ARTÍCULO ESPECIAL

 

Honrar, honra.
José Martí

 

 

Homenaje de una institución a sus condiciones histórico-concretas, en el aniversario 160 del natalicio del Profesor Eusebio Hernández

Tribute from one institution to its specific historical conditions, on the 160th anniversary of Prof. Eusebio Hernández

 

Durante el año 2012, a los indicadores de excelencia obtenidos por el Hospital Universitario Ginecobstétrico Eusebio Hernández (Fig. 1), entre los cuales se halla el no haber tenido ninguna muerte materna relacionada con la hemorragia obstétrica en 18 años y ninguna por trastornos hipertensivos en el embarazo en 21 años, se encuentra la tasa de mortalidad infantil en 0,94 por cada 1 000 nacidos vivos. Es decir: por cada 1 000 niños que nacen en la institución esta tasa es inferior a un fallecimiento. Tales resultados son los mejores en la historia del centro y también los más destacados en el grupo de maternidades del país con más de 4 000 nacimientos anuales.

Las cuatro defunciones neonatales ocurrieron en recién nacidos menores de 1 500 g de peso. El índice de bajo peso al nacer fue también satisfactorio con 5,9 %. Otros indicadores muy favorables de la institución son: el índice de supervivencia de 84 % en el recién nacido menor de 1 500 g de peso, la disminución a casi cero de la morbilidad por concepto de enfermedad de membrana hialina, ninguna muerte infantil por asfixia hace más de dos años, la realización de cirugía mayor ginecológica mínimamente invasiva, la disponibilidad de realización de flujometría Doppler las 24 horas del día, la práctica de histeroscopias diagnóstico-terapéuticas y casi una década sin muerte materna por hemorragia. Todo ello, pese a que los servicios de perinatologia y neonatología son de referencia para la provincia y también de referencia para casos de enfermedad hemolítica perinatal por isoinmunización Rh. Esto significa la recepción de pacientes con elevado riesgo reproductivo. Por otra parte, teniendo en cuenta la calidad de los servicios que brinda a la población, se abrió un servicio de atención médica internacional.

Cabría preguntarse si la institución posee recursos humanos o materiales especiales con los cuales obtener esos indicadores, que la sitúan entre los centros de vanguardia a nivel nacional.

¿Se trata acaso del azar o de una fórmula mágica, lo que le ha permitido arribar con estos logros a la celebración del 160 aniversario del natalicio del General Profesor Eusebio Hernández, (Fig. 2) Padre de la Obstetricia cubana, paradigma de patriota, científico y médico revolucionario este viernes 18 de enero de 2013?

La respuesta reside, creo, en la propia historia de esta institución, con más de siete décadas de fundada, donde se han formado Profesores de Profesores y por la cual han transitado sucesivas generaciones de estudiantes de pre y posgrado, no solo de Cuba sino de varios países de diversos continentes (Fig. 3).

 

Todo ello le ha permitido acumular una valiosa experiencia profesional en la asistencia, la docencia y la investigación científica y un sentido de responsabilidad médica y de compromiso moral con la salud y la felicidad de la población de los tres extensos municipios que atiende y sentido de pertenencia a la institución por parte de su personal profesional, técnico y auxiliar.

Estos resultados, como en muchos centros asistenciales, estudiantiles, laborales, de la producción o los servicios del país, tienen su esencia en la vocación profesional de sus trabajadores, su apego a los principios de la ética médica, la observancia de protocolos elaborados de forma consensuada por profesionales de todo el país, la organización y dirección por objetivos de trabajo, la existencia de evaluaciones multidisciplinarias oportunas, el trabajo de evaluación diagnóstico-terapéutica en equipo, a lo largo de los años y el control de la actuación de todos los elementos que forman parte de la complejísima labor que tiene lugar tras los muros de una institución de salud de este tipo.

Lo alcanzado no constituye una meta para el centro y su personal, sino un verdadero reto para, desde lo logrado, proponerse propósitos aún más ambiciosos y difíciles en lo sucesivo.

Ningún lugar u ocasión es más propicio para celebrar el natalicio de un patriota cubano de la talla del General Profesor Eusebio Hernández y Pérez, para reconocer el trabajo realizado día a día y por lo alcanzado, especialmente durante 2012, por parte de los ginecobstetras cubanos de todo el país.

 

 

Dr. Jorge J. Delgado Calzado
Secretario de la Sección de Medicina materno fetal y perinatal