Indice Anterior Siguiente
Formato PDF

El Distintivo de la Asociación Farmacéutica Nacional

Su origen, evolución y estado actual
El Caduceo de la Farmacia *
por el

Dr. Héctor Zayas-Bazán y Perdomo**

La Asociación Farmacéutica Nacional, institución orgánica de los farmacéuticos cubanos, fue fundada en 10 de octubre de 1907 y en la sesión del 28 de marzo de 1923, reunidos en la calle de Plácido (antes Bernaza), casa marcada con el número cuatro, a las ocho y media de la noche, actuando de Presidente el Dr. Juan Aluija y Gastón y de Secretario el Dr. José Agustín Simpson; hubo de presentar el que actuaba de secretario una moción, "creando Distintivo y Bandera para la Asociación" (Moción, págs. 26 y 27, del Boletín de Farmacia, Año de 1923, Vol. I. No. 11, entrega de junio).

El Dr. Simpson y el Dr. Noble, presentaron modelos de distintivos al concurso abierto en cuestión y el primero argumentó en su proyecto: "que la satisfacción de exhibir un trofeo, un lauro atcétera es cada día mayor y la costumbre de instituirlo en las Asociaciones tanto extranjeras como nacionales se ha ido generalizando cada vez más desde Enrique I, Duque de Sajonia, dio origen al blasón, en los torneos y demás juegos que, por los años de 920, celebraba la nobleza alemana".

El distintivo aprobado fue el del Dr. Simpson, que por ocupar éste la Secretaría, declinó a favor del otro concursante, el Dr. Noble, el derecho que le cabía, acordándose premiar con un Diploma al Dr. Ignacio Noble, quien también había realizado un brillante informe en la proposición que presentó.

El distintivo en definitiva quedó establecido con una pequeña modificación al modelo del doctor Simpson, modificaciones verificadas a expensas del modelo del Dr. Noble. En sí el modelo del doctor Simpson, lo constituía, "un Escudo esmaltado en púrpura, con las dos aristas superiores salientes y en el campo del escudo, como símbolo una antorcha o candil de oro en ´cabeza de jefe´ o sea en el centro del tercio superior del escudo; una A y  una N de oro en los cantones diestro y siniestro del Jefe; un Caduceo de oro en abismo o crazón y una F de oro en punta o sea en la punta inferior del Escudo; como ´ornamento´ una figura artística que lo diferencia de los escudos de países y pueblos y el Timbre, como no se podía usar ni corona ni gorro frigio, lo formó un pequeño tubo de bolas de Liebig, simbolizando la Química".

La modificación a este modelo, estuvo basada en las dos ramas de laurel del modelo del Dr. Noble, que circundando el escudo anteriormente descripto, significan, victoria y en particular aplicado a la Farmacia de acuerdo con las peculiaridades del laurel, quiere decir que en el transcurso de los siglos no ha podido hacer desmerecer ni empañar su reputación.

El modelo del Dr. Noble, encerraba una verdad en relación al Caduceo, utilizaba el verdadero de la Farmacia, una copa con una culebra; situada en campo blanco en la mitad derecha del escudo; la copa a manera de enseña de la bebida salutífera, con la culebra, animal adivinatorio, símbolo de la medicina, origen común de ambas profesiones. En cambio el Caduceo del Dr. Simpson, era el conocido como el de Mercurio, rama de laurel u olivo de cabeza nudosa, dos serpientes enroscadas, con sus cabezas separadas una enfrente de la otra; en la parte superior dos alas, símbolo que Mercurio quiso poner para indicar la actividad, la diligencia y la rapidez en el ejercicio de sus funciones. Quedó de este modo definitivamente formado el Caduceo del Dios del Comercio, ya que Mercurio era su dios para los romanos.

Más tarde, cuando la Asociación Farmacéutica Nacional, obtuvo mediante donación realizada por el Dr. Ernesto Sarrá Hernández, el inmueble de Malecón No. 307, que ocupa actualmente la institución, se procedió a modificar el citado emblema o distintivo, a la forma en que últimamente se ha venido observando en los impresos y demás documentos oficiales de la Asociación Farmacéutica Nacional.

