ARTÍCULO ORIGINAL

 

Toxicidad dermatológica: Síndrome de mano-pie en pacientes tratados con capecitabina

 

Dermatological toxicity: Hand-feet syndrome in patients treated with capecitabine

 

 

Iván Ramón Concepción

Hospital Clínico-Quirúrgico "Comandante Manuel Fajardo", La Habana, Cuba.

 

 


RESUMEN

Objetivo: probar que la disminución de la dosis de capecitabina en pacientes oncológicos disminuye o elimina la toxicidad dermatológica como el síndrome de mano-pie (SMP) dado por este medicamento.
Métodos:
se constituyó una muestra de 31 pacientes con diagnóstico de cáncer de mama metastásico o cáncer colorrectal que recibieron capecitabina, y nunca antes habían sido tratados con fluoropirimidinas. Se identificó el SMP y se conformaron dos grupos según la intervención: Grupo A: Disminución del 25 % de la dosis de capecitabina; Grupo B: Interrupción de la quimioterapia (QT).
Resultados:
se logró eliminar el SMP en ambos grupos de pacientes. En el Grupo B se logró continuar la QT con reducción del 25 % de la dosis sin que reapareciera la toxicidad dermatológica.
Conclusiones:
la disminución de dosis de capecitabina y la interrupción de la QT fueron igualmente eficaces para eliminar el SMP.

Palabras clave: Capecitabina; toxicidad dermatológica; síndrome de mano-pie.


ABSTRACT

Objective: Prove that lower doses of capecitabine in oncological patients reduce the dermatological toxicity as hand-feet syndrome (NFS) due to this medication.
Methods:
A sample of 31 patients with diagnosis of colorectal cancer or breast metastatic cancer that received capecitabine and never before had been treated with fluoropirimidines. HFS was identified in patients, we conformed two groups according to the intervention: Group A: 25 % reduction of the capecitabine dose. Group B: interruption of the chemotherapy.
Results:
HFS was eliminated in both groups of patients. It was possible to continue chemotherapy in Group B with the 25 % reduction of capecitabine dose without any recurrence of the dermatological toxicity.
Conclusions:
Decreasing the capecitabine dose and the interruption of chemotherapy were equally effective reducing the HFS.

Keywords: Capecitabine; dermatologic toxicity; hand-foot syndrome.


 

 

INTRODUCCIÓN

El síndrome mano-pie (SMP), es una manifestación de toxicidad por fluoropirimidinas y es la más frecuente para la capecitabina, el polimorfismo del miR-27ª, es relevante para conocer la predisposición a la toxicidad y personalizar la quimioterapia (QT), aunque no se incluye en las recomendaciones actuales.1,2 El SMP, también conocido como eritrodisestesia palmoplantar, eritema palmoplantar, eritema de partes acras y reacción de Burgdorf, aparece en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Tiende a evolucionar con dolor, hinchazón, decamación, formación de úlceras y ampollas, y producir infecciones secundarias en los casos graves. Se reporta SMP en el 6 % - 42 % de los pacientes tratados con QT, fluorouracilo en infusión, doxorrubicina, citarabina, ciclofosfamida, vinorelbina o docetaxel, así como en el 10 % - 62 % con inhibidores de la tirosina cinasa.3-9 La capecitabina es una fluoropirimidina oral, se absorbe en el intestino y se transforma en fluorouracilo (FU), remedando una infusión continua de FU, el SMP es el efecto adverso más frecuente de la capecitabina (25 % - 68 %).5,10 No se ha esclarecido la patogenia del SMP por capecitabina y no cuenta con un tratamiento eficaz, es por eso que se requieren futuros estudios, teniendo en cuenta el fracaso de los tratamientos ensayados hasta la actualidad.9-12

 

MÉTODOS

Se realizó un estudio observacional, prospectivo y descriptivo de pacientes tratados en el servicio de oncología médica del Hospital Fajardo, desde agosto de 2014 hasta agosto de 2015, se realizó examen físico posterior al uso de capecitabina en pacientes con diagnóstico de cáncer de colon (CC), de recto (CR) y de mama metastásico (CMM), y luego se identificó la presencia del SMP, se identificó el estado funcional de los pacientes según ECOG (Eastern Cooperative Oncology Group). Se valoró evolutivamente a los dos grupos de pacientes con diagnóstico de SMP según el tipo de intervención; A: pacientes con reducción el 25 % de la dosis de capecitabina, B: pacientes con interrupción de la QT hasta reducción del SMP. Se definieron los siguientes indicadores: desaparición completa del SMP, y disminución del grado toxicidad (SMP).

