ARTÍCULO ORIGINAL

 

Tratamiento del acné con ácido glicirricínico

 

Dra. Edelisa Moredo Romo*, Dra. Fernanda Pastrana Fundora**, Dra. Glenys Rodríguez Torres***, Dr. Cesar R. Ramírez Albajés****

*Especialista II grado en Dermatología, Especialista I grado en Medicina General Integral, MsC en Enfermedades Infecciosas. Profesora Asistente.
** Especialista II grado en Dermatología, MsC en Enfermedades Infecciosas. Profesora Auxiliar.
*** Doctora en Medicina
**** Especialista II grado en Epidemiología, MsC en Enfermedades Infecciosas. Profesor Titular.


RESUMEN

Se desarrolló un estudio en el Servicio de Dermatología del Hospital Pediátrico Docente Juan M. Márquez de Ciudad Habana, Cuba, para evaluar la eficacia y tolerancia del ácido glicirricínico de aplicación tópica en el acné, comedoniano, acné papulopustuloso y acné noduloquistico según la clasificación vigente del Grupo Latinoamericano para el estudio del Acné. Fueron comprendidos en el estudio pacientes entre 10 y 17 años que no recibieron tratamiento en los últimos tres meses. Se le administró dos aplicaciones diarias de ácido glicirricínico por vía tópica en las áreas afectadas por el acné, este tratamiento se prolongó por un periodo de 8 semanas y se realizó una reevaluación del paciente a los 15 días a las 4 y las 8 semanas. Predominaron las formas papulopustulosa leve y la comedoniana. El 98% de los presentaron una respuesta buena al tratamiento.

Palabras clave: acné, ácido glicirricínico, tratamiento anti acnéico


 

 

INTRODUCCIÓN

El acné es una de las enfermedades más frecuentes en la edad pediátrica, se presenta en personas de todas las edades, desde la etapa de recién nacido hasta la cuarta o quinta década de la vida. La condición comienza usualmente en la pubertad y puede continuar por muchos años. Tres de cada cuatro adolescentes presentan acné hasta cierto grado, causado probablemente por cambios hormonales que estimulan las glándulas sebáceas de la piel (productoras de grasa). Las características propias del acné dependen de la edad de presentación, pero todas tienen en común, como alteración fundamental, la obstrucción y taponamiento del aparato pilo sebáceo.

El acné vulgar tiene una etiología compleja multifactorial que involucra una hiperplasia sebácea con seborrea, alteración en crecimiento y diferenciación folicular, colonización secundaria con Propionibacterium acnes y una respuesta de hipersensibilidad inmunitaria. La unidad pilosebácea es el órgano blanco, por tanto las lesiones ocurren en zonas de mayor concentración como cara, pecho y espalda donde las glándulas sebáceas son particularmente activas. La lesión primaria del acné es el microcomedón, que se desarrolla por impactación y distensión del folículo con células anormalmente descamadas y aumento de sebo por influencia de los andrógenos circulantes y por diferencias en la respuesta a andrógenos en ciertas porciones del infrainfundíbulo.1,2

Clínicamente el acné no ofrece dudas para su diagnóstico, caracterizándose por comedones o microcomedones abiertos o cerrados, pústulas, nódulos o quistes.

Existen varias clasificaciones para el acné teniendo en cuenta diferentes aspectos. El Consenso de la Academia Americana de Dermatología, en 1991 lo clasifica en acné no inflamatorio, acné inflamatorio y otras formas de acné.3 Plewig and Kligman en el 1993 plantean una clasificación cualitativa y divide el acné en grado I-IV, más recientemente la en el 2006 el grupo latinoamericano de estudio del acné lo clasifica en acné comedonico, acné pápulo-pustuloso, acné nodulo-quistico, formas especiales y variantes de acné.

El acné no se produce por suciedad, masturbación u otras actividades, pero la suciedad y la grasa en la cara pueden agravar la condición. Otros factores que incrementan las posibilidades del acné son los cambios hormonales, la exposición a condiciones climáticas extremas, estrés, piel grasa, trastornos endocrinos, algunos tumores y el uso de ciertos medicamentos (tales como cortisona, testosterona, estrógenos y otros).4

Esta enfermedad tiene gran impacto psicológico y emocional lo que desencadena muchas veces alteraciones conductuales que se ven con mayor frecuencia en el sexo femenino y que se correlacionan con la severidad del cuadro clínico.5

