Indice Anterior Siguiente

Formato PDF

Eugenio Espejo, propulsor de la medicina en Ecuador colonial (1747-1795)*

El indio quiteño Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo, es el más alto pensador científico del continente americano en el siglo XVIII, y la figura representativa más calificada de la Medicina en Ecuador Colonial. Su periplo vital abarca apenas medio siglo (nació 1747 y murió 1795). Fue un condigno contemporáneo del conspicuo sabio médico habanero Don Tomás Romay, a quien, por sus singulares merecimientos científicos, se le tributa este año devoto y cálido homenaje.

Graduado de Medicina en 1767 y poco después en Jurisprudencia y Derecho Canónico. Autodidacta y políglota, dueño de la mayor biblioteca privada de la época en su país con 4 000 volúmenes. Fundador y Director de la Biblioteca Nacional, iniciada con los 40 000 volúmenes que dejaron los jesuitas a su expulsión del Reino. Fundador de la Escuela de la Concordia, llamada más tarde Sociedad Patriótica de Amigos del País. Fundador del primer periódico, "Primicias de la Cultura de Quito". Investigador científico, periodista, ensayista. Todo eso y más fue Espejo. Alcanzar esta ficha bajo el régimen colonial es ya una definición excepcional.

Pueden darse por definitivamente perdidos los primeros trabajos científicos del sabio quiteño.

Parece que las "Reflexiones", tal era el nombre genérico, recogían sus observaciones e investigaciones durante las décadas séptima y octava del siglo.

De trabajos posteriores, salvados del furor de las autoridades coloniales y de la acción del tiempo, se encuentran sólo referencias.

Por ellas se sabe que allá por 1764, una fiebre mortal, aparecida en alguna de las vastas propiedades de los jesuitas, se extendió por el callejón interandino, ensañándose en la población indígena.

Espejo describió el mal. Minuciosamente, como él sabía hacerlo. Era la "fiebre" o "mal de manchas": o "peste de indios", por su incidencia preferente. Muy verosímilmente, el actual "tifus exantemático". El la señala como fiebre inflamatoria y pestilente, y en todo caso siempre maligna, desconocida antes y después de la Conquista. Su habitual espíritu crítico acusa la impericia de los llamados "profesores de medicina".

Otros trabajos tuvieron mejor suerte.

En primer término, sus observaciones sobre la quina, recogidas en "Memorias sobre el corte de quina" y " Voto de un Ministro togado". Ambos datan de 1792.

Originaria de las estribaciones orientales de los Andes, el descubrimiento de la quina _del quechua, cáscara excelente- tuvo lugar en los primeros contactos del conquistador con las tribus de la región suroriental del Ecuador, actual provincia de Loja.

Corteza maravillosa, su hallazgo está aureolado de leyenda.

Un jesuita se extinguía consumido por las fiebres intermitentes del trópico implacable, y es justamente el cacique de la región quien le ofrece la pócima salvadora. El milagro se opera, sin mediación divina.

Otra vez las fiebres atacan nada menos que a la Condensa de Chinchón, esposa del XIV Virrey del Perú, don Luis Jerónimo Fernández de Cabrera y Bobadilla, cuarto Conde de Chinchón. Desahuciada por el médico, cura gracias a la corteza tan ponderada.

En alas de la fama, la quina llega a Europa. Era por el 1632.

Su reinado se universaliza entonces.

España primero.

Italia después, donde el Cardenal de Lugo es primero depositario y distribuidor.

En Francia sirve al Rey y a los Duques de Borgoña y de Anjou.

Se incorpora a la Farmacopea londinense con el nombre de Cortex peruanus.

Al promediar el siglo XVIII, La Condamine describe la especie, encontrada por él en Cajanuma, Loja.

Los apuntes de La Condamine sirven a Linneo para clasificarla con el nombre científico de Chinchona o Cinchona.

Para entonces, la droga tiene aplicación intensiva y extensiva en toda Europa, donde: "produjo una verdadera conmoción, porque su innegable eficacia no podía ser explicada ni por la yatroquímica, ni por la yatrofísica, ni tampoco por la antigua Patología humoral, según la cual debía ser expulsada la materia pecans, al decir de P. Diepgen, en su "Historia de la Medicina".