La modificación consistió en la distribución de los atributos dentro del escudo, aunque sin aumentar éstos; se dividió el escudo en tres cuarteles, diestro y siniestro, y superior; en el cuartel diestro en campo morado se incluyó el Caduceo de Mercurio, en el siniestro, en campo amarillo, el tubo de bolas de Liebig y en el cuartel superior en campo blanco, el candil de oro o antorcha, que se coloca en la Cabeza de Jefe, en este mismo cuartel superior del escudo una A y una N de oro en los cantones diestro y siniestro del Jefe y una F en punta de oro en la parte superior del cantil o antorcha; circundando al escudo exteriormente iban dos ramas de laurel.

Este distintivo es el que ha venido utilizando la institución en sus sellos gomígrafos y secos, Diplomas, en la Revista Farmacéutica de Cuba, órgano oficial de la institución y demás documentos oficiales. La nueva Ley de Colegiación, creó nuevos aspectos en el desarrollo de los problemas profesionales y sociales de la clase farmacéutica entre ellos la constitución de los Colegios Nacionales de las distintas profesiones universitarias entre ellas la nuestra; nuestra gloriosa institución logró al amparo de su antigüedad conservar su antiguo y tradicional nombre de Asociación Farmacéutica  Nacional", pero tuvo que realizar las adaptaciones interiores propias al nuevo estado creado por la obligatoriedad de la Ley de Colegiación y entre sus necesidades a cumplir, oportunamente la Comisión de Relaciones Exteriores, que preside el Dr. Héctor Zayas-Bazán y Perdomo, a tono con los nuevos tiempos y con pleno conocimiento de la tradición farmacéutica, de la heráldica y rigurosamente adaptado a lo que la Historia Farmacéutica determina, propuso en la sesión de la Junta de Gobierno Nacional celebrada en 14 de noviembre de 1947 la siguiente modificación del distintivo o emblema de la Asociación Farmacéutica Nacional.

En esta sesión se acordó que se designara una comisión integrada por el señor Presidente de la Asociación Farmacéutica Nacional, Dr. Arturo M. Castro Valera, y el ponente, Dr. Héctor Zayas-Bazán y Perdomo, para que conocieran del interesante trabajo y presentaran a una próxima reunión de la Junta de Gobierno Nacional, la recomendación objeto de estudio del citado trabajo.

Una vez estudiado éste y eliminadas las letras A. F. N. dentro del tercio superior del emblema y sustituidas por las palabras Colegio Nacional, eleva la Comisión el trabajo y el dibujo que se acompaña, representación artística del mismo a la Junta de Gobierno Nacional para su aprobación definitiva en la sesión de la Junta de Gobierno Nacional que habrá de celebrarse a las 9 p.m. del día 25 de abril de 1949.

 

Distintivo actual de la Asociación Farmacéutica Nacional Creación del Dr. Héctor Zayas-Bazán y Perdomo

El nuevo blasón de las insignias de la Asociación Farmacéutica Nacional se ajusta lo más posible a las leyes de la heráldica.

La insignia o distintivo será un pequeño botón para ser colocado en el ojal izquierdo de la levita o saco en el hombre, con su ajuste de rosca y en la mujer con un pasador o alfiler ajustable.

Según se observa en el diseño o dibujo que se acompaña la insignia de la Asociación es de forma ovalada, cuyo origen se remonta a la antigua Universidad Real y Pontificia de San Jerónimo de La Habana, su forma oval, por ser ésta la de las órdenes religiosas, y por proceder la Farmacia de la Universidad, debe conservar la forma del escudo o blasón universitario. El escudo está dividido en tres campos:

Uno horizontal superior de color blanco, en cuyo centro se encuentra un candil de oro o antorcha, que se coloca en Cabeza de Jefe, o sea en el tercio superior del escudo, debajo del Jefe y en el mismo campo, la inscripción: 10 de octubre de 1907.

