PRESENTACIÓN DE CASOS

 

Dermatitis seborreica severa en un paciente con enfermo de sida

 

 

Dinorah de la Caridad Oliva Venereo I; Clarivel Saavedra Ramírez II; Orlando González Pérez III; Arturo Luís Viñas Martínez IV; Caridad De la Torre Silva V

I Especialista de I Grado en Medicina Interna. Asistente. Máster en Enfermedades Infecciosas. Hospital Clínico-Quirúrgico Docente "Enrique Cabrera", Ciudad Habana, Cuba.
II Especialista de I Grado en Dermatología. Asistente. Máster en Sexualidad. Hospital Clínico-Quirúrgico Docente "Enrique Cabrera", Ciudad Habana, Cuba.
III Especialista de I Grado en Dermatología y en Medicina General Integral. Asistente. Hospital Docente "Enrique Cabrera", Ciudad Habana, Cuba.
IV Especialista de I Grado en Medicina Interna. Profesor Auxiliar. Hospital Clínico-Quirúrgico Docente "Enrique Cabrera", Ciudad Habana, Cuba. E-mail: arturo.vinas@infomed.sld.cu

V Especialista de I Grado en Medicina. Asistente. Hospital Clínico-Quirúrgico Docente "Enrique Cabrera", Ciudad Habana, Cuba.

 

 


RESUMEN

La Dermatitis Seborreica es de las manifestaciones cutáneas mas frecuentes de la infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). Se estudió un paciente masculino de 37 años que ingresa con un cuadro de Neumonía Extrahospitalaria constatándose al examen físico la presencia de lesiones de Dermatitis Seborreica muy extensa con gran componente inflamatorio, lo cual hizo sospechar una condición de inmunodeficiencia. Se realizó estudio de ELISA y Western Blot para VIH que resultaron positivos y el conteo de linfocitos T-CD4 resultó en 305 x mm3.

Palabras clave: Dermatitis Seborreica, Virus de la Inmunodeficiencia Humana, Síndrome de Inmunodeficiencia Humana.


 

 

INTRODUCCIÓN

La Dermatitis Seborreica es un eczema crónico descrito por primera vez por Unna en 1887, que afecta regiones cutáneas con un elevado número de glándulas sebáceas.1 Se estima que su prevalencia es del 5 % y afecta a los hombres con mayor frecuencia.1 Las lesiones se caracterizan por erupción en placas eritemato-escamosas, a menudo marginadas y cubiertas por escamas untuosas que asientan en los surcos nasogenianos, cejas, zonas de la barba, cuero cabelludo, región retroauricular, cara anterior de tórax, axilas e ingles.1,2 Su patogenia no está completamente aclarada planteándose una estrecha relación entre la producción de sebo y la levadura Malassezia furfur.3 En los últimos años la literatura recoge cada vez más la asociación de la Dermatitis Seborreica con el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) planteándose por la mayoría de los autores, que en estos pacientes las lesiones son habitualmente más severas, difíciles de diagnosticar y de tratar.4,5


PRESENTACIÓN DEL CASO

Se presenta un caso de un paciente masculino de 37 años, de color de la piel blanca, HSH como orientación sexual (hombre sexo con hombre), con antecedentes de salud aparente, que ingresa en el servicio de Medicina Interna de nuestro centro por un cuadro de Neumonía Bacteriana adquirida en la comunidad y múltiples lesiones cutáneas, solicitándose por esta razón ínter consulta con Dermatología.

Al examen físico dermatológico llamó la atención, la presencia de múltiples lesiones en placas eritemato-escamosas, escamas estas blanco amarillentas de aspecto oleoso, acompañadas de gran inflamación, que se localizan en cuero cabelludo, cara y tórax (Figs. 1 y 2), clínicamente compatibles con Dermatitis Seborreica de expresividad muy acentuada. Se indica entonces tratamientos tópicos con crema de ketoconazol al 2 %, 2 aplicaciones diarias y lavado diario del cuero cabelludo con champú de brea, adicionándosele a la semana debido a la no mejoría del cuadro clínico, el acetónido de triamcinolona en crema al 0,1 % unida al ketoconazol obteniéndose a los 15 días de tratamiento una discreta mejoría. Ante la expresión del cuadro clínico y lo tórpido de la evolución se sospecha que el paciente era portador de un estado de inmunodeficiencia por lo que se indica Test de ELISA para VIH y Western-Blot los que resultan positivos, además de conteo de linfocitos T-CD4, resultando estos en cifras 305 x mm3 Justificando todo el comportamiento de la Dermatitis Seborreica, diagnóstico dermatológico definitivo.