Para entonces también, el común había multiplicado los nombres de la corteza. Era la "corteza de Loja". Eran los "polvos de la Condesa", "polvos de los jesuitas" o "polvos del Cardenal Lugo". Y eso de "polvos", por la forma como se administraba.

Dos siglos reinó imperturbable la quina. Administrada en polvo, en píldoras, en infusión o en extracto. Pero hubo un perfeccionamiento técnico: los indios la maceraban en chicha de maíz, los españoles preferían el aguardiente o el vino...

Hasta que un día, por el 1820, los franceses Caveton y Pelletier descubrieron el sulfato de quinina.

Y después, la química sintética la desplazó para siempre del mercado mundial.

Hoy, la planta es una reliquia histórica de la flora andina.

Espejo estudia la planta y sus efectos medicinales y contribuye eficazmente a su difusión:

"La cascarilla, dice, es de indispensable necesidad para las calenturas intermitentes, y, aún en sentir de buenos físicos, para toda especie de fiebres, para curar las hidropesías; para desterrar los efectos escorbúticos; para precaver las gangrenas y el cáncer, y, en fin, para muchísimos y más fáciles usos, para los que la adaptan la casualidad o la pericia filosófica de los médicos de observación".

Luego la idealiza hasta convertirla en panacea:

"La quina ministra un antídoto casi universal contra las dolencias humanas... quizás, y sin quizá aún no se han descubierto todas las virtudes medicinales de la quina, hallándose en ella otras que pueden acercarla a remedio universal".

"La quina es como una moneda precisa y preciosa con la que se compra la salud humana..."

¿Y por qué tan bondadosa la droga?

No por las sales amargas que contiene.

Acaso por algunos "corpúsculos imperceptibles, renuentes a la investigación física:

"Los efectos de ésta _la quina- tan saludables a la humanidad, quizá no dependen como quiera de las sales amargas, sino de otros corpúsculos imperceptibles, que tal vez nunca se sujetarán a la porfía de la investigación física".

Fundado en el uso universal de la droga y en el beneficio que de su comercio deriva para la población de la región suroriental del Ecuador y para la misma Real Hacienda, Espejo se opone al propósito de la Corona de estancarla y prohibir su explotación, y defiende los intereses de los moradores:

"La falta de industria y de comercio sobre otros ramos, le habían dejado la facilidad de su subsistencia en el corte, acopio y beneficio de un vegetal tan estimable en toda la Europa, y que sin duda ministra al Estado un ramo de tan distinguido y nobilísimo comercio... Si la Providencia les ha deparado este medio natural de subsistencia con la cascarilla, no hallo cómo se les pueda quitar este corte sin arruinarlos".

Y como la Corona arguye la necesidad de proteger la quina ecuatoriana por su calidad superior y ante el riesgo de su extinción, Espejo recomienda que las precauciones deben limitarse a reglamentar los cortes:

"El único motivo que se tuvo para impedir interinamente el corte de la quina, fue haberse supuesto que las únicas virtuosas con eminencia y propias para destinarse a la Real Botica eran las de Loja, Cajanum y Uritusinga, y que

éstas estaban no sólo deterioradas sino al punto de extinguirse absolutamente. Este pensamiento con que no se profundizó bien el asunto, partió de la preocupación de que este daño iba a ser universal e irreparable. Pero no debe jamás haber este temor, a sola la consideración de que el corte y beneficio de la quina no piden al día otra cosa que las reglas fijas y metódicas que los vuelven expeditos..."

Pero la obra científica fundamental de Espejo, sus "Reflexiones acerca de las viruelas", es un informe al Cabildo quiteño de 1785, sin duda, el primer tratado de Medicina Social escrito en la América India. Pero es al mismo tiempo una Deontología Médica, una Historia de la Medicina, un Tratado de Higiene. Obra enciclopédica no obstante su extensión, unas 270 páginas de un octavo. Pasma la erudición, cita y transcribe a más de ciento cincuenta autores científicos. Es su obra consagratoria.