Un campo vertical, diestro de esmalte púrpura morado, en el cual aparece el Caduceo de la Farmacia en oro, y, en el otro campo vertical siniestro esmaltado en amarillo, un tubo de Liebig en blanco.

El escudo, antes descripto, estará circundado con una doble orla, esmaltada en blanco, en la que aparecerá la inscripción: Asociación Farmacéutica Nacional y, en extremo inferior, con letra mayúscula la palabra CUBA, toda la leyenda en oro.

El escudo descripto anteriormente lo circundará, dos ramos de laurel con sus botones en flor.

El morado, en forma de esmalte púrpura, por ser el color de la Facultad de Farmacia; significando el mismo, dignidad, templanza, nobleza, soberanía, abundancia, riqueza y dignidad, celebrabánse, siempre el último jueves de cada mes las Juntas de Gobierno de la Institución, y corresponde el morado a este día de la semana, quedando así establecido por este símbolo, la fecha de las reuniones en este día de la semana. El color amarillo, determinado en el otro campo, significa la relación que guarda la Medicina con la Farmacia, su otra hermana en el Arte de Curar, atribuyéndose a este color: virtud, justicia, benignidad, largueza de vida, eternidad, poder y constancia, estas justificaciones concuerdan justamente con la finalidad de la Asociación, que en el ejercicio de la profesión el farmacéutico proporciona la salud del pueblo, la largueza de la vida de sus habitantes y por tanto, la alegría, la prosperidad.Decían los antiguos autores que los que traían este color en sus armas estaban obligados a amparar a los pobres y defender a sus principales. Por eso los farmacéuticos, están en el deber de defender a sus compañeros y a sus grandes figuras.
 
figura8
Fig. 8. Emblema de la antigua Asociación Farmacéutica Nacional

 

El color blanco, del cantón superior, representa la pureza con que ha de ejercitarse las funciones profesionales en el sagrado ejercicio de la Farmacia. I. El laurel, las propiedades ligeramente narcóticas de sus hojas se empleaban por la Pitonisa para provocar sus divagaciones.

El laurel significa victoria y en particular aplicado a la Farmacia de acuerdo con las peculiaridades del laurel, quiere decir que en el transcurso de los siglos no ha podido hacer desmerecer ni empañar su reputación.

II. La antorcha o candil, significa como antorcha, luz, guía luminosa y se aplica a la razón, a la ciencia, al saber y por su posición representa el lugar más importante y de honor del escudo, donde radica la cabeza y el entendimiento.

La Asociación Farmacéutica, que es antes que nada una entidad científica y del saber debemos considerarla y darle a ésta, el lugar de honor de la insignia, es el guía de todos los farmacéuticos de la República, y a ella acuden siempre que se les presenta algo complejo en el ejercicio de la profesión.

III. La inscripción: 10 de octubre de 1907, indica la fecha en que un grupo de farmacéuticos constituyeron en igual fecha en la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, la decana institución Asociación Farmacéutica Nacional; recordando con ello a su vez dos hechos históricos, el uno el recuerdo en que el inmortal Carlos Manuel de Céspedes diera el grito de independencia en los campos de Cuba libre y el otro indica, la fecha en que la clase profesional de farmacéuticos se rebelará contra un gobernante extranjero, que desconociendo nuestras costumbres pretendió anular el carácter científico de nuestra profesión, reconociéndose esa fecha en nuestra historia por la Segunda Intervención Americana.

IV. El Caduceo de la Farmacia: el caduceo es insignia de autoridad, cualidad y oficio, emblema de la paz y prosperidad, poder mediador entre los dioses y los hombres.

El Dr. Raimundo de Castro, en documentado trabajo apunta que, el nombre Caduceo es una palabra derivada del término latino Caduceum que viene de Cadere, caer, por la virtud que tenía de apaciguar las discordias, es decir hacerlas decaer. A su vez esta palabra Caduceum se deriva por un simple cambio de letras del griego Kerukion, báculo heráldico.

