ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

Morbilidad dermatológica en un consejo popular del Policlínico Docente Julio A Mella, Ciudad Habana

 

 

 

Isabel Reyes RodríguezI; Belkis Lois SalabriaII; Rosa M Garrido LenaIII; Sixta María Varela VillalobosI V; Teresa de Jesús Gil VildozolaV

I Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Profesor Asistente. Policlínico Docente "Julio A Mella". Ciudad Habana, Cuba.
II Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Instructor. Máster en Urgencia Médica. Policlínico Docente "Julio A Mella". Ciudad Habana, Cuba.
III Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Instructor. Master en Atención Integral al Niño. Policlínico Docente "Julio A Mella". Ciudad Habana, Cuba.
IV Especialista de I Grado en Dermatología. Máster en Medicina Bioenergética. Profesor Asistente. Hospital Universitario "Dr. Miguel Enríquez", Ciudad Habana, Cuba.
V Licenciada en Enfermería. Profesor Asistente. Máster en Atención Integral a la mujer. Policlínico Docente "Julio A Mella". Ciudad Habana, Cuba.

 

 


RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo en el Policlínico Docente "Julio A. Mella" de Ciudad de La Habana para determinar las causas más frecuentes de asistencia a la consulta de Medicina General Integral por enfermedades dermatológicas en los meses de verano con relación a la población del consejo popular Villa ll; caracterizar los casos estudiados según edad y sexo e identificar las primeras causas de afecciones dermatológicas de consulta durante el tercer trimestre del año 2008. Fueron solicitadas 9 415 consultas; la tasa de incidencia de consulta (TIC) es de 3,8 por 100 habitantes de la población atendida en los consultorios médicos, registrándose en las mujeres una TIC 75 % mayor que en los hombres, diferencia particularmente notoria entre los 15 a 59 años de edad. Las dermatitis, escabiosis, pediculosis, epidermofitosis, y piodermitis fueron las afecciones mayormente diagnosticadas.

Palabras clave: Morbilidad dermatológica. Tasa de incidencia.


 

 

INTRODUCCIÓN

La piel constituye un órgano vital muy extenso que con sus múltiples funciones contribuye a asegurar al organismo humano, su vida y su salud, constituye una barrera contra agentes mecánicos, térmicos, actínicos, químicos e infecciosos y protege del ambiente a todos los órganos y aparatos del cuerpo. Su importancia no radica sólo en su función protectora, sino en su trabajo fisiológico muy complejo.1,2 La edad, el sexo, la raza y el clima son factores que modifican el aspecto y su constitución, y la hacen más o menos vulnerable frente a diferentes enfermedades Durante el crecimiento, desarrollo y envejecimiento del hombre, el examen de la piel representa un ejercicio que brinda elementos sobre salud, características higiénicas, autoestima y por supuesto sobre enfermedades cutáneas e internas del individuo.1,2 Considerada como el mayor órgano del cuerpo humano no solo expresa las afecciones específicamente cutáneas, sino que con frecuencia refleja la existencia de algún disturbio sistémico.1,2 lo que incrementa la posibilidad de ser afectada por enfermedad, trauma y en general agresiones de cualquier índole.3

El sistema de salud cubano brinda la oportunidad de que el médico de la familia cuente con que el médico especializado acuda al área de salud para brindar sus servicios y resolver las afecciones que el médico de atención primaria no pueda hacerlo sin que la población deba trasladarse a los centros de atención secundaria, por ello se decide realizar la presente investigación con el propósito fundamental de identificar cuáles son las afecciones dermatológicas que con mayor frecuencia necesitan de la participación del médico especializado en dermatología. En estudios realizados en Cuba en el año 1991 se demostró desde el punto de vista estadístico, que después de medicina general y pediatría, la dermatología sigue en orden de frecuencia en consultas ofrecidas, con una tasa de 8,7 por 100 habitantes.4

En la mayor parte de los países, la enfermedad de la piel es una de las afecciones más comunes en la atención primaria, y es según Hay del 49 % en el Estado de Guerrero en México, y según Ibraginar en Rusia, del 49 %.5 Fitzpatrick afirma que en los Estados Unidos de Norteamérica (EE. UU.), una de cada 3 personas presentan enfermedades de la piel e incluso se les detecta más de una.1-5