La historia de las viruelas es desconocida en Europa, afirma Espejo. Aún se discute si son originarias de China, Egipto o Etiopía, Persia o Arabia. Ignórase igualmente la época de su aparición. Espejo toma partido en el debate. Se remite a los clásicos griegos, latinos y árabes, a los que cita con familiaridad. Y luego concluye que en el lugar y en la época en que los males hacen "su cruel aborto", allí es donde son primeramente descritos. Así, la lepra en Egipto e Israel; el escorbuto en Holanda y Dinamarca, Suecia y Zelandia; la tisis nerviosa en Virginia; los suicidios violentos en Inglaterra; etc. Si los griegos no conocieron las viruelas, los romanos tampoco, y fueron los árabes los primeros en descubrirlas, allá por el siglo XII, débese admitir que su cuna está en Arabia y que data de aquella época. Las viruelas llegan a la península ibérica. Luego fue su viaje transoceánico.

En América se sabe de modo preciso que las viruelas llegaron en la segunda década del XVI y que fue su primer portador y transmisor Francisco Eguía, negro esclavo, traído a Capoala, México, por Pánfilo Narváez. Desde entonces su frecuencia corre paralela al desarrollo del comercio colonial. Pronto se aclimatan y se hacen endémicas. Sólo las casas de clausura y los sitios remotos, al margen de los caminos, están a salvo o son rara vez afectados. De aquí dedujo Espejo el carácter eminentemente infecto-contagioso del mal y la necesidad de aislar a los enfermos.

En cuanto al origen, Espejo se suma a Sydenham. Según el famoso médico inglés, las epidemias deben producirse por miasmas, es decir, por causas no bien conocidas, ocultas en el suelo, activas en determinados momentos, de "constitución epidémica" o de "genio epidémico", que al estallar dan a las afecciones coetáneas aspecto-semejante. Si en un momento prevalecen las viruelas, pues todas las enfermedades se presentan en ese momento con los caracteres de las viruelas.

Espejo interpreta a Sydenham. La causa de las epidemias está en la pésima constitución del aire. A partir de este criterio, Espejo agrega que sólo en este elemento y en sus mutaciones debe residir la causa de las epidemias. "Y a decir verdad, agrega, la atmósfera que nos circunda, debe tener un influjo muy poderoso sobre nuestros cuerpos para causarles sensibilísimas alteraciones".

Pero Espejo va más lejos. "Ahora, si a esta atmósfera se le une una porción de vapores podridos, será inevitable que contraiga una naturaleza maligna y contraria a la constitución de la sangre: esto bastará para que se suscite una enfermedad epidémica, cuyos síntomas corresponden a la calidad propia del veneno inspirado por los pulmones y derramado en todas las entrañas". Pero los efectos son distintos en cada caso, y cada enfermedad afecta específicamente tales regiones y órganos. Y entonces Espejo pregunta: "¿Quién podrá comprender el misterio de que en semejantes ocasiones el aire venenoso determine a ciertas partes del cuerpo y no a otras, sus tiros perjudiciales?" Y él mismo se contesta: "Los físicos se esfuerzan por atribuir este fenómeno a la diversa configuración de las moléculas pestilenciales y a la capacidad diversísima de los diámetros que constituyen la superficie de las fibras del cuerpo. Un glóbulo, pues, entrará bien por un poro orbicular; un corpúsculo cuadrado, por un diámetro de la misma figura. Así las cantáridas insinúan sus partículas en los órganos que sirven a la filtración de la orina; el mercurio donde quiera que se aplique, sube a las fauces y a las glándulas salivares, a pesar de su conocida gravedad; el acíbar se fija más bien en el hígado, que no en el bazo, etc. Y así respectivamente con los venenos y los medicamentos sucede lo mismo".

Y aquí tiene una reflexión cuyo alcance metodológico señalaremos luego, y que ahora simplemente anotamos al paso. Preocupa a Espejo la relación recíproca entre esos elementos extraños al ser y el ser mismo, la interacción que entre ellos se produce. "¿De dónde sabremos, se pregunta, evidentemente que pase en este recíproco mecanismo, así de la acción de aquéllos, como de la reacción de los resortes de la máquina animal?"

Pero sigamos el curso del razonamiento.

"...La Física se queda siempre en la ignorancia de las causas que producen tantos admirables movimientos en la naturaleza. Siendo el aire un elemento común, le inspira el cuadrúpedo, le goza el insecto, y aún le necesita el pez; no sabemos por qué, estando en cierta constitución determinada de la atmósfera, vive el hombre en el seno de la tranquilidad de humores, y el perro, v.g., se muere con un garrotillo, el buey con una dislocación de pierna, y aún la planta con una especie de cáncer, propio de su constitución".

