ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

Forunculosis en un área de salud del "Policlínico Andrés Ortiz"

 

 

 

Catia Cristina Gutiérrez CastilloI; Rosa Ma Garrido LenaII; Belkis LoisIII; Isabel Reyes RodríguezIV

I Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Policlínico Docente "Julio A. Mella", Guanabacoa. Cuba.
II Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Instructora. Máster en Atención Integral al Niño. Policlínico Docente "Julio A. Mella", Guanabacoa. Cuba.
III Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Instructora. Máster en Urgencias Médicas. Policlínico Docente "Julio A. Mella", Guanabacoa. Cuba.
IV Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Profesora Asistente. Policlínico Docente "Julio A. Mella", Guanabacoa. Cuba.

 

 


RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo prospectivo, con el objetivo de determinar la incidencia y prevalencia de forunculosis en el área de salud perteneciente al Consultorio del Médico de la Familia (CMF) 4102, del policlínico "Andrés Ortiz" del municipio Guanabacoa, que atiende la población del Reparto Escala. El universo estuvo compuesto por todos los integrantes de esta área de salud. La muestra se conformó por aquellos pacientes con diagnóstico clínico de Forunculosis. Se encontró asociación entre mala disposición de los residuales líquidos y sólidos en la comunidad y presencia de la enfermedad. Las tasas de incidencia y prevalencia fueron de 18,5 y 24,5 % respectivamente, por cada 1 000 habitantes. El Estafilococo Aureus Coagulasa positivo fue el germen más aislado. Predominaron la población femenina, el grupo de edades de 15 a 24 años, el color de piel blanca y el nivel educacional medio superior. Las condiciones de la vivienda promedio fueron buenas, sin hacinamiento, con buena disposición de residuales líquidos y sólidos, y la presencia de perros en las mismas. Las recurrencias de la enfermedad fueron bajas.

Palabras claves: Forunculosis, Estafilococo Aureus Coagulasa.


 

INTRODUCCIÓN

La piel y las mucosas están colonizadas por un gran número de microorganismos, que constituyen la flora cutánea. Ésta se clasifica en residente, que a su vez se divide en verdadera y temporal y transeúnte. La flora residente verdadera está formada por microorganismos saprófitos o de escasa agresividad en situaciones de normalidad. En ella se incluyen el Estafilococo (S.) Coagulasa negativo, micrococos, difteroides, especies de gramnegativos y levaduras. La flora residente temporal está formada por microorganismos patógenos que convierten al individuo en un portador sano o le ocasiona enfermedades. En ella se destacan: S. aureus y el S. pyogenes. La flora transeúnte puede contaminar la piel sin llegar a colonizarla.1

La prevalencia y densidad de los microorganismos están sujetas a cambios y pueden verse influidas por dermatosis como el eccema o la psoriasis, sobre las que se han descrito casos de portadores de estafilococos. Los antibióticos ocasionan cambios en la flora cutánea y favorecen la selección microbiana.

Las glándulas sudoríparas carecen de una presencia bacteriana importante. La piel, íntegra constituye la principal defensa frente a la infección. Los microorganismos tienen grandes dificultades para adaptarse a ella debido a la impermeabilidad del estrato córneo, al recambio celular superficial, a la barrera defensiva química y a la inmunidad cutánea. La infección a veces ocurre tras un traumatismo accidental o quirúrgico, quemadura, mordedura, picadura o como complicación de úlceras cutáneas.2 En otras ocasiones, los microorganismos acceden a la piel tras una diseminación hematógena. La furunculosis es producida en la mayoría de los casos, por el Estafilococo y se caracteriza por ser una foliculitis profunda con perifoliculitis y necrosis del folículo, el cual se elimina como un secuestro (clavo), por la supuración de los tejidos vecinos. Se localiza en zonas de la piel donde existe folículo pilosebáceo. Puede ser doloroso y al curar deja cicatriz.3,4 Esta patología es comúnmente subvalorada por los médicos y por lo tanto subtratada y no se le da al paciente un seguimiento adecuado, lo cual tiene repercusiones para el mismo, desde el punto de vista de su salud, debido no solamente a su condición de enfermo, sino de posible portador en cuyo caso diseminaría la infección a las personas más cercanas y la posibilidad de complicaciones que van desde las mas simples hasta las graves como endocarditis o septicemia. Están por otro lado las repercusiones económicas por la menor o mayor imposibilidad de trabajo y está también el aspecto estético que en ocasiones es muy importante para el paciente. Otro aspecto importante es, que no se trata adecuadamente sobre todo por los médicos de la atención primaria, ejemplo claro lo vemos cuando el primer tratamiento que se impone son las penicilinas, cuando muchos investigadores que abordan el tema han demostrado la ineficacia de las mismas en el tratamiento de esta afección.4

Es por esta razón que definir su comportamiento en un área de salud es de vital importancia, así como, trazar pautas para su prevención y tratamiento abre una brecha importante en la medicina comunitaria de nuestros tiempos.

