Indice  Anterior Siguiente
Rev Cubana Hematol Inmunol Hemoter 1997;13(2):122-31
Instituto de Hematología e Inmunología. Ciudad de La Habana, Cuba.

Frecuencia de los grupos sanguíneos A1, A2, Aint, Ael, B y O en donantes de sangre

Lic. Antonio Bencomo Hernández, Lic. Yalile Alfonso Valdés,1 Dra. María E. Alfonso Valdés,1 Dra. Reneé González Sampedro,1 Dr. José Fernández Estrada y Dr. Adalberto Ballester Santovenia

RESUMEN

Se estudió la frecuencia de los grupos sanguíneos A1, A2, Aint, Ael, B y O en 2 107 donantes de sangre, clasificados en 1 261 blancos, 569 mestizos y 277 negros. El grupo sanguíneo A1 predominó en los blancos y el fenotipo Ael se identificó únicamente en este grupo racial. Los grupos sanguíneos B y Aint fueron más frecuentes en los negros. En este grupo racial se observó una alta incidencia de fenotipos con deficiencia de sustancia H, que originó un aumento de la frecuencia de los grupos A2 y del A2B en relación con el A1B. El grupo sanguíneo O fue más frecuente en los mestizos en relación con los blancos. Las frecuencias génicas calculadas expresaron resultados similares a los observados en las frecuencias fenotípicas.

Descriptores DeCS: SISTEMA DEL GRUPO SANGUINEO ABO/genética; DONADORES DE SANGRE; RAZAS; FENOTIPO; FRECUENCIA DE LOS GENES; ALELOS. El sistema de grupos sanguíneos ABO es el más importante para la transfusión de sangre.1 Los antígenos de este sistema son productos génicos fácilmente detectables, por lo que constituyen también excelentes marcadores genéticos.2 Debido a ello, se utilizan en estudios genéticos de individuos, familias y poblaciones.

En el grupo sanguíneo A se pueden identificar variantes y los subgrupos A1 y A2, que son codificados por alelos diferentes del locus del sistema de grupos sanguíneos ABO.3 Las determinaciones de estos subgrupos son un complemento de las investigaciones en inmunohematología, en la solución de casos médico-legales de paternidad dudosa o discutida y es de sumo interés para el estudio de las poblaciones.4

En nuestra población se han realizado varios estudios de la distribución de los grupos sanguíneos ABO en diferentes áreas geográficas.5-7 Sin embargo, únicamente se han determinado los subgrupos A1 y A2 en una población compuesta en el 97 % por individuos mestizos y descendientes de africanos.8 Por otra parte, no se han realizado investigaciones sobre la incidencia de otras variantes del grupo sanguíneo A. Por esta razón, el presente trabajo tiene la finalidad de conocer la distribución de las frecuencias de los grupos sanguíneos ABO y especialmente de los subgrupos y variantes del grupo sanguíneo A en los donantes de sangre.

MÉTODOS

Se estudiaron muestras de sangre de 2 107 donantes de sangre provenientes de los bancos de sangre del Instituto de Hematología e Inmunología (n=549), Municipal de "10 de Octubre" (n=596), del Hospital "Hermanos Ameijeiras" (n=310) y Provincial de Villa Clara (n=652). De la información sobre el lugar de nacimiento de cada uno de los donantes se conoció que la muestra estuvo compuesta por 1 188 (53,38 %) individuos de Ciudad de La Habana; 471 (22,35 %) de Villa Clara, 206 (9,77 %) de Pinar del Río y de 242 (11,5 %) de las restantes provincias del país.

Los individuos se clasificaron en: descendientes de europoides (blancos), descendientes de africanoides (negros) y como mestizos a la mezcla entre ambos. Esta clasificación se basó en el color de la piel, apariencia y textura del cabello, grosor de los labios y tipo de nariz.9 La muestra consistió en 1 261 blancos, 569 mestizos y 277 negros.

Los grupos sanguíneos ABO se realizaron con los reactivos anti-A, anti-B y anti-AB (MediCuba) y la presencia de isoaglutininas en el suero con el empleo de hematíes de los grupos A1, A2, B y O. En estas determinaciones se utilizó la técnica de microplacas.10

Los subgrupos de A se determinaron con el empleo de las lectinas anti-A1 de Dolichos biflorus (Menarini) y anti-H de Ulex europeaus (Menarini) según las instrucciones del productor.

