Descargar en PDF   Sumario Anterior Siguiente
Gaceta Médica Espirituana 2006; 8(3)

Revisión bibliográfica

Facultad de Ciencias Médicas "Dr. Faustino Pérez Hernández"

La competencia comunicativa y su relación con la enseñanza del idioma inglés en las "Ciencias Biomédicas”

Dsc. José Alejandro Concepción Pacheco 1, Lic. Eugenio Amador Díaz Vázque 2

Lic. en Ingles. Profesor titular 1
Lic. en Ingles 2

resumen

Se realizó una revisión con el objetivo de identificar la relación existente entre la competencia comunicativa y la enseñanza del idioma inglés en las Ciencias Biomédicas. Se arribó a la conclusión de que la enseñanza de lenguas, debe instaurar definitivamente  el análisis de la competencia comunicativa de los futuros egresados,  para favorecer el desempeño comunicativo de los estudiantes al integrar las cuatro habilidades del lenguaje: hablar, escuchar, leer y escribir.

DeCS: EDUCACIÓN BASADA EN COMPETENCIAS, LINGÜÍSTICA / educación.

INTRODUCCIÓN

De gran importancia en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial ha sido el interés por las lenguas extranjeras. El aumento acelerado de la migración económica, los avances tecnológicos en las comunicaciones y el alcance que han logrado los medios de comunicación masiva, hacen que hoy sea una norma, más que una excepción, que las personas sean capaces de hablar uno o más idiomas además del adquirido al nacer.

Dentro de los idiomas más estudiados en el mundo contemporáneo, está el inglés. Denis Girard, Inspector General de la Academia de París (Quirk, R., et al. 1985: 3), valora entre los parámetros fundamentales para medir la importancia de un idioma los siguientes factores: el número de habitantes nativos que tiene, en qué medida está geográficamente extendido, su importancia como vehículo de comunicación y la influencia económica y política de quienes lo hablan.

“El inglés es el lenguaje fundamental de libros, periódicos, aeropuertos y control del tráfico aéreo, negocios internacionales, conferencias académicas, ciencia, tecnología, diplomacia, deportes, competencias internacionales, música popular y propaganda. Alrededor de dos tercios de científicos del mundo leen en inglés; y al menos tres cuartos de la información electrónica almacenada están en este idioma.”(Edmundson, W. 2003: 14)

Cualquiera de estos criterios hace al inglés prominente. La relevancia y extensión del idioma inglés tiene mucho que ver con la expansión imperialista y el dominio colonial y neocolonial, por parte de las grandes potencias de habla inglesa. Esto explica que sea en la enseñanza de idioma inglés, como segundo idioma o como lengua extranjera, donde se han producido los mayores adelantos y una proliferación de métodos, enfoques y técnicas de enseñanza y aprendizaje.

Sin embargo, la enseñanza general primaria, media y superior en Cuba, encargada de brindar esta formación ha mantenido programas que responden a esquemas que primaban en la enseñanza antes de la década de los cuarenta. Los mismos centran su objetivo final en que los estudiantes sean capaces de comprender los textos escritos para que como futuros profesionales puedan extraer información científica de publicaciones extranjeras.

Estos "cursos de lectura" enfatizan en la habilidad de comprender lo leído,  ignoran el resto de las habilidades y competencias que permitirían al estudiante utilizar el idioma como herramienta de comunicación para el trabajo y las relaciones sociales y académicas.

Otro de los factores que de forma evidente milita contra la comunicación significativa y auténtica,  entre los estudiantes e idioma inglés se encuentra, según observaciones realizadas por (Deckert, G. 1987), el habla  excesiva del profesor en clase traducida en términos de comentarios y corrección frecuente, lo que conspira contra la aparición y desarrollo de una conversación, tanto sostenida como llena de propósitos,  en los estudiantes.

“Ha existido dogmatismo en muchas personas, después de la aparición de la enseñanza comunicativa del idioma inglés, como generalmente ocurre,  con la implantación de nuevas ideas, la cual pudo haber conducido a malas interpretaciones en la aplicación de este tipo de enseñanza,   así como a opiniones sobre fallos producidos en el uso de la misma,  tales como: dejadez en la enseñanza de la gramática, no corrección de errores y problemas en la enseñanza de la pronunciación, a pesar de que estos problemas nunca fueron  promovidos por ninguno de los proponentes fundamentales del Enfoque Comunicativo.” (Irizar, T. 2003: 23)

Uno de los problemas atendidos con prioridad en Cuba,  es el relacionado con la formación de profesionales y técnicos,  capaces de llevar los niveles de salud del pueblo a índices que hoy compiten con los resultados de muchas naciones desarrolladas del orbe.

La correcta formación de todo este personal, que incluye el entrenamiento en la lengua inglesa,  a través de cursos de pre y postgrados, debe desarrollar cada vez más la capacidad de pensar, razonar y actuar creadoramente, ampliar el uso de los métodos activos de la enseñanza para las habilidades prácticas y la solidez de los conocimientos de los egresados.

A través del trabajo con contenidos médicos en inglés, los alumnos de las especialidades de medicina, enfermería y estomatología comienzan a utilizar el inglés médico o inglés para propósitos específicos; en actividades relacionadas con la educación en el trabajo tales como: pases de visita, discusiones diagnósticas, conferencias médicas, entrevistas a pacientes, reportes de casos, paneles y mesas redondas. Entre otras podemos relacionar las búsquedas bibliográficas y la consulta bibliográfica especializada.

Toda esta preparación, abre las puertas al intercambio del personal médico cubano en países de habla inglesa, a través de misiones, colaboraciones y congresos médicos esencialmente.

Sin embargo, no percibir la necesidad de integración de la formación especializada con la formación general, desatendiendo en este sentido la formación idiomática en idioma inglés, ha traído como consecuencia que muchos de los estudiantes de las ciencias biomédicas no desarrollen su competencia comunicativa en idioma inglés de manera apropiada (Concepción, J. 1999).

DESARROLLO

Las competencias comunicativas

En la actualidad la didáctica del habla, ha ocupado un lugar importante en el desarrollo de la enseñanza de la lengua. Esta didáctica está concentrada en el problema  de la comunicación, es decir, en lograr que nuestros estudiantes sean capaces de comprender y comunicarse de forma coherente, en dependencia de las necesidades comunicativas que se les presenten ante diferentes situaciones, en que habrán de intercambiar.

Atendiendo a que uno de los aspectos centrales del proceso docente educativo en la escuela cubana es el desarrollo de una eficaz competencia comunicativa en los estudiantes, la didáctica de la lengua debe priorizar el trabajo con este concepto y su aplicación en todos los componentes  que rigen la enseñanza de la lengua materna.

Es importante tener en cuenta la teoría de Noan Chomsky que, entre otros aspectos, señala que la gramática debe ser un modelo de competencia que atendiendo a un conjunto de reglas ofrezca a las frases gramaticales modelos de lengua, es decir, una gramática dirigida no-solo, a describir los enunciados, si no a explicar como han sido producidos. Esta gramática generativa  tiene sus antecedentes en la gramática  de Post-Royal y en Humbolt e intenta dar una explicación de competencia lingüística  de los hablantes, a partir del sistema de reglas que permite generar un conjunto infinito de oraciones.

La noción Chomskiana de competencia comunicativa la relaciona con el conocimiento intuitivo tácito, que todo hablante posee de su lengua materna, según la cual el individuo poseedor de esa competencia  dispondrá del sistema  de reglas-gramaticales-correspondientes que garantizará en la actuación la codificación-descodificación  de infinitos textos. (Montes, J. 1987)

Ya en 1970, Dell Hymes desarrolla un concepto de competencia comunicativa que supera la teoría Chomskiana en cuanto a la competencia lingüística.

La competencia comunicativa se ve como la habilidad de dominar situaciones del habla resultado de la aplicación  adecuada de subcódigos diferentes, mientras que Chomsky hace una diferenciación entre competencia y actuación, sin considerar que esas estructuras generales son producidas por actos lingüísticos  en determinadas situaciones comunicativas.

Para la enseñanza de la lengua deben considerarse las cuatro dimensiones de la competencia comunicativa que en 1980 propone Canales y Swain las cuales  se relacionan con un análisis inter-disciplinario y sistemático del texto.

Las cuatro dimensiones de la competencia comunicativa  que se aluden y las cuales han sido enunciadas anteriormente son:

  1. Competencia gramatical lingüística: La didáctica de  la lengua debe atender al dominio de las estructuras lingüísticas  del idioma de forma gradual  sistémica, favoreciendo al estudiante la capacidad no solo de dominar la realidad, si no también de predicar sobre ella a partir  del conocimiento previo  que posee de las diferentes estructuras lingüísticas  que reintegran el sistema  hasta lograr la creación de un todo coherente de intención comunicativa.
  2. Competencia sociolingüística: La actividad lingüística  es eminentemente social y este carácter es el que establece un uso restrictivo al proceso de la comunicación, en dependencia de las situaciones comunicativas en que se desenvuelve.
  3. Competencia discursiva: Dentro de los niveles constructivos del texto aparecen los sintagmas, con una función básicamente denominativa: la oración.
  4. Competencia estratégica: Se relaciona con la capacidad que desarrolla el estudiante de elaborar la estrategia de comunicación para iniciar, continuar y finalizar el proceso comunicativo. El educando es capaz de cumplir una función comunicativa dada y desarrollar así,  la capacidad de comprender, analizar y recrear el texto a favor del desarrollo de la competencia comunicativa.

