Indice Anterior Siguiente

Formato PDF

Estudios sobre el doctor Eugenio Espejo

por el profesor Manuel Montero Valdivieso

Eugenio Espejo y su historia sobre las Viruelas*

Datos Biográficos

Fruto humano y bien logrado de la Cordillera Andina es este gran Señor y Médico colonial que me place muy de veras trazar, en enfoque panorámico, su silueta biográfica. Se trata del Dr. Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo; llamado por antonomasia, "el Indio" o "el Sabio". Calidades tenía, y en cantidad crecida, de lo uno y de lo otro. Justificados andaban pues _y andan- los supradichos epítetos.

Nació él en Quito, en la medianidad del siglo XVIII, un 21 de febrero de 1747; un día que lo cristianaron signándole con el sagrado óleo. Falleció célibe, un 27 de diciembre de 1795, a la edad de 47 años.

Era hijo de Luis Espejo, indio neto, cajamarquino. Modesto sirviente primero, practicante de medicina después y, finalmente, Cirujano y Administrador en uno de los hospitales del Quito colonial. La madre fue doña Catalina Aldaz y Larraincar, humilde mestiza: chola (hija de blanco en india), según unos, o mulata, según otros. Dedúcese de esto que, en verdad, el Dr. Eugenio Espejo no fue indio en la rigidez del vocablo, sino más bien mestizo.

Escritor y Prócer

Espejo ha pasado inadvertido en el mundo de las letras y ciencias, e igual decimos en el terreno de los hombres redentores de pueblos. Asiduo combatiente fue de los derechos civiles del hombre y de la soberana libertad de los pueblos a conducir su sacrosanto destino por las normas democráticas. En este sentido estamos nada menos que frente a un prócer y mártir indoamericano; el individuo que anduvo fraguando en sigilo absoluto la revolución integral en la América hispana. Y por meterse a redimirla de la atadura peninsular sufrió prisiones, destierros, etc. Motivo por el cual, en el santoral civil de los hombres manumisores de este continente, ocupe él un puesto honorífico y preeminente.

Como escritor, faceta suya muy parvamente popularizada también, se le acreditan una serie de obras de considerable importancia. Espigó en los predios de lo humano y de lo divino con una soltura, erudición y conocimiento substancial de las cosas que es punto sorprendente. Crítico de críticos; panfletista inexorable; censor intransigente; polemista cabal ¡Siempre andaba a la greña con las gentes culteranas de la época, jineteando garbosa y chispeante pluma! Regalo de pasto espiritual son sus páginas. Ellas no la donosura del prosista Montalvo, pero son más substanciosas.

Su obra principal en este ramo es El Nuevo Luciano de Quito, donde hace galanía de su cuantioso saber y fino y aguzado espíritu burlesco. Es una crítica ácida contra la latiniparla de la época.

Para muestra basta este botón que transcribo: "Deme Vm. Un polvo narítico, Señor Doctor, para emungir las prominentes ventanas de las narices, pues hoy más que nunca se hace necesario evacuar el humor pituitoso de la cabeza, y tener a ésta serenamente dessarrebollada".

La escribió con nombre supuesto: Dr. Xavier de Cía Apéstegui y Perochena. Pese al seudónimo, el Clero, los jesuitas en particular, contra quienes endilgó la sátira sangrienta, pungente, le identificaron sin dilación. Una avalancha atronadora de críticas, amenazas e insultos _toda una andanada de grueso calibre- le cayó encima. Impávido, desde lo alto de su alminar, recogió los improperios, amén de la crítica juiciosa, y ripostó en su Marco Porcio Catón, su segundogénito libro, esta vez disfrazado de Moisés Blancardo. Lo curioso de este último libro suyo es la autocrítica que se hace así mismo.

A este extraordinario hombre se le abona en su haber el singular privilegio de ostentar la primogenitura en muchos aspectos de la vida política e intelectual del país: protoprócer y protomártir fue en la brega manumisora; primer periodista y primer bibliotecario, y protomédico también.

En sus andanzas por la república de las letras nos dejó buen número de publicaciones de variado género. Algunas permanecieron inéditas hasta principios del presente siglo; otras sufrieron la suerte de la hoguera durante la Colonia, y hay manuscritos traspapelados, inéditos todavía. Apenas en el 1947, año del bicentenario de su nacimiento, se dio a la estampa la mayoría de sus escritos. Es por eso que son pocos los que conocen las ingentes valías de nuestro Espejo; y digo "nuestro" no solamente por mi filiación ecuatoriana, sino como nativos que somos de Amerindia, puesto que el Indio Espejo abarca proporciones continentales.

