ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN

 

Manejo multidisciplinario de la Dermatitis atópica en el Hospital Pediátrico Docente de San Miguel del Padrón

 

 

Maryla González GorrínI; Sixta María Varela VillalobosII ; Rafael Arocha RodríguezIII

I Especialista de I Grado en Dermatología; Profesora auxiliar. Hospital Pediátrico Docente de San Miguel del Padrón, Ciudad Habana, Cuba. maryla@infomed.sld.cu
II Especialista de I Grado en Dermatología. Instructor. Hospital Clinicoquirúrgico de 10 de Octubre, Ciudad Habana, Cuba.
III Especialista de II Grado en Medicina Interna. Profesor Auxiliar. Hospital Clinicoquirúrgico de 10 de Octubre, Ciudad Habana, Cuba.

 

 


RESUMEN

En los últimos años la Dermatitis atópica ha constituido una de las primeras causas de motivo de consulta en el Hospital Pediátrico Docente San Miguel del Padrón. En reiteradas ocasiones los pacientes solo son tratados por los dermatólogos, sin tener en cuenta que en ocasiones requieren de un manejo multidisciplinario para un mejor control de su enfermedad. Se realizó un estudio retrospectivo para determinar la importancia del enfoque multidisciplinario en el manejo de pacientes con Dermatitis atópica de dicho Hospital, en el período de Enero/2007 a Diciembre/2008. El universo estuvo constituido por los 392 pacientes que acudieron a consulta de Dermatología con diagnóstico de Dermatitis atópica, a los cuales se les confeccionó una historia clínica ambulatoria. Todos los datos obtenidos fueron procesados y se aplicó el método estadístico del cálculo de porcientos. Se obtuvo como resultados que más de la mitad de los pacientes presentaban otras manifestaciones dermatológicas asociadas con esta enfermedad. El mayor número de los casos no había recibido seguimiento por su área de salud, siendo los corticoides tópicos y sistémicos los tratamientos que más se habían empleado en estos pacientes.

Palabras clave: Dermatitis atópica, manejo multidisciplinario.


 

 

INTRODUCCIÓN

El término de Dermatitis atópica fue introducido hace más de cincuenta años por Wise y Sulzberger, quienes intentaban establecer una unidad nosológica para los múltiples eccemas que estaban dispersos en la literatura.1-3

En la actualidad se define como una enfermedad inflamatoria de la piel, crónica recidivante; de comienzo generalmente en la infancia, caracterizada por lesiones de morfología y distribución específica según la edad, altamente pruriginosas, de etiología no bien definida, que se asocia con frecuencia con un aumento de los niveles séricos de IgE y antecedentes personales o familiares de atopia.1,3,4

En el 95 % de los casos las alteraciones cutáneas aparecen antes de los 5 años.1

Dentro de las lesiones que pueden presentar los enfermos con dermatitis atópica podemos encontrar pápulas eritematosas, de pequeño tamaño y forma redondeada, placas eritematovesiculosas, con exudación, costras y descamación, así como placas de liquenificación y excoriaciones. Existen además otras manifestaciones clínicas que se asocian con la dermatitis atópica, y que pueden presentarse en muchas ocasiones de forma individual. Dentro de estas se incluyen la pitiriasis alba, queilitis descamativa, prúrigo simple, eccema numular, neurodermitis crónica circunscrita, entre otras.4-6

Las formas clínicas típicas son: la dermatitis atópica del lactante, que se inicia a partir de los tres meses hasta los 2 años, la infantil que incluye las edades entre los 2-12 años, y la de los adolescentes y adultos que se presenta a partir de los 12 años.4,6-9

En cuanto al tratamiento este debe ser particularizado para cada paciente. No existe en el momento actual una terapéutica curativa definitiva para esta afección. Las medidas higiénicas generales son básicas para conseguir disminuir la incidencia de brotes de lesiones.1,4

Dentro del tratamiento sistémico se encuentran los antihistamínicos para el control del prurito, así como los inmunorreguladores como la Ciclosporina, la azatioprina, que se utilizan sólo en los casos muy graves y preferiblemente en adultos.1,7