 

OBJETIVOS

Generales

1. Definir si esta comunidad se encuentra ante un brote de forunculosis.

2. Determinar cuáles son los factores que favorecen su origen y diseminación.

3. Concertar posibles intervenciones médicas de manera preventiva.

 

MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo prospectivo, para determinar la incidencia y prevalencia de forunculosis en el área de salud perteneciente al CMF 4102, del policlínico "Andrés Ortiz" del municipio Guanabacoa, en el período comprendido desde el mes de marzo de 2008 hasta el mes de junio de 2009. El universo estuvo compuesto por todos los integrantes de esta área de salud (1 800 habitantes). La muestra se conformó por aquellos pacientes con diagnóstico clínico de Forunculosis que cumplieron con los criterios de inclusión, a los cuales se le confeccionó un Cuaderno de Recolección de Datos (CRD).


Criterios de inclusión

1. Ser mayor/o de 15 años.

2. Estar de acuerdo en participar en la investigación.

3. Dar el consentimiento informado.


Criterios de exclusión

1. Ser menor de 15 años.

2. No estar de acuerdo en participar en la investigación.

3. No dar el consentimiento informado.


Se hizo pesquizaje de forunculosis en la población utilizando el método clínico y epidemiológico. Se analizaron en las familias afectadas, las condiciones de vivienda, el índice de hacinamiento, la higiene, la disposición de residuales sólidos y líquidos y la presencia de animales. A los pacientes se les indicó glicemia, exudado bacteriológico con antibiograma de las lesiones y exudado nasofaríngeo, al igual que a los convivientes. En pacientes con recurrencias, se indicó HIV. En la comunidad se exploró si había una adecuada disposición de la basura y la presencia de aguas albañales en las calles. Se les hizo seguimiento quincenal a la muestra durante 6 meses. De forma sistemática se almacenaron los datos recogidos en Office Excel y después se sometieron a análisis estadístico según tipo de variable. Los resultados obtenidos se presentaron en tablas estadísticas de dos o más entradas y/o gráficos en donde se expresaron las variables de control que nos trazamos.

 

RESULTADOS

Como se representa en la tabla 1, predominó la población comprendida entre 15 y 24 años de edad, existió un predominio del sexo femenino, tal como se muestra en la tabla 2. Los pacientes con color de piel blanca predominaron en el estudio (tabla 3). El nivel Medio Superior predominó en los más afectados por esta enfermedad (tabla 4).


La higiene de las viviendas fue aceptable (89 %), con pocos casos de hacinamiento y buena disposición de residuales sólidos y líquidos (tabla 5). En cuanto a la higiene comunitaria (anexo 1), se mantuvieron microvertederos en diferentes puntos del área, sobre todo en las aceras.

El germen más aislado en los exudados bacteriológicos fue el estafilococo Aureous (tabla 6) y el antimicrobiano que mayor sensibilidad presentó ante el microrganismo predominante fue la tetraciclina, seguida de la ciprofloxacina y hubo mayor resistencia a los betalactámicos (específicamente meticilina, penicilina y ampicilina) seguidos de eritromicina, como se muestra en la tabla 7.

Al analizar el número de lesiones que presentaban los pacientes, encontramos que el 62,2 % presentaban una sola lesión, y solo 2 pacientes presentaron cuatro o más lesiones para un 5,4 % (tabla 8).

Luego del tratamiento impuesto, solamente un caso recurrió y en una oportunidad, representando el 2,7 % del total de enfermos (tabla 9).

Se encontró que para el período analizado, se enfermaron 18,5 casos por cada 1 000 habitantes, donde prevaleció la enfermedad en un 24,5 para la misma cantidad de población, o sea, el riesgo de contraer la enfermedad fue de 18 casos y medio por cada 1 000 habitantes (tabla 10).

Como se representa en la tabla 11, más de la mitad de los pacientes vivía a 5 m, o menos de distancia de una fuente de residuales líquidos y/ó sólidos. Se evaluó la asociación entre esta variable y la infección, teniendo en cuenta el total de la población expuesta (101) y no expuesta (201) y se encontró que la prevalencia entre los expuestos fue de 21 % en relación a 8 % de los no expuestos, con una razón de 2,6 (> 1) lo cual indica que la exposición a estas fuentes aumenta el riesgo de enfermar. Este resultado fue estadísticamente significativo para un intervalo de confianza de 95 % (x2= 10.3281; p= 0.0013).