El acné clínico, como tal, es el que no se resuelve espontáneamente y, por el contrario, tiende a empeorar con el tiempo, pasando por estadios inflamatorios y terminando con lesiones noduloquísticas, con una duración aproximada de 8 a 12 años. Es el acné que requiere de tratamiento dermatológico.6,7

El tratamiento del acné ha sido enfocado de maneras muy disímiles, ya que lo más importante es implantar un régimen que se adapte a la vida, a las costumbres y a las actividades del paciente. Diversos algoritmos se han publicado tratando de definir una línea terapéutica y son todos discutibles. Éstos sirven en términos generales, pero debemos analizar cada caso en particular y lograr un tratamiento individual.8

En el momento actual hay una tendencia a utilizar para el tratamiento tópico del acné las formulaciones tradicionales de antaño, que fueron muy utilizadas por la medicina tradicional.

El ácido glicirricínico es un preparado cosmético producido por los laboratorios Catalysis, S.L., Madrid, España y que tiene como principios activos al extracto acuoso de ácido glicirricínico (glicirricina, GL), en una concentración de 0,1 g en 100 g de excipiente, y el de aloe vera un 5%. Una de sus propiedades básicas es su capacidad de formar espuma y su baja actividad hemolítica. La inducción de la formación de Interferón por el ácido glicirricínico provoca la activación de los macrófagos y la potenciación de sus propiedades fagocíticas y bactericidas. Los interferones ejercen una acción antivírica y antiproliferativa.

En Cuba la demanda de asistencia médica por causa de el acné es elevada y teniendo como experiencia un estudio realizado en el 2005 por la doctora Zelenkova en Eslovaquia9 donde refiere obtuvo muy buenos resultados con el empleo del ácido glicirricínico (Granex®) como tratamiento tópico en el acné, y contando además con la disponibilidad de este producto se decide realizar un estudio en nuestros pacientes para comprobar y evaluar la eficacia y tolerancia de este producto farmacéutico y evaluar grado de satisfacción de los pacientes con el empleo del ácido glicirricínico en el tratamiento tópico del acné

MÉTODOS

Se realizó un estudio exploratorio descriptivo fase IV con seguimiento de los pacientes. La investigación se desarrollo en el Servicio de Dermatología del Hospital Pediátrico Docente Juan Manuel Márquez de la Ciudad de la Habana durante el período comprendido desde diciembre del 2006 a diciembre del 2007.

Se estudiaron 125 pacientes que presentaron un acné vulgar. Se incluyeron a los pacientes que no habían recibido otros tratamientos en los últimos tres meses con edades comprendidas entre los 10 y los 17 años. Se excluyeron las formas especiales y variantes clínicas según la clasificación establecida por el Grupo Latinoamericano para el estudio del Acné (G.L.E.A). (Anexo 1) Todos los datos fueron recogidos con el consentimiento informado de los pacientes.

Los pacientes incluidos en el estudio recibieron orientaciones sobre medidas generales que incluían régimen higieno-dietético y aseo facial así como una limpieza de cutis (extracción de comedones en la cuarta y octava semana de tratamiento).

El preparado farmacéutico utilizado ácido glicirricínico (Granex®, Laboratorios Catalysis, S.L., Madrid, España) se aplicó por vía tópica 2 veces al día en las áreas afectadas por un periodo de 8 semanas, el paciente fue reevaluado a los 15 días de iniciado el tratamiento, a las 4 y a las 8 semanas. Todos los pacientes fueron fotografiados al inicio y al final del tratamiento. (Anexo 2)

RESULTADOS

Del total de pacientes tratados 75 pertenecieron al sexo femenino para un 60% y 50 al sexo masculino para un 40% lo que evidenció un discreto predominio de las a favor de las hembras.

El mayor número de pacientes que asistieron a consulta fue del color de la piel blanca. La piel negra representaba solo el 9,6% del total. (Gráfico 1)

En relación con la edad se puede apreciar que el mayor número de pacientes estaba entre las edades comprendidas entre 14 y 17 años. Es de destacar que en el grupo entre 10 y 13 años que presento 42 casos 5 de ellos tenían 10 años. (Grafico 2)

Al clasificar los pacientes según los criterios del G.L.E.A encontramos que predominaron aquellos que presentaron un acné papulo-pustuloso en su variante leve y el acné comedoniano. (Tabla 1).

