Índice Anterior Siguiente
Rev Cubana Obstet Ginecol 2002;28(2):

  Formato PDF

Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria (CENSA)

Diagnóstico y síntomas clínicos de la trichomoniasis vaginal

Lic. Ivette Maciques Rodríguez1 y Dra. Magaly Alonso Castellanos2

Resumen

Trichomas vaginalis es un microorganismo causante de vaginitis en la mujer. El diagnóstico clásico de este protozoo se realiza por la observación directa del exudado vaginal en un microscopio óptico. Esta técnica es económica pero poco sensible. El cultivo del exudado es la técnica de certeza, pero es costoso y requiere al menos de una semana para conocer el resultado. En este trabajo nos propusimos comparar los resultados del diagnóstico de la trichomoniasis mediante un juego de reactivos a partir de partículas de látex sensibilizadas con inmunoglobulinas contra T. vaginalis, el cultivo del microorganismo y la técnica directa por microscopia. Los resultados mostraron una mayor sensibilidad (98,7 %) y eficacia (99 %) de la técnica rápida de látex, en relación con la técnica tradicional por microscopia óptica (61,9 y 94 %, respectivamente) y similar especificidad (99 y 99,8 %, respectivamente), en 1 129 pacientes analizadas con un límite mínimo de detección de 104. La técnica tiene un alto valor social, ya que puede utilizarse en el diagnóstico al nivel primario, permite conocer el resultado en la consulta al momento de realizarla y establecer el tratamiento específico para el paciente.

DeCS: TRICOMONIASIS/diagnóstico; TRICOMONIASIS/epidemiología; VAGINITIS POR TRICHOMONA; FEMENINO; TEST DE AGLUTINACION DE LATEX/métodos.

Trichomonas vaginalis es un protozoo flagelado amitocondrial1 causante de una de las enfermedades más importantes de transmisión sexual en humanos.2 Provoca sintomatología clínica similar a la de otros microorganismos como Candida spp y Gardnerella vaginalis, ya que induce vaginitis y uretritis,3 por lo que es imprescindible realizar el diagnóstico diferencial entre ellos para establecer el tratamiento adecuado. Recientemente se estimó que la incidencia y la prevalencia anual de esta infección en Estados Unidos es de 5 millones y 20 millones de casos, respectivamente.4

En Cuba en una investigación realizada en el hospital ginecoobstétrico "Ramón González Coro" primer trimestre de 1996, en que se investigaron 481 pacientes mediante la observación del exudado vaginal en el microscopio óptico, se evidenció Trichomonas vaginalis en el 8,3% de las mujeres estudiadas, parásito considerado como de los 3 microorganismos más frecuentes como agente causal de vaginitis.

Diversas técnicas de diagnóstico se han empleado para la identificación de T. vaginalis,5-7 pero la microscopia óptica ha sido la más utilizada por ser rápida y económica, aunque es poco sensible, y requiere de un personal experimentado para un diagnóstico seguro.8 La baja sensibilidad de esta técnica trae como consecuencia que queden sin diagnosticar y por lo tanto, sin tratamiento, mujeres que pueden estar infectadas, aumento el número de casos con esta parasitosis al nivel mundial. Esto realmente se convierte en un problema, ya que se ha comprobado que pacientes con trichomoniasis vaginal pueden presentar trastornos durante su embarazo, tiene una elevada predisposición al VlH y son susceptibles al cáncer cervical.9,10

El cultivo del exudado en medios selectivos está considerado como el diagnóstico de certeza de este microorganismo,11 pero es costoso y se necesitan de 3 a 4 días como mínimo para que el paciente reciba el diagnóstico difinitivo.

Contar con un medio de diagnóstico rápido, sensible y específico es de suma importancia.

Las pruebas de aglutinación en látex brindan un diagnóstico rápido, y por su sencillez pueden realizarse en la misma consulta por el personal paramédico. La prueba rápida de látex es una técnica barata y de una elevada sensibilidad, la cual se ha utilizado para el diagnóstico de diferentes especies de microorganismos que causan graves daños, tanto en la rama animal como humana.

Por ello nos propusimos realizar la comparación de la prueba rápida de latéx, y el cultivo y el diagnóstico directo por microscopia óptica y establecer algunos aspectos de la epidemiología de la trichomoniasis vaginal.