Es necesario considerar varios tipos de prevención: la primaria, consistente en la prevención de la aparición de la enfermedad; la secundaria, que se define como la intervención rápida para detener el proceso de la enfermedad; y la terciaria, entendida como las medidas para minimizar el efecto de la enfermedad6 y, por ende, favorecen la aparición de enfermedades, siendo la piel el órgano de mayor extensión del organismo y también el más visible, casi la mitad de los ancianos padecen de alguna alteración de la piel que requiere evaluación clínica. Dentro de ellas podemos mencionar: dermatitis de contacto, epiteliomas, micosis en la población de ancianos, debido a trastornos de la inmunidad celular, que ocurre en ellos, dermatitis por éxtasis venoso, escabiosis, existiendo epidemias con períodos que fluctúan entre 8 y 10 años, las piodermitis que afectan entre el 17,4 y el 7,5 % de la población.4,6

El objetivo de esta investigación fue identificar la morbilidad por afecciones dermatológicas que asisten a consulta con el médico de familia.

 

MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo, donde se revisaron las "hojas de cargo" de la consulta con los médicos de familia pertenecientes al Policlínico Docente "Julio A. Mella" que se encuentran ubicados en el Consejo Popular Villa II del Municipio Guanabacoa, durante el tercer trimestre del año 2008. Se obtuvieron los siguientes datos: total de casos vistos, edad, sexo y diagnóstico en cada caso, se solicitó al departamento de estadísticas el total de población atendida en el mismo. Se determinó la tasa de incidencia de casos que asistieron por enfermedades dermatológicas, por sexo y grupo de edades, por 100 habitantes estos casos fueron los diagnosticados por los médicos de la familia. Para el análisis de las variables estudiadas, los datos obtenidos de las hojas de cargo fueron recogidos en una planilla y posteriormente introducidos en una base de datos. Desde el punto de vista estadístico, se realizó cálculo de porcientos. Finalmente se arribó a conclusiones y los resultados se muestran en forma de tablas.

 

RESULTADOS

Durante el tercer trimestre del año 2008 fueron vistos en consulta 9 415 pacientes, por los médicos de la familia del Policlínico Docente "Julio A. Mella", de ellos, 362 fueron atendidos por causas dermatológicas que representa una tasa de incidencia de 3,8 por cada 100 habitantes de la población atendida en los consultorios del médico de la familia (tabla 1).

Acudieron mucho más pacientes del sexo femenino, 237 en comparación con 125 masculinos, lo cual ocurre asimismo en todas las edades. Los pacientes entre 15 y 59 años de edad fueron los más necesitados de la consulta, independientemente del sexo de los mismos. La mayor frecuencia de consultas se observó en mujeres entre 15 y 59 años de edad, con 142 casos posibilita aproximarse a las diferencias de riesgo que existe entre los sexos y los grupos de edades (tabla 2).


Al analizar las principales causas de asistencia por patología dermatológica, se puede observar que las dermatitis son las mas frecuentes con 96 casos, se debe a que los médicos de familia por lo general no identifican el tipo según clasificación establecida, seguidas de la escabiosis (58), la pediculosis con 51 enfermos y las epidermofitosis con 57. El resto de las afecciones fueron mucho menos frecuentes (tabla 3).

 

DISCUSIÓN

Durante el período que se realizó la investigación se pudo comprobar que el 3,8 % de la población atendida por los médicos de familia en consultas y terrenos, demandaron de asistencia médica por causa dermatológica, no coincidiendo con estudios nacionales, donde refleja que el 10 % del total de la población atendida en un área de salud, solicita la interconsulta con un dermatólogo,2,5,7,8 esto puede estar dado por las facilidades existentes en nuestro país y el desarrollo de la salud pública, donde se realizan mayor número de acciones preventivas, por lo que determinadas enfermedades disminuyen su incidencia, además contamos con un servicio de dermatología que está disponible para nuestra población, ahora tiene mayor disponibilidad, por lo que las personas concurren más a este servicio, de ellos podemos afirmar que el sexo femenino fue el de mayor por ciento de asistencia coincidiendo con otros estudios,2,8-10 y a la vez las mujeres entre 15 y 59 años de edad.

Dentro de las enfermedades que más se diagnosticaron se encuentran las dermatitis, enfermedad muy frecuente en países desarrollados y en vías de desarrollo.1,2,4,5 Es de señalar que nuestros médicos de familia en ocasiones, no diagnostican correctamente esta entidad y como no existe una clasificación aceptada universalmente, pero todas, de necesaria valoración en el momento de asumir una conducta ante un caso, consecuentemente proceder al tratamiento, recomendando en primer lugar, identificar la causa y posteriormente las medidas de prevención y recuperación. Vemos también que la escabiosis11 y la pediculosis son otras de las causas mas frecuentes, convirtiéndose en los últimos años en un problema de salud, seguida de la epidermofitosis y la piodermitis. Además, en esta época del año es más frecuente estas patologías por las causas que las generan, como el calor, la sudoración y la irritación entre otras.