Resulta necesario en el análisis y estudio de la competencia comunicativa incluir las definiciones que enmarcan la competencia comunicativa en la habilidad de usar el sistema de la lengua de forma apropiada en cualquier circunstancia (Finocchiaro, M. 1989). Así como la consideración de la competencia en términos de expresión, interpretación y negociación del significado que incluye interacción de dos o más personas pertenecientes a la misma o diferente comunidad del habla o entre una persona y un texto escrito u oral (Savignon, S. 1983).

Con relación a la competencia comunicativa en la enseñanza del idioma inglés en las Ciencias Biomédicas ya se ha definido la misma por el autor de esta revisión como el desempeño comunicativo de los estudiantes al integrar las cuatro habilidades del lenguaje: escuchar, hablar, leer y escribir. (Concepción, J.A. 2005: 36)

La competencia comunicativa en la enseñanza del idioma inglés en las Ciencias Biomédicas

En las Ciencias Biomédicas, la competencia comunicativa toma como punto de partida el Enfoque Comunicativo, dirigido al desarrollo de conocimientos, habilidades y hábitos que permiten la emisión, recepción y negociación efectiva y apropiada de los mensajes contenidos en los actos de comunicación, mediante el lenguaje verbal y no verbal, con personas anglo parlantes. En los programas de estudio se considera la primacía natural del uso oral del lenguaje sobre sus formas escritas.

El alcance de la competencia comunicativa en la enseñanza del inglés en las Ciencias Biomédicas se divide por niveles: el nivel elemental, representa limitadas posibilidades de recepción y emisión de mensajes tanto por el carácter básico del conocimiento del sistema lingüístico, como por el insuficiente desarrollo de habilidades para su uso apropiado y fluido. En este nivel la competencia comunicativa de los estudiantes se sitúa en la fase de primer encuentro con un sistema lingüístico desconocido y con una comunidad y cultura de normas y costumbres diferentes a los propios. El alumno está obligado a comparar y confrontar sus propias experiencias y convicciones con esas nuevas. La traducción desde la lengua materna y hacia ella, es un recurso natural en todo esfuerzo consciente de apropiación de otro idioma lo que puede aprovecharse cuando sea útil para señalar diferencias, equivalencias estructurales o semánticas, reconociendo que limita la fluidez en el procesamiento de los mensajes y que constituye una habilidad adicional más compleja, como un fin en sí misma.

En esta etapa inicial cualquier apresuramiento por lograr niveles de expresión imposibles de alcanzar en este nivel redundará en frustraciones y pérdida de la motivación, o en el mejor de los casos, en la memorización y reproducción formal de expresiones que, aunque puedan dar la impresión de comunicación efectiva, solo son útiles para fijar patrones y vocabulario del idioma extranjero.

En esta primera parte la competencia comunicativa se traduce en:

Con relación al segundo nivel de apropiación de la competencia comunicativa de los estudiantes, o nivel pre-intermedio de competencia comunicativa, se expone que el mismo representa limitadas posibilidades para expresar necesidades prácticas y comunicativas de la vida cotidiana. Se manifiestan errores lingüísticos que interfieren frecuentemente la comunicación y que requieren rectificarse. En sentido general constituye la continuación del contacto con un sistema lingüístico ajeno y con una comunidad y cultura de normas y culturas diferentes a las ropias. El uso de la traducción debe ser más limitado en este nivel que en el elemental.

En esta segunda parte la competencia comunicativa se traduce en:

El tercer nivel, o nivel intermedio de competencia comunicativa en la lengua inglesa (uso adecuado de la lengua inglesa en situaciones comunicativas de la vida cotidiana y según limitaciones lógicas). Debe lograr la transmisión del mensaje, aunque existan algunos problemas de comunicación. Este nivel constituye el último eslabón del Ciclo de Inglés General. Al culminarlo los estudiantes deben ser capaces de utilizar el idioma de manera inteligible, en situaciones conocidas, con posible existencia de errores que no afecten la comunicación.