Métodos

1. Toma de muestra del exudado vaginal

Se realizaron 1 129 exudados vaginales a mujeres que presentaban trastornos ginecoobstétricos y asistieron a las consultas de los hospitales "Ramón González Coro" materno "Hijas de Galicia", Policlínico del Este, en Ciudad de La Habana y materno de San José de las Lajas, y centros de Higiene y Epidemiología en Provincia Habana.

El exudado vaginal se tomó con un hisopo estéril y con la ayuda de un espéculo también estéril. La muestra recogida se colocó en un tubo de ensayo que contenía entre 1-2 mL de solución salina estéril hasta su observación y cultivo.

2. Observación directa al microscopio

Para efectuar la observación directa se eliminó el sobrenadante del exudado y se colocó una gota del sedimento en un portaobjeto, se cubrió con un cubreobjeto y se observó al microscopio óptico en un lente 40x.

3. Prueba rápida de latéx

La prueba rápida de latéx globulina se realizó eliminando primero parte del sobrenadante del exudado, se agitó el resto para después depositar 20 µL del sedimento de éste, más 20 µL del reactivo de latéx acoplado; ambas cantidades se depositaron en una superficie de cristal. Con un agitador se mezclaron ambas gotas y se procedió a imprimir un movimiento de rotación por 3 min. Durante ese tiempo se observó contra una superficie oscura y se determinó la positividad por la presencia de una aglutinación, similar a la del control positivo.

4. Cultivo del exudado

Se colocaron alrededor de 100 µL del exudado vaginal en un tubo de cultivo de tapa de rosca que contenía 5 mL de medio de cultivo Diamond modificado. Posteriormente se incubó a 37°C durante 48 h, pasado ese tiempo se tomó una gota del sedimento con ayuda de una pipeta Pasteur y se colocó sobre un portaobjeto para observarla en el microscopio en el lente de 40x.

5. Indicadores de calidad

Los indicadores de calidad, sensibilidad y especificidad se obtuvieron según las fórmulas empleadas por Argote y López.12

4. Encuesta

A cada paciente se le realizó una encuesta para conocer los signos y síntomas clínicos que presentaban. Los datos obtenidos se analizaron por comparación múltiple de proporciones y prueba de Duncan. Los datos solicitados fueron: la edad de las pacientes y la presencia o no de leucorrea, prurito y fetidez. Las pacientes parasitadas por T. vaginalis se dividieron en 5 grupos de acuerdo con la edad: las menores de 20, las que se encontraban entre 20 y 29 años, entre 30 y 39 años, 40 y 49 y las mayores de 50.

Resultados

Del total de exudados vaginal analizados resultaron positivos por la prueba directa 97, para el 8,5 % y por la prueba rápida de látex y el cultivo 156, para el 13,5 %. La observación directa al microscopio detectó un número menor de exudados positivos comparado con el cultivo de las muestras y la técnica de látex (tabla 1).

Tabla 1. Resultados del diagnóstico de T. vaginalis en diferentes centros asistenciales del país aplicando 3 técnicas de laboratorio

Centro asistencial
No. de muestras
Positivas por
Látex
Cultivo
Examen directo
"Ramón González Coro"
564
33
33
31
Materno San José
166
23
22
14
Higiene y Epidemiología
167
15
14
13
Policlínico del Este
47
7
7
6
Materno 10 de octubre
185
78
80
33
Total %
1 129
156 (13,5%)
156 (13,5%)
97 (8,5 %)

La sensibilidad, especificidad y eficacia entre la prueba de látex y el examen directo se realizó tomando como verdaderos positivos las muestras en que se aisló el microorganismo en el cultivo (tabla 2). Se puede observar que el reactivo de látex presenta mayor sensibilidad y eficacia que el examen directo, aunque ambos métodos tienen semejante especificidad.

Tabla 2. Resultados de la sensibilidad, especificidad y eficacia entre la prueba rápida de látex y el diagnóstico directo

Indicadores de calidad
Resultado (%)
Látex
Directo
Sensibilidad
98,7
61,9
Especificidad
99
99,8
Eficacia
99
94

En la tabla 3 se muestran los resultados relacionados con la edad de las pacientes y la infección vaginal. Se observa que la trichomoniasis vaginal es más frecuente en pacientes entre 20 y 39 años de edad.