Al evolucionar del tiempo, a través de las edades, como veremos enseguida, ya que el Caduceo podemos llevarlo en su origen a la más remota antigüedad desde que hay tradición humana, ha sufrido muchas transformaciones en sus motivos de composición; pero al llegar al siglo ix de nuestra era se desprende del tronco común que sirvió hasta entonces como emblema o símbolo de los dioses, de la autoridad y del poder, primero, y de la paz y el comercio después.

Tenemos hoy, tres Caduceos, uno del comercio o tráfico entre las naciones, otro del ejercicio de la profesión médica o de las relaciones entre el médico y el paciente, (Subdividido éste en dos), y, el de la Farmacia, todos respondiendo a un origen común.
 

 Interpretación de los Caduceos

En la Mitología, según la Fábula de Ovidio, el Caduceo fue una varilla con incrustaciones de oro, con la cual Apolo exilado de la tierra había guardado los rebaños del Rey Admete de Tesalia, fué regalada por Apolo a Mercurio para terminar una disputa entre ambos, cuando éste le dió al primero la lira de siete cuerdas que había inventado, y se dice que al encontrar en Arcadia o en el monte Citerón, Mercurio, dos serpientes que peleaban, arrojó en medio de ellas su varilla para separarlas y vió como sin hacerse ningún daño se enroscaban y entrelazaban alrededor de la vara, de manera que la parte más alta de sus cuerpos formaban un arco, quedando sus cabezas separadas frente a frente sin demostrar ninguna señal de enemistad. Para otros estas serpientes son Rea y Júpiter.

No es de extrañar que después de esto Mercurio se sirviera de él para sus funciones, ya que él era el intermediario entre los dioses y los hombres y por medio de esta vara, con poder maravilloso, adormecía y despertaba a los mortales, atraía a ellos las almas de los fallecidos o las conducía a la morada de los muertos o el infierno, abogaba en su favor, sujetaba los vientos y disipaba las nubes, convertía en oro lo que tocaba y parece ser un símbolo de la abundancia y de la riqueza mineral, análoga dice Decharme a la vara mágica de las leyendas germánicas en contraposición del Cuerno de la Abundancia para la vegetación. Era pues esta vara, en poder de Mercurio el talismán con que transformaba las tinieblas en luz, siendo su presencia para el hombre, fuente de toda prosperidad y beneficio.

Llevada por una matrona simboliza la felicidad, la paz, la concordia, la seguridad, la fortuna, etc.

Por consecuencia de todo esto los griegos hicieron de este emblema el sello distintivo de los heraldos y embajadores, asegurando la inviolabilidad de los encargados de misiones pacíficas y los Suplicantes al atravesar tierras de sus enemigos la portaban.

En la Edad Media el Rey de Armas y los heraldos la llevaban en las grandes ceremonias. Por último el Caduceo entro en el blasón, es uno de los componentes del escudo.

Podemos decir que los artistas en su fecunda imaginación y los poetas en sus elucubraciones y fantasías según los tiempos fueron avanzando compusieron el Caduceo y lo desdoblaron, lo hicieron y lo rehicieron a su capricho, dándole a cada parte diversos significados. Así en su tipo primitivo es una vara de olivo que los romanos solían reemplazarla por una simple rama de verbena. Otras veces esta rama de laurel o de olivo de cabeza nudosa, se bifurca en dos, que se encorvan para juntar sus extremos, estas ramas ya más artísticamente, se cambian por las dos serpientes y en la parte superior se colocan dos alas, símbolos que Mercurio quiso poner para indicar la actividad, la diligencia y la rapidez en el ejercicio de sus funciones. Quedó de este modo formado definitivamente lo del Caduceo del dios del Comercio, ya que Mercurio es su dios para los romanos.