Se clasificaron como fenotipo A1 los eritrocitos que reaccionaron con una intensidad de 4 cruces de aglutinación con el anti-A1 y no reaccionaron con el anti-H. Se consideraron hematíes de grupo A2 aquéllos que no reaccionaron con el anti-A1 y mostraron una intensidad de 2 cruces de aglutinación con el anti-H. Los eritrocitos de fenotipo Aint fueron aquellos que reaccionaron con 2 y 3 cruces de aglutinación con el anti-A1 y el anti-H, respectivamente.11

Los hematíes de grupo A y AB que no aglutinaron con el anti-A1 y el anti-H se clasificaron como A2 y A2B con deficiencia de sustancia H (A2HW; A2BHW).12

La variante Ael se investigó en aquellos individuos de grupo sanguíneo O en el tipaje eritrocitario y únicamente con anti-B en su suero. El antígeno A en estos hematíes se detectó en ensayos de adsorción-elución.11

Se calcularon las frecuencias de los genes del sistema ABO y las esperadas a partir de las frecuencias génicas.4 Para el cálculo de la frecuencia del gen A2 se incluyó la frecuencia observada del fenotipo Aint, ya que este último es una variante de ese gen.13

Para el análisis estadístico se empleó el estadígrado chi-cuadrado (X2).

RESULTADOS

Las frecuencias observadas de los grupos sanguíneos ABO fueron en orden decreciente: O, A, B y AB en todos los grupos raciales estudiados, pero con distribuciones diferentes entre ellos (tabla 1). El grupo sanguíneo A predominó en los blancos, particularmente el grupo A1. La distribución de este subgrupo fue diferente entre los grupos raciales (p < 0,01); se observó con menor frecuencia en los negros. El grupo A2 fue más frecuente en los negros que en los blancos (p < 0,05) y en los mestizos (p < 0,01).

TABLA 1. Frecuencias fenotípicas de los grupos sanguíneos ABO en donantes de sangre
 
Grupo racial
 
Blancos
Mestizos
Negros
Población general
Fenotipos 
N
f(%)
N
f(%)
N
f(%)
N
f(%)
0
578
45,84
314
55,18
141
50,91
1 033
49,03
A1
408
32,35
137
24,08
38
13,72
583
27,67
A2
102
8,09
36
6,32
36
13,00
174
8,26
Aint
8
0,63
2
0,35
4
1,44
14
0,66
Ael
2
0,16
0
0
0
0
2
0,09
B
126
10,00
62
10,90
48
17,33
236
11,20
A1B
28
2,22
15
2,64
5
1,80
48
2,28
A2B
9
0,71
3
0,53
5
1,80
17
0,81
 
1 261
100
569
100
277
100
2 107
100
f= frecuencia. X2=68,27 (p < 0,01).

En los individuos blancos se encontró el fenotipo Ael, que dentro de variantes infrecuentes del grupo A, fue la única identificada en este estudio.

No se demostraron diferencias en la distribución de los grupos Aint, A1B y A2B entre los grupos raciales. Sin embargo, entre los descendientes de africanos, el fenotipo Aint representó el 5,1 % del total de grupos A y los subgrupos A2 y A2B fueron el 48 % del total de los grupos A y AB, con una proporción entre el A1B y A2B del 50 %, a diferencia de los blancos, en los que el grupo Aint representó el 1,5 % del total de fenotipos A y los grupos A2 y A2B fueron el 20 % de los grupos A y AB, con una proporción entre el A1B y el A2B del 74 y el 26 %, respectivamente.

El grupo sanguíneo B fue más frecuente en negros (p < 0,01) que en los blancos y mestizos, y se observó una mayor frecuencia del grupo O en los mestizos en relación con los blancos (p < 0,01).

Las expresiones débiles del antígeno H (HW) en los eritrocitos de los grupos A2 y A2B se identificaron con mayor frecuencia en los negros que en los blancos; en los mestizos no se encontraron estas variantes (tabla 2).

TABLA 2. Frecuencia de la deficiencia de H en los fenotipos A2 y A2B
A2 
A2Hw
A2B
A2BHw
Grupo racial 
N
f(%)
N
f(%)
N
f(%)
Blancos
102
6
5,8
9
2
22,2
Negros
36
6
16,6
5
4
80,0
f= frecuencia.

Las frecuencias génicas calculadas expresaron resultados similares a los observados en las frecuencias fenotípicas. Así el gen A1 fue más frecuente en los blancos (p < 0,01), los genes A2 y B predominaron en los negros (p < 0,01) y el gen O en los mestizos en relación con los blancos (p < 0,01) (tabla 3).