En búsqueda de portadores de Estafilococo Aureus, solamente al 14 % de los pacientes con forunculosis, se le aisló este germen en el exudado nasofaríngeo, de los cuales el 100 % correspondió a fosas nasales. Sin embargo, el único caso de forunculosis recurrente, no se encontraba dentro de estos pacientes (tabla 12).

 

DISCUSIÓN

En nuestro estudio, el grupo de pacientes que más casos aportó fue el de 15 a 24 años, esto coincide con reportes epidemiológicos en otros estudios, donde es más frecuente en niños adolescentes y adultos jóvenes.5,6,2 Sin embargo, Vicente Hernández y colaboradores7, plantean que las infecciones estafilocócicas de la piel no tienen predilección por ningún grupo de edades.

Contrariamente a lo reportado en otras investigaciones, en la población afectada analizada, predominó el sexo femenino.6,2 Otros autores plantean que no existe tampoco mayor incidencia en un sexo determinado.7,8

En contraste, en el 73 % de las mismas, había animales domésticos, siendo el perro el más encontrado. Se analizó si existía asociación entre esta variable y la presencia de forunculosis y no se pudo demostrar la misma (x2= 0.4945; p= 0.4819).

Llama la atención que durante todo el período de investigación se mantuvieron los microvertederos, había salideros de aguas albañales y numerosos perros callejeros bebiendo agua de las mismas. No se pudo tomar muestras de aguas albañales para estudio microbiológico.

Los microvertederos fueron creados por las personas que depositaban desechos en espera del pase del camión de la basura que los recogía semanalmente, y con menor frecuencia dos veces por semana, al parecer esto era insuficiente.

Al igual que lo reportado en otros estudios2,6,8-12 el Estafilococo Aureus fue el germen más aislado de las lesiones de forunculosis, situación dada por ser la misma flora temporal de la piel y residente en portadores crónicos en fosas nasales, manos y perineo, lo que facilita su diseminación y agresión cutánea, en casos de factores predisponentes, además de su patogenicidad afectando la unidad pilosebácea.

Al analizar los resultados del antibiograma, encontramos que la tetraciclina fue el antimicrobiano al que mayor sensibilidad hubo por parte del germen, seguidos de ciprofloxacino. A pesar de ser un medicamento con muchos años de uso, aún es considerado una terapia de primera línea para afecciones cutáneas estafilocócicas (piodermitis, acné vulgar, abcesos)2,6,13 con bajas tasas de resistencias a pesar de su uso en tratamientos prolongados. Sin embargo es poco usado (a juicio de esta investigadora) por médicos del nivel primario de atención.

La resistencia de estos gérmenes a los betalactámicos se describe en muchos trabajos, debida a la producción de enzimas y a las modificaciones genéticas de éstos. En nuestra población los resultados corroboraron los hallazgos presentados en estudios nacionales e internacionales.9,12,14-17

Se encontró que el total de lesiones presentadas por los pacientes coincide con lo reportado en algunos trabajos,12,14,15,18,19 donde predominan 1 o 2 lesiones cutáneas por casos. Ocho pacientes presentaron más de dos, pero no eran confluyentes. Estas casi siempre se observan en diabéticos, obesos, inmunodeprimidos por cualquier causa, los que usan prendas oclusivas y que traumatizan la piel, hechos no observados en estos seis pacientes.

El estado de portador corresponde generalmente a una colonización nasal y en mucha menor escala, perineal y otras zonas cutáneas. Otras veces hay recolonización a partir de miembros de la misma familia, mediante un mecanismo de contaminación cruzada.2

Según algunos autores, las edades pediátricas son las más frecuentes en el aislamiento del germen por esta técnica,10,13,14,19 pero en nuestro estudio esta se correspondió con 5 pacientes entre 17 y 20 años.

No pudimos realizar el pesquizaje de portadores en los contactos de los enfermos mediante el exudado nasofaríngeo, elemento que impidió definir el origen de esta recurrencia.

Por ser una enfermedad de la cual no existen registros estadísticos nacionales e internacionales, según la búsqueda realizada, no podemos hacer comparaciones de estas tasas, en razón de determinar el comportamiento epidémico, para el cual necesitamos al menos información de los últimos 5, 6 o 7 años.