En cuanto al tratamiento tópico, los corticoides son eficaces para controlar la enfermedad por su efecto antiinflamatorio e inmunosupresor. Los inmunomoduladores tópicos son válidos para el tratamiento de la Dermatitis atópica y dentro de ellos tenemos el Tacrolimus ung. 0,03 % al 0,1 % y Pimecrolimus 1 % crema. Estas drogas se utilizan en mayores de 2 años por corto tiempo o de forma intermitente en los cuadros clínicos moderados o graves.1,4,9,10

Otras terapéuticas son PUVA terapia y la radiación ultravioleta de onda larga, siendo muy eficaz para los casos severos y preferiblemente en adultos.7

Al ser la Dermatitis atópica una dermatosis crónica, de gran prevalencia y difícil manejo, para el control adecuado de los pacientes que la padecen es imprescindible una correcta colaboración entre los dermatólogos, pediatras, alergólogos y médicos de atención primaria.1,3,5

Atendiendo a que en los últimos años la Dermatitis atópica ha constituido una de las primeras causas de motivo de consulta en el Hospital Pediátrico Docente San Miguel del Padrón, nos propusimos realizar este estudio con el objetivo de determinar la importancia del enfoque multidisciplinario en el manejo de esta enfermedad, así como caracterizar a los pacientes que acudieron con este diagnostico a dicho hospital, en el período de Enero de 2007 a Diciembre de 2008, y precisar el tratamiento y seguimiento que habían recibido previamente estos pacientes.

 

MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo de los pacientes con diagnóstico de Dermatitis atópica que acudieron a la consulta de Dermatología del Hospital Pediátrico Docente San Miguel del Padrón, en el período comprendido de Enero/2007 a Diciembre/2008, ambos incluidos.

El universo estuvo constituido por los 392 pacientes que acudieron a dicha consulta con diagnostico de Dermatitis atópica en ese período de tiempo.

A todos los pacientes se les confeccionó una historia clínica ambulatoria y se les realizó un examen físico completo.

Los pacientes fueron caracterizados según edad, sexo, etapa de la dermatitis atópica en que se encontraban, presencia de otras manifestaciones clínicas asociadas, sí tenían seguimiento por su área de salud y tratamiento previo recibido.

Para el análisis de las variables estudiadas, los datos obtenidos de las historias clínicas fueron recogidos en una planilla y posteriormente introducidos en una base de datos.

Desde el punto de vista estadístico se realizó cálculo de porcientos, cálculo de medias y desviación estándar.

Finalmente se arribó a conclusiones y los resultados se muestran en forma de tablas.

 

RESULTADOS

En la tabla 1 se puede observar que en el estudio predominaron los pacientes con Dermatitis atópica infantil con 185 casos, que representaron el 47,2 % del total.


Hubo un discreto predominio de los pacientes del sexo masculino con 198 pacientes, que representan el 50,5 % del total de casos, como se puede apreciar en la tabla 2.


El promedio de edad de los pacientes fue de 5.2, con una desviación estándar de 1.8.

Según la tabla 3 dentro de las manifestaciones clínicas asociadas a la Dermatitis atópica que se observaron con más frecuencia en los pacientes estudiados se encuentran la Pitiriasis alba, presente en 159 pacientes, para un 40,6 %, seguido por el prúrigo por picaduras de insectos en 108 casos, para un 27,6 %.


Como se aprecia en la tabla 4 predominaron los pacientes que no tenían ningún seguimiento por su área de salud, los que representaban el 47,2 %, seguidos por los que tenían seguimiento por el dermatólogo del área con 111 pacientes, para un 28,5 %. Es importante señalar que los 88 casos que llevaban seguimiento por el pediatra del área eran por ser niños menores de un año, los que también estaban incluidos dentro de los que llevaban seguimiento por el médico de familia.


En la tabla 5 se puede observar como solo en el 24,5 % de los pacientes se habían aplicado medidas higiénicas generales, mientras que 232 habían recibido tratamiento con algún corticoide tópico, los que representaban el 59,2 % del total, y 198 con corticoides sistémicos, para un 50,5 %.