Tabla 3. Relación entre la edad de las pacientes y la infección vaginal por Trichomonas vaginalis

Edad
Número de mujeres
positivas por cultivo
Menores de 20
18
20-29
51
30-39
57
40-49
10
Mayores de 50
1

En la tabla 4 se observan los resultados de la encuesta relacionada con los signos y síntomas clínicos que presentan las pacientes con trichomoniasis. Se aprecia que de 156 mujeres encuestadas, 5 presentaron leucorrea amarillenta, 28 presentaron prurito y 51 fetidez. Se evidenció en este trabajo que la característica clínica significativamente más frecuente en la trichomoniasis vaginal, es la leucorrea de color amarillo.

Tabla 4. Resultados de la encuesta realizada a mujeres con trichomoniasis vaginal

Signos y síntomas clínicos

Resultados
Número de mujeres
Leucorrea
Amarillenta
95 a
 
Blanca
31b
 
Otras
12 c
 
Sin secreciones
18c
Prurito
Con prurito
28 b
 
Sin prurito
128 a
Fetidez
Sin fetidez
51b
 
Con fetidez
105 a

Discusión

Los trastornos que ocasiona la vaginitis por Trichomonas vaginalis es un problema social de importancia, no porque conlleve a casos fatales, sino por lo desagradable de los síntomas que provoca y que repercuten de forma directa en el estado sanitario, la psiquis del paciente e incluso, en la incapacidad temporal para el trabajo. Por otra parte, es una enfermedad de transmisión sexual que si no se diagnostica y cura rápido puede propagarse a otros individuos.

En nuestro trabajo la técnica tradicional (observación directa) resultó poco sensible, pero específica en comparación con la prueba rápida de látex, resultados que coinciden con los de otros autores.13 El diagnóstico directo es poco costoso en reactivos, pero requiere un laboratorio con un microscopio y un personal experimentado para un diagnóstico seguro, debido a ello, este no se realiza en todos los centros asistenciales del país y es necesario remitir al paciente al lugar donde pueda realizarse el examen.

El cultivo del parásito es sin duda en estos momentos la técnica de elección para confirmar un resultado positivo,14,15 pero requiere de un medio de cultivo y muchos días de incubación, tiempo en el cual los pacientes infectados pueden continuar trasmitiendo el parásito.

Estudios comparativos de la técnica de cultivo y el PCR en el diagnóstico de la trichomoniasis vaginal han evidenciado resultados similares de sensibilidad y especifidad,16-18 que demuestran que la técnica molecular puede ser incorporada junto con otras metodologías para el diagnóstico de enfermedades de transmisión sexual.6 Si analizamos los datos anteriores, podrían ser similares los resultados de la prueba de látex y el PCR.

No obstante los valiosos resultados que se han obtenido con la aplicación del PCR, este método probablemente no remplazará los métodos actuales que se utilizan para el diagnóstico de rutina de esta enfermedad en países subdesarrollados, por el alto costo que presenta.19

El juego de reactivos para el diagnóstico de Trichomonas vaginalis (amparado por la marca C-kure) producido en nuestro centro, demostró tener mayor sensibilidad que el examen directo, lo que unido a que no requiere de equipos especializados, es de fácil realización y el resultado se obtiene en un tiempo breve, hacen posible que el mismo día se puede conocer el resultado del diagnóstico y de ser necesario, el médico en la misma consulta, puede indicar el tratamiento a la paciente.

El diagnóstico por látex además brinda la opción de poder refrigerar o congelar las muestras para ser investigadas con posterioridad, lo cual es imposible realizar cuando se utiliza la microscopia o el cultivo; los resultados son de fácil lectura y se comparan con un control positivo y negativo que descarta cualquier posibilidad de error.

El empleo de esta técnica permite no solo realizar el diagnóstico en los laboratorios clínicos de los hospitales especializados en nuestro país, sino también psoibilita ampliar la atención primaria al médico de la familia, centros de trabajo y centros estudiantiles, lo que constituye un ahorro de tiempo al paciente, al médico y al laboratorista; otra ventaja es que el enfermo pueda iniciar con más rapidez el tratamiento y con ello evitar una mayor difusión de la enfermedad.