 

DISCUSIÓN

La Dermatitis Seborreica es el trastorno cutáneo más frecuente en los pacientes VIH positivos alcanzando una incidencia de hasta 85 % y se observa en todos los estadios de la enfermedad.1,6 En estos pacientes los hallazgos clínicos tienden a ser mas graves: es decir la expresividad de la enfermedad es más intensa, extensa y con mayor componente inflamatorio, el inicio puede ser más brusco, con grandes placas faciales.6,7,8 También es característico su difícil control con el tratamiento convencional.8 La presencia de Dermatitis Seborreica es considerada un marcador temprano de la tendencia evolutiva de la infección por VIH y generalmente aparece cuando los recuentos de linfocitos CD4 son inferiores a 400/mm3 es decir cuanto más severa es la inmunodepresión.9

En relación con el caso presentado, fue precisamente la presencia de lesiones con una expresividad clínica marcadamente intensa y un componente inflamatorio importante, que mejoraban poco con la terapéutica indicada, lo que nos hizo sospechar la infección por el VIH en el paciente.

Teniendo en cuenta que cada día se diagnostican nuevos casos del Síndrome de Inmunodeficiencia adquirida y que el comportamiento de la Dermatitis Seborreica en estos pacientes difiere de la forma clásica de la enfermedad siendo esta mas extensa y grave, debemos pensar en una infección por el VIH en pacientes con cuadros dermatológicos similares al caso presentado, incluso sin infecciones aparentes en otros órganos.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

1. Fritsch P, Reider N. Otras erupciones eczematosas. En: Bolognia J L. Editor: Dermatología. España: Elsevier. 2004: 215-218.

2. Goodheart, Herbert P. Goodheart´s photoguide of common skin disorders.  2nd ed.  Lippincot Williams & Wilkins Philadelphia  USA 2003:384

3. Florell SR, Krueger GG, Egan CA. Keratoderma Blennorrhagicum. N Engl J Med. [Revista on line] 2003 Dec 11[acceso 20 de agosto de 2008]; 349(24) Disponible en: http://content.nejm.org/cgi/reprint/349/24/2367.pdf

4. Martínez SO, Cáceres P, Cadena LM. Manifestaciones dermatológicas que permiten sospechar SIDA. MEDUNAB [Revista on line] 2002; [acceso 24de agosto de 2008] 5(14). Disponible en: http://web.unab.ed.co/editorialunab/revistas/medunab/pdfs/r514_rt_r5.pdf

5. Marino CT, McDonald E, Romano JF. Seborrheic dermatitis in acquired immunodeficiency syndrome. Cutis 1991;48:217-218.

6. Johnson, R. Cutaneous manifestations of human immunoideficiency virus disease. In Fitzpatrick's. Dermatology in General Medicine. 6th ed. Mc Graw Hill, USA , 2003:1198.

7. Abreu, A y Lovio Z. Enfermedades de transmisión sexual. En Manzur J, Díaz J, Cortes M. Dermatología. Editorial Ciencias Médicas, La Habana. 2002:231-232.

8. Santana J A, Hernández B I, Díaz de la Rocha A, Martínez I, Negrín L. Manifestaciones dermatológicas en pacientes con SIDA. Rev Cubana Med Gen Integr  [revista on line]. 2000  Jun [citado 2008  Jul  01]; 16(3):277-280. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S086421252000000300011&lng=es&nrm=iso

9. Nnoruka EN, Chukwuka JC, Anisuiba B. Correlation of mucocutaneous manifestations of HIV/AIDS infection with CD4 counts and disease progression. Int J Dermatol. 2007 Oct;46(2):14-8.