Recuerda en este punto, en apoyo de su argumentación, que el ganado vacuno, las aves y hasta los insectos, son susceptibles de contraer periódicamente epidemias contagiosas. Retoma el hilo y dice: "...toda especie viviente padece su epidemia y muerte en una general revolución, que llega a conmover la armonía de los sólidos y líquidos. Lo más que se puede inferir de aquí es que hay tósigos en la atmósfera adecuados a los individuos de cada especie racional o bruta, pero habrá estación en que el aire contraiga una pestilencia que ataque simultáneamente al hombre y brutos, a vivientes e insensibles: entonces la epidemia es universal".

Y ahora su conclusión, su tésis:

"De esta manera, toda la masa de aire no es más que un vehículo, apto para trasmitir en vago hacia diversos puntos la heterogeneidad de que está recargado. Luego el aire mismo no es la causa inmediata de las enfermedades, especialmente de las epidémicas; y esas partículas, que hacen el contagio, son otros tantos ´cuerpecillos´ distintos del fluido elemental elástico que llamamos aire. Luego es necesaria la ´conmistión´ de aquéllos y de éste, para que resulten esos maravillosos fenómenos, que aparecen de cuando en cuando para terror y ruina de los mortales".

Y sin poder llegar a los "cuerpecillos", sin un microscopio, Espejo se pregunta: "¿Cómo hemos de saber qué figura tengan ellos o qué naturaleza?"

¡Ha llegado a las puertas de la Microbiología!

Pero su poderosa intuición lo conduce aún más lejos: "En la casi infinita variedad de esos atomillos vivientes, se tiene un admirable recurso para explicar la prodigiosa multitud de epidemias tan diferentes, y de síntomas tan varios que se ofrecen a la observación. La dificultad más insuperable es la que causa la viruela, asistiendo a casi todos los que no probaron su contagio, y perdonando también a casi todos los que ya la habían padecido. ¿A dónde está el ingenio luminoso que pueda penetrar estos arcanos?"

Fig. 4. Dr. Francisco Javier Eugenio de la Santa Cruz Espejo y Aldaz (1747-1795).

De una vez quedan planteadas la infinita variedad viral y bacterial y la inmunidad a la reinfección.

En las más avanzadas latitudes, el microscopio y la técnica de la coloración rinden sus primeros frutos ya. Espejo está informado de los progresos de las investigaciones microscópicas de Malpigio, Reamur, Buffon y Needham, y desde su Quito colonial y remoto, perdido en las breñas de los Andes, demanda, urge, apura el desarrollo de esas investigaciones, pues espera encontrar en la "incubación, ovación, desarrollamiento, situación, figura, movimiento y duración de estos corpúsculos movibles, la regla que podría servir a explicar toda la naturaleza, grados, propiedades y síntomas de las fiebres epidémicas y en particular de la viruela".

Cierto que desde los romanos se intuye un mundo vital culpable de tantas y tantas enfermedades que afligen en uno u otro grado a la especie humana. Desde entonces y a través de todos los tiempos, los investigadores más audaces y avezados perseveran en la hipótesis, y van paulatinamente modelándola y remodelándola, en la medida que un mayor dominio de la naturaleza les permite verificar su veracidad, y avanza por este camino, mal grado los tiempos adversos, el dogmatismo eclesiástico y la renuencia general a las nuevas ideas. Espejo está entre ellos. De los primeros en su tiempo, el primero en la América india, casi un siglo antes que Pasteur, Espejo atribuye a los "atomillos vivientes" (bautizados así por él) el origen y la difusión de las enfermedades infecciosas; Pasteur establece la tesis que esos atomillos vivientes existen y que son efectivamente los agentes patógenos. Todo esto, cuando el dogma eclesiástico atribuía a las epidemias origen divino, "castigo de Dios", o que en el mejor de los casos, cierto materialismo empírico, totalmente perdido y descaminado, las explicaba por la acción de las fuerzas siderales, las emanaciones telúricas o las transformaciones deletéreas del aire.

