ARTICULOS ORIGINALES

 

 

Minicampaña de Fotoeducación. Estado Táchira, Venezuela. 2007

 

 

Olaine R. Gray Lovio I, Orelys Díaz González II, Paula R. Jiménez Reyes III, María Del Rosario Abreu IV

I Especialista de II Grado en Dermatología, Especialista de I grado en Medicina General Integral, Máster en Enfermedades Infecciosas, Instructora. Misión Médica «Barrio Adentro», Estado Táchira Venezuela.
II Especialista de I Grado en Medicina Interna, Especialista de I grado en Medicina General Integral, Máster en Urgencias Médicas, Instructor. Misión Médica «Barrio Adentro», Estado Táchira Venezuela.
III Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Misión Médica «Barrio Adentro», Estado Táchira Venezuela.
IV Especialista en Bioestadística. Profesora auxiliar. Investigadora.

 

 


RESUMEN

Se realizó una minicampaña médica de Fotoeducación en Táriba, Estado Táchira, Venezuela. Se encuestaron 300 personas sobre el tema de Fotodaño y Fotoprotección, se realizaron charlas educativas en grupos de aproximadamente 30 a 40 personas, para lo cual el personal de salud que nos apoyó recibió una preparación convirtiéndose en fotoeducadores.

La mayoría de los encuestados: 241 para un 80,3 % fueron mujeres entre 35 y 44 años de edad con 93 personas para un 31%, seguidos del grupo 45 a 54 con 64 personas para un 21,3%. Las personas con nivel cultural bachiller predominaron: 111 para un 37%, también las ocupaciones no fotoexpuestas que registran 218 (72,7%) fundamentalmente amas de casa. Según clasificación de Fitzpatrick, el mayor número estuvo representado en el fototipo II, 89 personas para un 29,7%, seguido del fototipo III con 76 (25,3%). Acerca del nivel de información sobre efectos perjudiciales del exceso de sol en la piel: 261 personas (87%), conocen sobre esto, relacionándolo fundamentalmente con el Cáncer Cutáneo: 128 para un 42,7 %. Así mismo la mayoría conocen alguna medida de fotoprotección 261 para un 79%, pero sólo 98 (37,6%) se protegen de alguna forma. El 51% de la población encuestada 133 personas, conoció sobre esto entre los 20 y 29 años de edad y en su mayoría a través de la televisión: 155 para un 59,4%.

Palabras clave: Fotoeducación, Fotodaño, Fotoprotección


 

 

INTRODUCCIÓN

El Sol fuente principal de la vida en nuestro planeta puede en exceso dañar la piel del ser humano. 1- 3

El espectro electromagnético comprende la Radiación ultravioleta (RUV) que se subdivide en Radiación ultravioleta de onda corta (RUVC), Radiación ultravioleta de onda media (RUVB), Radiación ultravioleta de onda larga (RUVA) y es la que, fundamentalmente, puede generar efectos agudos, desde Eritema Cutáneo hasta Quemaduras y crónicos, como el Fotoenvejecimiento y el Cáncer Cutáneo (CC), que en la actualidad es el cáncer más frecuente en el ser humano.4 -7

El espectro de radiación solar es filtrado principalmente a nivel de la capa de ozono llegando sólo 2/3 a la Tierra. Compuestos como los clorofluorocarbonados, óxido nítrico y otros lo han estado depletando por lo que las radiaciones de onda más corta dejan de ser filtradas y llegan en mayor cantidad a nuestro planeta, lo que trae serios efectos sobre la humanidad y el ecosistema.1

El aumento actual de la incidencia del CC es consecuencia de la agresividad del medio ambiente contra la piel pero también de un estilo de vida con nuevos patrones donde el bronceado se ha impuesto como canon de belleza en una población cada día más longeva.1

Nos corresponde a los dermatólogos de hoy dar continuidad al tema de FOTODAÑO que no es más que el daño en el ser humano por acción de las radiaciones solares y trabajar en la FOTOEDUCACION, concepto clave en el trabajo de prevención del cáncer cutáneo donde enseñamos a poner en práctica una relación saludable con el sol ya que no se trata de vivir sin sol sino de aprender a convivir con el recibiendo sus beneficios y minimizando los daños, para lo que es necesario Fotoprotegerse. Una forma de contribuir a esto es la realización de campañas como esta. 8

Objetivos

Describir el nivel de información sobre Fotodaño y Fotoprotección en la población encuestada

Objetivos específicos:

1. Caracterizar la población según algunas características epidemiológicas.

2. Describir el nivel de información de la población encuestada sobre Fotodaño y Fotoprotección.

3. Mencionar la edad a la que tuvo información por primera vez sobre el fotodaño y fotoprotección y la fuente de obtención de la misma.

MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo. A todas las personas incluidas en el estudio se les solicito su consentimiento. Se realizó una Minicampaña de Salud en Táriba, Estado Táchira, con la participación de 2 Médicos, los cuales trabajaron como fotoeducadores después de haber recibido la capacitación. La difusión de la Campaña se realizó a través de los Comités de Salud, participaron 300 personas, que en grupos de aproximadamente 30 a 40 se encuestaron y brindo información a través de charlas educativas. Se brindó asistencia médica especializada a las personas que presentaban alguna afección dermatológica. Se resumieron los resultados en tablas simples y de doble entrada los cuales se presentan en frecuencias absolutas y relativas. Se graficaron los elementos para la presentación en tablas y gráficos utilizando el sistema EXCEL.

 

RESULTADOS

Predominó el sexo femenino con 241 personas para un 80,3% y el rango de edades entre 35 a 44 años con 93 personas para un 31% del total. (Tabla 1)

Las personas con nivel de escolaridad bachiller ocuparon el primer lugar con 111 personas para un 37%.(Tabla 2)

Las ocupaciones no foto-expuestas (Tabla 3), fueron el mayor número con 218 personas para un 72,7%. Estas fueron estratificadas en: 76 amas de casa para un 25,3%, 41 estudiantes para un 13,6%, 32 jubilados para un 10,7%. (Gráfico 1)

El Fototipo II con 89 personas para un 29,7% del total, seguido del Fototipo III con 76 personas para un 25,3% del total fueron los más representados. (Tabla 4)

Al analizar el nivel de información sobre los efectos perjudiciales del exceso de sol, encontramos 261 personas, el 87%, que si lo conocían y 101 para un 38,7% establecen la relación entre el exceso de sol y el cáncer cutáneo, 47 para un 18% expresan que produce quemaduras, 27 para un 10,3% manifiestan que produce cáncer cutáneo y quemaduras, 27 para un 10,3% no saben o están errados en las afectaciones que produce. Tenemos un grupo de personas que no conocen los efectos perjudiciales del exceso de sol: 66 para un 22%. (Tablas 5 y 6)

La medida de fotoprotección más conocida es el uso de protectores solares, lo que refieren 148 personas para un 56,7%, mientras que 79 personas (30,4%) no conocen ninguna. Asimismo sólo 98 personas se protegen de alguna forma para un 37,6%. (Tabla 7)

El rango de edades en el que mayor número de personas conoció sobre los efectos dañinos del exceso de sol fue el de 20 a 29 años de edad con 133 personas para un 51%; el 31% (81 encuestados) entre los 10 a 19 años de edad. (Tabla 8)

Las Fuentes de información o vías por la que las personas conocieron sobre lo anterior fue mayormente por la Televisión (TV), 72 personas para un 27,6 % y 42 para un 16, 1 % por la prensa escrita. (Tabla 9)

DISCUSIÓN

Los hombres son más reacios a participar en actividades de salud y a acudir a los servicios médicos cuando no se sienten enfermos, nuestro estudio se realizó a través de una minicampaña donde se convocó a personas para medir nivel de información sobre el tema por ello era esperado el predominio del sexo femenino comportamiento similar a lo reflejado en la literatura. También la edad fue un parámetro que coincidió con lo reportado en los estudios revisados.8,9

Bachiller fue el nivel de escolaridad más representado, lo que no coincide con lo expuesto en la literatura consultada, pensamos que puede estar relacionado con el hecho que donde se realizó la campaña había un grupo numeroso de estudiantes de medicina que se sumaron a ésta como encuestados. 8-10

Predominaron las ocupaciones no fotoexpuestas, lo que no coincide con lo reportado en la literatura.8,9

Las personas con pieles más sensibles al sol fueron las de mayor número. El Fototipo I, integrado por las personas de piel blanca, pelo rubio y ojos claros, las que al exponerse al sol se queman y no se broncean. Las del Fototipo II que generalmente se queman y casi nunca se broncean y las del Fototipo III que generalmente se queman y se broncean moderadamente por lo que es comprensible que estos grupos sean los que con más frecuencia acudan a estas jornadas ya que son los más afectados. Este resultado coincide con los encontrados en campañas de prevención de CC registradas en la literatura, lo que es lógico por constituir los grupos de mayor riesgo. Asimismo, hemos podido constatar que en el Estado Táchira predomina la población con los Fototipos del I al III.7, 11

El nivel de información de los efectos perjudiciales del exceso de RUV se ha incrementado en el mundo, haciendo las personas de diferentes edades correcta asociación de estos con Cáncer cutáneo lo que se corresponde con los resultados de nuestro trabajo.8