TABLA 3. Frecuencias génicas dentro del sistema de grupos sanguíneos ABO
 
Grupo racial
Población general
 
Blancos
Mestizos
Negros
 
Gen 
N=1 261
N=569
N=277
N=2 107
A1
0, 1923
0, 1405
0, 0808
0, 1629
A2
0, 0605
0, 0433
0, 0942
0, 0605
Ael
0, 0011
0
0
0, 0006
B
0, 0701
0, 0700
0, 1125
0, 0758
O
0, 6760
0, 7462
0, 7125
0, 7002
 
1, 0000
1, 0000
1, 0000
1, 0000
X2=35,8 (p < 0,01).

Las frecuencias fenotípicas esperadas calculadas a partir de las frecuencias génicas no se diferenciaron estadísticamente de las observadas (tabla 4), por lo que la población estudiada se encuentra en equilibrio para los genes del sistema de grupos sanguíneos ABO, y por lo tanto, se ajusta al enunciado de la ley de Hardy-Weinberg. Resultados similares se encontraron para cada uno de los grupos raciales estudiados (datos no mostrados).

TABLA 4. Comparación de las frecuencias observadas y esperadas de los grupos sanguíneos del sistema ABO
 
Observados
Esperados
 
Fenotipos 
N
f(%)
N
f(%)
X2
A1
583
27,67
579
27,48
0,03
A2*
188
8,92
187
8,88
0,00
Ael
2
0,09
2
0,09
0,00
A1B
48
2,28
52
2,47
0,30
A2B
17
0,81
18
0,85
0,05
B
236
11,20
236
11,20
0,00
O
1 033
49,03
1 033
49,03
0,00
 
2 107
100
2 107
100
0,38
f= frecuencia. * En el fenotipo A2 se incluyó la frecuencia del fenotipo Aint.

DISCUSIÓN

La distribución de los grupos sanguíneos ABO es diferente entre las razas. El grupo sanguíneo A predomina en los caucásicos, el B en los mongoloides y el O en los indios americanos.1

En los caucásicos y africanos, la secuencia en orden de frecuencia es O, A, B y AB. La diferencia fundamental entre ambos radica en que el grupo A es más frecuente en los caucásicos y el B en los africanos.14

Los resultados de este trabajo coinciden con lo expuesto anteriormente y con otros estudios realizados en individuos descendientes de europoides y de africanoides de nuestra población.5,6 En éstos se obtienen resultados variables en relación con la frecuencia del grupo B en los mestizos. Las frecuencias observadas oscilan entre el 12 y el 16 % y nuestros resultados mostraron una frecuencia del 10,9 %. Las discrepancias pueden atribuirse a errores al clasificar a este grupo racial por su heterogeneidad fenotípica. Estos investigadores encontraron un aumento de la frecuencia del grupo sanguíneo O en los mestizos, similar a lo observado en este estudio.

El descubrimiento de los subgrupos del A amplió las investigaciones y permitió demostrar diferencias en la distribución de éstos en diferentes poblaciones.4 Las frecuencias observadas entre los alemanes4 e ingleses14 son: A1: 33-34 %, A2:8-9 %, A1B: 2-4 % y A2B: 0,64-1,71 %. La distribución de los subgrupos del A en los individuos blancos estudiados es similar a lo encontrado en estas poblaciones.

En nuestro país sólo conocemos de un estudio de la frecuencia de los subgrupos A1 y A2 realizado en Baracoa.8 En éste se obtuvieron cifras de 0,16 % para el fenotipo A2 y de 29,15 % para el grupo A1, y no se describieron los fenotipos A1B y A2B. La frecuencia del grupo A2 observada por estos investigadores es inferior a la obtenida en todos los grupos raciales estudiados. Las discrepancias se deben a que en el estudio realizado en Baracoa no se emplearon los reactivos específicos anti-A1 y anti-H en la clasificación de los subgrupos A1 y A2.

En las poblaciones africanas las frecuencias del grupo A2 y A2B comprenden el 40 % del total de los fenotipos A y AB y la proporción entre el A1B y el A2B es del 47 y el 53 %, respectivamente.15 En los individuos negros estudiados se encontraron resultados similares a los comunicados entre los africanos.