Espejo se refiere también a la "inoculación" como método preventivo específico. Pero es curioso que no se detenga en el punto, lo que era de esperar dados todos los antecedentes. Más curioso porque se aplicaba en América desde mediados del siglo y Espejo estaba siempre al día en los progresos médicos de los países vecinos, en la medida que las circunstancias de lugar y tiempo lo permitían. Tal vez la condición tan rudimentaria de los procedimientos, la dudosa efectividad inhiben a Espejo. Es la única explicación.

En cuanto a la sífilis y a su origen, Espejo se remonta a través de una profusión de citas históricas, a la cuna de la especie humana, y la encuentra tan antigua como el hombre sobre la tierra. Acude a las Escrituras y señala las referencias al mal venéreo en el Levítico, el Eclesiastés y los Proverbios.

Refuta, pues, a quienes le atribuyen al mal origen americano y abunda en la demostración de su procedencia europea, y concluye que arribó a América con los colonizadores hispano-lusitanos.

"El doloroso mal de la costosísima liviandad", como lo llama el sabio "ha llevado más gente al otro mundo que la pólvora y el cañón".

Pesimista sobre la curación y extinción, advierte que tal como es universal y de tantos atractivos su causa, "el efecto es también universal, y desde luego inextinguible... No busquemos remedios universales contra una enfermedad que ha de durar lo que los siglos".

Su única recomendación es la continencia, la castidad. "Como entrará la castidad en el género humano, ya se habrá logrado abolir un mal, que es pena y consecuencia forzosa de los deleites más torpes".

Preocupado siempre de la salud pública, consciente de las proyecciones del mal y su extensión, Espejo plantea a las autoridades civiles la iniciación, de la lucha antivenérea, al tiempo que recomienda a los médicos severas medidas profilácticas:

"Viniendo a objeto más interesante, debo añadir, aunque no se pueda hacer separación de esta especie de contagiados; pero cuando menos la policía ordenará que los médicos den aviso secreto a los Magistrados de aquellas personas que estuviesen más infectas, y que, no queriéndose sujetar a una curación radical, pueden viciar a toda la juventud; ya para que se esté a la mira de contener su liviandad, y ya para que antes que tome otros pestilentísmos progresos el accidente, obliguen por fuerza a que se retiren a un hospital. Este reglamento mira más directamente a las mujeres prostitutas, de las cuales ha habido algunas tan venenosas, que han hecho perder la virilidad o la vida a muchos hombres, poco después o en el mismo acto de la junta torpe".

Espejo historia también el origen de la lepra. Moisés dio ya las reglas para reconocerla y tratarla. Ni griegos ni romanos aportan información alguna, probablemente no la sufrieron. Por el siglo VII de nuestra era aparece en Italia, pero las severas medidas del rey lombardo la localizan y acaso la extinguen. Hasta las cruzadas, período de recrudecimiento tan extraordinario como que en toda Europa funcionaban unos diecinueve mil leprocomios, y que el Concilio Lateranense de 1180 dispuso el funcionamiento de iglesias y cementerios especiales.

Espejo define la enfermedad como "una corrupción de humores que reproduce cierta especie de insectos que se anidan debajo de la cutícula y roen el cutis mismo y todas las partes carnosas internas".

Su contagio no se produce por el aire que nos rodea: "... no hay duda de que viene de fuera, de las aguas, el alimento, la ropa y el trato de las personas que la padecen". Pero advierte que cualquiera que sea la causa del contagio, "ella es débil, insubsistente, a presencia del ambiente frío y capaz de perder luego su fuerza venenosa". Por el contrario, "los países calientes son los que la abrigan".

Espejo recomienda a las autoridades aislar a los enfermos y hasta proyecta un leprocomio.

En otro momento, Espejo se propone censar a los enfermos de Quito, pero fracasa por falta de apoyo de sus colegas, que mal disimulan su disgusto frente a las iniciativas del sabio.

Por último, preocupan también a Espejo el cáncer y la tuberculosis.

Sobre el cáncer dice poco en verdad. Pero describe con gran acierto el cáncer uterino.

E igual que en los casos precedentes, recomienda el aislamiento del enfermo y la incineración de sus pertenencias.

De la tuberculosis reconoce que es eminentemente contagiosa.