Desde el punto de vista del accionar médico, se deben realizar acciones dirigidas a la eliminación de estos focos de residuales líquidos y sólidos, en conjunto con la población y los directivos del consejo popular, así como educar a los miembros de esta comunidad en cuanto a las medidas de higiene y saneamiento ambiental y en el reconocimiento de las manifestaciones clínicas para una intervención precoz por parte del médico y enfermera del área. Deben realizarse además, estudios de estos residuales y de ser posible, de la población que convive con estos pacientes, haciendo hincapié en los contactos intradomiciliarios.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS SON

1. Manzur J, Díaz Almeida J, Cortes M. Dermatología. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2002. p. 179.

2. Heymann DL. El control de las enfermedades transmisibles. Decimoctava edición. Washington D.C.: OPS; 2005. p. 164-167.

3. Morejo Barroso O, Carrero Figueroa M, Alfonso Morejon S, Perdomo Delgado J. Tratamiento homeopático en la forunculosis crónica recidivante. Rev Cubana Med Mil 2005;34(3). Disponible en: http://scielo.sld.cu/cgibin/wxis.exe/iah /?&IsisScript=iah%2Fiah.xis&nextAction=lnk&base=article%5Edlibrary&lang=e&exprSearch=forunculosis (fecha de acceso: 15/4/2008).

4. Kowalski TJ, Berbari EF, Osmon DR. Epidemiology, treatment, and prevention of communityacquired methicillin-resistant Staphylococcus aureus infections. Mayo Clin Proc 2005;80:1201-18.

5. Teixidor JR, Massó JG et al. Medicina Interna. Tomo I. MASSON, S.A. 1997. p. 457.

6. Romero González P, Días González H, Conde Suárez P, Jiménez Cardoso J, Gómez Gutiérrez V. Factores de riesgo asociados a forunculosis. Gaceta Médica Espirituana, 2007;9(1).

7. Hernández MV, Rodríguez VC y García DP. Forunculosis recidivante múltiple. Estudio de 41 pacientes. Medicentro 2003;7(4).

8. Winthrop KL, Abrams M, Akrus M, Schwartz I, Ly J. An outbreak of Mycobacterial furunculosis associated whith footbaths at a nail salon. N Engl J Med, Vol. 346, No. 18, May 2, 2002.

9. Fitzpatrick TB, Johnson RA, Wolff K, Polano MK, Suurmond D. Color Atlas and synopsis of clinical dermatology common and serious diseases. McGraw-Hill. Health professions division. 1995. p. 330-333.

10. Embil JM. A man with recurrent furunculosis. CMAJ, July 18, 2006;175(2): ¿?-143.

11. Llop Hernández A, Valdés-Dapena MM, Zuazo Silva JL. Microbiología y parasitología Médicas. Tomo I. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2001. p. 157.

12. Anthony du Vivier. Atlas de Dermatología Clínica. Segunda Edición. Mosby/Doyma Libros. p. 126-129.

13. Aminzadeh A, Demircay Z, Ocak K, Guner S. Prevention of chronic furunculosis with low-dose azithromycin. Journal of Dermatological Treatment. 2007;18:105-108.

14. El Manual Merck de Diagnostico y Tratamiento. Undécima Edición Española (Correspondiente a la Decimoctava Edición Original). Elsevier España SA, 2007. p. 649.

15. Baggett HC, Hennessy TW, Rudolph K, Bruden D, Reasonover A, Parkinson A et al. Community-onset methicillin-resistant Staphylococcus aureus associated with antibiotic use and the cytotoxin Panton-Valentine leukocidin during a furunculosis outbreak in rural Alaska. J Infect Dis 2004;189:1565-73.

16. Mandell, Douglas and Bennett's. Principles and Practice of Infectious Diseases Fourth Edition. Churchill's electronic library Francis A. Waldvogel. Chapter 173. Staphylococcus Aureus (Including Toxic Shock Syndrome). Infections of the Skin and its Appendages. Electronic Edition, Electronic Publishing: Simon Fathers. 1997.

17. Romanos A, Ferrer PS. Infecciones estafilocócicas. En: Tratado de pediatría. Cruz M. Vol I. 7ma ed. Barcelona: España; 1994.

18. Mulvey MR, MacDougall L, Cholin B. Community-associated methicillin-resistant Staphylococcus aureus, Canada. Emerg Infect Dis 2005; 11:844-50.

19. Gilbert M, MacDonald J, Gregson D. Outbreak in Alberta of community-acquired (USA300) methicillin-resistant Staphylococcus aureus in people with a history of drug use, homelessness or incarceration. CMAJ 2006;175(2):149-54.

 

 

Recibido: 8 de marzo de 2010

Aprobado: 7 de mayo de 2010

 

Dra. Isabel Reyes Rodríguez. Policlínico Docente "Julio A. Mella", Guanabacoa. Cuba. E-mail: isabel.reyes@infomed.sld.cu