El uso de productos protectores solares tiene una amplia difusión a nivel mundial, siendo esta la principal medida descrita por los encuestados lo que coincide con lo reportado en la literatura. Resulta preocupante que exista un por ciento tan alto de personas que conociendo los efectos dañinos que el exceso de RUV puede ocasionar sobre la piel, no tomen medidas preventivas para su protección, lo que reitera la necesidad de sistematizar el trabajo de educación de salud para contribuir a la modificación de hábitos y estilos de vida de la población, utilizando para ello todos los recursos y medios a nuestro alcance, pues cualquier esfuerzo es poco ante la magnitud del problema.1, 6, 8, 9

El sol emite radiaciones ultravioletas de diferentes longitudes de onda, las que tienen una incidencia importante en la etiopatogenia del CC y son estas radiaciones por su efecto acumulativo, las que en los primeros 18 años de la vida de un ser humano, producen cambios irreversibles en el ADN lo que unidos a otros factores en el curso de la vida, posibilitarán que se desarrolle el CC, por ello nos alarma el resultado mostrado, ya que la mayoría conocieron sobre el tema a partir de los 20 años de edad, después de lo que los deja sin posibilidad de realizar una labor de fotoprotección en la etapa de la vida donde esto es más determinante y donde se recibe el 80% de las radiaciones que se recibirán en la vida, mientras más temprano se conozca de los efectos perjudiciales del sol y como protegerse de ellos mayores son las posibilidades de evitar los efectos dañinos del exceso de RUV. Los niños tienen la piel más sensible a la radiación ultravioleta y son los niños y jóvenes los que más tiempo pasan al aire libre. 1, 12

La televisión como fuente de información sobre el tema es la más reportada en la literatura, siendo nuestros resultados inferiores a lo encontrado en la literatura, que alcanza un 81,5% mientras que la radio y la prensa escrita tuvieron un 31%; en lo que influye a nuestro juicio el nivel de desarrollo de las poblaciones objeto de estudio. Al reflexionar sobre estos resultados, nos preocupa la no participación de la escuela por medio del Maestro en la Fotoeducación desde edades tempranas, vía no referida ni por los encuestados de menor edad.8

Conclusiones

Las mujeres con edades entre 35 a 44 años de edad y fototipo II predominaron. El nivel de escolaridad bachiller y las ocupaciones no fotoexpuestas fueron también los más representados.

La mayoría de las personas tienen información sobre Fotodaño y Fotoprotección, adquirieron elementos sobre esto fundamentalmente por la televisión entre los 20 y 29 años de edad, pero muy pocos los ponen en práctica.

Recomendaciones

Realizar actividades de fotoeducación de forma permanente para lograr cambios de estilos de vida y contribuir a la disminución del Cáncer Cutáneo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Stengel F.M, Gatti C. F, Sarralde M, Santiestebán M. Fotoeducación. CILAD. 2005.

2. Programa educativo de Salud, fotodaño y fotoeducación. Rev chilena de dermatología. 2005; 13(1):17.

3. Rondón Lugo Aj, editor. Temas de Dermatología Pediátrica. Pautas Diagnósticas y Terapéuticas. Caracas: Editorial Ateproca: 2003. p. 69-179

4. Nuñez O, León V, Moreno G, Caello M. El Cáncer de Piel, un problema de salud. 1997; 6(2):9.

5. Arnold HL, Odom RB, James W. Tratado de Dermatología 4a ed. Barcelona: Ediciones Científicas y Técnicas, S.A; 1993. p. 792-809

6. Manuel JR. Dermatología Práctica. Avances en Fotoprotección. 1996;31:10-12.

7. Callen J, Bickens D, Mogr. Actinic Keratoses. J Am Acad Dermatol. 1997; 36 (4): 650-3.

8. Zemelman V. Campaña de Prevención del Cáncer de Piel, organizado por servicio de dermatología del Hospital Clínico, Universidad de Chile, Exposur 2003. Rev. Chilena dermatol. 2005; 21 (2): 85-90.

9. Yangnas, Matheu R. Campaña del Departamento de salud sanitario. 2002.

10. Warthan WM, Wright S, Wagner R. Mechanism of sunscreen failure. J. American Academy Dermatology. 2001; 44(5): 781-4.

11. Fitzpatrick, kochevar I, Pathak M, Parrish J. Fotofísica, Fotoquímica Y Fotobiología. En: Frredberg I, Eisen A, Austen F, Goldsmith L, Katz S, Fitzpatrick T, directores. Dermatología en Medicina General. 5a ed. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana; 2001. p. 228-38.

12. Fonseca CE. Tumores epiteliales. En: Ferrándiz CF. Dermatología Clínica. 2ª ed. Madrid: Editorial Mosbyl Doyma Libros; 2001. p. 329-37.

 

 

Recibido:16 de agosto de 2009
Aprobado:
24 de septiembre de 2009

 

 

Olaine R. Gray Lovio.Misión Médica «Barrio Adentro», Estado Táchira Venezuela. Correo electrónico:ogray@infomed.sld.cu