ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

Caracterización de los casos de Lepra Infantil atendidos en el Hospital Pediátrico Universitario Juan Manuel Márquez

Fernanda Pastrana Fundora; Edelisa Moredo Romo; Cesar R. Ramírez Albajés

 


RESUMEN

La lepra es una enfermedad crónica transmisible tan antigua como el hombre mismo. En Cuba se ha desarrollado un programa nacional orientado a prevenir, diagnosticar oportunamente y tratar de forma adecuada esta enfermedad. En este trabajo nos propusimos mostrar su comportamiento en los niños entre 0 años y 17 años, 11 meses y 29 días. Se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo y transversal de los casos de lepra atendidos en la consulta de Dermatología del Hospital Pediátrico Universitario Juan Manuel Márquez de Ciudad Habana desde su inauguración (Noviembre 1989) hasta el año 2006. Como hallazgo significativo se encontro que predominan las formas clínicas con mayor posibilidad de transmitir la enfermedad, y que juega un rol fundamental como fuente de transmisión la familia inmediata. Todos los casos diagnóticados eran mayores de 10 años.

Palabras clave: lepra, lepra infantil, Programa Nacional de Control, contactos.


 

 

INTRODUCCIÓN

La lepra es una enfermedad transmisible, poco contagiosa, producida por el Mycobacterium leprae (bacilo de Hansen). Es probablemente la más antigua de todas las enfermedades y es la segunda enfermedad que más discapacidades causa después de la poliomielitis, pero, además del daño neurológico con sus consecuencias, los factores sociales, psicológicos y económicos tienen una importancia relevante para el enfermo y para la operatividad de los programas de control. 1

Su variable periodo de incubación, la falta de una definitiva certeza de su modo de transmisión, las diversas manifestaciones clínicas que ofrece: que varían de lesiones únicas anulares a lesiones nodulares diseminadas, de una anestesia total a zonas francamente hiperestésicas, y el hecho de ser un modelo para el estudio de la inmunorregulación cutánea, la han convertido en una enfermedad realmente fascinante.

En Cuba en el año 1962 existía una prevalencia de 4 020 enfermos, para una tasa de prevalencia de 0.57 por 1 000 habitantes 2, estableciéndose el primer programa de control. A partir de este momento distintos programas se han ido sucediendo.

El año 1977 comienza simultáneamente en todo el país el Tercer Programa de Control 3 teniendo una tasa de prevalencia de 0,5 por 1 000 habitantes con un tratamiento de ataque con: Rifampicina (droga bactericida), Acedapsona (Hansolar) IM, ambulatorio y controlado, a los pacientes Paucibacilares por 6 meses y a los Multibacilares por 2 años. Se incrementa la pesquisa mediante el examen de contactos, y la búsqueda epidemiológica en centros de trabajo y otras instituciones, Este programa demandó al MINSAP la inversión de cuantiosos recursos materiales tanto en medicamentos como en la superación del personal técnico y la introducción de nuevo equipamiento. Realmente fue una revolución en el sistema de salud.

Con el programa del año 1977, que fue un programa impactante, Cuba mostró la experiencia de mas de 6000 pacientes tratados con una droga bactericida, la Rifampicina, ya que hasta entonces en la literatura, la experiencia que se recogía era de grupos mas pequeños .4

A través de los años Cuba ha modificado el Programa en dependencia de las orientaciones de la OMS y hoy muestra la menor incidencia y prevalencia de su historia habiendo dejado de ser la lepra un problema de salud desde el año 1990, pero no hemos logrado erradicar la enfermedad, cosa que resulta muy difícil para todos, pero lo que es mas importante: se continua diagnosticando casos en edades tempranas de la vida

Esta situación, motiva nuestro interés por lo que decidimos realizar una investigación que permita caracterizar los casos atendidos en nuestro hospital pediátrico y precisar factores que inciden en la reiterada incidencia de Lepra infantil, para contribuir a adoptar las medidas pertinentes que contribuyan a la erradicación de esta patología en los primeros años de la vida.

Este trabajo tuvo como objetivo el caracterizar los casos de Lepra en edad pediátrica atendidos en el centro desde su inauguración en el año 1990.