La manifestación principal de la vaginitis por T. vaginalis es la leucorrea, que casi invariablemente se asocia al dolor vaginal y a menudo prurito, se muestra ardor al orinar y en la porción inferior de la vagina.

El flujo es verdoso amarillento, espumoso o lleno de burbujas en el ángulo vaginal inferior.20

En nuestro trabajo las características clínicas encontradas en las pacientes con trichomoniasis, coinciden con lo reportado con otros autores.14 la fetidez se encontró en 105 de 156 mujeres, por lo que resultó una de las principales características, lo que coincide con la mayoría de los investigadores del tema,21-23 a pesar de que hay autores que no reportan la fetidez para esta especie, sino la atribuyen a la presencia de Gardnerella vaginalis, bacteria gramnegativa que frecuentemente se encuentra asociada con T. vaginalis.20

A partir de la encuesta realizada, se determinó además que la edad promedio de las pacientes con trichomoniasis fue de 20 y 39 años de edad, lo que coincide con algunos autores que plantean que esta enfermedad es más frecuente en mujeres que están en plena actividad sexual.24

Summary

Trichomas vaginalis is a microorganism causing vaginitis in women. The classical diagnosis of this protozoo is made by the direct observation of the vaginal smear on the optical microscope. This technique is economic but little sensitive. The smear culture is the accuracy technique, but it is expensive and requires of at least a week to know the result. In this paper, we proposed ourselves to compare the results of the diagnosis of trichomoniasis by a kit of reagents based on latex particles sensitized with immunoglobulins against T. vaginalis, the culture of the microorganism and the direct technique by microscopy. The results showed a higher sensitivity (98.7 %) and efficiency (99 %) of the fast latex technique in relation to the traditional technique by optic microscopy (61.9 and 94 %, respectively) and a similar specificity (99 and 99,8 %, respectively) in 1 229 patients analyzed with a minimum detection limit 104. The techniques has a great social value, since it may be used in the diagnosis at the primary health care level, allows to know the result immediately at the physician's office and to establish the specific treatment for the patient.

Subject headings: TRICHOMONIASIS/diagnosis, TRICHOMONIASIS/epidemiology; TRICHOMONAS VAGINITIS; FEMALE; LATEX FIXATION TESTS.