La alta frecuencia de los fenotipos A2 y A2B es originada por una supresión de la expresión del fenotipo A1, debido a la presencia de alelos H débiles que codifican para cantidades insuficientes de sustancia H precursora en los eritrocitos.12 De esta forma, pueden encontrarse individuos que genotípicamente son A1 y fenotípicamente se expresan como A2. La supresión de la expresión del fenotipo A1 se observa mayormente en el grupo AB, porque en éste la sustancia H es también utilizada en la formación del grupo B.16 Otro factor que contribuye a este fenómeno es que en los africanos el gen B es más activo que el A, por lo que se transforma mayor cantidad de sustancia H en B que en A.15

Entre los caucásicos, la frecuencia del gen H débil fluctúa entre el 7,6 y el 57,5 % en el grupo A2B, y es del 0,6 % en los A2.12,15 En los africanos la frecuencia del fenotipo A2B con deficiencia de H es del 80 %.15

Las observaciones realizadas en este estudio en relación con estas variantes en los individuos blancos y negros, son similares a las comunicadas entre los caucásicos y africanos.

Entre los fenotipos A2 y A2B con deficiencia de H se pueden reconocer los codificados por el gen A1 o por el gen A2. Los primeros se denotan como A2­Hw y A2­BHw en dependencia del grupo sanguíneo. Los codificados por el gen A2 son denominados A2Hw y A2BHw.15 En este trabajo se utilizó esta última clasificación independientemente del gen que originó el fenotipo. La incidencia de los fenotipos A2 y A2B con deficiencia de H provenientes de los genes A1 y A2 son comentados en otra publicación.17

El término Aint fue utilizado para describir un fenotipo intermedio entre el A1 y el A2. Los eritrocitos de este fenotipo muestran reacciones de aglutinación más intensas con el reactivo anti-H que los hematíes A2.14En los europeos, las frecuencias del fenotipo Aint fluctúan entre el 0,01 4 y el 0,9 %.14 Entre los africanos la frecuencia es del 2,1 %. 15 En estudios realizados en Norteamérica en individuos blancos y descendientes de africanos de grupo A, se ha identificado el fenotipo Aint entre el 0,9 y el 2,5 % y el 8,47 y 31,6 %, respectivamente. 14,18 En este trabajo, aunque no se demostraron diferencias significativas en la distribución del grupo Aint entre los grupos raciales estudiados, se encontró que este fenotipo es más frecuente entre los negros de grupo A que en los blancos de igual fenotipo.

Reed y Moore 19 en 1964 describieron la variante Ael. Estos hematíes no son aglutinados por el reactivo hemoclasificador anti-A y el Anti-AB, pero adsorben anticuerpos anti-A que son detectados en el eluato de los mismos. Este fenotipo es codificado por el alelo Ael del locus del sistema de grupos sanguíneos ABO.3 La variante Ael se ha identificado en individuos caucásicos y en descendientes de africanos, pero no se ha comunicado la frecuencia del mismo en estas poblaciones.3,14 Este fenotipo se encontró únicamente entre los blancos, debido probablemente al número limitado de muestras analizadas en individuos de los otros grupos raciales en comparación con la baja incidencia de esta variante. En estudios realizados en un gran número de individuos de nuestra población no se detectó este fenotipo, porque se realizó la tipificación eritrocitaria del grupo sanguíneo ABO y no se estudiaron las isoaglutininas del suero o su correspondencia con el grupo celular.5

El cálculo de la frecuencia génica permite una mejor comparación de la distribución de los grupos sanguíneos en diferentes poblaciones, así como determinar la frecuencia de los diferentes genotipos esperados en una muestra determinada. 14 En los caucásicos, 4,14 la frecuencia de los genes de los grupos sanguíneos ABO son: A1: 0,209-0,214; A2:0,065-0,069; B: 0,06-0,11 y O:0,60-0,66. Entre los descendientes de africanos de Norteamérica se ha comunicado la siguiente distribución: 13 A1:0,017, A2: 0,040; B: 0,15 y O: 0,70. Estas frecuencias son similares a las calculadas en este estudio para estos grupos raciales, excepto para el gen A2 en los negros, en el que se observó un valor superior. El gen A2 es más frecuente en este grupo debido a la alta incidencia de fenotipos H débiles encontrada en este grupo racial.

Este trabajo permitió la clasificación de los subgrupos y variantes del grupo A, así como definir la distribución de éstos en la población de donantes de sangre. Las determinaciones de los grupos A1, A2, Aint y Ael generalmente no son necesarias para la transfusión de sangre; sin embargo, son imprescindibles en los estudios inmunohematológicos, así como para el control y evaluación de los reactivos hemoclasificadores policlonales y monoclonales del sistema ABO.

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos la colaboración del Dr. Vicente Berovides de la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana y de los técnicos Lissette Orbeal y Lourdes Palma del Instituto de Hematología e Inmunología.