DISEÑO METODOLÓGICO

Se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo, transversal sobre el comportamiento de la Lepra en edad infantil en los pacientes atendidos en la consulta de Dermatología del Hospital Pediátrico Docente Juan Manuel Márquez de Ciudad Habana desde su inauguración (1990) hasta el año 2006, se confeccionó un cuestionario que recogió las variables clínicas, socio demográficas y epidemiológicas.

Se realizó la tabulación de los datos y el vaciado de los mismos en tablas y gráficos que permitan la caracterización de los pacientes atendidos.

Una vez confeccionada la guía, esta fue sometida al criterio del grupo Nacional de Expertos en Lepra para su aprobación

Los recursos para esta investigación fueron:

Humanos: Médicos especialistas en Dermatología (2), un médico especialista en Epidemiología y un bioestadísta.

Materiales: Una computadora para la elaboración de los datos, conectada a INFOMED y otra conectada con acceso a Internet para garantizar las revisiones bibliográficas.

- Cámara digital para fotos de los pacientes

-Impresora

-Material de oficina

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Se encontrándó un total de 13 niños lo que representó nuestro universo de trabajo.

Al analizar la edad de los mismos encontramos que no hay niños menores de 10 años en nuestro grupo.

El 38% de los casos tenían 10 años de edad y el 30,8% 12 años, por lo que el 77% de nuestros casos estaban dentro del grupo etáreo comprendido entre 10-12 años, lo que realmente coincide con el comportamiento que se señala por muchos autores como edades mas frecuentes en la etapa pediátrica lo que se corresponde con el largo tiempo de incubación que oscila entre 3-5 años, aunque se admite la existencia de casos con corto periodo de incubación tan breve como 6 meses y tan largos como hasta 20 años . 1,5,6,7,8,9,10 (Gráfico 1)

Según sexo, el 53,8% se correspondieron con el sexo femenino y el 46,2 % del masculino para 7 y 6 respectivamente lo que no muestra diferencia significativa en el universo estudiado. Los autores en general, señalan el predominio en el sexo masculino con una proporción 2/1. 2,6,9,11,12,13 (Gráfico 2)

En relación con el color de la piel nos llama la atención que el 69,2% eran de color blanco, y solo el 30% mestizos y negros ya que estos últimos grupos se corresponden con la raza mundial e históricamente marginada y de peores condiciones de vida y la lepra, mas que una enfermedad del trópico es una enfermedad de la pobreza y el hacinamiento, El trópico lo que representa, es la franja del hambre y el subdesarrollo. Como señalaba el Profesor Leonardo J. Whertein "Lepra y Subdesarrollo constituyen un binomio indisoluble" 10,14 y se sabe que hasta el Siglo XXV la raza negra estará sufriendo los estragos de la crueldad de la trata de esclavos. (Gráfico 3)

Para Falabella 10 todas las razas son susceptibles pero varían en su expresión clínica. Entre el 70-80% de los casos de lepra lepromatosa se desarrollan en caucasianos y solo el 5-10% de éstos casos lepromatosos se observan en raza africana. En su experiencia los blancos superan a los negros en la misma proporción 2/1.

Según su área de residencia, 8 casos, el 61,5% son residentes actuales de Ciudad de La Habana y el 38,5% procedentes de otras provincias del país. (Gráfico 4). Esto se explica por la ubicación de nuestro Centro en Ciudad de La Habana y también porque el mismo funge, aunque no de forma oficial, como Centro de Referencia Nacional de Lepra Infantil por lo que espontáneamente o remitidos por los dermatólogos del País, llegan a nuestro servicio procedentes de diversos lugares y por diferentes causas.

En el análisis de los casos de Ciudad Habana en relación con su residencia actual y procedencia, del total de 8 casos, el 50% (4casos) son emigrantes de las provincias orientales del país. Los restantes (4 casos, el 50%) son autóctonos de Ciudad de La Habana por lo menos en las dos últimas generaciones. (Tabla 1)

Analizando la relación procedencia-residencia en los pacientes del interior del país precisamos que se corresponde residencia y procedencia, sin embargo Ciego de Ávila y Camaguey por si solas han sido tradicionalmente, áreas de muchos casos. De hecho, Camaguey fue la última provincia del país en alcanzar la tasa de endemicidad por debajo de 1 por 10 000 habitantes. El caso de la Isla de la Juventud, procede de Guantánamo y de una familia de enfermos de lepra.