Una vez analizados los resultados, se puede decir que no coinciden con los reportes tanto nacionales como internacionales con relación a la tasa de incidencia donde se reporta que el 10 % de la población demandan de este servicio, quizás la frecuencia de afecciones dermatológicas diagnosticadas que se ha identificado no supere lo reportado, lo que puede estar relacionado con disponibilidad de los dermatólogos de nuestro país a ofrecer interconsultas a todo aquel que la necesite, lo cual no ocurre en otros países,7,12-14 y a la vez se pone de manifiesto las causas mas frecuentes, su cuantía y distribución, y nos sirve de base para planificar los recursos necesarios, así como la estrategia a seguir para una mejor solución del problema.

 

CONCLUSIONES

1. En el tercer trimestre del año 2008 fueron brindadas 362 consultas de dermatología, que representa una tasa de incidencia de 3,8 por cada 100 habitantes del Consejo Popular Villa II.

2. Los pacientes del sexo femenino entre 15 y 59 años de edad fueron los que más demandaron la atención médica por causas dermatológicas.

3. La dermatitis, escabiosis, pediculosis, epidermofitosis y piodermitis son las causas de mayor frecuencia que acuden a consulta de atención primaria de salud.

 

RECOMENDACIONES

Incrementar las actividades de superación continuada con los médicos de atención primaria con relación a los temas dermatológicos.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Fitzpatrick TB, Eisen AZ, Wolff K, Freedberg IM, Austen KF et al. Dermatology in General Medicine. (2nd) Mc Graw´Hill, New York, 1979.

2. Larrondo Muguercia RJ. Trastornos dermatológicos en el climaterio. En: Artiles Visval L, Navarro Despaigne D, Manzano Ovies BR. Climaterio y menopausia: un enfoque desde lo social. Ciudad de La Habana. Científico-Técnica: 2007:241-249.

3. Espinosa RF, Novoa J, Montero JL. Las ciencias médicas a las puertas del siglo xxi. Rev Cubana Med Gen Integr 1997;13(3):292-294.

4. Duvivier-Adobe. Eccema. En: du Vivier A, editor. Atlas de Dermatología Clínica [libro en CD-ROM]. 2004;50(3):391-404.

5. Horn R. That pattere of skin disease in general practice. Dermatol Prac 1986:14-19.

6. Álvarez AG, García A, Rodríguez A, Bonet M, de Vos P, Van der Stuyff P. La regionalización de los servicios de salud como una estrategia de reorganización sanitaria. Rev Cubana de Higiene y Epidemiología 46(1). En: http://www.infomed.sld.cu/. Consultada en junio de 2007.

7. Koc E, Tunca M, Akar A, Erbil AH, Demiralp B, Arca E. Skin Problems in amputes. International Journal of Dermatology 2008;47(5):463-466.

8. Cañizares O. A manual of dermatology for developing countries, Second edition. Oxford Medical Publications 1993:22-35.

9. Larrondo RJ, González AR, González FE, Larrondo RP. Estudio de la morbilidad por enfermedades de la piel, en un consultorio del médico de la familia en 2 años de trabajo. Rev Cubana Med Gen Integr 1992;8(2):139-142.

10. Cachón AI, Larrondo RJ, Cotán I, Alacán L. Características clínicas y epidemiológicas de la escabiosis en 3 consultorios del médico de la familia. Rev Cubana Med Gen Integr 1998;14(4):329-334.

11. Morfin MB. Dermatitis Atópica, fisiopatogenia, cuadro clínico y diagnóstico. Rev Alerg Asma Immunol Pediatr 2001;10(1):12-14.

12. Bos JD, Van Leent EJ, Sillevis Smith JH. The millennium criteria for the diagnosis of atopic dermatitis. Exp Dermatol 1998 Aug;7(4):132-8.

13. Odom R, William D, Berger T. Dermatitis atópica, eczema e inmunodeficiencia no infecciosa. En: Andrews, editor. Dermatología Clínica [libro en CD-ROM]. Madrid: Editorial Morby; 2004. p. 69-76.

 

 

Recibido: 23 de marzo de 2010

Aprobado: 5 de junio de 2010

 

 

Dra. Isabel Reyes Rodríguez. Policlínico Docente "Julio A Mella". Ciudad Habana, Cuba. isabel.reyes@infomed.sld.cu.