SUMMARY

The frequency of blood groups A1, A2, Aint, Ael, B, and O was studied in 2 107 blood donors classified in 1 261 white subjects, 569 mulatto,and 277 black subjects. The A1 blood group was predominant in white subjects and the Ael phenotype was only identified in this racial group. B and Aint blood groups were more frequently found in black subjects. In this race group, a high incidence of phenotypes and deficiency of the H substance was observed which gave rise to an increase of the frecuency of A2 and A23 groups in relation to AlB. The O blod group was more frequent in mulattos in comparison with subjects. Genic frequencies estimated expressed similar results regarding the one observed in phenotypic frequencies.

Subject headings: ABO BLOOD-GROUP SYSTEM/genetics; BLOOD DONOR; RACIAL STOCK; PHENOTYPE; GENE FREQUENCY; ALLELES.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
  1. Mollison PL, Engelfriet CP, Contreras M. Blood transfusion in clinical medicine. 8 ed. Oxford: Blackwell Scientific Publications, 1987:268-9.
  2. Mesa C, Correa N. Inmunohematología, principios y técnicas. Santiago de Chile: Mediterráneo, 1988:53-4.
  3. Issitt PD. Appield blood group serology. 3 ed. Miami: Montgomery Scientific Publications, 1985:146-50.
  4. Prokop O, Göhler W. Human blood group. 1 english ed. Montreal: Denis J Paradis, 1986:22-46.
  5. Mas Martin JC, Araña C, Hueste C. Contribución al estudio de los grupos sanguíneos ABO y factor Rho (D) en Cuba. Rev Cubana Med 1964;3:348-50.
  6. Díaz VP. Grupos sanguíneos en la provincia de Pinar del Río. I. Frecuencias fenotípicas de los grupos sanguíneos del sistema ABO. Rev Cubana Invest Biomed 1985;4:361-74.
  7. Lantigua A, Barrios B, Granda H, Blanco G, Guerra D, Heredero L. Texto básico de genética médica. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1987:113-5.
  8. Castillo S de. Distribución de los sistemas de grupo sanguíneo ABO y Rh en Baracoa. Rev Cubana Med 1978;17:361-4.
  9. González R, Ballester JM, Estrada M, Lima F, Martínez G, Wade M, et al. A study of the genetical structure of the cuban population: red cell and serum biochemical markers. Am J Hum Genet 1976;28:585-96.
  10. BCSH blood transfusion task force. Guidelines for microplate technique in liquid-phase blood grouping and antibody screening. Clin Lab Haematol 1990;12:437-60.
  11. Beattie K. ABO grouping discrepancies. En: Mallory D, ed. Immunohematology methods and procedures. 1 ed. Rockville: American National Red Cross, 1993:I-1-I-9.
  12. Voak D, Lodge TW, Stapleton RR, Fogg H, Roberts HE. The incidence of H deficient A2 and A2B bloods and family studies on the AH/ABH status of an Aint and some new variant blood types (AintH¯A1, A2­HWA1, A2­BHA1B and A2¯BHWA2B). Vox Sang 1970;19:73-84.
  13. Wiener AS, Socha WW, Gordon EB. The relationship of the H specificity to the ABO blood groups. Vox Sang 1972;22:97-106.
  14. Race RR, Sanger R. Blood groups in man. 6 ed. Oxford: Blackwell Scientific Publications, 1975:8-19.
  15. Ssebati ECT. A study of the African H-deficient A2 and A2B phenotypes. Vox Sang 1973;24:165-70.
  16. Voak D, Lodge TW. A possible explanation of the excess of A2B phenotypes observed in some population. Vox Sang 1970;18:471-4.
  17. Alfonso Y, Bencomo A, González R, Martínez M, Alfonso ME. Incidencia de la deficiencia de sustancia H en los eritrocitos de los grupos A y AB. Rev Cubana Hematol Inmunol Hemoter (En prensa).
  18. Grundbacher FJ, Summerlin DC. Inherited differences in blood group A subtypes in caucasians and negroes. Hum Hered 1971;21:88-96.
  19. Reed TE, Moore BPL. A new variant of blood group A. Vox Sang 1964;9:363-6.
Recibido: 30 de abril de 1997. Aprobado: 7 de mayo de 1997.

Lic. Antonio Bencomo Hernández. Instituto de Hematología e Inmunología. Apartado 8070, CP 10800, Ciudad de La Habana, Cuba.

Indice  Anterior Siguiente