 

DISCUSIÓN

Este predominio de los pacientes en la etapa infantil de la Dermatitis atópica en nuestro hospital, así como el promedio de edad de los mismos, coincide con lo reportado en la literatura, donde se plantea que en el 80-90% de los casos las alteraciones cutáneas se presentan alrededor de los 5 años.1,2,4,6

Con respecto al sexo los resultados coinciden con la literatura revisada, donde se reporta que esta enfermedad se presenta por igual en ambos sexos.1,4,5

En cuanto a las otras manifestaciones clínicas que se encontraron en los pacientes del estudio, se reporta en la literatura que las mismas pueden observarse con frecuencia en enfermos con manifestaciones de dermatitis atópica y que siempre en los pacientes que la padecen se pueden detectar antecedentes personales y/o familiares de atopia.1-3

En cuanto al tratamiento en la literatura revisada se reporta que en los niños con Dermatitis atópica los corticoides sistémicos se pueden emplear pero con grandes limitaciones, no utilizándolos en aquellos casos que requieran tratamiento prolongado, y evaluando los efectos secundarios que se pueden presentar con el uso de los mismos. Con respecto a los corticoides tópicos se deben utilizar los de baja potencia y no por períodos prolongados.1,3,5,7

Atendiendo a ello y a las dificultades observadas en este estudio se hace necesario el desarrollo de acciones de retroalimentación con pediatras, alergólogos y médicos de la familia con respecto a esta enfermedad y su tratamiento.

Con respecto al seguimiento de estos pacientes, aunque el dermatólogo es fundamental en el diagnóstico inicial de la Dermatitis atópica, así como en el control del tratamiento de los casos moderados y severos, la mayoría de los pacientes pueden ser controlados periódicamente por los médicos de atención primaria y pediatras, siempre en estrecha relación con el dermatólogo del área y los otros niveles de atención médica.1,11,12

Podemos concluir que en este estudio predominaron los pacientes con Dermatitis atópica infantil, no presentándose diferencias significativas con respecto al sexo, y encontrándose como manifestaciones clínicas asociadas más frecuentes la pitiriasis alba y el prúrigo.

En la mayoría de los casos los pacientes no había recibido ningún seguimiento por el área y un elevado número de ellos habían recibido tratamiento con corticoides tópicos y/o sistémicos, indicándose en muy pocos pacientes las medidas higiénicas generales.

Por todo ello sugerimos estrechar más aún los vínculos entre los diferentes niveles de atención médica, con el fin de lograr un manejo multidisciplinario de los pacientes en edad pediátrica con Dermatitis atópica.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Lázaro Ochaita P, Longo Imedio I, Huerta Brogeras M. ¿Dermatits atópica? 100 preguntas más frecuentes. Editores Médicos S.A. Madrid. 2004

2. Schultz-Larsen F, Hanifin J. Epidemiology of atopic dermatitis. Immunol Allergy Clin North Am. 2002 Feb;22(1):77-84.

3. Miñano Medrano R. Dermatitis atópica. Lázaro Ochaita P. En Dermatología. Texto y atlas. 3ra. edición. Madrid. 2003:261-76.

4. Valdés Miranda V. Dermatitis y eritema multiforme. Manzur J, Díaz Almeida J, Cortés M. En Dermatología. Editorial Ciencias Médicas, La Habana. 2002:76-77.

5. Cáceres Ríos H, Ballona Chambergo R, León Lozano M. Dermatitis Atópica. Pediátrica. Perú. 2002;4(3):16-32.

6. Fitzpatrick T, Allen R, Wolff K, Polano M. Color Atlas and synopsis of clinical Dermatology. [CD-ROM] Copyright: Editorial Mc Grow-Hill Company. 2004.

7. Odom R, William D, Berger T. Dermatitis Atópica, eczema e inmunodeficiencia no infecciosa. En: Andrews. Dermatología Clínica. Editorial Morby, Madrid. 2004:69-76.

8. Morfin MB. Dermatitis Atópica, fisiopatogenia, cuadro clínico y diagnóstico. Rev Alerg Asma Inmunol Pediatr. 2001;10(1):12-14.

9. Vásquez JA. Dermatitis atópica. MEDUNAB 2002;5(14):121-132

10. Ballona R. Inmunomodulación e inmunomoduladores tópicos: a propósito de los inhibidores de la calcineurina. Dermatol Pediat Lat (Perú) 2005;3(2):171-76.

11. Chamlin S, Frieden II, Williams M, Chren M. Effects of atopic dermatitis on young American children and their families Pediatrics. 2004;114:607-1.

12. Ben-Gashir MA, Seed PT, Hay RJ. Quality of life and disease severity are correlated in children with atopic dermatitis. Br J Dermatol. 2004;150:284-90.