Al analizar el compromiso psicológico de los pacientes se observa que el 100 % de los pacientes incluidos en el estudio presentaban algún grado de afectación. Se precisó que el 69 % de los pacientes presentó un compromiso psicológico moderado, el 23% un compromiso leve y solo el 8% manifestaba elemento que permitían clasificarlos como compromiso severo. (Gráfico 3)



Uno de los criterios de inclusión tenidos en cuenta para la investigación fue no haber recibido tratamientos previos en los últimos tres meses, observándose que el 83 % refirió no haber recibido tratamientos previos para el acné, mientras que el 17 % dijo haber recibido tratamiento con anterioridad (mayor de 3 meses) pero sin resultados satisfactorios.

De los pacientes tratados con el acido glicirricínico tópico (Granex®, Laboratorios Catalysis, S.L., Madrid, España), solo 1 presentó reacción adversa al medicamento, caracterizada por una reacción alérgica, con eritema intenso, edema y vesículas (se confirmó mediante test de contacto específico), que obligaron al paciente a abandonar el tratamiento. Otras reacciones como el eritema ligero, el incremento de comedones abiertos y descamación de leve a moderada en las 2 primeras semanas de tratamiento se presentaron en el 21% de los pacientes. En estos casos no fue necesario interrumpir el tratamiento. (Tabla 2)

En cuanto a la evaluación del efecto terapéutico del medicamento en los pacientes, encontramos que los resultados clínicos con la aplicación tópica del Granex® resultó excelente en el 18,5 % de los pacientes, muy bueno en el 46,8 %, bueno en el 33,1 %. Solo 2 pacientes no presentaron cambios significativos desde el punto de vista clínico y 1 paciente presentó agravamiento del cuadro. (tabla 3)

Cuando analizamos el grado de satisfacción expresado por los pacientes en relación con el uso del medicamento se obtuvo que 88 pacientes se mostraron muy satisfechos con los resultados obtenidos para un 71 %, 30 dijeron sentirse satisfechos para el 24 % y solo 6 pacientes expresaron sentirse medianamente satisfechos para el 5 %.

DISCUSIÓN

Aunque las cifras no traducen una diferencia importante entre hembras y varones algunos autores consideran que es más frecuente en las mujeres.10 Esto pudiera guardar relación con la idiosincrasia de nuestro país porque el número de pacientes que acuden a nuestras consultas en busca de ayuda para afecciones estéticas es superior en el sexo femenino. Otros estudios reflejan lo contrario.11

En relación con el color de la piel, predominó color de piel blanca. Desde 1908 Fox determino que el acné aparecía en el 7,4% de la población caucásica y en el 4,6% de la negra, siendo también para él, el diagnóstico más frecuente en la población blanca. Esto coincide con lo planteado en la literatura por Benjamín Martínez y otros que consideran que los caucásicos son más vulnerables a esta entidad; 11,12 sin embargo en Perú predomina en el fototipo IV. 10

Aunque en nuestro estudio la edad predominante fue entre 14 y 17 años, estas cifras coinciden con la literatura mundial. El acné es más frecuente en la etapa de la pubertad, a partir de los 11 o 12 años;13 pero existen pacientes más precoces y acné en prácticamente todas las edades de la vida (neonato, lactante, escolar, adolescente, adulto joven y adulto mayor inclusive, y en hombres, hasta un 3% puede persistir durante toda la vida. 11,14

La forma leve del acné pápulo-pustuloso fue la que mayor número de paciente presentó, seguido del acné comedoniano por lo se puede suponer que esto guarda relación con los criterios de inclusión tenidos en cuenta para nuestra investigación, así como que son precisamente la forma precomedoniana y comedoniana las primeras manifestaciones de acné en el adolescente y que un porciento considerable de nuestros paciente era virgen de tratamiento. Estos resultados coinciden con los encontrados por la Doctora López Marquet donde en su estudio predomino también los pacientes afectados por los grados I, II, III del acné que se corresponden con los encontrados en el presente trabajo.15

Al realizar el análisis sobre el compromiso psicológicos de los paciente incluidos en el estudio se pudo apreciar que el 100% tenía algún grado de compromiso de la esfera psicológica, lo que suponemos haya sido el motivo fundamental que los llevara a consultar al dermatólogo para recibir ayuda profesional buscando la mejoría clínica. El acné presenta una repercusión psicosocial importante en el paciente afectado, ya que las lesiones no pueden ser ocultadas bajo la ropa, y la aparición en público crea frustración y pérdida de la autoestima. Por ello es importante dar un tratamiento oportuno y adecuado con el fin de prevenir efectos negativos en la vida social y personal del paciente.

