EDITORIAL

 

El padre de la Obstetricia Cubana: un "soldado sin condiciones"

 

The father of the Cuban Obstetrics: a "soldier with no conditions"

 

El 18 de enero de 2013 se conmemoró el aniversario 160 del natalicio de quien resulta un paradigma para los médicos cubanos y en particular para los ginecoobstetras, el General y Profesor Eusebio Hernández Pérez.

La Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología como es habitual desde hace varios años rinde tributo a esta personalidad de la historiografía patriótica y científica cubanas, y en esa fecha, reconoce el trabajo abnegado de los ginecoobstetras, que año tras año, tienen un importante protagonismo en los logros de nuestro sistema de salud, como el conseguido el pasado 2012 donde se alcanzó una tasa de mortalidad infantil de 4,6 fallecidos por mil nacidos vivos, la segunda más baja tasa de la historia y adicionalmente, una disminución de la mortalidad materna, pero más importante que los resultados numéricos, la satisfacción social del deber cumplido.

El escenario tradicional para este acto fue el Hospital Ginecoobstétrico de Marianao inaugurado el 20 de septiembre de 1941 como Clínica de Maternidad Obrera y que desde 1966, el Ministerio de Salud Pública aprobó merecidamente que llevara el nombre de Profesor Eusebio Hernández, como justo reconocimiento al bregar del ilustre patriota.

Una ofrenda floral fue colocada por alumnos y profesores, ante el busto que precede esta histórica instalación de salud desde el año 1952. El engalanado anfiteatro presidido por una hermosa obra de arte que muestra un retrato a óleo del patriota, fue el contexto ideal para escuchar al Dr. Gregorio Delgado García, Historiador del Ministerio de Salud Pública que recorrió sucintamente la vida y obra del Profesor Eusebio Hernández.

El Profesor Evelio Cabezas Cruz, como Presidente de la Sociedad, leyó el acuerdo 62 de 2012 de la Junta de Gobierno, donde se establece para la posteridad, la instauración del Premio Profesor Eusebio Hernández al mejor trabajo de investigación que concurse en cada uno de los congresos nacionales a partir del XV congreso a realizarse en el mes de mayo de 2013.

Un residente de la especialidad, de nacionalidad boliviana, declamó un poema que recorrió su infancia y adolescencia, sus estudios en la Escuela Latinoamericana de Medicina de la Habana (ELAM) y ahora en el hospital que lleva el nombre del patriota, en sentidos versos también le rindió homenaje y mostró agradecimiento a Cuba por acogerlo como un hijo.

El Dr. Carlos Daudinot Cos, Director del Centro reconoció el trabajo de todo su colectivo que permitió alcanzar la más baja tasa de mortalidad infantil de la historia de ese centro asistencial, 0,9 por mil nacidos vivos y en otros indicadores de salud que se detallan en el artículo especial de este número de la revista.

Las conclusiones del solemne acto estuvieron a cargo del Dr. Roberto Álvarez Fumero, Director nacional del Programa de atención materna infantil quien con emotivas palabras recordó a dos de nuestros paradigmas que por coincidencia histórica conmemoramos en este enero el 160 aniversario de sus natalicios: el Profesor Eusebio Hernández y nuestro Apóstol José Martí.

Reconoció el trabajo desarrollado por los ginecoobstetras y otros especialistas para lograr los resultados de trabajo que hoy exhibimos y exhortó a todos a honrar a los patriotas que nos antecedieron en la historia, pues sin su ejemplo y sacrificio, nada hubiera podido alcanzarse; también conminó a luchar por nuevas metas para la salud y el bienestar de la mujer cubana.

La Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología como siempre ha considerado, el 18 de enero de cada año no como una celebración festiva, sino una conmemoración patriótica que se aprovecha para reconocer el trabajo realizado en el año anterior y proponernos nuevos empeños para el siguiente.

Eusebio Hernández en carta que enviara al Generalísimo Máximo Gómez desde Cayo Hueso el 24 de enero de 1885 expresó: "...soy un soldado sin condiciones".

Los ginecoobstetras cubanos siguiendo su ejemplo y parafraseando sus palabras afirmamos que en el combate por la salud de la mujer cubana, también somos soldados sin condiciones.

 

 

Dr. C. Miguel Sarduy Nápoles
Junta de Gobierno de la Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología