PRESENTACIÓN DE CASOS

 

 

Dos cadenas epidemiológicas de Lepra

 

Yamilet Ramírez FigueredoI; Nieves Atrio MouriñoII; Iris Vidal CameroIII; Marisela Morales SánchezIV; Maria Betancourt MoralesV

I Especialista I Grado en Dermatología. Policlínico "Julio A. Mella". Camagüey, Cuba.
II Especialista de II Grado en Dermatología.
Centro Provincial de Higiene y Epidemiología. Camagüey, Cuba.
III Licenciada en Enfermería. Centro Provincial de Higiene y Epidemiología. Camagüey, Cuba.
IV
Licenciada en Enfermería. Policlínico "Julio A. Mella". Camagüey, Cuba.
V Enfermera. Policlínico "Julio A. Mella". Camagüey, Cuba.

 


RESUMEN

Se realizó un estudio longitudinal y descriptivo cuyo universo estuvo constituido por la totalidad de los pacientes de lepra notificados y registrados en el Policlínico "Julio A. Mella" del municipio Camagüey, en el periodo 2000-2006. Como registro primario se utilizaron las historias clínicas y las Encuestas Epidemiológicas del Departamento de Estadísticas de todos los casos de lepra del área. Los pacientes fueron agrupados por GBT y consultorios del médico de la familia, de esta forma se conoció que el mayor número de casos de lepra se encontró en el GBT no.3 con 5 pacientes y una tasa de 4.59; se diagnosticó un caso menor de 15 años; se observó un predominio de las formas clínicas multibacilares; en una de las cadenas epidemiológicas se conoció la fuente de infección, que no corresponde con el primer caso diagnosticado.

Palabras Clave: Incidencia, Lepra, Epidemiología.


 

 

INTRODUCCIÓN

La Lepra es una enfermedad infecto-contagiosa crónica, cuyo nombre proviene de la palabra griega ukhedu (escama) y constituye uno de los males más antiguos que recuerda la humanidad.1 Es producida por el Mycobacterium leprae, el cual se reproduce muy despacio, por lo que los síntomas visibles pueden tardar de 10 a 20 años en aparecer2, afecta principalmente la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias superiores, además de algunas otras estructuras y los ojos. Está reportada como la tercera causa de ceguera en el mundo. 3 y 4 Ella es, entre las afecciones crónicas, si no se atiende precoz y eficazmente, la principal causa de deformidades e incapacidades en la población mundial, al ser el Mycobacterium leprae el único bacilo que invade los nervios periféricos y consigue permanecer allí evadiendo la destrucción por el huésped, lo que implica una gran repercusión social.5 y 6

Sin embargo, no es más que una dolencia escasamente contagiosa y totalmente curable, sobre todo cuando se diagnostica precozmente 8 y 9, pero desgraciadamente, su elevado potencial para producir deterioro neural conlleva a la discapacidad, y constituye entre las enfermedades transmisibles del mundo, una de las principales causas de discapacidad física permanente.10 Además, al afectar normalmente a individuos en su fase de edad más productiva impone una carga significativa a la sociedad.11

Con la implantación del nuevo programa, ya en 1993 Cuba logra erradicar la Lepra como problema de Salud, al ser la tasa inferior a 1 x 10 000. 12 En Camagüey se logra erradicar la Lepra como problema de salud en el 2003, teniendo en cuenta todo lo anterior y a pesar de no ser la Lepra un problema de salud en Cuba ni en nuestra provincia, pero si existen municipios que aún mantienen este problema y además continúan apareciendo nuevos casos.

Nuestra área se constituyó en 1979, a partir de esa fecha data el control en historias clínicas de los primeros enfermos localizados. A lo largo de estos años se han diagnosticado y seguido 57 pacientes.

Al estudiar la incidencia de la lepra por año, desde 1979 hasta el 2006, se observó como el número de casos osciló entre los 6 como máximo en el 2003, para una tasa 18,3 x 100 000 habitantes, aunque se encuentran años donde no se realizan diagnósticos, como el período de 1993-1997. Al analizar la prevalencia de lepra en nuestra área fue de 6 casos con una tasa 1,82 de lo que se infiere que la lepra es un problema de salud en nuestro Policlínico.

El objetivo de este trabajo es conocer los Grupos Básicos de Trabajo (GBT) y los consultorios del médico de familia con mayor incidencia de lepra en nuestra área y analizar sexo, edad, formas clínicas, caso índice, fuente de infección, entre otras variables que nos permitan determinar cual es la causa que provoca este incremento, para poder trabajar en ella y realizar diagnósticos precoces, para disminuir la transmisión y de esta forma ayudar a su erradicación.

MÉTODO

Se realizó un estudio longitudinal y descriptivo, cuyo universo estuvo constituido por la totalidad de los pacientes de lepra notificados y registrados en el Policlínico "Julio A. Mella", en el periodo 2000-2006 del municipio Camagüey.