Referencias bibliográficas

  1. Shah PH, Stiles JK, Finley RW, Lushbaugh WB, Meade JC. Trichomonas vaginalis: Characterization of a family of P-type ATPase genes. Parasitol Int 2002;51(1):41-51.
  2. Bessarab IN, Liu HW, Chui-Fun, Tai JH. The complete cDNA sequence of a type II Trichomonas vaginalis virus. Virology 2000;267:350-9.
  3. Jeremias J, Tolbert V, Witkin SS. Detection of Chlamydia trachomatis and Trichomonas vaginalis in the vaginal introitus, posterior vagina, and endocervix by polymerase chain reaction. Methods Mol Biol 1998;92:227-37.
  4. Beverly AL, Venglarik M, Cotton B, Schewebke JR. Viability of Trichomonas vaginalis in transport medium. J Clin Microbiol 1999;37(11):3749-50.
  5. Madico G, Quinn TC, Rompalo A, McKee KT Jr, Gaydos CA. Diagnosis of Trichomonas vaginalis infections by PCR using vaginal swab samples. J Clin Microbiol 1998;36(11):3205-10.
  6. Okuyama T, Takahashi R, Mori M, Osaka M, Kobayashi TK, Maeda S. Polymerase chain reaction amplification of Trichomonas vaginalis DNA from Papanicolaou-stained smears. Diagn Cytopathol 1998;19(6):437-40.
  7. Van Der Schee C, Van Belkun A, Zwijgers L, Van Der Brugge, O´Neil LE, Luijendijk A, et al. Improved diagnosis of Trichomonas vaginalis infection by PCR using vaginal swabs and urine specimens compared to diagnosis by wet mount microscopy, culture, and fluorescent staining. J Clin Microbiol 1999;37(12):4127-30.
  8. Mayta H, Gilman RH, Calderon MM, Gottlieb A, Soto G, Iskra Tuero, et al. 18S Ribosomal DNA-based PCR for diagnosis of Trichomonas vaginalis. J Clin Microbiol 2000;38(7):2683-7.
  9. Dermirezen S. Trichomonas vaginalis in vaginal smears of women using intrauterine contraceptive device. Cent Eur J Public Health 2001;9(4):176-8.
  10. Moodley P, Wilkinson D, Connolly C, Moodley J, Sturn AW. Trichomonas vaginalis in associated with pelvic inflammatory disease in women infected with human immunodeficiency virus. Clin Infect Dis 2002;34(4):519-22.
  11. Hobbs MM, Kasembe P, Reed AW, Miller WC, Nkata E, Zimba D, et al. Trichomonas vaginalis as a cause of uretrih tis in Malawian men. Sex Transm dis 1999;26(7):381-387.
  12. Argote E, López G. Pautas para evaluar la calidad de los juegos diagnósticos basados en la técnica ELISA. Rev Cubana Cienc Vet 1995;24(2):16-9.
  13. Lin PR, Shaio MF, Liu JY. One tube, nested PCR assy for the detection of Trichomonas vaginalis in vaginal discharges. Ann Trop Med Parasitol 1997;91(1):61-5.
  14. Levi HM, Torres J, Piña C, Klein R. Comparison of the InPouch TV culture system and Diamond´s modified medium for detection of Trichomonas vaginalis. J Clin Microbiol 1997;35(12):3308-10.
  15. Barenfanger J, Drake C, Hanson C. Timing of inoculation of the Puoch Makes no difference increased detection of Trichomonas vaginalis by the inpouch tv method. J Clin Microbiol 2002;40(4):1387-9.
  16. Ryu JS, Chung HL, Min DY, Cho YH, Ro YS, Kim SR. Diagnosis of trichomoniasis by polymerase chain reaction. Yonsei Med 1999;40(1):56-60.
  17. Jordan JA, Lowery D, Trucco M. TaqMan based detection of Trichomonas vaginalis DNA from female genital specimens. J Clin Microbiol 2002;39(11):3819-22.
  18. Kaydos SC, Swygard H, Wise SL, Sena AC, Leone PA, Miller WC, Cohen MS, Hobbs MM. Development and validation of a PCR-based enzyme-linked immunosorbent assay with urine for use in clinical research settings to detect Trichomonas vaginalis in women. J Clin Microbiol 2002;40(1):89-95.
  19. Singh B. Molecular methods for diagnosis and epidemiological studies of parasitic infections. Int J Parasitol 1997;27(10):1135-45.
  20. Novax ER, Jones GSJ, Gones HW. Tratado de Ginecología. En: Enfermedades de la vagina, 9. Ed. México: Nueva Editorial Interamericana, 1977. P. 205-7.
  21. Latif AS, MBChB, FcP. Trichomoniasis and the tropical sexually transmitted diseases. Inf Dis 1990;3:34-8.
  22. Anorlu RI, Fagbenro AF, Fagorala T, Abudu OO, Galandanci HS. Prevalence of Trichomonas vaginalis in patients with discharge in Lagos, Nigeria. Niger Postgrad Med J 2001;8(4):183-6.
  23. Moodley P, Wilkinson D, Connolly C, Moddley J, Sturm AW. Trichomonas vaginalis is associated with pelvic immflamatory disease in women infected with immunodeficiency virus. Clin Infect Dis 2001;34(4):519-22.
  24. Buve A, Weis HA, Laga M, Van Dyck E, Musonda R, Za+keng L, et al. The epidemiology of trichomoniasis in women in four African cities. AIDS 2001;4:89-96.

Recibido: 10 de diciembre de 2002. Aprobado: 21 de enero de 2003.
Dra. Ivette Maciques Rodríguez. Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria (CENSA). Carretera Tapaste y Autopista Nacional. Apartado 10. CP 32700, San José de Las Lajas, La Habana, Cuba.

1 Máster en Ciencias. Investigadora agregada. Departamento de Parasitología.
2 Profesora Titular. Departamento de Parasitología.

Índice Anterior Siguiente