En esta tercera etapa, la competencia comunicativa se traduce en:

En el último nivel, o nivel pos intermedio de la competencia comunicativa el alumno debe utilizar de forma eficiente la lengua extranjera en situaciones comunicativas de su esfera profesional y social e incurrir en pocos errores lingüísticos. La comunicación de los estudiantes debe ser aceptable en cuanto a su efectividad y consistencia. Se producen en este nivel por parte de los estudiantes, pocas dificultades y vacilaciones; el alumno es capaz de restablecer la comunicación si esta se interrumpe. En este nivel se comienza el Ciclo de Inglés con fines específicos, por lo que se inicia el desarrollo de hábitos y habilidades lingüístico-comunicativas propias de las situaciones de la esfera médica.

La competencia comunicativa en este último nivel se traduce en los mismos aspectos relacionados en los tres niveles anteriores; pero a un nivel pos intermedio, aplicado a las particularidades lingüísticas de los estudiantes como médicos generales integrales.

El déficit de la competencia comunicativa en idioma inglés

“Para que la escuela sea un medio facilitador de la comunicación y para que pueda contribuir realmente a la competencia comunicativa es necesario que, desde los primeros grados, desarrolle en el niño una actitud diferente ante el idioma, caracterizada por la conciencia de para qué le sirve y cómo hacer un uso eficiente de él, en cualquier situación comunicativa en la que se encuentre.”(Romeu, A.1994: 2)

A pesar de que el enfoque comunicativo, concepción moderna, que se utiliza en las Ciencias Médicas en el país para la enseñanza de lenguas extranjeras; tiene como principio lograr la competencia comunicativa en los futuros galenos a través de la comprensión, análisis y construcción de textos de forma coherente, no siempre se logra este objetivo primordial.

Primeramente se hace necesario comentar que en la propia enseñanza de la lengua extranjera ha imperado el formalismo, así como el divorcio entre el análisis reflexivo y el empleo práctico de la misma. Se ha hecho patente la insuficiente planificación y orientación hacia objetivos determinados, la tendencia al repentismo y a la ejercitación de las habilidades comunicativas, desvinculadas de la práctica social.

El desarrollo de las habilidades comunicativas, a pesar de ser en esencia un proceso activo, no ha escapado al formalismo. Esto ocurre sobre todo cuando se ha querido desarrollar dichas habilidades en situaciones desligadas de las necesidades práctico comunicativas, del estudiante, sin analizar que las actividades comunicativas que son el centro del esqueleto u organización conceptual de la enseñanza comunicativa del lenguaje, involucran el aprendizaje en comunicación auténtica  y que además esto puede tener lugar en un contexto de interacción entre dos personas en una de las infinitas situaciones de la vida diaria; pero que también puede ser organizada para aprender fines, propósitos en el contexto de la clase.

Actualmente la enseñanza debe aspirar a cambios cualitativos en las estructuras y sistemas de conocimientos, que irradien también cambios cuantitativos en el proceso.

Específicamente la enseñanza de lenguas debe instaurar definitivamente el análisis de la competencia comunicativa, de los futuros egresados, vista como el desempeño comunicativo de los estudiantes al integrar las cuatro habilidades del lenguaje: hablar, escuchar, leer y escribir.