Pide la intervención de la Policía Médica y sugiere la fumigación y la pintura con cal de la vivienda del tuberculoso decesado.

En materia de higiene y sanidad públicas, no reporta la historia latinoamericana otra figura tan llena de preocupación por el estado de las ciudades, la pureza del aire que respira la población, el cuidado de las viviendas, el aseo de las calles, la recolección de la basura, la crianza de animales, la limpieza en los templos y conventos, la calidad de los alimentos al expendio, la reforma de las costumbres, la educación de los hábitos, etc. Fue tan lejos su preocupación, hasta ganarse la ojeriza de las gentes y especialmente del clero. Y no sólo señaló en su estudio el mal y sus orígenes, también sugirió medidas concretas, y algunas veces hasta formuló ordenanzas, cuya aplicación dio magníficos resultados.

Espejo denuncia la despiadada especulación con los víveres y especialmente la elaboración criminal de pan con harinas descompuestas, con gravísimas consecuencias para la salud de la población.

No sólo se trata de que la población pobre vive subalimentada, sino de que la subalimentación la convierte en campo fértil, propicio, a todas las epidemias.

Acostumbrado a desafiar todos los riesgos a cambio de su derecho a decir la verdad, denuncia con vigor y energía a los culpables y beneficiarios de esas prácticas especulativas: "Por todas partes no se presentan más que una multitud insensible de egoístas, cuyo cruel designio es atesorar riquezas, solicitar honores y gozar de los placeres y de todas las comodidades de la vida, a costa del Bien Universal; en una palabra, ser los únicos depositarios de la felicidad, olvidando enteramente la de la República".

Con igual entereza denuncia también el negocio de algunos conventos convertidos en proveedores de bebidas alcohólicas altamente nocivas, para cuya fermentación los clérigos usan hierbas tóxicas, de horribles estragos en el ser humano. E insta al poder civil a intervenir en defensa de la salud popular clausurando aquellos expendios, con la intervención de la potestad eclesiástica, dado el carácter de esos establecimientos.

La falta de higiene en los establecimientos religiosos y en los asistenciales a cargo de religiosos es otro de los más importantes frentes de batalla de Espejo. Pareciera que los religiosos pretenden demostrar su mayor devoción mientras más ajenos a las más elementales prácticas de higiene privada y pública. Espejo lo dice. Cada convento tenido así, con descuido y suciedad, es un foco más de insalubridad, de propagación de enfermedades, verdadera amenaza a la salud de la población.

¿Cómo pueden estos mismos clérigos, abandonados hasta ser repugnantes, cuidar con sentido responsable de una casa de salud? Alguna vez, un obispo visitante se desmaya en uno de estos centros, perdida la cabeza por la fuerza de los malos olores. Espejo amenaza apelar al mismo Rey si las autoridades locales no intervienen de modo eficaz. Pero las prácticas de los sacerdotes son sólo una faceta de su vida, pues toda ella se desenvuelve en el mayor desorden. Las monjas viven como cortesanas, rodeadas de esclavas, en el ocio proclive a todas las desviaciones. Los monjes, igual. Y Espejo lo revela y demanda orden en las costumbres, higiene, aseo, recato, virtud, etc.

Era de esperar que estas verdades, dichas sin embozo, lastimaran a la sociedad y al régimen. El Cabildo le mandó eliminar las referencias ofensivas al clero. Espejo prefirió huir de Quito. Huyó, en efecto, pero no admitió la rectificación de su texto original.

Su "Informe sobre la inconveniencia de enterrar los cadáveres en los templos" denuncia con entereza todo el peligro que para la salud pública deriva de ese negocio del clero, "de la ansia y avaricia de coger dinero de entre los mismos despojos de la muerte".

Es un riesgoso desafío a la omnipotencia del clero.

Y anticipándose a la probable reacción, sienta su orgullosa advertencia: "Sea cual fuere la opinión que se tenga de mi modo de pensar, no obstante me lisonjeo de que desde que logré la luz de la razón he atendido solamente a la felicidad de la Patria".

A lo largo de sus trabajos, sorprende el método, objetivo, experimental, práctico.