No hubo hombre autóctono en Ecuador _ repárese, he dicho autóctono-, ni quizás en América, en época colonial, que igualase a Espejo en talentos y sabiduría; máxime, si al sopesarle o parangonarle con émulos colocamos en los platillos de la balanza los poderosos factores económicos y raciales que, a modo de lastre, pesaban con crueldad inaudita sobre Espejo. Como hombre de escasa hacienda y de raza indigenal que fue, le estaba vedado, por cierta pragmática real, ingresar a la Universidad. El Alma Mater tenía sus brazos irremisiblemente cerrados para él. Su condición de mestizo era la aguda espina enconada que llevó enclavada en lo más íntimo de su ser.

Pero Espejo era individuo de arrestos. No le amilanaron las ñoñerías de "limpieza de sangre" ni los nobiliarios apellidos de ranciedad. Presentó su expedientillo de nobleza, con escudo y todo, a base de los apellidos de su progenitora, hija natural de un noble navarro. Los del padre no le servían, porque éste llevaba, originariamente, un nombre aborigen: Chuzig, que en idioma quechua significa lechuza. Así logró hacerse médico, abogado y doctor en Derecho Canónico. Cubrió todas las carreras universitarias que habían en esa época. Y como insigne autodidacta que era, aprendió el latín, el francés, posiblemente bastante de griego, de inglés y quichua, amén del español, su propio idioma.

Médico y Científico

Mas... no he traído aquí a Espejo para hablarles de su raza escarnecida, de sus aciagas penurias, ni siquiera para trazarles el perfil de sus excelentes calidades de escritor ni cualidades sumas de limpio revolucionario hispanoamericano. No; nada de eso. Lo traigo por su condición de médico científico y por historiador de la Medicina, que, como tal, nos legó páginas brillantísimas, jugosas, de sólidos conceptos.

La obtención de la apetecida borla doctoral y su ascensión a las cumbres de la Medicina le significaron un incruento calvario. Es bastante decirles que en el examen oral de grado fue sometido a durísimas pruebas, como la de examinar la Anatomía en latín. ¡Había el insano propósito de obstaculizarle el ejercicio profesional! En efecto, pese a su conocimiento amplio del latín y de las materias médicas, le desaprobaron, castigándole a dos años de práctica hospitalaria. Posteriormente se le condonó un año, al cabo del cual se le libró la correspondiente licencia para curar enfermos. Ello ocurría a fines de noviembre de 1772, cuando apenas contaba él 25 años de edad. Algunos historiadores atestiguan que su graduación tuvo lugar años antes.

Desde entonces se incorporó en activo al gremio de los filiatras y, por ende, del famoso juramento hipocrático hizo su verdadero credo religioso, ejercitando la Medicina con noble sentido sacerdotal.

También en el libre ejercicio de la misma habría de encontrar obstáculos por parte de sus colegas, quienes tenían muy a menos formar dictamen con él en los casos en que la gravedad del paciente requería "junta de médicos". Por ejemplo, hubo un sacerdote, Fray José del Rosario, que negose terminantemente a concurrir a la cabecera de un enfermo si el Dr. Espejo se encontrase allí. El orgullo cristiano del fraile no le permitía codearse con un colega indio provisto de talentos naturales y conocimientos médicos muy superiores a los de sus contemporáneos. El miedo de dejar traslucir su incompetencia les impulsabas a repudiarle. ¡Bajuna mezquindad de los hombres!

Razón, muchísima razón le asistía cuando en sus arranques de ira les enrostraba: "Yo abomino esta farándula médica". O bien, cuando amonestaba al susodicho fraile le hacía saber con buena dosis de orgullo: "Pero yo sigo otras tareas y empleo mi tiempo en estudios más serios". Y era una verdad monda y lironda. Espejo no malgastaba sus energías en disputas bizantinas. Era un filósofo. Era todo un médico científico que consumía 16 horas diarias en continuo escarbar la etiología de las enfermedades. De ahí que se ganara el cognomento de "sabio", como antes dije, aplicado sin remilgos por las gentes que de cerca tuvieron la gracia de tratarle.

En efecto, sus conocimientos en varias materias fueron extensos e intensos, y su erudición tan sorprendente que a veces se nos hace difícil compaginarla con el escaso tiempo que dispuso. Pero ahí están sus obras y la lectura de las mismas confirman el aserto de su singular acervo cultural. Especialmente haremos punto de referencia a su famosa obra conocida bajo el rubro Reflexiones acerca de las Viruelas, escrita en el 1785, hace nada menos que 172 años, y confeccionada en sólo tres semanas. Obra pequeña en volumen pero grande en apretados conceptos biológicos y contenido histórico. Es un trabajo realmente enjundioso. Pocas veces se encuentra en cerca de dos centenares de cuartillas una revisión histórica, no sólo de las viruelas sino de buen número de enfermedades que llevan el marbete de contagiosas.