El otro caso del interior del país es el de la provincia de Matanzas que nació en Guantánamo y a los 2 años de edad cambió su domicilio hacia esta provincia, teniendo antecedentes de tíos enfermos de lepra. El caso restante de Provincia Habana no conocemos el lugar de procedencia. (Tabla 2)

Por formas clínicas 5 casos eran Lepromatosos y 3 Dimorfos por lo que 8 casos, el 61,5% se correspondieron con las formas mas severas de la enfermedad, coincidiendo con lo que se plantea en la bibliografía revisada y en lo que coinciden los diferentes autores y es que a menor edad formas mas benignas y es generalmente a partir de los 7-10 años en que se pueden presentar las mas severas. 6,7,9,15,16,17 (Gráfico 5)

La cifra por años en que fueron notificados es prácticamente de uno anual y existen 6 años en que no se diagnosticaron casos en nuestro universo, situación diferente al país, donde la notificación ha sido sistemática anualmente y con cifras mas elevadas. 18,19,20.

Al analizar los antecedentes familiares de lepra que tenían nuestros casos encontramos que en el 61,5% de los mismos existía este antecedente (8 casos) y en el 38,5% (5 casos) no se pudo precisar este hecho, lo que consideramos muy importante porque fueron niños que en la etapa de mayor susceptibilidad, estuvieron expuestos al bacilo y no se pudo actuar sobre ellos. También pudieron estar emitiendo bacilos y convertirse en una fuente de transmisión de la enfermedad por muchos años. (Gráfico 6)

Debemos señalar que ninguno de los casos recibió tratamiento profiláctico.

Si se tiene en cuenta que se hereda la debilidad y la baja resistencia al bacilo, lo que hace a los niños en edad pediátrica más vulnerables y conociendo que es el momento en que los lazos afectivos son mas estrechos y evidentes, la pesquisa se hace extraordinariamente necesaria en éste grupo etáreo y también cumplir la quimioprofilaxis

En relación con el grado de parentesco, de los 8 casos donde se conoció la fuente de infección, en 6 (46% del universo de casos) fueron los abuelos la fuente de infección, en uno los tíos y en otro un hermanastro con el que convivió por varios años. (Tabla 3) Esto coincide plenamente con los autores de la India y dermatólogos en general que le dan a la convivencia familiar una importancia vital. 1,21,11,12,6,7,8 En un trabajo de Jains donde estudia miles de casos todos eran de la familia inmediata. 22,23,24

Según tipo de contacto, 6 pacientes, el 46,1% eran contactos intradomiciliarios, 4 de primer orden y el 15,4% extradomiciliarios, pero en 5 casos que representan el 38,5% de los mismos no se conoció la fuente de infección, lo que impidió que oportunamente se procediera con estos casos según las normas del programa (Gráfico 7). Faltó un examen físico, un tratamiento profiláctico y un seguimiento clínico anual.

Según la clasificación sanitaria de la OMS 6 casos, el (46.2%) fueron Paucibacilares ya que los 2 Indeterminados, 1 Dimorfo y lógicamente los 3 Tuberculoides fueron bacteriológicamente negativos, pero el 53,8% fueron Multibacilares.(Gráfico 8) Este es un dato de suma importancia porque en él radica la fuente de la transmisión.

De los 8 casos en que se preciso la fuente de infección, 6 eran intradomiciliarios de primer o segundo orden y 2 eran extradomiciliarios lo que constituye el 15,4%.

Cuando analizamos la fecha del diagnóstico en relación con la de los primeros síntomas, un aspecto que llama la atención es que nuestros casos teóricamente han estado diseminando la enfermedad 20 años pacientes. (Tabla 4)

CONCLUSIONES

La lepra infantil en Cuba representa como media el 3 % del total de casos. Todos los casos están en la etapa de la adolescencia.

Predominan los pacientes con mayor posibilidad de contagio.

La migración de las provincias de mayor endemicidad hacia occidente ha jugado un papel importante en la diseminación de la lepra.