Se evaluó la toxicidad con la clasificación del NCI-CTC (National Cancer Institute - Cancer Therapy Evaluation Program, Common Terminology Criteria for Adverse Events, Version 3.0. Disponible en: http://ctep.cancer.gov, Publish Date: June 10, 2003). La descripción de estos eventos se complementó con el análisis de varios parámetros, según el grado y la relación causal.13-15

Se realizó conteo hematológico, transaminasas, fosfatasa alcalina, bilirrubina, LDH y creatinina antes de cada administración de capecitabina.

 

RESULTADOS

Se analizó una muestra de 31 pacientes. Se incluyeron 8 con diagnóstico de CMM que previamente recibieron varias líneas de QT sin fluoropirimidinas, 14 pacientes con CC, y 9 con CR en primera línea de QT (tabla 1).

En general predominó el sexo femenino (61,29 %), aunque para el CC hubo mayor número de hombres. Así como, se observó un incremento significativo de pacientes con piel blanca (74,19 %), con buen estado funcional (ECOG 0) (70,96 %), el grado III de diferenciación (51,61 %), y el estadio III (45,16 %).

El esquema de QT con capecitabina que se asoció con mayor frecuencia de SMP fue el de capecitabina/oxaliplatino, coincidiendo con la localización tumoral (CC) y con el estadio III en los que se recomienda este tipo de QT, que fueron los más frecuentes en el estudio (tabla 2).


Solo se observó el SMP en los primeros 3 ciclos de QT y predominó después del segundo ciclo. Con la intervención se logró 100 % de eliminación del SMP, tanto para el grupo A, en el que se redujo el 25 % de la dosis de capecitabina (80 %), como para el grupo B, en el que se interrumpió la QT (20 %) (tabla 3).


En la tabla 4 se describe la desaparición del SMP en la totalidad de los pacientes, independientemente del tipo de intervención realizada para los dos grupos seleccionados (Grupo A: 80 %, Grupo B: 20 %).


El evento adverso (EA) relacionado a la QT con capecitabina más frecuente fue el SMP con 10 pacientes (32,25 %), con predominio del grado I de la clasificación de toxicidad (7 pacientes). No se presentó ningún EA de grado III y al SMP le siguieron en frecuencia las toxicidades digestivas, fundamentalmente náuseas y vómitos.

 

DISCUSIÓN

Posterior a la administración de capecitabina, el SMP presenta la mayor frecuencia con respecto a otras toxicidades, se han desarrollado diferentes procedimientos para prevenir o revertir el SMP. Entre otros, se describe la aplicación local de diferentes agentes y la administración de piridoxina, y vitamina E, pero ninguno demostró efectividad, por lo que actualmente el método más eficaz está en la interrupción del tratamiento o la reducción de la dosis de capecitabina.16

Los resultados de un ensayo fase III prospectivo, aleatorizado, realizado por Zhan y cols. en el Centro de Cáncer de la Universidad Sun Yat-sen de China, cuyo objetivo fue prevenir el SMP mediante el uso del celecoxib en pacientes voluntarios se observó que la intensidad de dosis de la capecitabina no tuvo relación con el SMP (se utilizaron 2500 mg/m2 de capecitabina) y demostraron que el celecoxib puede ser usado efectivamente y seguramente para prevenir el SMP relacionado con la capecitabina.17

Sin embargo, el estudio utilizó dosis de capecitabina de 1250 mg/m2, tanto para los pacientes en monoquimioterapia con diagnóstico de cáncer de mama metastásico y cáncer de recto, como para los que recibieron la combinación con oxaliplatino en los casos de cáncer de colon incluidos en la muestra. Las intervenciones en el grupo A y en el B determinaron la ausencia de SMP y en este último, se continuó con disminución del 25 % de la dosis de capecitabina después de desaparecer el SMP. En ambos grupos A y B se pudo completar la totalidad de ciclos de QT planificada sin reaparición de la toxicidad cutánea.