Como registro primario se utilizaron las historias clínicas y las encuestas epidemiológicas del departamento de estadísticas de todos los casos de lepra del área.

Los pacientes fueron agrupados por GBT y consultorios del médico de la familia. De esta forma se conocieron los de mayor incidencia, y se identificaron en ellos las variables sexo, edad, formas clínicas, caso índice, fuente de infección para conformar una Cadena Epidemiológica (CE), la que mostramos en Grafico.

DISCUSIÓN

En nuestro estudio el mayor número de casos de lepra se encontró en el GBT no.3 con 5 pacientes y una tasa de 4,59 seguido del GBT no.2 con 4 enfermos, lo que representa una tasa de 1,23. Solamente en el GBT no.1 la tasa de prevalencia está por debajo de 1 x 10 000 habitantes. Debe recordarse que la prevalencia a nivel de la provincia el año pasado fue de 0,37 x 10 000 habitantes, por lo que esta enfermedad ya no constituye un problema de salud para el territorio.

Existen en nuestra área dos locales del médico de familia con una alta incidencia y prevalencia de lepra, que se corresponde con los números 1 y 10, pertenecientes a los GBT 3 y 2, respectivamente. Esta situación altamente crítica se debe a los elementos que abordaremos a continuación, que tienen rasgos semejantes para ambos locales.

Al analizar la situación de estos dos consultorios vemos que aunque pertenecen a GBT diferentes, su ubicación geográfica es a ambos lados de la carretera de Santa Cruz del Sur (Fig-1).

Cuando estudiamos la CE del local número 1 (Fig-2) observamos un predominio del sexo masculino 80 %; contrario a lo encontrado en el local 10 (Fig-3) donde se predominó el sexo femenino para el 75 % de los casos. En la literatura revisada al respecto, en nuestra ciudad de Camagüey hubo discreto predominio del sexo masculino 13, en nuestro país un estudio realizado señaló que la distribución por sexo no mostró diferencias significativas. 14

En relación con la edad, en la CE del local 1 el 100% de los pacientes se encontraba entre la 5ta. y 7ma. década de la vida. Mientras que en la CE del local 10 se diagnosticó un caso menor de 15 años (8 años). Consideramos que existió un fallo en el Programa Nacional de Lepra porque cuando hay un programa estable la lepra aparece en las edades después de los 35 años y comienza a disminuir en los menores de 15 años como respuesta al trabajo de prevención y control de casos.

Al revisar algunos trabajos sobre el comportamiento de lepra en el municipio de Camagüey no aparecieron casos en menores de 15 años.4 En Cuba se ha demostrado que la notificación de casos de menores de 15 años ha presentado una tendencia a la disminución.14 Otras investigaciones plantean que los grupos de edades más afectados son de los 35 a 54 años.15 En un trabajo realizado en Brasil se demostró que el predominio de edades se encuentra entre 14 y 54 años de edad. 16

Al analizar la distribución por formas clínicas en ambas cadenas, predomina la multibacilar en un 66%, lo cual coincide con la literatura revisada tanto en nuestra provincia 13 como en el país.14 Esto se podría asociar a que algunos autores plantean que una proporción creciente de los nuevos casos va asociada a un largo período de incubación, aunque también podría pensarse que la causa fuera por no realizarse diagnósticos precoces en los primeros momentos de la enfermedad (lepra indeterminada). En las investigaciones de Lana16 se destaca un nítido predominio de las formas multibacilares (84,4%).

Aunque la fuente principal para el descubrimiento de casos es la presentación espontánea del paciente en la búsqueda de atención médica17,18 y 19 en nuestro trabajo el 65% de los pacientes fueron diagnosticados después de realizarles los exámenes físicos dermato _neurológicos a los contactos intradomiciliarios (de primer y segundo orden ) y los extradomiciliarios, según traza la estrategia del programa de lepra: diagnosticar los casos de forma precoz para ponerles tratamiento y cortar la cadena de transmisión, para poder erradicar la enfermedad.

En cuanto a la situación de los enfermos, en relación el foco en la CE del local 10,(Fig. 3) el primer caso que se diagnostica es una lepra dimorfa. Después de realizar los exámenes físicos dermato _neurológicos a los contactos intra y extra domiciliarios que lo requerían y encontrar nuevos casos y confeccionarles la encuesta epidemiológica, somos de la opinión que el caso índice de esta cadena es el tercero en diagnosticar: una paciente con una lepra lepromatosa que tiene el grado de parentesco de tía con el primer caso, de tía abuela con el segundo enfermo que padece una lepra dimorfa, y vecina del cuarto paciente, diagnosticado con una lepra tuberculoide. Todos vivían en la misma manzana, por lo que podemos concluir que la tercera paciente es el foco con 3 enfermos. Cuando vemos los resultados de otros trabajos19 observamos que no es frecuente encontrar cadenas donde se conozca la fuente de infección como se ha logrado en este local, en que a partir del primer caso se comenzaran a realizar los exámenes físicos correspondientes por el médico de la familia, enfermera encuestadora y dermatólogo del área y por el cumplimiento de este, se obtuvieran los nuevos casos que pudieron formar la cadena.