Las Viruelas

En primer plano, como tema central del estudio, aparecen esas odiosas viruelas, pánico de otros tiempos. En rigor, trátase de un informe que extendió a solicitud del Cabildo quiteño, cual había cursado sendas circulares a los médicos residentes en la ciudad con idéntico pedimento, el de dictaminar sobre un método para curar viruelas propuesto por el académico español doctor Francisco Gil, médico y cirujano que fuera del Real Monasterio de San Lorenzo.

Espejo elaboró su informe con arreglo a los datos epidemiológicos conocidos y más en boga de la época, y hasta se permitió hacer reparos a determinados conceptos del doctor Gil, autoridad en la materia. La crítica llevaba el sello de la certitud científica, al extremo que Gil incorporó a su trabajo, a modo de apéndice, el estudio de nuestro doctor Espejo. Triunfo rotundo fue éste para el sanitario quiteño; tanto, que algunos mensajes de felicitación le llegaron del extranjero.

Evidentemente, nótase en dicha obra un dominio medular del tema. Ejecuta un espulgo rápido del origen y etiología de las viruelas; emite juicios propios, macizos; extrae acertadas conclusiones y entra en un examen a fondo de los medios preventivos y curativos de la maligna enfermedad. Invoca la higiene social y la pública como recursos inmediatos para la erradicación del temible virus. Tal manera de discurrir clara y precisa, poniendo el dedo en la llaga viva, le trajo a nuestro primer higienista una serie de enemistades con el dichoso Clero; pues, enfáticamente aludía a los monasterios, conventos e iglesias como peligrosos focos pestilenciales por la aglomeración de gentes y gran descuido en el aseo de aquellos sacros lugares.

Defiende, desde luego, en delineamiento general, el proyecto de Gil para la extinción total del "veneno varioloso", que la creencia y corto alcance de los más, consideraban como impracticable, oponiéndole por valladar "un cúmulo sombrío de dificultades".

"La tímida razón _discurría Espejo- al representarse esta idea, Viruelas, trae conjunta la noción equívoca de que son epidémicas, y en la misma etimología de esta palabra se juzga hallar la necesidad de que al tiempo de su invasión, la hagan universal a todo un pueblo, o la mayor parte de él: que en este caso no bastaría una casa de campo o ermita para tantos virolentos: que el aire es su conductor continuo, perpetuo, trascendental, y un cuerpo eléctrico, que atrayendo hacia sí todos lo efluvios variolosos, los dispersa a todos los cuerpos humanos que no habían contraído de antemano su contagio"... "Estas y otras dificultades son sostenidas por la mala educación y falta de gusto de lo útil y de lo verdadero"... "Más de dos personas he conocido _añade Espejo en tono irónico- que aseguraban era impracticable el nuevo método de don Francisco Gil, porque no estaba amurallada esta ciudad y creían con mucha bondad que el contagio varioloso lo habían de introducir hombres malignos (aún si fuese impedido en las entradas de Santa Prisca, San Diego y Recoleta Dominicana) de la misma forma que introducirían, gentes de mala fe un contrabando de aguardiente por sobre las colinas de los mismos caminos reales citados. ¡Qué modo de pensar tan irracional!", acababa exclamando así el higienista del Altiplano.

Fácil es colegir que propugnaba la segregación del variólico, ubicándole en un hospital ad hoc en los extramuros de la ciudad, en evitación de todo mecanismo de contagio, directo o indirecto, bien por contacto, bien por cercanía del infeccioso con las gentes sanas.

Espejo reclamaba, como cuestión básica e insoslayable, una rigurosa educación higiénica llevada a todos los estratos sociales; "es preciso _decía- que el pueblo esté bien persuadido que las viruelas son una epidemia pestilente. Esta sugestión era ociosa en Europa en donde están persuadidas generalmente las gentes, que no se contrae sino por contagio. Acá las nuestras, parece que está en la persuación de que es un azote del cielo, que envía a la tierra Dios en el tiempo de su indignación".

Es de notar que Espejo, de evidente formación católica, no está de acuerdo en que los males físicos que aquejan a la humanidad necesariamente sean de procedencia celestial, por ira o rencor, venganza o castigo del Divino Ser, como se quería hacer ver en aquellos tiempos. De ahí las rogativas, procesiones públicas, exorcismos, etc., dizque para aplacar la "ira de Dios". En los casos epidemiales, eran los únicos socorridos medios a los cuales recurría, e incurría, la feligresía para combatirlas, descuidando clamorosamente la higiene pública y aseo personal, prácticas inexcusables en la salud de los pueblos.

