PRESENTACIÓN DE CASOS

 

Carcinoma basocelular en miembro inferior

 

Basal cell carcinoma in lower member

 

Dra. Tamara M. Pérez MartellI, Dra. Maylin Pérez AguiarII, Dra. Cristy Darias DomínguezIII, Dra. Diana Pérez LeandroII, Dr. Oristel Felipe FereiraII

I Policlínico Universitario Samuel Fernández, Holguín.
II Hospital Universitario José Ramón López Tabranes, Holguín.
III Hospital Universitario Faustino Pérez Hernández, Holguín.
IV Hospital Universitario José Ramón López Tabranes, Holguín.

 

 

 


RESUMEN

El carcinoma basocelular es la enfermedad maligna más frecuente que pueden sufrir los humanos a lo largo de su vida. Se considera un tumor maligno, localmente agresivo, destructivo, pero las metástasis son raras. Tiene varias formas clínicas de presentación, y dentro de ellas la lesión ulcerosa que se ha descrito fundamentalmente en cara. En este caso la úlcera apareció en miembro inferior en una paciente con antecedentes de insuficiencia venosa periférica, que durante años fue tratada por esta causa, con crecimiento progresivo de la lesión, rebelde a toda terapéutica impuesta, y que al realizarle biopsia de piel fue compatible con este tumor.

Palabras clave: úlcera, carcinoma basocelular, miembro inferior.


ABSTRACT

The basal cell carcinoma is the most frequent malignant illness that human being can suffer along his life. It is considered a malignant tumor, locally aggressive, destructive but metastasis are rare. It has different forms of clinical presentation and among them the ulcer lesion which has been described mainly in the face. In this case the ulcer appeared in a lower member of a patient with lack of peripherical venous insufficiency, she was treated because of this during years and the lesion grew progressively, rebel to all therapeutic. When the skin biopsy was made, it was consistent with the tumor.

Key words: ulcer, basal cell carcinoma, lower member.


 

 

INTRODUCCIÓN

El carcinoma basocelular es el tumor cutáneo más común en los seres humanos, su incidencia se incrementa con la edad, siendo más frecuente después de los 50 años, pero cada día se describe en edades más tempranas.1 Se origina a partir de células madres indiferenciadas y pluripotentes de la capa basal epidérmica y el folículo pilosebáceo, en su origen intervienen factores extrínsecos (medioambientales) e intrínsecos (del huésped o genéticos). 2

Relacionado con su distribución en aproximadamente el 85 % de los pacientes se localiza en cara, 3 se ha reportado su diagnóstico en tronco, y en casos raros en cuello, extremidades y genitales, siendo importante su detección precoz pues aunque excepcionalmente metastatiza, tiene un poder destructivo en el área donde asiente, con las subsecuentes secuelas que esto acarrea. La mayoría de los autores reporta que es más fruente en hombres,4 pero en estudio realizado en México se observó mayor incidencia en mujeres. 5

En ocasiones el diagnóstico se dificulta pues existen varias formas clínicas de presentación entre las que se describen la superficial pagetoide, plana cicatrizal, esclerodermiforme, nodular, ulcerosa, ulcerovegetante y pigmentaria. 4

PRESENTACIÓN DE CASO

Paciente femenina de 55 años, color de piel blanca, con antecedentes de Insuficiencia venosa periférica hace aproximadamente 20 años, Diabetes mellitus tipo 2 que se controla con dieta, Hipotiroidismo y Asma Bronquial, así como de tener seguimiento por Inmunología por presentar una hipoproteinemia de causa no precisada e hipoganmaglobulinemia severa secundaria, para todo lo cual lleva tratamiento, que hace más menos 5 años comenzó con una pequeña úlcera en región pretibial y medial de pierna derecha, por lo que fue valorada en varias ocasiones por Angiología, indicándosele tratamiento con rutascorbin, fomentos antisépticos, diversas cremas antibióticas y reposo venoso, pero a pesar de esto la úlcera seguía creciendo lateralmente y en profundidad, se le realizó además tratamiento obliterante en el miembro afecto, sin mejoría, por lo que se decide realizar complementarios y biopsia.

Examen físico dermatológico

Úlcera redondeada, dolorosa, de aproximadamente 4 cm. de fondo granulomatoso sangrante, bordes elevados e irregulares, base infiltrada con halo violáceo a su alrededor, única de distribución localizada en región pretibial y medial de pierna derecha. Pigmentación ocre difusa en ambas piernas. (Figura 1)

Sistema Venosos Periferico: Presencia de várices y microvárices en ambas piernas, más pronunciadas en la izquierda

Complementarios realizados

Hb 125 g/l

Leucograma 9 x 109

Eritrosedimentación 24 mmol/l

Coagulograma: Coagulación 8min; Sangram. 1 min; Plaquetas 250 x 109

Glicemia: 5.3 mmol/

Creatinina: 84 umol/l

Proteínas Totales: 65 g/l

Biopsia de piel:

Se estudió fragmento de piel con ulceración epitelial de 1 cm; a este nivel se observaron nidos de células basaloides con agrupamiento celular hacia la periferia, en forma de empalizada, que alcanzaban la dermis. En algunas áreas había tendencia a la disposición glandularoide de las células. Los nidos aparecían rodeados de espacios claros. Todos los bordes de sección quirúrgica estaban libres de tumor. (Figura 2)

 

CONCLUSIÓN

Carcinoma basocelular adenoideo ulcerado, completamente resecado.