La familia inmediata es un factor muy importante en la cadena de transmisión.

Hay aproximadamente en nuestros casos, 20 años paciente diseminando la enfermedad.

RECOMENDACIONES

Realizar esta investigación a nivel nacional caracterizando los casos de lepra en edad pediátrica en Cuba en los últimos 10 años.

Analizar con los Dermatólogos territoriales

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1 - Gómez-Echeverría, J.R: Lepra Infantil. Actitud Diagnostica y de Diagnostica y de Seguimiento en un Centro de Salud Doyma Revista Vol. 10 No.01 p. 5-16.Enero 2003

2 - Gómez Echevarría, JR; Hernández Ramos, JM Mol CF: Lepra Infantil: Actitud Diagnóstica y de Seguimiento en un Centro de Salud FMC. Form Med Contin Aten Prim. 2003; 10:5-16.

3 -Marks, S. Alexander the Great, Seafaring, and the Spread of Leprosy. Journal of the History of Medicine and Allied Sciences. Vol. 57,3, pp. 285-311, 2002.

4- Programa Nacional de LEPRA MINSAP 1976.

5- Fitzpatrick, T: Tratado de Dermatología. Enfermedades por Mico bacterias 4ta edición USA, Ed, Americana 2002 (2491- 2506)

6- Gatti, C.F: Dermatología Ed. El Ateneo 12 edición 169-172 Argentina 2003.

7- Chiriboga, A. L., Dermatología Practica. Hansenosis Capitulo VIII, Ed. Institucional, Ecuador (93-109) 2005.

8- - Pueyo, C.S.; Dermatología Infantil en la Clínica Pediátrica Lepra 80-84 Ed Artes Graficas 1999.

9- Kay Show-Mei, Atlas y Sinopsis de Dermatología- Pediatrica.Ed. MC Graw- Hill. Interamericana Pag 492 494 España 2004.

10- Werthein, L.J. Lepra, Nuevas Perspectivas Rev. Cubana Hig Epidemiol. [Online]. Enero-Abril 1998 Vol. 36 No 4.

11- Zuño, Burstein A: Lepra en América Rev. Med. Exp. 2001, XVIII (1- 2).

12-Falabella, F.R.; Tratado e Dermatología 6ta edición, Colombia: Ed. Corporación para investigación biológica, 2002. 147-156

13- Gil, SR, Hernandez, GO; De Rojas, V: Programa Para el Medico de la Familia Ed Ciencias Medicas 1994.

14- Valdés Alvariño, A.; Abreu Daniel A: Actualización del Programa de Control de Lepra Rev. Cubana Hig Epidemiol. [Online]. Enero-Abril 1998 Vol. 36 No 4.

15- Weedon, D.; patología de la Piel 533-548 Capitulo 23 Infecciones por bacterias y rickettsias Ed. Marban 2002

16- Aranzazu,N.;Zerpa,O.;Acosta,L. Enfermedad de HAnsen en: Dermatología, Pautas Diagnósticas y terapéuticas, 2003 Venezuela 269-275.

17-Rajashekar TS, Singh G, Okade R., Harish MR. Afection of immunezones in leprosy; a clinico-epidemiological study. Indian Journal Lepr. 2006 Jul-Sep; 78(3):269-77.

18- Anuario Estadístico MINSAP 2002.

19- Anuario Estadístico MINSAP 2004.

20- Anuario Estadístico MINSAP 2005.

21- Gómez, JR; Lepra, Enfermedad Olvidada Situación Actual y Trabajo Sobre el Terreno. Enf. Emerg. 2005; 7(2):110-119.

22-Sahoo A, Singh PC, Pattnaik S, Singh N. Incidence of leprosy in School- children and their family members in Berhampur. : Indian J Lepr. 2002 Apr- Jun; 74(2):137-43.

23- Jain S, Reddy RG, Osmani SN, Lockwood DN, Childhood leprosy in an urban clinic, Hyderabad. India: clinical presentation and the role of household contact Lepr Rev 2000 Sept 73(3):248-53.

24- Gómez EchevarríaJR; Hernández RamosJM. Diagnóstico y Tratamiento de la Lepra. Experiencia en Brasil Piel 2001: 16: 238-247.