Origen e Historia

La curiosidad científica de este genial mestizo andino no dejó pasar por alto ni la oriundez _perdón por el barbarismo- ni la etiología del terrible azote variólico. En examen analítico-retrospectivo realiza una acelerada incursión por los enmarañados predios de la Historia Antigua para afirmarnos categóricamente que: "Sean los que fuesen los corpúsculos tenues, pero pestilentes de la Viruela, nuestra experiencia nos está diciendo, que éstos nos vinieron de la España y de otras regiones de la Europa". Y a fin de avalar sus certidumbres con la verdad en la mano, recurre a sus apuntes cronológicos y estadísticos.

"En los tiempos anteriores _dícenos Espejo- en que el ramo de comercio activo que hacia ésta _refiérese él a España- con la América, especialmente a sus mares del Sur, no era tan frecuente; del mismo modo era más rara la epidemia de Viruelas. Conforme la negociación europea se fue aumentando y haciéndose más común, también las Viruelas se hicieron más familiares. En tiempo de los que llamaban galeones, que venían a los puertos de Cartagena, Panamá, Portovelo y Callao, padecíamos Viruelas de veinte en veinte años. Después de doce en doce. El año de 1751 incurrió este contagio epidémico que pareció no ser de los malignos; pero el año de 1764 vi otro tan pestilencial que desoló las bellas esperanzas de tanta juventud lozana y bien constituida" ... "Desde entonces volvió a los dos años a infestarse esta ciudad. Se destruyó su pestilencia enteramente hasta el año próximo pasado de 1783,1en que siendo general el contagio con muerte de muchos niños, se nos ha vuelto doméstica o casi endémica; porque no se aparta hasta hoy, invadiendo ya aquí, ya allí, en los barrios de esta ciudad, como también en los pueblos del contorno de la provincia. Es el caso que los navíos mercantes, procedentes de Cádiz, o de la Coruña, llamados registros, son todos los años y de muchas veces en cada año".

Hasta aquí sus palabras textuales. Ulteriormente añade que no es difícil consumar una reseña histórica cabal de las "horrendas visitas que ha hecho esta epidemia a la América", si señalamos su inicio a partir de la conquista de la América Septentrional. Concuerda con el testimonio de don Francisco Gil, quien aseveraba que "desde Europa se extendió esta epidemia a las Indias Orientales, por medio del comercio con los holandeses, y a la América, a los primeros pasos de su conquista, por medio de un negro esclavo de Pánfilo Narvaez, que padeciendo esta dolencia entre los habitantes de Zempoala, les dejó su semilla, en perpetua memoria de su infeliz arribo: siendo de notar que en cambio de este pestilente género _afirma Gil-, nos transportó el mal venéreo Pedro Marguarit". Inferimos que el malhadado trueque ocurrió por el 1520.

Espejo refrenda lo dicho por Gil, adicionando que también lo atestiguan así historiadores como el portugués Pedro da Fonseca, el "Aristóteles lusitano"; en cambio, desecha la aserción que el mal venéreo, o sífilis, "el doloroso mal de la costosísima liviandad", como él expresara, haya sido exportado originalmente de nuestras Indias Occidentales. Con abundantes datos históricos nos prueba que esta cruz de cruces -¡y qué cruces!-, como muchas otras que cargamos graciosamente, asimismo vinieron de la España de ayer, o de Europa, para lastimar menos.

Tampoco merece nuestro crédito lo apuntado por el académico Gil, en el sentido de que el ebánico Marguarit fungiese de mensajero (un lleva y trae) de mortíferas dolencias; pues, en la hipótesis de que fuese verdad el embuste _que de estas tierras se llevó a España la sífilis-, la triste prioridad como primer portador la tendría en este caso uno de los hermanos Pinzón, quien, según el decir del sifilógrafo sevillano Rodrigo Díaz, la transportó en el primer viaje de regreso de las carabelas de Colón, en 1493.

Antigüedad de las Viruelas

Empero retornemos al tópico de las viruelas.

Espejo, al especular acerca de la historia del país de origen y fecha de su nacimiento, explica: "entre los eruditos, el África, y el Asia se dan igualmente por patria de la Viruela; y entre las provincias de estas dos partes de la tierra, unos culpan a Etiopía y Egipto y otros acusan a la Persia y a la Arabia el haberla dado cuna". Luego añade: "Dos consecuencias son las que se infieren de esta diversidad de opiniones: la primera, que no se sabe cuál es país natal de este contagio; la segunda, que también se ignora el siglo en que nació".