CONCLUSIONES

La  enseñanza del idioma inglés en las Ciencias Biomédicas, no incide favorablemente en la toma de decisiones individuales y colectivas, de los estudiantes, con relación al desarrollo de hábitos,  habilidades y relaciones sociales de los mismos,  combinando aspectos propios de la organización eficiente de la enseñanza,: óptima participación de los estudiantes, dinamismo y entretenimiento. Los estudiantes al tratar de interpretar roles, no obtienen resultados favorables en relación con el desarrollo de su competencia comunicativa en idioma inglés.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Abbot, G.1989. The teaching of English as an International Language. A practical guide. Edición Revolucionaria.
  2. Álvarez de Zayas, C. 1999. La Escuela en la Vida. Didáctica.  Ciudad de la Habana. Editorial Pueblo y Educación. 3ra Edición.
  3. Antich, R. 1881. English Composition. Editorial de Libros para la educación.
  4. Baranov y col.  1984. Pedagogía. Editorial Pueblo y Educación.
  5. Bermúdez, R. 1996. Teoría y Metodología  del  Aprendizaje. Ciudad de la Habana. Editorial Pueblo y Educación.
  6. Bordin, A. 1993. Methodology of the teaching of English as a foreign language. La Habana. Editorial Pueblo y Educación.
  7. Byrne, D. 1989. Teaching  Oral  English.  Habana. Edición Revolucionaria.
  8. Castillo, M., Corona, D., Macola, C. Y Peña, J. 1998 English for specific purposes. Handbook for teachers. English in a world at peace. Ministerio de Educación Superior. Cuba.
  9. Colomina, R., Onrubia, J. Y Rochera, M. J. 2001. Interactividad, mecanismos de influencia educativa y construcción del conocimiento en el aula. En C. Coll, J. Palacios y A. Marchesi (comps). Desarrollo psicológico y educación. 2. Psicología de la educación escolar. Madrid. Alianza.
  10. Danilov, M. 1985. Didáctica de la escuela media. Editorial Pueblo y Educación.
  11. Departamento de Preparación y Superación de Personal Docente. Asesoría Nacional de Estudios Pedagógicos. MINED. 1975. Selección de Temas de Didáctica General. Viceministerio de Educación de Adultos.     
  12. Diaz-Barriga, F. Y Hernández, G. 2002. Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. Una interpretación constructivista. México. McGrawHill.
  13. Dobson, J. 1992. Effective techniques for English conversation groups. 
  14. Dugan,  A. 1973. Culturas Básicas de  la  Humanidad. Cuadernos Populares. La Habana.
  15. Finocchiaro, M. 1989. The Functional Notional  Approach, From Theory to Practice.  Edición  Revolucionaria. 
  16. García, M. y col. 1990. Métodos activos  en la educación técnica y profesional. Editorial Pueblo y Educación.
  17. Glyn, H.1995. A handbook of Classroom English. Oxford.
  18. González, F. 1985. Motivación moral en adolescentes y  jóvenes. Habana. Editorial Científico-Técnica.
  19. González, D. 1995. Teoría de la motivación y práctica  profesional. Editorial Pueblo y Educación.
  20. Hutchinson, T. 1999. English for Specific purposes, A learning-centred approach. Cambridge University Press.
  21. Jensen, E. 1995. Teaching with the Brain in mind. Turning Point Publisher. U.S.A.
  22. Jensen, E. 1995. Brain-Based Learning and Teaching. Turning Point Publishing. Del Mar, CA, USA.
  23. Keech, G. 1989. A Communicative Grammar of English.  La  Habana.  Edición Revolucionaria.
  24. Klippel, F. 1984. Talking. Communicative Fluency Activities for language teaching. New York. CUP.
  25. Mc Donough, S. 1989. Psychology in Foreign Language Teaching. La Habana. Edición Revolucionaria.
  26. Mikulecky, B. 1989. Teaching Reading Skills. Addison-Wesley Publishing Company. New York. 
  27. Monereo, C. 1994. Estrategias de enseñanza y aprendizaje. Formación del profesorado y aplicación en la escuela. Barcelona. Graó.
  28. Monereo, C. 1998. Estrategias de enseñanza y aprendizaje. México. Editorial SCP.
  29. Rico, M. 1996. P. Reflexión y Aprendizaje. Editorial  Pueblo y Educación.
  30. Ruiz, M. 2001. Profesionales competentes: Una respuesta educativa. Instituto Politécnico Nacional. México.
  31. Ruiz,  M. 2001. La Competencia Investigadora. Entrevista sobre tutoría o investigaciones educativas. Editorial Independiente. S.A. México. 
  32. Sandler, P. Medically Speaking. English for the Medical Profession. La Habana. Edición Revolucionaria.
  33. Savignon, S. 1983. Communicative competence: Theory and Classroom Practice Reading, Mass: Addison. Wesley.
  34. Solé, I. 1993. Disponibilidad para el aprendizaje y sentido del aprendizaje. En C. Coll, et. Al. El constructivismo en el aula. Barcelona. Graó.
  35. Tiersky, E. 1992. The language of medicine in English. New Jersey. Prentice Hall Regents.
  36. Vigotsky, L. 1982.  Pensamiento y Lenguaje. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de la Habana.
  37. Woolfolk, A. 1991. Psicología Educativa. Editorial Prentice Hall. México. 
  38. Zabala, A. 1995. La práctica educativa. ¿Cómo enseñar? Barcelona. Graó.

Summary

Communicative competence and its relation with the teaching of English language in Biomedical Sciences.

A review was carried out with the objective of Identifying the existent relationship between the communicative competence and the teaching of the English language in  Biomedical Sciences. It was concluded that the teaching of languagest must establish the analysis of the communicative competence of future graduates definitely, to favor communicative performance from the students when integrating the four skills of  language:  speaking, listening, reading and  writing.

MeSH: COMPETENCE - BASED EDUCATION, LINGUISTICS / education.

Descargar en PDF   Sumario Anterior Siguiente