Entre los griegos lo encontramos en sentido figurado como báculo heráldico representado por una caña entrelazado con hilos de lana; en la edad media se le dió la forma de un bastón cubierto de terciopelo flordelisado y en toda probabilidad el cetro de los reyes, la vara del alcalde, el báculo de los obispos, el bastón del mariscal, los bastones de caña con cuño de oro en los cuales aparecían a veces distintos grabados con cordones entrelazados en su parte superior y dos borlas con los colores de la Facultad respectiva que se les daba a los doctores y que los médicos y farmacéuticos hasta muy cerca de mediada la centuria xix usaron invariablemente, los que de igual forma usaban los magistrados y jueces coloniales en nuestro país, la vara del director de orquesta (de marfil o plata), la del prestidigitador y aún el palo mecongo de los ñáñigos cubierto de piel de chivo y rematado en un gallo plateado y a veces con hilos entrelazados, deben tener el mismo origen de divinidad, de poder y de mediación.

Para algunos que todavía quieren mantener el Caduceo típico de Mercurio como emblema de la Medicina y de la Farmacia, dicen que las alas están presentes porque Mercurio no es más que Hermes, dios egipcio adoptado por los griegos, el tres veces grande, inventor fabuloso de la Alquimia, ciencia médica por excelencia, y que siempre tiene entre sus atribuciones llevar pileus o casco con alas y que entonces estaría representada la vieja máxima médica Curare Tuto, cito et jacunde, que significaría:

Curare-curar;

tuto-todo; el bastón-poder

cito-pronto; las alas- celebridad;

et jacunde-placenteramente; la serpiente-juicio-tino.

Para otros las alas representan sin duda a los médicos que al dispersarse el colegio de Pitágoras en Samos, no escogieron residencia fija y se trasladaban de un país a otro, eran estos los periodentos o ambulantes.

La Masa de Esculapio o sea su bastón dió nacimiento a todo el Caduceo, naturalmente derivado del de Mercurio. Estando Esculapio en casa de Glaucus,  que se encontraba peligrosamente enfermo, vió venir una serpiente a enroscarse en su bastón y la mató; pero entonces aparece otra que con una yerba que traía en su garganta volvió a la vida a la primera, y entonces él aprendió a conocer la yerba que resucitaba a los muertos, símbolo de la muerte vencida por Esculapio al cambiar a menudo su piel, lo que quiere decir símbolo del rejuvenecimiento. Animal profético y los encantadores alejaban las enfermedades. Otros sostienen que la serpiente es símbolo de poder, indica sabiduría, prudencia, signo divino en las figuras cabalísticas, augurios y carácter sagrado.

La diosa Higea, hija de Esculapio, diosa de la salud, se ha representado junto a un tronco de árbol (bastón) en que se enroscaba una serpiente que viene a comer o a vomitar un veneno en un plato que la diosa le presenta, significando el dominio del veneno para fines terapéuticos, o el manejo del antídoto, surgiendo con toda seguridad de que el Caduceo o símbolo de la Farmacia, que lo vemos hoy representado por una serpiente enroscada en el alto pie de una copa y la cabeza en el recipiente de la misma, en actitud de beber, habiendo desaparecido la diosa y su bastón. V. El tubo de bolas de Liebig: Aparecerá en el campo vertical siniestro, de color amarillo, un pequeño tubo de bolas de Liebig, simbolizando la Química.

Estas constituyen las modificaciones introducidas y la explicación detallada de los atributos usados en el Emblema o Distintivo de la Farmacia por los farmacéuticos cubanos, a partir de la fecha indicada del acuerdo de esta institución.

 

Acuerdo de la Junta de gobierno Nacional

Con vista al interesante trabajo del Dr. Héctor Zayas-Bazán y Perdomo que insertamos, la Junta de Gobierno Nacional, en su sesión correspondiente al día 25 de abril de 1949, aprobó la modificación del actual distintivo de la Asociación Farmacéutica Nacional conforme al emblema que se publica, acordando darlo a conocer a todos los compañeros colegiados por medio del órgano oficial de la institución la Revista Farmacéutica de Cuba.

 *Revista Farmaceútica de Cuba. Mayo 1949. Pp. 7-11.
** Antiguo Profesor Adscripto de Historia de la Farmacia, Facultad de Farmacia, Universidad de La Habana
 
 

Indice Anterior Siguiente