Tras de presentarnos el cuadro anterior, nuestro mestizo y filósofo galeno nos ofrece sus propias deducciones. Oigámosle discurrir:

"Por lo que mira al lugar de nacimiento, Ricardo Mead y Pablo Werlhof citados por don Francisco Gil, son de parecer que la tuvo en Etiopía. Freind asegura que en Egipto.2 Véase ahora el motivo que a mi parecer, tuvieron aquellos y éste para opinar con tan insigne variedad. En efecto _continúa filosofando Espejo-, todo el que han tenido ha sido de mera conjetura, sobre una materia que debía ser un hecho histórico. A la verdad, la Etiopía pareció ser el taller donde se fabricó siempre, por su ambiente muy caluroso, toda especie de epidemias y de enfermedades pestilentes, cuya malignidad se hace ver principalmente la circunferencia del cuerpo, con pústulas, úlceras y demás efectos cutáneos. Y tal parece el juicio que obligan a formar los monumentos históricos que nos han dejado Tucídides, Diodoro y Plutarco, acerca de aquella peste, que habiendo tenido su principio en la Etiopía, bajó al Egipto, desoló la Libia, prendió su fuego en la Persia y vino repentinamente a hacer sus estragos en Atenas. Este es el principio que tienen Mead y Werlhof, para inferir que la Etiopía fue el suelo patrio de la Viruela".

Hasta aquí el raciocinio del Médico Quiteño. En el subsiguiente acápite insinúa una objeción, y dice:

"Según este principio, también debía subir a muy remota antigüedad la infeliz época de la epidemia variolosa, porque cuando se encendió el fuego de la Peste Ateniense, fue el año del mundo 3574 y 430 años antes de la venida de Jesucristo. Es cierto que Mead y Werlhof, no quieren fijar su época en tan distantísima antigüedad; antes sí, constantemente defienden que no la conocieron Hipócrates, Crasistrato, Apolófanes, Mitrídates, Asclepiades, ni Heminson entre los griegos; menos llegó a la noticia de Celso, Viviano y Prisciano, entre los latinos, pero afirma que la Viruela tuvo su origen en la Etiopía, sin decir el tiempo preciso en que ella apareció y se volvió endémica, que parecen cosas muy conexas, especialmente en edad menos distante de la nuestra, manifiesta para decirlo así, no tuvieron otro fundamento que la historia de la Peste Etiópica, difundida por la Grecia".3

Más adelante, esclarece él que siendo la sintomatología de la peste algo parecida al de la fiebre variólica, es de presumirse que Hipócrates la conoció, curó y describió. Y avala su dictamen histórico retrotrayendo un pasaje del célebre historiador ateniense Tucídides, cual reseña síntomas análogos a los de las viruelas que guardan cierta similitud con la descripción hecha por su contemporáneo Hipócrates. Espejo insiste en su reparo y enuncia:

"Pero viniendo a nuestro propósito, no hay para qué pretender que en aquel tiempo se conocieron en Ática, la naturaleza de las Viruelas; porque las citadas pinturas de la peste de Atenas y el Peloponeso, bien que traigan algunos de los síntomas que se padecen en las Viruelas, pero ni son los característicos de éstas".

"De valde _prosigue Espejo- se quería tomar en estas fuentes de la antigüedad, el dudoso origen de la fiebre variolosa, aún cuando añadiésemos a ellas a Lucrecio, que describiendo la peste griega, le da sus valientes coloridos, como poeta. Pero también parece ser cierto que los célebres Mead y Welhof, no han tenido presente otros monumentos, que éstos, para sacar por una de aquellas consecuencias de aventura y por una de aquellas conjeturas fortuitas, que las Viruelas debieron su fatal principio a la Etiopía. Pudo obligarles a hacerlas, la idea general, que tenemos que siendo la Etiopía, la región más interior del África, es su clima muy ardiente, su suelo muy lleno de suciedades y sus moradores, quizás los más negligentes y ociosos de toda la tierra, por lo que comúnmente se cree que todas las pestes, nacen bajo del venenoso y mortífero cielo etiópico. A más de esto, pudo también obligarles al mismo dictamen, la grande analogía que encontraron y hay entre la naturaleza de la verdadera peste y la de las Viruelas". Hasta aquí la palabra escrita de Eugenio Espejo.

Deducciones de Espejo

Al tenor de la supradicha exposición, infiere él que de idéntica manera está fundado, en "débil conjetura", el criterio de Freind en considerar a Egipto como cuna de las viruelas, atendiendo a que aquél bien pudo tomar datos similares de las historias más antiguas existentes sobre este mal, cuáles refieren que éste, explana el Dr. Espejo, "apareció en Egipto, en tiempo de Omar, sucesor de Mahomma. El mismo Mead, citando a Juan Jacobo Deisk, dice: que en los países orientales se vió la Viruela bajo la famosa época de Mahoma, que fue a principios del siglo séptimo del cristianismo".