El SMP es una toxicidad autolimitada, que puede afectar la calidad de vida de los pacientes y potencialmente impacta en el tratamiento del cáncer, su tratamiento óptimo o prevención requieren todavía de la presencia de futuros ensayos clínicos controlados que profundicen en el conocimiento de los mecanismos fisiopatológicos que lo desencadenan.


CONFLICTO DE INTERESES

Los autores manifiestan no tener conflicto de intereses.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Boige V, Mendiboure J, Pignon JP, Loriot MA, et al. Pharmacogenetic Assessment of Toxicity and Outcome in Patients With Metastatic Colorectal Cancer Treated With LV5FU2, FOLFOX, and FOLFIRI: FFCD 2000-05, JCO May 20, 2010;28(15):2556-64.

2. Amstutz U, Offer SO, Sistonen J, Joerger M, Diasio RB, Carlo R, Largiadèr CR. Polymorphisms in MIR27A Associated with Early-Onset Toxicity in Fluoropyrimidine-Based Chemotherapy, Clin Cancer Res. 2015;21:2038.

3. Lipworth AD, Robert C, Zhu AX. Hand-foot syndrome (hand foot skin reaction, palmar-plantar erythrodysestesia): Focus on sorafenib and sunitinib. Oncology. 2009;77:257-71.

4. Baak BR, Burgdorf WH. Chemotherapy-induced acral erythema. J Am Acad Dermatol. 1991:24:457-61.

5. Abushullaih S, Saad ED, Munsell M, et al. Incidence and severity of hand-foot syndrome in colorectal cancer patients treated with capecitabine: A single institution experience. Cancer Invest. 2002;20:3-10.

6. Nagore E, Insa A, Sanmartin O. Antineoplastic therapy -induced palmar- plantar erythrodysestesia ("hand-foot") syndrome: Incidence, recognition and management. Am J Clin Dermatol 1: 2001;225-34.

7. Lokich JJ, Moore C. Chemotherapy associated palmar-plantar erythrodysestesia syndrome, Ann Intern Med 101: 1984;798-9.

8. Toxicity of fluorouracil in patients with advanced colorectal cancer: Effect of administration schedule and prognostic factors: Meta-Analysis Group in Cancer. J Clin Oncol 16: 1998;3537-41.

9. Heo YS, Chang HM, Kim TW, et al, Hand-foot syndrome in patients treated with capecitabine-containing combination chemotherapy. J Clin Pharmacol 44: 2004;1166-72.

10. Vukelja SJ, Lombardo FA, James WD, et al. Pyridoxine therapy for the palmar-plantar erythrodysestesia syndrome. Ann Intern Med 111: 1989;688-9.

11. Fabian CJ, Molina R, Slavik M, et al, Pyridoxine therapy for palmar-plantar erythrodysestesia associated with continuous 5-fluorouracil infusion. Invest New Drugs, 1990;8:57-63.

12. Kang YK, Lee SS, Yoon DH, Lee SY, et al. Pyridoxine is not effective to prevent Hand-Foot Syndrome Associated with capecitabine therapy: Results of a Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled Study, JCO August 20. 2010;28(24):3824-9.

13. Cancer Therapy Evaluation Program, Common Terminology Criteria for Adverse Events, Version 3.0. Disponible en: http://ctep.cancer.gov, Publish Date: June 10; 2003.

14. Lasagna. The diseases drugs cause. Perspect Biol Med. 1964;19:457-70.

15. Karch, Lasagna. Toward the operational identification of adverse drug reactions. Clin Pharmacol Ther. 1977;21:247-54.

16. Marse H, Van Cutsem E, Grothey A, et al. Management of adverse events and other practical considerations in patients receiving capecitabine (Xeloda). Eur J Oncol Nursing. 2004;8:S16-S30.

17. Zhang RX, Wu XJ, Wan DS, Lu ZH, et al. Celecoxib can prevent capecitabine-related hand-foot syndrome in stage II and III colorectal cancer patients: result of a single-center, prospective randomized phase III trial. Annals of Oncology. 2012;23:1348-53.

 

 

Recibido: enero de 2015.
Aprobado: abril de 2015.

 

 

Iván Ramón Concepción. Especialista en Oncología Médica. Hospital Clínico-Quirúrgico Manuel Fajardo. La Habana, Cuba.
Correo electrónico: ivanramonc@infomed.sld.cu