La enciclopedia, el nacionalismo, se extienden por Europa, y van a ganar bien pronto su mayor batalla histórica. Pero a este rincón de la América española, distante de los centros mayores de la colonización, al margen de las rutas de su comercio, no es precisamente a donde primero llegan los vientos innovadores. Sin embargo, Espejo, deísta, católico, creyente, busca desde ahora el conocimiento en la observación de la naturaleza. Va, pues, directo a ella, observa sus variadas manifestaciones, y la advierte esencialmente dinámica, en transformación ininterrumpida, y descubre que en el curso del proceso unas formas perecen cuando devienen ineficaces, y otras, nuevas, surgen, en su reemplazo, mejor condicionadas para las nuevas circunstancias. "No es de dudar, dice, que la naturaleza puede producir nuevas enfermedades, y éstas por lo común más contagiosas".

En algún momento Espejo alude a los "enlaces", las referencias, las "conexiones". "El que entre la inmensa multitud de cosas que tiene que observar el médico, vaya en derechura a encontrar con la verdad; que ate justamente los enlaces, las referencias, las conexiones: que discierna las verdaderas analogías para sacar los consectarios, o por mejor decir las últimas resoluciones de lo que se debe obrar cuando se encuentra". ¿Avizora la "conexión" universal de los fenómenos...? En el texto transcrito antes aparece Espejo inquieto por la "relación recíproca" y la "interacción" de los fenómenos.

Es, además, eminentemente experimental. Exige la práctica. Sin ella no hay sabiduría. El médico debe experimentar, tantas veces como sean necesarias para "hacer una experiencia segura, comunicable a la posteridad".

Claro que Espejo no formuló ninguna ley dialéctica. Mas, algunos de los elementos dialécticos aparecen en embrión en sus trabajos. Ni siquiera él los percibe como tales elementos metodológicos. Se los sugiere la naturaleza, el mundo fenomenológico en el que él se debate, y él los advierte al paso, pero no está naturalmente en condiciones de sistematizarlos. Son chispazos felices en el curso de sus observaciones y estudios, que no prosperan, que quedan ahí, dispersos, porque no están dadas en él, ni en su medio ni en su tiempo, las condiciones históricas que permitirán el gigantesco paso que en la historia del pensamiento humano significa la incorporación del método dialéctico a la investigación científica.

Resta decir que Espejo fue uno de los más esclarecidos precursores de la independencia hispanoamericana.

Toda su vida es una conjura permanente, sistemática, contra la dominación colonial.

Las circunstancias le imponen con frecuencia un doble juego frente al sistema.

Pero él es esencialmente un insurgente, un rebelde.

Y lo es, hasta el punto de ganarse el odio de las autoridades españolas y sufrir duras represiones.

Prefiere la clandestinidad a renegar de sus críticas a un clero corrompido.

Expatriado a Bogotá, toma allí contacto con la elite del pensamiento independentista. Con Nariño, el traductor de la Declaración de los Derechos del Hombre; con Zea, con Francisco José de Caldas, con Antonio Ricaurte, con Camilo Torres, y posiblemente también con Francisco de Miranda.

Vuelve a Quito. Condenado a larga prisión, abandona la celda en agonía.

La documentación encontrada por las autoridades españolas después de su muerte, les permite informar a la Corona que Espejo preparaba un levantamiento general y simultáneo en todas las principales capitales hispanoamericanas. Fue, pues, Espejo, un hombre de ciencia y un abanderado de la libertad hispanoamericana.

Bibliografía

  1. Escritos Médicos, Comentario e Iconografía, por Casa de la Cultura Ecuatoriana.
  2. Escrito de Espejo, por la Municipalidad de Quito.
  3. Apoteosis de Eugenio Espejo, Publicación del Comité "Pro-Bicentenario de Espejo".
  4. Precursores, por Biblioteca Ecuatoriana Mínima.
  5. Eugenio de Santa Cruz y Espejo, por Gonzalo Rubio Orbe.
  6. Eugenio Espejo, Médico y Duende, por Enrique Garcés.
  7. El Cristal Indígena, por Augusto Arias.
  8. Eugenio Espejo (Chuzhig) (obra inédita), por M. Y. Monteros Valdivieso.

 

* "Ensayos científicos escritos en homenaje a Tomás Romay". Editados por José López Sánchez. Academia de Ciencias de Cuba. La Habana. 1968: 143-154.

Indice Anterior Siguiente