Consecutivamente, cita al árabe Rhazes, quien, en lengua siriaca, describió "el contagio varioloso", confiriéndole origen en Alejandría; "porque _expresa Espejo- no es otra cosa decir que Arhon Alejandrino, médico de profesión, escribió de las Viruelas y su curación, en el tiempo en que dominaba Mahoma. Pero de solo este último monumento vino Freind a inferir que el Egipto dio nacimiento a la enfermedad de que vamos hablando. Y ésta es la que llamo débil conjetura, o por mejor decir, llamaré su opinión un falso raciocinio, que es éste: Alejandría es país más sano respecto del de Egipto, con todo eso en Alejandría escribió Arhon de la Viruela; luego ésta nació en Egipto".

Fiel a sus meditaciones, el Indio Espejo atina un punto firme de apoyo, e impugna:

... "hallo _declara- una cosa bien particular y es que entre Barchusio, Schulizio, Freind y Le Clerk, que han escrito la Historia de la Medicina, este último es de una crítica juiciosa, a mi ver, más correcta, que la que han aplicado los otros a su Historia; y contando eso un hombre sabio como éste, versadísimo en las lenguas orientales, no hace mención del escritor alejandrino, ni menos ha dicho que haya sido el autor original de las Viruelas, o que hayan otros que escribiesen a cerca de éstas, en el siglo séptimo. Siempre trató como a primeros autores a los insignes mahometanos del siglo de Avicena".

Tras de regalarnos, a grandes trancos, un esencial repaso histórico, el médico del Quito colonial remata confesándonos que se ignora cuál el país y cuál el siglo que tuvieron la triste suerte de prohijar tal virus. Sin embargo, se aventura a no concederle calidad inmemorial; e invoca en su auxilio a Martín Lister, adhiriéndose a su criterio, quien expresó categóricamente que se trataba de un nuevo género de enfermedad, desconocida para los antiguos, asegurando que su aparición corresponde al siglo XII, puesto que en esa época la describieron Avicena, Mesue, Rhazes y Alsaharabe. Espejo, sospecha pues que fue en la Arabia "en donde primero se suscitó tan pestilencial levadura"; porque, afírmanos él, "es cosa bien notoria, y bien regular, que en la región en donde se descubren primeramente las enfermedades, allí se suelen hacer igualmente sus descripciones. Así, la lepra, en Egipto y en Israel; la plica, en Polonia; el sudor ánglico, en la Gran Bretaña; el escorbuto en Holanda, Dinamarca, Suecia, Zelanda, etc.; la tisis nerviosa, en Virginia; el tarantismo, en Italia, y aún los suicidios violentos en toda la Inglaterra".

Corolario: Eugenio Espejo acepta la substantividad de las viruelas, con carácter de verosimilitud, a partir del siglo XI o XII, por entender que antes no habían sido descritas ni por médicos ni por historiadores en forma que no dejasen dudas, siendo para el pensamiento suyo "prueba incontestable de que no tiene mayor antigüedad". En otro apartado, al tiempo que interpela, apunta de esta guisa: "Porque no es de dudar, que la naturaleza puede producir nuevas enfermedades, y esas por lo común, contagiosas, ¿qué dificultad habría en creer que la Viruelas hayan ejercido su tiránico imperio sobre el cuerpo humano, solamente por espacio de más de seis siglos?"

Incontinenti, hácenos él una congrua exposición, que reza así:

"Este es un punto de crítica en el que tiene el mayor convencimiento la fuerza del argumento negativo; porque el silencio de los antiguos médicos, que fueron más exactos que nuestros modernos en pintarnos la calamidad morbosa, que de tiempo en tiempo ha afligido al cuerpo humano, nos dice con evidencia, que no llegó a su noticia, la que producen las Viruelas". Y finaliza sentando el principio subsecuente: "La consecuencia que se debe sacar de esto, es que el tiempo en que se escribe de los males, ésta es la primera época de su cruel aborto".

Exploración Biológica

Espejo, filósofo, que tenía excelente fibra de investigador científico, sintió la incoercible curiosidad y necesidad a la par de pesquisar el móvil o agente que desencadenaba tales morbos. El misterio biológico le inquieta, le enardece, le quema la entraña del seso, y se pregunta a si mismo: "¿nos atreveremos a sondear el abismo de la causa fermentativa que las produce?" A vuelta de página intenta despejar la incógnita: "Si atendemos _dice- a los que han atribuido de daño o de provecho al aire los médicos, puede decirse, que sólo en este elemento, y en sus mutaciones, se debe hacer consistir la causa de las enfermedades epidémicas. Y a la verdad, la atmósfera que nos circunda, debe tener un influjo muy poderoso sobre nuestros cuerpos para causarles sensibilísimas alteraciones".

