesiones cutáneas de la AN.

- Entre los tratamientos sintomáticos (en ocasiones anecdóticos) se incluyen:

• los antibióticos tópicos.

• los retinoides (tópicos y sistémicos).

• los queratolíticos.

• Aunque la AN no es un trastorno inflamatorio, se han empleado corticosteroides tópicos de muy alta potencia por su efecto atrofiante.

• Sin embargo, el tratamiento más efectivo es la pérdida de peso y el ejercicio físico. 1

Asimismo, con esta intervención sobre los hábitos de vida, los pacientes pueden además disminuir el riesgo de complicaciones vasculares a largo plazo. 7,8

La acantosis nigricans no constituye únicamente un trastorno dermatológico benigno de tratamiento no definido. La existencia de acantosis nigricans en un sujeto obeso puede reflejar la presencia de un trastorno bioquímico serio que debe ser corregido. En estos pacientes su obesidad está produciendo una enfermedad sistémica que debería ser combatida con modificaciones en sus hábitos de vida (dieta y ejercicio físico).

El interés de esta presentación está dado por ser una paciente joven, sin antecedentes familiares o personales que fueran la causa de dicha entidad, sólo se encontró la obesidad.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Katz AS, Goff DC, Feldman SR. Acantosis nigricans en pacientes obesos: formas de presentación e implicaciones para la prevención de la enfermedad vascular aterosclerótica. Dermatology OnLine Journal. [serie en Internet]. 2007 [citada: 20 agosto 2007]: 6(1). Disponible en: http://dermatology.cdlib.org/DOJvol6num1/original/acanthosis/katz -esp.html

2- Schwartz RA. Acanthosis nigricans. J Am Acad Dermatol 1994;31(1):1-19.

3- U.S. National Library of Medicine. Enciclopedia médica en español. [serie en Internet]. 2000 [citada: 21 julio 2007]:6(1). Disponible en: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000852.htm

4- Pisarevsky J, Gaset MR, Barón G, Brenta DA, Cacéese MR, Rodríguez A. Acantosis nigricans de etiología benigna. Rev. Endocrinol Nutr. [serie en Internet]. Enero-Marzo 2003; [citada: 18 agosto 2007]:11 (1) Disponible en: http://www.ama-med.org.ar/publicaciones_revistas3.asp?id=153

5- Hodgson MI. Obesidad infantil. [serie en Internet]. [citada: 18 agosto 2007]:11 (1) Disponible en: http://escuela.med.puc.cl/paginas/publicaciones/manualped /Obesidad.html.

6- Troiano RP, Flegal KM: Overweight Children and Adolescents: Description, Epidemiology and Demographic Aspects. Pediatrics 1998; 101: 497 - 504.

7- Estévez Y, Torres RE, MENA ON, González F. Pseudoacantosis nigricans como predictor de riesgo vascular. [serie en Internet]. [citada: 22 agosto 2007] Disponible en: http://fcmfajardo.sld.cu/jornada/trabajos/pseudo/jornada_virtual.htm

8- Salinas OS. Resistencia a la insulina, acantosis nigricans y cardiopatía coronaria. Descripción de un caso clínico.
Rev. Endocrinol Nutr. [serie en Internet] 2003; [citada: 18 junio 2007]:11 (1): 34-35. Disponible en: http://www.medigraphic.com/espanol/e-htms/e-endoc/e-er2003/e-er03-1/em -er031f.htm

9- Salesa Barja Y, Hodgson MI, Acosta AM, Arteaga A. Intolerancia a la glucosa en niños obesos: comunicación preliminar. Rev Méd Chile [serie en Internet] 2003; [citada: 18 junio 2007]:131(4): 419-426.

10- Stuart CA, Gilkison CR, Smith MM, Bosma AM, Keenan BS, Nagamani M. Acanthosis nigricans as a risk factor for non-insulin dependent diabetes mellitus. Clinical Pediatrics, 1998 Feb, 37(2):73-9.

11- Valenciaga Rodríguez JL. Acercamiento a una problemática trascendente: el síndrome metabólico. Rev Cubana Med Gen Integr 2005; 21(1-2)

12- Acantosis pigmentaria. [serie en Internet]. [citada: 29 agosto 2007]. Disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Acantosis_nigricans http://www.walgreens.com/library/spanish_contents.jsp?doctype=5&docid=000852