En la otra cadena epidemiológica estudiada, correspondiente al local #1 (Fig.2) vemos que 75% de los pacientes son casos índices que se corresponden con la literatura revisada.19 Es significativo señalar de esta cadena que comprende 5 casos, que 4 de ellos proceden del municipio Santa Cruz del Sur, considerado un área de alta incidencia y prevalencia de lepra. Como esta enfermedad puede ser de difícil diagnóstico, fuera de las áreas endémicas, debido a su gran variedad de lesiones cutáneas, a las neuropatías que en ocasiones sólo se detectan inicialmente, mediante un examen neurológico exhaustivo y al largo período de incubación, hace posible que los pacientes hayan abandonado la zona de contagio mucho antes de que aparecieran los primeros síntomas, de ahí la importancia de un buen interrogatorio y de realizar una correcta encuesta epidemiológica, para brindarle al dermatólogo o médico de asistencia toda la información necesaria, para poder realizar con la clínica un diagnóstico temprano que permita un tratamiento rápido y de esta forma evitar la secuela y el contagio de la enfermedad.

CONCLUSIONES

Es muy importante en el control de foco tener en cuenta la procedencia del paciente pues en ocasiones estamos diagnosticando un caso sin aparentes antecedentes epidemiológicos, pero proceden de una zona de alta prevalencia. Cuando diagnosticamos un caso siempre debemos de tratar de conocer cual fue realmente la fuente de infección.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

1- González Prendes MA. Historia de la Lepra en Cuba. La Habana, Cuba, Editorial Cenit. 1963.

2- Anónimo. El proceso de la lucha contra la lepra. Bol. Oficina Sanit Panam 1996; 121: 348- 349.

3- Saunderson P, Gebre S. Reversal reactions in the skin lesions of AMFES patients: Incidence and risk factors. Lepr Rev 2000. Sep; 71 (3):309-17

4- López Sifontes ME, Carrazana Hernández GB, Castaño Hernández S. Indicadores epidemiológicos de la incidencia de lepra en un distrito de salud.

Rev Leprol Fontilles 1995; 20: 625-643.

5- Carrazana Hernández GB, Ferrá Torres TM, Pila Pérez R. Estudio de las incapacidades causadas por la lepra, Rev. Leprol. Fontilles, 1990; 17: 547-

555.

6- Sengupta V. Inmunopatología de la Lepra. Estado actual. Indian J. Lepr.,vol 72 (3), 2000: 381-91.

7- Maurano F. Tratado de Leprología. Tomo 1. Pag 18. Imp. Sevicio Nacional de Lepra. 1950. Río Janeiro.

8- Terencio de las Aguas J. Todos contra la lepra (Editorial), Rev Leprol Fontilles 1996; 20: 935- 936.

9- Alabí GA, Et AL. Guía para la eliminación de la lepra como problema de la salud pública: Organización Mundial de la Salud l995; Plubication núm. WHO/ LEP./95.l: 6- 7.

10- Naafs B. Punto de vista actual sobre las reacciones en la Lepra. Indian J. Lepr., vol. 72, Num 1 (2000), pag 97-122.

11- Leprosy Elimination Projec, WHO. Desafíos para la consecución de la eliminación de la Lepra. Indian J. Lepr., vol. 72, núm. 1 (2000), pag. 33_45.

12- Organización Mundial de la Salud. Lepra al Día. Boletín. Eliminación de la Lepra en las Américas. N 9. 2001. Pag 1-2.

13- Ferrá Torres TM, Carrazana Hernández GB.Lepra en la ciudad de Camagüey.Cuba. Rev. Leprol. Fontilles, 2001; 23(1): 37-50.

14- Cuba. Ministerio de Salud Publica.. Anuario estadístico. Incidencia y Prevalencia de Lepra según provincias. La Habana. Infomed. 2001.

15- Carrazana Hernández GB, Ferrá Torres TM.Incidencia de la lepra según sexo, edad y formas clínicas. Ciudad de Camagüy, Cubanos 1984-1994. Rev. Leprol. Fontilles 1996; 20(5): 1051-56.

16- Lana FCF, Lima RFD, Araujo MG, Fonseca PTS. Situacao epidiomológica da

hanseniase no municipio de Belo Horizonte/MG-periodo92-97.Hansen Int.2000;25(2):121-32.

17- Control de la lepra. Organización Panamericana de la Salud. EUA. 1988;23-24.

18- Atrio Mouriño N, Carrazana Hernández GB. Algunos aspectos epidemiológicos de la incidencia y la prevalencia de lepra. Provincia de Camagüey, Cuba.Año1997. Rev. Leprol. Fontilles.1999;22(2): 133-43.

19- Ferrá Torres TM, Carrazana Hernández GB. Modo de detención y fuente de infección de la incidencia de lepra. Rev. Leprol. Fontilles.1997;21(2): 161-65.