Su capacidad filosófica no se detiene aquí. Incursa más hondo para adoctrinarnos que "si a esta atmósfera se le une una porción de vapores podridos, será inevitable que contraiga una naturaleza maligna y contraria a la constitución de la sangre"; lo suficiente "para que se suscite una enfermedad epidémica, cuyos síntomas correspondan la calidad propia del veneno inspirado por los pulmones y derramado en todas las entrañas"; porque, preceptúa él: "la generación de las enfermedades contagiosas pide principios peculiares que la caractericen".

Pero el ilustre científico quiteño queda insatisfecho de su fisgoneo epidérmico, llamémosle así. Va más allá. Escarba en el entresijo mismo de la cuestión y franquea esta otra nueva demanda neural: "¿Quién podrá comprender el misterio de que en semejantes ocasiones el aire venenoso determine a ciertas partes del cuerpo y no a otras sus tiros perjudicales?"... Al instante, esboza una respuesta a tono con la ciencia de la época, y nos dice:

"Los físicos se esfuerzan en atribuir este efecto a la diversa configuración de las moléculas pestilenciales y a la capacidad diversísima de los diámetros que constituyen la superficie de las fibras del cuerpo. Un glóbulo, pues, entrará bien por un poro orbicular, un corpúsculo cuadrado por un diámetro de la misma figura, etc. Así las cantáridas insinúan sus partículas en los órganos que sirven a la filtración de la orina. El mercurio, a donde quiera que se aplique, sube a las fauces y a las glándulas salivales, a pesar de su conocida gravedad. El acíbar se fija más bien en el hígado que no en el bazo, etc. Y así respectivamente con los venenos y los medicamentos sucede lo mismo".

Empero, Espejo reconoce que "es muy obscuro e impenetrable" ese "recíproco mecanismo, así de la acción de aquellos, como de la reacción de los resortes de la máquina animal"; o lo que es lo mismo, de la histofisiología e histoquimia orgánicas, claves de estos "misterios".

El aire, vehículo transmisor

Convencido como está él que el aire es un elemento común y vital a todo ser vivo, le intriga por qué la atmósfera, en ciertas condiciones de su constitución, afecta, a unos sí y a otros no, la íntima naturaleza de sus humores. Columbra que toda especie viviente contrae y padece su propia epidemia, en lo que llama él "una general revolución que llega a conmover la armonía de sus sólidos y líquidos". Aunque un tanto desconcertado, le impulsa a proclamar con timidez una verdad axiomática: "Lo que más se puede inferir de aquí es que hay tósigos en la atmósfera adecuados a los individuos de cada especie racional o bruta". Como se ve, en su ingente laboreo mental contempla ya la existencia específica de grupos microbianos, de "tósigos", que así los denomina. Tácitamente, pues, nos conduce a una general clasificación bacteriológica.

No obstante, adentrémonos algo más en la entraña del pensamiento científico espejiano y hallaremos magistrales conceptos, originales, avanzados y novedosos para esa época. Recordemos, desde luego, que fueron elaborados hace apenas la friolera de 172 años, cuando la Bacteriología, como tal, era un terreno sencillamente virgen. Unicamente así podremos percatarnos o calibrar con certitud las singulares valías de este sapiente y quiteñísimo indio médico, al cual reputamos como un "adelantado de la Bacteriología" del período prepasteriano.

Escuchésmole resumir el concepto bastante generalizado que en aquellos tiempos se tenía del aire como elemento vector. Dícenos: "toda la masa del aire, no es más que un vehículo apto, para transmitir en vago hacia diversos puntos la heterogeneidad de que esta recargado"... Bien. Planteada la premisa, extrae la pertinente conclusión: "Luego el aire mismo no es la causa inmediata de las enfermedades, especialmente de las epidemias; y esas partículas que hacen el contagio, son otros tantos cuerpecillos distintos del fluido elemental elástico que llamamos aire. Luego es necesaria la conmistión de aquéllos y de éste, para que resulten esos maravillosos fenómenos, que aparecen de cuando en cuando, para terror y ruina de los mortales".

Inferimos: es entonces, pues el aire vector ad hoc de tales partículas extrañas y la mezcla de ambos agentes facilitan y entrañan la propagación e infección. Más allá nos avisa que esos "cuerpecillos" se producen merced al concurso de la humedad y del calor, engendrando la descomposición y podredumbre de las materias orgánicas.