 

COMENTARIOS

En la literatura revisada a nuestro alcance no se reportan datos de incidencia de la presentación del carcinoma basocelular como una lesión ulcerosa sí se hace referencia a que esta forma clínica de presentación de este tumor es más frecuente en cara, 6 y aunque menos frecuente puede observarse en miembros inferiores como una lesión ulcerosa de larga evolución y lógicamente rebelde a toda terapéutica impuesta, con una evolución de hasta 20 años,7 como fue el caso de de esta paciente portadora de úlcera en región pretibial, sin mejoría clínica a pesar de las variadas opciones terapéuticas utilizadas, con 5 años de evolución al llegar a la consulta, que se había valorado previamente que era debida a la insuficiencia venosa periférica que la paciente presenta, ya que ésta constituye la causa más frecuente de úlcera crónica en miembros inferiores, no obstante se describe que la localización que más se observa en ésta úlcera es en cara interna de la pierna en región maleolar medial, y clínicamente se caracterizan por ser de forma irregular con bordes bien definidos y ligeramente inclinados, cuyo lecho lo constituye una capa de fibrina mezclada con tejido de granulación, lo que le da un aspecto «sucio», con base de color rojo y borde azulado edematoso.8 Como se había descrito anteriormente la lesión de la paciente era en región pretibial.

Se reporta que las úlceras de Marjolin son aquellas degeneraciones malignas que surgen de úlceras venosas crónicas, cicatrices o tractos sinuosos, siendo descrito el potencial precanceroso de las lesiones crónicas de los miembros inferiores, sin embargo, la rareza de estos casos y la alta incidencia de lesiones crónicas de origen vascular llevaron a la mayoría de los autores a clasificar esta asociación como fortuita, en estudio realizado recientemente se demostró que esta transformación maligna se da mayormente en ancianos con lesiones vegetantes que ocasionalmente pueden ser bilaterales, siendo más frecuente el carcinoma epidermoide hasta en un 98% de los casos, la paciente no presentó estas características clínicas ni evolutivas, por lo que se descartó la posibilidad de que se tratara de ésta ulcera. 9

Por todo esto se decidió realizar biopsia de la lesión teniendo en cuenta que son múltiples y variadas las causas de úlceras, dentro de las que se encuentran: las vasculares, neuropáticas, hematológicas, infecciosas, traumáticas, vasculíticas, tumorales, entre otras,7 por lo que la realización de este estudio es de vital importancia para tomar una conducta terapéutica acertada, algunos autores estiman que una de cada trescientas úlceras crónicas pueden deberse a cáncer siendo los más frecuentes el carcinoma espinoceluar, seguido del basocelular, aunque pueden presentarse infrecuentemente el melanoma, fibrosarcoma, liposarcoma, carcinosarcoma, sarcoma,10 por lo que un diagnóstico oportuno y certero redundaría en la supervivencia del paciente, así como en disminución de los costos de tratamientos innecesarios.

En este caso una vez confirmado el diagnóstico de carcinoma basocelular, se decidió realizar exéresis del tumor e injerto autólogo de piel con una evolución favorable de la paciente hasta estos momentos.

Aunque el carcinoma basocelular como una úlcera en miembro inferior no es un diagnóstico frecuente en la práctica médica, esto no es óbice para que no se haga este diagnóstico ante un paciente que sea portador de insuficiencia venosa que presente una úlcera que no mejore ante variadas terapéuticas.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Fernández K, Rodríguez A, Chópite M, López C, et. al. Características Clínicas e Histológicas del carcinoma basocelular. Dermatología Venezolana. 2003:(41) 2: 9- 10.

2. Carucci J, Leffell D. Carcinoma basocelular. En: Fitzpatrick TB, Freedberg IM, Eisen AZ y cols. Dermatología en Medicina General. Editorial Panamericana. Buenos Aires. Argentina. 2005. p 843- 850.

3. Castillo P. La piel como fuente de malignidad. Revista chilena de pediatría. 2001:(72) 5: 1-3.

4. Ríos J, Samudio O. Carcinoma basocelular de localización inusual. Rev méd cient 2008: 21(2): 117.

5. López Z. Incidencia de carcinoma basocelular y epidermoide. Dermatología Rev. Méx. 2007: 51(4): 149-53.

6. González AG. Otros Tumores de la piel. En: Manzur J, Díaz J, Cortés M. Dermatología. Editoral Ciencias Médicas: La Habana; 2002. p 277- 79.

7. Ramos S, Méndez E, Labat A, Peyré A, et. al. Úlceras de piernas: causas infrecuentes. Rev. Méd. Urug. 2001: 17(1): 33- 41.

8. Tavizón E, Alonzo- Romero L. Algunos aspectos clínicos patológicos de la úlcera de la pierna. Dermatología Rev. Mex. Marzo- Abril, 2009: 53(2): 82-84.

9. Aronés B, Dávalos L, Guerrero W, Mora P, et al. Carcinoma epidermoide postraumático de rápida evolución. Reporte de un caso. Dermatol. Perú. 2007: 17(3): 197- 201.

10. ROSSI Guillermo, CORTÉS Laura, WAINSTEIN Valeria, CALB Ignacio. La importancia de las biopsias en las úlceras crónicas. Úlcera de Marjolin. Flebología y linfología. [online]. Enero- Abril. 2010, vol. 5, no. 13 [citado 15 Octubre 2010]. Disponible en:http://www.sflb.com.ar/revista/2010-0.1%5B06%5D.pdf

 

 

Recibido: 6 de enero de 2011.
Aprobado: 16 de febrero de 2011.

 

 

Dra. Tamara M. Pérez Martell. Policlínico Universitario Samuel Fernández, Holguín. email: tamaram.mtz@infomed.sld.cu