Al revisar la literatura internacional sobre psiquis y acné se encontró que en un porciento considerable de los pacientes afectados por esta enfermedad su grado de compromiso psicológico empeoraba en relación al grado de acné que presentaba. 5,16 Aunque otros estudios aseguran que la severidad dermatológica no coincide con la insatisfacción sobre su apariencia, el efecto del acné sobre su imagen parece ser el indicador más sensitivo del impacto psicosocial en una relación interpersonal, escolar o laboral. 17

Por todo lo anterior concluimos que el ácido glicirricínico demostró ser eficaz en el acné comedoniano, y el pápulo-pustuloso en sus variantes leve moderada y severo. Por su fácil aplicación, aceptación cosmetología, escasas reacciones adversas, y buena tolerancia el producto tiene gran aceptación entre los pacientes.

El acné sigue siendo una afección con gran compromiso de la esfera psicológica en el paciente adolescente


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Herane MI. Actualización Terapéutica en el acné. Dermatol Pediatr Lat. Vol 3 No.1, Enero-Abril 2005.

2- Thiboutot D, Knaggs H, Gilliland K, Hagari S. activity of type 1 5-A reductase is greater in the follicular infrainfundibulum compared with the epidermis. Br J Dermatol 1997;136:38-42.

3- Pochi PE, Salita AR, Strauss JJ, Webster SB, Cunliffe WJ, Katz HI, et al. Reporto f the Consensus Conference on Acne Classification. Washington, D.C; March 24 and 25, 1990 J Am Acad Dermatol 1991:24:495-500.

4- Habif TP. Acne, Rosacea, and Related Disorders. In: Clinical Dermatology. 4th ed. Mosby, Inc., 2004; 162-194.

5- Kan JK,Vasey K, Fung K. Beliefs and perception of patients with acne. J Am Acad Dermatol2001;44:439-45.

6- Cunliffe WJ, Gollnick HPM. Características clínicas del acné. En Dunits M (Ed): Acné diagnóstico y tratamiento. 1ra edición. Londres: The Livery Hause de Argentina; 2001. pág.53-72.

7- Velásquez N. Acné neonatal infantil y juvenil. Temas seleccionados de Dermatología Pediátrica. Asociación Colombiana de Dermatología Pediátrica. Editorial Ediciones médicas latinoaméricanas S.A (EML). Pág.295-301. 2005.

8- Gollnick H, Cunliffe W, Berson D, Dreno B, Finlay A, Leyden JJ et al. Management of Acne. A report from a global alliance to improve outcomes in acne. J Am Acad Dermatol 2003; 49:S1-38.

9- Zelenková H. Clinical study of Granex in the treatment of the acné vulagaris. Pilot study performet for de company catalysis. Ed. Madrid, 2005.

10- Sendy Solórzano; Guillermo Contreras; Cesar Pérez: Aspectos Epidemiológicos y Percepciones del Acné Vulgar en Escolares de Secundaria del Cono Sur de Lima Perú. Folia Dermatol. V 6 n 3. Lima Set / Dic 2005 ISSN 1029 - 1733).

11- Larralde M. 2do Curso Online de dermatología pediátrica (MILD) Sept / dic. 2006. Disponible en: http://www.intraned.net , (Visitado El 3 de Dic del 2007).

12- Taylor SC, Cook Bolden F,Rahman Z, Strachan D, Acne Vulgaris in skin of color J Am Dermatol 2002; 46: S98 S106).

13- Cabrera Hugo N, Gatti Carlos F, Dermatología en Dermatosis Topográficas. Ed El Ateneo. Buenos Aires. 2003; Pag 419.

14- Pueyo ST; Valverde R. Dermatología Neonatal. Ed. El Autor, Buenos Aires.2005;p.178.

15- López AD; Castillo MD; Díaz de Villegas E; Sabatés M; García LG. Peeling Químico Superficial con ácido tricloacético en Acné Juvenil grado I, II,y III. Rev. Folia Dermatológica Cubana. Vol 1(2),2007. Disponible en http://bvs.sld.cu/revistas/ (visitado el 5 mayo del 2007).

16- Polenghi MM, Zizak S, Molinari E. Emotions and acne. Dermatol Psychosom. 2002; 3:20-5.

17- Tan JK, Vasey K, Fung KY. Beliefs and perceptions of patients with acne. J Am Acad Dermatol. 2001; 44:439-45.

 

 

Dra. Edelisa Moredo Romo. Hospital Juan Manuel Márquez. Ciudad habana. edelisa.moredo@infomed.sld.cu