Al hablarnos él de aquellos seres microscópicos, que bautizó con el dictado de "atomillos vivientes", "voraces y animados" _repárece en la exactitud de la desinencia, equivalente a los términos microbio, bacteria o virus, neologismos incorporados al léxico muy posteriormente excepto el último-, expuso: "En la casi infinita variedad de estos atomillos vivientes, se tiene un admirable recurso para aplicar la prodigiosa multitud de epidemias tan diferentes y de síntomas tan varios que se ofrecen a la observación".

Eugenio Espejo alimentaba grandes esperanzas de poder conocer pronto la naturaleza, tamaño y figura de estos atomillos cuando se puedan "apurar más las observaciones microscópicas", decía (en aquel entonces, el poder de magnificación del microsocopio no sobrepujaba los 300 diámetros); sólo así, lo prevee, quizás encontraríamos _son palabras suyas- en la incubación, ovación, desarrollamiento, situación, figura, movimiento y duración de estos corpúsculos movibles la regla que podría servir a explicar toda la naturaleza, grados, propiedades y síntomas de las fiebres epidémicas y en particular de la Viruela".

Precursor de Pasteur e Historiador Médico

Expuesta en apretada síntesis parte de la ciencia médica de Espejo, presumo, sería faltar a la verdad histórica, una deslealtad a la misma Historia y un acto de consumada injusticia no estimarle como verdadero predecesor del genio científico de mayor potencia que Francia tuvo en materia microbiana, me refiero a Pasteur. La Historia de la Medicina Americana no puede, pues, dejar de contemplar al Indio Espejo como uno de sus primeros cultivadores, por un costado; por otro, como un auténtico precursor de Pasteur, fijando jalones en el campo de las fermentaciones, uno de los tópicos microbiológicos que encumbró al sabio químico francés, adelantándose a éste en no menos de un centenar de años.

Véase: Espejo proclama, en 1785, que la fermentación no es simple reacción o descomposición de un cuerpo orgánico sino que hay factores o agentes, digamos, fermentos específicos microbianos que intervienen en la acción putrefaciente y desintegrativa de la materia. Además, no creyó en la tan debatida teoría, muy en boga en su siglo, de la generación espontánea que Pasteur, tres cuartos de siglos después, echó por tierra, y que Tyndal, en 1877, con sus trabajos experimentales le dio el tiro de gracia.

Espejo cree en unos corpúsculos vivientes mantenidos suspensos en el seno del aire y conducidos por éste junto con los miasmas pestilenciales. Explica que el vino no fermenta por sus propias fuerzas "sino que requiere el concurso del aire y de otros comprincipios, miasmas o potencias activas que obligan a la fermentación", etc.

Y aquí traigo la misma interrogación que formulo en mi libro inédito sobre el doctor Espejo, del cual, el presente boceto no es más que un ajustado resumen.

¿Qué otro juicio _digo- podría derivarse de un pensador genial que discurre y emprende en especulaciones biofilosóficas muy atinadas sobre las "emanaciones" o "miasmas"; que habla de "tósigos", "contagios" y "causas" de las enfermedades; que intuye el fenómeno de las "fermentaciones" e infiere sus "comprincipios" (hoy diríamos enzimas); que señala e identifica a los agentes invisibles, misteriosas "potencias activas": "corpúsculos", "partículas" o "cuerpecillos distintos del flúido elemental elástico llamado aire", bautizándoles en genial clarividencia y recta sindéresis con el apelativo genérico de "atomillos vivientes", conocidos bajo la nomenclatura moderna con el dictado de bacterias o microbios, o virus, que habitan "en todas las cosas" y "en nuestros cuerpos", y que los transporta el aire, deviniendo éste en simple elemento conductor?...

En nuestro profano y respetuoso modo de justipreciar los hechos aquí bocetados, conceptuamos a Eugenio Espejo no sólo como reputado y veraz historiador médico, de copiosa erudición, sino como un genuino y auténtico precursor de la Microbiología en América.

 

* Trabajo de ingreso a la Sociedad Cubana de Historia de la Medicina. Sesión de 20 de noviembre de 1957.

1 Espejo escribió Reflexiones en 1785; por lo tanto, debió haber dicho en el año antepasado, y no en el próximo pasado".
2 En "Escritos Médicos, Comentarios e Iconografía" del Dr. Eugenio Espejo, editados por la Casa de la Cultura Ecuatoriana, se registran los nombres de Freind y Werlhof en esta forma: Friend, Werlofh.
3 También en este párrafo, como en otros lugares de Reflexiones, por un lamentable error de imprenta se ha alterado la escritura de algunos apellidos. En nuestro libro inédito Eugenio Espejo, nos permitimos hacer las correcciones pertinentes.

Indice Anterior Siguiente